Síntomas de la varicela en niños

By |

Introducción

La varicela es una de esas afecciones que suelen atacar a todos los individuos alguna vez en sus vidas, sobretodo en la infancia. Y es que esta es una infección sumamente contagiosa, que es causada por el virus varicela zóster (VVZ).

A pesar de que es capaz de afectar a cualquier persona, es más común en niños y adolescentes, lo que no les permite llevar algunos días de forma común por los síntomas y las molestias. Sin embargo, pese a que es una afección que ataca de forma limitada por algunos días, es capaz de generar complicaciones y tener consecuencias graves en ciertos casos.

Suele caracterizarse por conllevar dentro de sus síntomas, el más visual de todos, siendo este una gran cantidad de granos color rosa, al comienzo, que conforme va progresando la infección se van convirtiendo en ampollas llenas de líquido. Estas, a su vez, causan molestias visuales y de picazón, ya que mientras se van transformando y hasta que se comienzan a eliminar, no dejan de picar en ningún momento. Estas ampollas suelen secarse en un periodo de tiempo de entre cinco y siete días, dependiendo del tipo de tratamiento que estés llevando, o si no estás llevando ninguno,  de tu higiene. El proceso de estas ampollas suele ser muy variado, por lo que no a todas las personas suelen atacar del mismo modo.

La varicela en los niños, en sí, es capaz de alcanzar las dos semanas de duración, causando otros diversos síntomas, que por lo general causan molestias durante una semana seguida, dependiendo del tipo de síntoma.

Según un estudio realizado por expertos, a pesar de que hoy en día existe una vacuna en contra de la varicela, antes de que la misma existiese, un 90% de la población mundial contraía varicela durante su infancia.

¿A quién es capaz de afectar la varicela?

Al hablar de una enfermedad contagiosa que parte de un virus específico, esto nos indique la misma se encuentra en todo el mundo, sin importar el país o la raza. Sin embargo, según intensos estudios de averiguación, se ha llegado a la conclusión de que la incidencia puede estar relacionada con la tasa de nacimientos que existe en cada país, y con su clima.

Por otro lado, según el departamento de Salud de Nueva York, casi todos los casos de varicela suelen ocurrir en niños menores de diez años. Sin embargo, esto no quiere decir que las cifras no puedan variar, ya que en los últimos años la varicela ha afectado a una gran diversidad de jóvenes cuyas edades varían entre los doce y los diecisiete años.

Por otro lado, en porcentajes menores, afecta también a adultos mayores de veinticinco años, llegando incluso a atacar a hombres y mujeres cuyas edades sobrepasan los treinta y cinco años de edad.

Esto nos quiere decir que a pesar de tener mayores posibilidades de contagio los niños, esta afección ataca a cualquier persona sin importar la edad o su ciudad de origen, inclusive con la vacuna de prevención en su organismo.

¿Cómo se contagia la varicela?

Como ya hemos dejado claro, la varicela se caracteriza por ser una afección contagiosa capaz de atacar a cualquier persona, pero aún no hemos dicho cómo es que ocurre este contagio.

Cualquier persona que tenga la varicela, podrá infectar a otra persona, sobretodo a los niños, siempre que la misma nunca haya sufrido esta infección con anterioridad, ya que esta enfermedad ataca una sola vez en la vida de cualquier persona. Además, si la persona se encuentra inmunizada con una vacuna en contra de la varicela, cuyo tiempo de colocación no supere los cinco años, tampoco se realiza el contagio.

Además, es importante mencionar que el contagio no ocurre de forma inmediata, ya que el virus tiene cierto tiempo de incubación en el cuerpo, por lo que la persona que haya podido contagiar a la otra persona, podría estar ya curado mientras que el nuevo infectado comienza el ciclo. Por lo general, la persona que se infecta comienza a desarrollar los síntomas después de un mes de haber hecho contacto con quien tenía la varicela.

Por otro lado, no necesariamente se tiene que tener el salpullido para que el virus pueda ser contagioso, ya que incluso desde el momento en el cual el virus ya se encuentra en la piel del individuo (sin mostrar síntomas), este puede ser contagioso y atacar a quien tenga contacto físico con el mismo. No olviden que el salpullido se forma luego de algunos días de haberse contraído el virus.

