Saltar al contenido

Síntomas de la urticaria

abril 18, 2018

Introducción

Todas las personas, en algún punto de nuestras vidas, hemos mostrado un cuadro clínico de picazón sin una razón aparente, sobretodo en los niños. Si bien la picazón en la piel puede surgir según diversas causas y situaciones, no todas las patologías son las mismas, por más similares que puedan llegar a ser.

La urticaria es una de estas afecciones, siendo capaz de producir un cuadro de picazón que genera irritabilidad y suele ser confundida con una alergia común, basándose en su síntoma más visual: pequeñas ronchas de pequeño tamaño y color rojo. Esta, para definirla de alguna forma más básica, es una reacción extensa que ocurre en la piel, que por lo general surge tras alguna infección externa o interna, o bien, por haber consumido algún alimento o medicamento.

Hablando de forma más específica y menos generalizada, la urticaria surge cuando las células de nuestro sistema inmunológico (basófilos y mastocitos), se activan. Estas son aquellas responsables de la liberación de ciertos mediadores químicos, como la histamina. Esto, a su vez, es aquello que genera el prurito y la hinchazón de la piel, así como otros síntomas.

Como ya hemos mencionado, es muy común que la urticaria se asocie con alguna alergia, partiendo de los síntomas generales que ambas afecciones suelen mostrar a simple vista. Sin embargo, la diferencia existente entre ambas afecciones es que en el caso de la urticaria se presenta partiendo de un agente externo e infeccioso, como algún virus, o una bacteria. Por otro lado, la urticaria también puede surgir según otros tipos de agentes secundarios, que actúan a estímulos físicos, como el calor, el frío, el ejercicio físico, la presión ejercida sobre la piel, entre otros.

Según diversos estudios realizados en torno a la urticaria, se ha llegado a la conclusión de que esta afección suele atacar a un gran número de personas alrededor de todo el mundo, en donde la incidencia aumenta en los niños. Esto se debe a que estos mantienen contacto con ciertas superficies que bien sea por contacto físico, o por alguna bacteria o virus, y la urticaria no tarda en aparecer.

Por lo general, la urticaria suele irse muy rápido y no genera demasiadas molestias, a menos de que esto pase a denominarse como una urticaria aguda o crónica, en donde la primera suele durar menos de seis semanas, y la segunda, un tiempo mayor a este. En estos casos es necesario prestar atención a las causas por las cuales está ocurriendo la urticaria, y eliminar el problema partiendo de las razones.

Causas de la urticaria

Hablar de todas las causas de la urticaria se nos hace imposible, ya que existen casos en donde estas ni siquiera se observan y la afección suele no tener una razón aparente ni descubierta. Pese a ello, tras luego de muchos estudios e investigaciones partiendo de los diversos agentes desencadenantes, se ha llegado a establecer una serie de causas principales que desencadenan un cuadro de urticaria.

Antes de poder establecer las causas de la urticaria, es necesario diferenciar la urticaria alérgica, de la urticaria infecciosa. La urticaria alérgica es aquella que surge cuando un individuo consume algún alimento, medicamento o sustancia, y se genera la urticaria partiendo de un cuadre alérgico. Por otro lado, la urticaria infecciosa es aquella que como ya hemos mencionado, surge tras una infección que parte de una bacteria o de un virus.

Ahora bien, las causas de la urticaria se diferencian entre un tipo y otro, ya que aquello que desencadena una urticaria alérgica no es lo mismo que desencadena una urticaria infecciosa. Las causas principales son las siguientes.

Causas de la urticaria infecciosa

  1. La gripe es la causa principal de la urticaria infecciosa.
  2. Los resfriados.
  3. Las infecciones urinarias comunes y por Coxsackievirus.
  4. Sufrir de faringitis de forma común.
  5. Tener VIH.
  6. Infestaciones por parásitos.

Causas de la urticaria alérgica

En el caso de la urticaria alérgica, esta suele aparecer poco tiempo de haber hecho contacto con el agente externo que generaría el cuadro alérgico. Este tiempo puede ir desde pocos minutos, hasta dos horas como máximo.

