Síntomas de la vista cansada

By |

Introducción

Todos, en algún momento de nuestras vidas, hemos sentido que nuestra vista se torna cansada y ver se nos dificultad en cierto momento del día. A pesar de que eso te pueda sonar a tener vista cansada, o presbicia como mejor se le conoce en el ámbito médico, es importante conocer lo que tener esta enfermedad significa, con el fin de no confundir un este término con alguna otra circunstancia.

A lo largo de este artículo hablaremos sobre lo que es la presbicia y cómo saber diferenciarla de la fatiga visual, además de que hablaremos de sus síntomas a fondo con el fin de que entiendas de qué estamos hablando.

¿Qué es la vista cansada?

La vista cansada no es más que un problema visual que comienza cuando el envejecimiento del ojo empieza a suceder, siendo esta enfermedad considerada como un deterioro fisiológico natural de nuestro sistema ocular, que conforme van pasando los años, se va volviendo aún más fuerte.

Lo que ocurre es que a medida que va pasando el tiempo, la envoltura traslúcida que contiene nuestro ojo en la parte delantera, se va haciendo más gruesa y menos elástica, lo que va genera que cada individuo pierda la capacidad de enfocar a cierta distancia, ya que el cristalino va perdiendo su elasticidad, cada cierto tiempo. Esto tiene como consecuencia el hecho de no poder ver con claridad de cerca.

Cuando no se logra ver bien de cerca, se le denomina presbicia, para una mejor facilidad de enfoque y denominación. Por ende, al comienzo de esta enfermedad se le conoce mejor como vista cansada, para luego dar paso a lo que es la presbicia, cuando llega la etapa en la cual no se puede ver con nitidez a cierta distancia relativamente corta.

Esta suele ser una de las enfermedades oculares más diagnosticadas a nivel mundial, y es que esta tiene un alcance general, sin importar sexo, ciudad de origen o raza. Es decir, en términos generales, una gran mayoría de las personas de todo el mundo sufren de presbicia cuando van envejeciendo.

En términos más sencillos y para concluir con esta definición, decimos que la vista cansada es una patología ocular común que afecta a todas aquellas personas que comienzan a envejecer, partiendo de los cuarenta años. Es decir, esta enfermedad es capaz de mostrar síntomas desde la cuarta década de vida del paciente, en ocasiones extremas. En una media, la edad promedio para el comienzo de la presbicia son los cincuenta años.

Síntomas de la vista cansada

La vista cansada suele ser una enfermedad que muestra síntomas en primera estancia, que de forma gradual van aumentando conforme van pasando los años, y a pesar de que la misma se puede tratar de diferentes formas que más adelante conoceremos, la verdad es que pocas personas suelen darse cuenta cuando este problema comienza y esperan hasta el último minuto, cuando ya no logran enfocar a cierta distancia, y resulta ser más complicado.

Dentro de los principales síntomas que muestra la vista cansada, se encuentras los siguientes dos:

Falta de nitidez en la cercanía

Por lo general, cualquier persona que sepa sobre esta afección, notará que el primer síntoma suele ser el mismo: alejar un objeto para poder verlo con mayor nitidez. Es decir, la mayoría de las personas que sufres de presbicia, aún cuando no lo saben, sienten la necesidad de alejar de su rostro cualquier tipo de objeto o texto que deseen ver con claridad, de modo que mientras más lejos lo tengas de tus ojos, con más nitidez se logra ver. Por lo general, este problema suele avanzar muy rápido, por lo que llega un momento en el cual ni alejar el objeto te permite ver, lo que requiere del uso de gafas oculares.

Incomodidad ante la falta de luz

Otro de los síntomas principales que muestra la presbicia, es el hecho de sentir una incomodidad latente de observación cuando la luz no es demasiada. Es decir, todos aquellos paciente con presbicia requieren de un foco de luz encima de aquello que desean ver con claridad, ya que cuando exista una falta de luz ante actividades comunes, como escribir o coser, la incomodidad de hace latente y poco a poco el cansancio en los ojos irá avanzando.