La forma de contagio puede suceder de diferentes maneras:

  1. Hacer contacto directo con todas las ampollas del salpullido de la persona infectada, ya que en ellas se encuentra el virus activo en todo momento. Se debe tener sumo cuidado con estas ocasiones, ya que al comienzo el salpullido puede ser confundido con alguna alergia común.
  2. A través de cualquier secreción respiratoria de la persona infectada. Es decir, cualquier persona que tenga varicela puede expulsar diversas gotas de secreciones respiratorias en cualquier momento, y el contagio ocurre cuando la persona sana aspira estas imperceptibles gotas. Esto, por lo general, ocurre al hablar a una distancia cercana con alguien que tenga el virus de la varicela zóster.
  3. Cuando una madre se la transmite al feto. En este caso, una mujer embarazada también está propensa a contagiarse de varicela, y a su vez, la misma puede heredársela a feto al mismo tiempo. Sin embargo, esto no siempre ocurre, ya que la mujer debes estar infectada en los dos primeros trimestres de embarazo para que el bebé pueda contraer la varicela, catalogando este hecho como varicela congénita. Resulta ser peligroso para el feto el hecho de contraer varicela, ya que genera malformaciones en el mismo, cicatrices en sus extremidades, ceguera y diversas alteraciones en lo que es su sistema nervioso, pudiendo llegar a ser mortal para el bebé. Es sumamente importante que cualquier mujer que esté buscando quedan en cinta, prevenga la enfermedad con una vacuna, ya que de existir riesgo de contagio, el bebé podría sufrir las consecuencias.

Por lo general, todas las persona que han sufrido alguna vez de varicela, no repiten la enfermedad ya que su cuerpo queda inmune a ella. Sin embargo, existen pocos y raros casos en donde el organismo deja la inmunidad en contra del virus y puede repetirse el contagio.

Síntomas de la varicela en niños

La varicela, como ya hemos dejado claro, es una enfermedad bastante ruidosa, por lo que se considera completamente sintomática, a excepción de aquellos casos en los que ocurre en niños que han sido inmunizados con la vacuna; es decir, son capaces de contraer la enfermedad sin presentar ningún síntoma. Los síntomas que puede llegar a generar de forma común este virus en los niños, pueden variar dependiendo de cada tipo de infante y su sistema inmune, por lo que de forma habitual se considera una enfermedad leve.

Hemos hablado sobre un periodo de incubación con el que cuenta el virus en la varicela zóster, y este por lo general dura unas tres semanas, a partir de las cuales comienzan los síntomas.

Los síntomas principales de la varicela son los siguientes:

Salpullido

El salpullido, como pueden notar, es el síntoma principal del virus, siendo este el más visual de todos. Por lo general, se comienza de forma leve por el área del pecho, de la espalda y en ocasiones en la cara, sin llegar a juntarse como puede llegar a ocurrir en otras enfermedades similares, como el sarampión. De forma común el salpullido no aparece ni en las manos, ni en los pies.

Rápidamente, a medida que van pasando las horas y el virus avanza, este pequeño salpullido se convierte en grandes ampollas que llenan con dolor y líquido, formando una gran erupción en casi todas las áreas del cuerpo. En ocasiones, estas ampollas llegan a aparecer en el cuero cabelludo, dentro de la boca y las áreas genitales, generando incomodidad y dolor.

Luego de que las ampollas surjan, pasado un periodo de un día exacto estas ampollas comienzan a romperse y el líquido en su interior desaparece con el baño, lo que indica que el periodo de transformación de las ampollas ha comenzado.

Una vez ocurra esto, las costras comienzan a aparecer, cicatrizando. Es importante que no quites ninguna de estas costras ya que lastimarás tu piel.

Picazón

Además de generarse incomodidad al tener este salpullido, y dolor en ocasiones, el verdadero síntoma principal de esto es la picazón que ocurre en todo el cuerpo del individuo afectado. Esta comezón da lugar a que el paciente se rasque todas las zonas con picazón, siendo este un completo error, ya que las cicatrices que quedan de la varicela suelen mantenerse en su sitio de por vida.

Fiebre

La fiebre puede llegar a ser muy alta y es uno de los síntomas que primero surgen, pudiendo moderarse hasta ya no aparecer más. Por lo general, dura de dos a cuatro días.

Fatiga

La fatiga surge partiendo de la fiebre y del intento del organismo por atacar el virus de la varicela zóster, pudiendo llegar a durar un par de días hasta que el cuerpo nuevamente sienta fuerzas.