  1. Ingerir antibióticos, especialmente aquellos que son familia de la penicilina.
  2. Haber sido picado por algún insecto, especialmente las abejas y las avispas.
  3. Hacer contacto con objetos de látex, como los guantes desechables y los globos comunes de las fiestas infantiles.
  4. Consumir alimentos específicos, como huevos, mariscos y leche.
  5. Hacer contacto físico con ciertas sustancias que se consiguen en plantas y saliva de animales.

Síntomas de la urticaria

La urticaria es una afección que muestra síntomas de forma rápida, por lo que no se considera en lo absoluto una enfermedad particularmente asintomática. Desde que el agente causal entra en contacto con el organismo del individuo, los síntomas comienzan a notarse.

Los síntomas principales de la urticaria son los siguientes:

Lesiones cutáneas

El primer síntoma de la urticaria, es la aparición de una serie de lesiones cutáneas que se observan rojizas y con relieve en la mayoría de los casos. Cuentan con un tamaño moderado y en ocasiones se observan pequeñas, y por lo general cuentan con una forma circular muy peculiar.

Particularmente, las lesiones tienen forma de anillos y sus bordes suelen estar elevados. Esto se observa a simple vista por el mismo afectado. En algunos casos las lesiones se juntan hasta agruparse y formar un parche de gran tamaño de color rojizo.

Una particularidad de estas lesiones es que cuando se presionan, se aclaran, y cuando se dejan de presionar, vuelven a tornarse rojizas. Además, algunas de ellas se van eliminando mientras que nuevas van apareciendo, creando así un ciclo transitorio y migratorio.

Si establecemos un tiempo específico en estas lesiones, de forma individual las mismas suelen desaparecer en una media de tiempo de entre veinticuatro y treinta y seis horas, repitiendo ciertos patrones. Es decir, si en la mañana estaban en el abdomen, al día siguiente desaparecerán y volverán a salir unas horas más tarde. Por lo general, esto va rotando, por lo que un día aparecen en el rostro, al día siguiente en el abdomen y luego a los dos días se observan en las extremidades.

Cuando la urticaria se vuelve severa, las lesiones no desaparecen demasiado rápido, pero siguen apareciendo otras, lo que acaba generando lesiones en gran parte de todo el cuerpo.

Picazón

Estas lesiones, las cuales aparecen antes que cualquier otro síntoma, viene acompañado al cabo de unos minutos de un cuadro de picazón que no se detiene hasta que estas lesiones no se desaparecen.

Por lo general, la picazón tiende a generar que el paciente se rasque, lo que está completamente prohibido en casos de urticaria. No debemos olvidar el hecho de que estas lesiones están en nuestra piel, y una vez que las mismas se lastimen, será nuestra piel la que quedará con la herida abierta, creando una cicatriz difícil de eliminar.

Hinchazón

La inflamación de las zonas afectadas es otro de los síntomas principales de la urticaria, que surge en las mismas zonas en donde las lesiones aparecen. Por lo general, la hinchazón desaparece justo después de que todas las lesiones han desaparecido, y vuelve a aparecer cuando las mismas aparecen en otra zona del cuerpo.

Malestar general

A pesar de que estos no son síntomas realmente comunes de la urticaria, en casos distintos y excepcionales, algunos pacientes han detectado una serie de síntomas generales justo antes de que las lesiones cutáneas aparezcan.

Estos síntomas generales suelen ser la pérdida del apetito, dolores de cabeza intermitentes, ciertos dolores articulares que varían en gravedad, cuadros de fiebre y ciertos dolores abdominales justo en las zonas en donde después aparecen las lesiones.

Complicaciones de la urticaria

Generalmente, la gran mayoría de los casos de urticaria se consideran benignos, ya que esta afección cutánea además de ser muy común, se trata de forma sencilla. Sin embargo, existen casos en donde la urticaria se vuelve severa y las reacciones alérgicas van más allá de lo que se considera como normal.