 Estos son los dos principales síntomas de la presbicia, siendo los más rápidos de sentir tanto por el paciente como por las personas a su alrededor. Sin embargo, a continuación hablaremos de los síntomas que comúnmente se observan tanto por el afectado, como por el oftalmólogo:

Síntomas de vista cansada detectables por el paciente

El síntoma inicial que nota el afectado, a pesar de que podría ser otro, es el de la incomodidad ante la falta de luz, ya que el hecho de no poder ver con nitidez no suele ser alarmante para ellos y lo confunden con otras circunstancias. Suelen darse cuenta cuando comienzan a forzar la vista siempre que no haya suficiente luz para ellos, a pesar de estar bien iluminado para otras personas.

Otro de los síntomas que es capaz de sentir el paciente, es el de observar como las letras se comienzan a amontonar cuando ya ha leído un texto de forma consecutiva, sobretodo si se encuentra a un poco distancia del mismo. Y luego, cuando por fin el paciente entiende que algo está ocurriendo, comienza a notar su falta de nitidez cuando los objetos se encuentran a una distancia común de sus ojos. Es aquí cuando estirar los brazos se vuelve común y es cuando por fin se encuentra una mayor comodidad para observar aquello que no se observa con nitidez desde cerca.

Partiendo de estos síntomas, surgen otros dos que a pesar de no ser los principales, comienzan a notarse con facilidad por lo regulares que se tornan. Y es que estos son los dolores de cabeza comunes y la fatiga. Si bien pueden no asociarse con rapidez con la presbicia, cuando se conoce la existencia de la afección ocular, suelen concordar con ella.

Síntomas de vista cansada detectables por el paciente (diagnóstico)

Una vez que los síntomas anteriores sean descubiertos por el paciente, el mismo debe acudir a un oftalmólogo con el fin de notificarle sus molestias y saber qué es lo que está ocurriendo. Es decir, el paciente requiere de un diagnóstico para poder tener un tratamiento.

El especialista deberá realizar un chequeo ocular, antes de que el paciente se automedique buscando soluciones a su falta de visión. Por lo general, esta práctica supone un completo error, ya que cada ojo tiene un nivel de presbicia distinto y supone una fórmula ocular dictada por un especialista, con el fin de buscar gafas con aumento.

Una vez que el oftalmólogo comience a observar los ojos del paciente, deberá darse cuenta de que la capa traslúcida del ojo se encuentra más gruesa de lo normal, ocasionando el problema. Este es el principal síntoma que observa el especialista ocular. Partiendo de esto, las otras pruebas dictarán si existe algún otro problema ocular que también esté interfiriendo en que el paciente observe con nitidez.

¿Quiénes pueden padecer de presbicia?

La causa principal de la vista cansada es la edad, por lo que se considera asociada a este factor de forma determinante. Esto quiere decir que de forma común, a un gran número de personas que sobrepasen los cuarenta años –siendo esta la edad en la cual puede comenzar la presbicia- les puede atacar esta enfermedad ocular de forma inevitable.

Sin embargo, la presbicia también puede depender de otros factores determinantes, como el hecho de tener alguna otra enfermedad ocular, o de si utilizaba gafas o lentes de contacto. Cuando ocurren estas circunstancias, a pesar de existir la presbicia, los síntomas pueden tardar en aparecer, pero no por eso no aparecen.

La vista cansada no se considera como una patología, ya que afecta a un gran número de personas de forma común, que viene dada con los años y afecta a cualquier persona sin importar el sexo o la raza. Lo único que puede variar es la edad en la cual aparecen los síntomas, ya que esto dependerá de cada persona.

¿Los problemas de vista cansada pueden solucionarse?

La mayoría de los problemas oculares pueden tratarse, si bien no en todos los casos se pueden solucionar por completo, la verdad es que se ha encontrado solución a un sinfín de ellos, y de forma gradual la presbicia puede tratarse.

Este, al ser un deterioro gradual, requiere de ajustes siempre que vaya pasando el tiempo, ya que el deterioro y la rigidez del cristalino comienzan a aumentar conforme pasan los años. Existen diferentes métodos para solucionar los problemas de presbicia, en donde cada uno de ellos dependerá de cada paciente y del nivel de visión con la que cuenten.

