Síntomas del varicocele

By |

Introducción

El varicocele, es una enfermedad que afecta a los hombres y consiste en una dilatación de las venas que drenan la sangre de los testículos. Cabe destacar que, esta afección es más común de lo que se piensa. De acuerdo con un estudio realizado por un conjunto de científicos, del Centro Médico de la Universidad de Stanford en Palo Alto, California, Estados Unidos, los hombres que sufren síntomas de varicoceles, tienen mayor probabilidad de desarrollar enfermedades vasculares y metabólicas, como la diabetes.

Origen del Varicocele

Esta afección se presenta cuando las válvulas, que se ubican entre las venas a lo largo del cordón espermático, funcionan de manera incorrecta, aunque desconocemos el porqué de este mal funcionamiento, muchas veces este es asociado a la formación de tumores en el área o al llamado síndrome de cascanueces, en el cual la vena renal izquierda se encuentra atrapada entre la arteria aorta y la arteria mesentérica superior, esto provoca un incremento de las presiones que se transmiten retrógradamente al plexo pampiniforme situado del lado izquierdo, el cual se encuentra formado por venas espermáticas, que drenan el testículo.

Incidencia del varicocele

Este padecimiento es la principal causa de infertilidad en los hombre, si no es atendido a tiempo puede provocar deterioro paulatino de la función de los testículos, ya que este es progresivo. Cabe destacar que, en el 87% de los casos, el testículo afectado es el izquierdo, 7% es bilateral y solo en el 3% de los casos afecta el testículo del lado derecho.

Varicocele y fertilidad

Cabe destacar que, esta afección a menudo provoca infertilidad, por diversos mecanismos, algunos de los cuales describiremos a continuación:

Incremento de la temperatura testicular: cabe destacar que, al encontrarse fuera de la cavidad abdominal, los testículos tienen de 2 a 3 grados menos de temperatura, por lo que un incremento de la temperatura en esta zona, puede ser altamente perjudicial para la producción y maduración de los espermatozoides.

Testosterona: al encontrarse disminuida esta hormona en los testículos, la maduración de los espermatozoides disminuirá o no será de calidad.

Células germinales: cuando se presenta este tipo de padecimiento, se aprecia lesión a nivel de las células germinales.

Cabe destacar que cuando se una persona padece de varicocele, se incrementa el estrés oxidativo, con lo cual hay un incremento en la fragmentación del DNA (carga genética) de los espermatozoides.

Sintomatología que presentan los pacientes con varicocele

Es importante tener en cuenta que, la mayoría de los hombres que padecen esta afección, manifiestan no sentir nada, es decir, son asintomáticos. Sin embargo, existen algunos casos en los que el paciente manifiesta dolor, el cual puede variar su intensidad, pudiendo ser agudo o en muchos casos, tan solo tratarse de una leve molestia.

Cabe destacar que, el dolor suele incrementarse cuando estás de pie o haciendo esfuerzos físicos, especialmente durante largos períodos. Además puede acentuarse con el transcurrir del día y puede aliviarse o disminuir cuando la persona se coloca en posición boca arriba.

Es de hacer notar que, si no es detectado a tiempo con el paso de este, el varicocele tiende a incrementar su tamaño, lo cual lo hace más evidente. Incluso pudiendo llegar a tomar el aspecto de una “bolsa de gusanos”. Al incrementar el tamaño del varicocele, esto trae consigo la hinchazón del testículo. A menudo el de lado izquierdo. Además hay situaciones en las que, además del dolor hay sensación de pesadez, y en otros casos el dolor se extiende a la zona inguinal.

Diagnóstico del varicocele

Generalmente el varicocele nunca es diagnosticado por error, es decir, se debe sospechar de su existencia, para poder hacer un diagnóstico correcto, para ello es necesario una exploración física exhaustiva. Cabe destacar que, esta consiste en explorar primero todo el contenido escrotal e inguinal con el paciente acostado boca arriba, luego se le indicará al paciente que se ponga de pie y aumente su presión abdominal (maniobra de Valsalva), con lo cual el médico tratante será capaz de detectar como refluye la sangre desde arriba y rellena el cordón inguinal así como el plexo venoso testicular.

Cabe destacar que, después de la exploración física exhaustiva, el médico recomendará la realización de una ecografía-doppler color, con la cual se apreciará de una forma correcta si existe o no un varicocele.

Tratamiento del varicocele

En el caso de este padecimiento, la mejor forma de tratarlo es a través de la cirugía. La más recomendada es la varicocelectomía subinguinal utilizando microscopio o gafas de aumento, debido a que con esta se produce el menor número de complicaciones y de recidivas.

Además de esta técnica, existen otras como: cirugía Retroperitoneal, la cual cuenta con un 25% recidivas y 10% complicaciones, cirugía Inguinal con entre 5 a 15% recidivas y 10-20% complicaciones, laparoscopia con 15% recidivas y 10% complicaciones.

En cuanto a la varicocelectomía subinguinal, lo ideal sería utilizar gafas lupa de cuatro aumentos, ya que estas permiten observar las estructuras cuatro veces más grandes de lo normal, con lo cual la cirugía sea más minuciosa y más eficaz. Esta cirugía consiste en la realización de un pequeña incisión en la piel (3–4 cm) a nivel inguinal, con ello se libera el cordón inguinal, para luego abrir las fascias espermáticas externa e interna, donde se encuentran las múltiples venas dilatadas que se entremezclan con la arteria testicular.

Luego con la ayuda de las gafas lupa (cuatro aumentos) se identifica la arteria testicular con la finalidad de no lesionarla y se procede a disecar o liberar todas las venas para luego ligarlas y seccionarlas. Cabe destacar que, luego de la cirugía el paciente es enviado a su casa para su recuperación, y luego de transcurridos 15 días, el paciente puede volver a su rutina diaria.

Pronóstico del varicocele

A menudo este padecimiento es inocuo y el tratamiento que requiere no es por tiempo indefinido. Cuando es detectado, se sugiere la cirugía, para evitar la aparición de la infertilidad o en el peor de los casos la atrofia testicular, siendo su pronóstico bastante bueno. Además ayuda a restablecer la temperatura testicular, incrementando así la producción de espermatozoides.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.