Pérdida del apetito

Este síntoma suele ser muy común en los niños, y puede alargarse por un par de días, dependiendo del malestar que pueda estar sintiendo la persona afectada.

Dolor de cabeza

El dolor de cabeza puede llegar a durar dos días durante todo el tiempo que dure la enfermedad, y parte de la fiebre y de la fatiga.

¿Cómo se diagnostica la varicela?

Al ser una enfermedad visual, el diagnostico no requiere de ningún tipo de prueba o examen, ya que los médicos especialistas tan sólo deberán evaluar los síntomas en el niño afectado y observar el tipo de salpullido que ha aparecido en la piel del mismo, y automáticamente saber de qué se trata.

Sin embargo, en muy raras ocasiones algunos médicos buscan confirmar lo que sus ojos están pudiendo ver, y recetan un examen de sangre en el cual se observen las cantidades de anticuerpos que se encuentran en ella y poder identificar el virus.

Complicaciones de la varicela

A pesar de que hemos comentado a lo largo del artículo que esta enfermedad suele ser muy frecuente y se considera leve por lo poco peligrosa que puede llegar a ser, a excepción del caso de las embarazadas, hay un porcentaje muy pequeño de riesgo a sufrir algún tipo de complicación.

Por lo general, quienes pueden sufrircomplicaciones a causa de la varicela son los siguientes:

  1. Niños menores de un año, por su debilidad en su sistema inmune. Y a su vez, todas aquellas personas que se vean afectadas por varicela y tengan más de quince años.
  2. Personas que padezcan de alguna enfermedad capaz de debilitar su sistema inmune, como aquellas que sufren de cáncer o de VIH.
  3. Bebés menores de un mes de nacidos. Estos son aquellos que pueden infectarse cuando la madre contrae varicela algunos días antes del parto, o dos días después del mismo. Por lo general, suele ser mortal en su caso, o afectarlos de forma grave.
  4. a mujeres embrazadas. Sin nombrar el hecho de que pueden tener complicaciones con el bebé, ellas también tienen riesgo de sufrir algunas enfermedades peligrosas por tener varicela, como la neumonía.

Las complicaciones de la varicela suelen ser las siguientes:

  1. Sobreinfección de las ampollas en la piel. Esto puede ocurrir al contraer alguna bacteria y tener varicela, ya que las ampollas suelen recibir la infección y esto, aunado al virus, fomenta el aumento de la fiebre en los afectados o dolor intenso alrededor de algunas de las lesiones.
  2. Como decíamos, existen algunas complicaciones que por lo general no se catalogan como comunes, pero que pueden surgir en algunos individuos, como la neumonía, la encefalitis, la meningitis y la hepatitis.

¿Cómo se debe tratar la varicela?

Si la varicela ataca sin ningún problema, por lo general suele curarse por sí sola, ya que este virus tiene un proceso específico que llevar a cabo una vez que se aloje en el cuerpo de su víctima. Sin embargo, existen algunas recomendaciones que se pueden llevar a cabo para mantener los síntomas a raya y que los niños no se quejen de ellos.

Las recomendaciones para tratar la varicela son las siguientes:

  1. Siempre que el médico te lo permita, y con el fin específico de reducir la picazón en las zonas de las ampollas y evitar rascarlas para no tener cicatrices, se puede recurrir al uso de antihistamínicos en dosis específicas para los niños.
  2. La fiebre, a su vez, se puede tratar con diversos medicamentos que el médico podría recetar, o que el niño haya utilizado con anterioridad para tratar las altas temperaturas. Sin embargo, en lo absoluto se debe ingerir ibuprofeno o aspirina mientra se tenga varicela.
  3. Si existe algún riesgo de infección bacteriana, el médico deberá recetar algún antibiótico para evitar complicaciones aún peores.

¿La varicela se puede prevenir?

Esta suele ser una de las preguntas más frecuentes, misma que ya hemos venido dejando clara a lo largo del artículo, y es si bien no existe un método que sea 100% seguro, el método más común de prevención es la vacuna.

Si bien una persona que ha sido vacunada en contra de la varicela puede llegar a contraer el virus, la mayoría de las personas nunca lo hacen, y cuando esto ocurre, los síntomas suelen ser leves y no muestran complicaciones.

La vacuna suele colocarse a los niños en su infancia, siempre que el pediatra así lo permita.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.