Existen técnicas con gafas y técnicas quirúrgicas, de las cuales hablaremos a continuación.

Métodos para corregir la vista cansada

Por lo general, como decíamos más arriba, cualquier método para corregir la vista cansada requiere de un diagnóstico y del permiso del oftalmólogo para llevarlo a cabo. Según el examen que el mismo haya realizado, parte la fórmula específica con la que cuenta el médico, y a partir de esto es que se determina cuál es el mejor método para tratar la presbicia.

Partiendo de este hecho es que recalcamos, una vez más, que automedicar esta enfermedad suele peligroso, ya que cada uno de los lentes que se pueden conseguir en farmacias o establecimientos específicos, contienen fórmulas estándar que no se adaptan a cualquier persona, además de que en la mayoría de los casos cada ojo con vista cansada cuenta con un nivel de presbicia diferente.

Los métodos comunes para tratar la vista cansada son los siguientes:

  • Gafas de cerca

Por lo general, la mayoría de los casos de presbicia se corrige utilizando gafas con fórmulas para ver de cerca. Si el paciente ya utiliza gafas con fines distintos, por lo general para observar a lo lejos, estas deben graduarse para poder observar a ambos niveles.

Dentro de este tipo de gafas, se encuentran los siguientes:

Gafas progresivas: estas gafas son las mejores para corregir la presbicia, y son las más comunes para cuando el paciente comienza con los síntomas.

Gafas bifocales: estas son aquellas gafas que se recetan cuando una persona mayor de sesenta años tiene presbicia progresiva y alguna otra patología ocular existente. Son aquellas que contienen ambas fórmulas en un mismo cristal, con el fin de ver de lejos y de cerca al mismo tiempo.

  • Lentes de contacto

Este es otro de los métodos más comunes para corregir la vista cansada, siendo los mejores aquellos lentes de contacto multifocales, siendo mejor conocidas como lentes de contacto progresivos. Sin embargo, no suelen ser una solución definitiva, por lo que suelen utilizarse al mismo tiempo que las gafas.

  • Cirugía

Por lo general, la cirugía suele ser el método más utilizado para corregir la presbicia, siendo aplicado a partir de los cincuenta años. Se realiza gracias a un tratamiento con láser, que consiste en implantar lentillas intraoculares, lo que sustituye el cristalino original del ojo.

Estas lentillas ayudan a que el paciente logre observar a diferentes distancias, además de que al mismo tiempo ayuda a corregir diferentes problemas que también existan a menor nivel, como la miopía y el astigmatismo.

¿Vista cansada o fatiga visual?

La forma más común de denominar la presbicia es llamándole vista cansada, lo que genera que una gran cantidad de personas, por lo general jóvenes, confundan sus síntomas con lo que es la presbicia. Como ya hemos dejado claro, la afección ocular depende de la edad, por lo que una persona menor de cuarenta años no puede presentar síntomas que tengan que ver con la presbicia.

Sin embargo, el hecho de confundir cualquier problema ocular similar a la presbicia, con la misma, es muy común debido a la terminología utilizada y a la falta de información sobre la misma. Cuando los expertos decidieron darle un nombre común a este problema ocular, lo hicieron partiendo del hecho de que al no enfocar bien a cierta distancia, creían que la vista solía “cansarse”, lo cual es error. Pese a ello, el término se mantuvo hasta los días actuales.

La fatiga visual es un problema ocular que afecta a un gran número de personas en todo el mundo, sin importar la edad o el sexo, y cuenta con síntomas similares a la presbicia, pero en menor progreso y con más levedad. Estos síntomas suelen ser dolores comunes de cabeza, picor en ellos, enrojecimiento en lo que es el blanco de los ojos (denominada la esclera) y cierta somnolencia.

El hecho de confundir ambos problemas oculares parte de la desinformación con la que cuentan las personas, y se debe recurrir a un oftalmólogo con el fin de tener un diagnóstico preciso y un buen tratamiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.