La urticaria no se caracteriza por presentar complicaciones, pero en casos de gravedad en donde no se controla esta afección, el peligro de desarrollar angioedema es inminente.

La angioedema es una hinchazón que surge en las mucosas y en las capas más profundas de toda la piel, que por lo general suele mostrarse como una inflamación en ciertas partes visibles del cuerpo, como los labios, los ojos, la lengua, las manos y los pies. En casos más extraños, los genitales también pueden inflamarse, causando dolor e irritación.

Cuando esto ataca las vías respiratorias, por lo general causa otros síntomas, como la ronquera y la dificultad para respirar. Estos síntomas se consideran una emergencia médica ya que esto puede tardar más de setenta y dos horas en desaparecer, lo que quiere decir que la insuficiencia respiratoria puede acabar generando alguna otra complicación.

Es necesario visitar a un médico especialista en estos casos para detener los síntomas de la angioedema y detener la urticaria.

¿Cómo se debe tratar la urticaria?

Por lo general, cualquier médico puede determinar la urticaria con tan sólo verla, y en muy pocos casos se realiza un diagnóstico basado en ciertas pruebas o exámenes. Por ende, se realizan una serie de preguntas al paciente con el fin de determinar la causa del problema, ya que partiendo de esta se puede establecer un tratamiento. Sin embargo, por lo general la urticaria suele desparecer por sí sola y no dura demasiado tiempo, ya que las causas principales de esta afección cutánea son muy básicas.

Para poder tratar la urticaria, lo primero que se debe evitar es la exposición al agente externo que la causó, bien sea algún medicamentos, o el roce con alguna superficie. Esto deberá ser especificado por el paciente y establecer la causa de su picazón. Pese a ello, en los casos de las urticarias alérgicas suele ser un tanto complicado de establecer, pero siempre se consigue el motivo. Este trabajo debe hacerlo el médico.

Partiendo de ello, lo ideal es buscar un tratamiento que alivie los síntomas de forma inmediata, ya que por lo general la urticaria es molesta debido a la picazón y a la hinchazón en la piel debido a las lesiones. Principalmente se recetan ciertos antihistamínicos, o antialérgicos, como mejor se les conoce. Esto ayuda a que la histamina ya no se libere, y por ende, la picazón se reduzca en gran medida. En algunos casos específicos, si el paciente presenta cuadros de insomnio, algunos de estos medicamentos cuentan con hidroxizina o difenhidramina, lo que ayuda a que duerman mejor.

Si la urticaria es severa, se deben establecer ciertos medicamentos especiales y más fuertes, sobretodo los antihistamínicos, doblando la cantidad de la dosis común. Además, es importante prestar atención a los efectos secundarios que estos medicamentos causen en el afectado.

Si aún con los antialérgicos la urticaria no cede, se recetan corticoides, en donde la prednisona suele ser la más recetada por sus grandes efectos. Si la urticaria ya avanzó y la angioedema hace acto de aparición, es necesario atender el caso como una emergencia médica ya que esta afección suele ser mortal para cualquier persona.

Recomendaciones

Si estás pasando por un cuadro de urticaria y quieres reducir los síntomas, puedes llevar a cabo las siguientes recomendaciones que te ayudarán a reducir en gran medida la picazón y la hinchazón:

  1. Evita lo más que puedas los baños cuya agua esté a temperaturas demasiado altas. Lo más recomendable es darse baños de agua templada con el fin de refrescar las zonas afectadas con lesiones cutáneas.
  2. No irrites tu cuerpo utilizando ropa ajustada,  esto generará más picazón.
  3. Duerme en lugares cuya temperatura se mantenga siempre equilibrada. Es decir, busca zonas en donde haga frío y evita completamente el calor.
  4. No te expongas al sol. Esto podría generar sudor y picazón en mayor medida.
  5. No dejes que tu cuerpo, específicamente en las zonas en donde hay lesiones, se mantenga en contacto con superficies dudosas.
  6. Cambia tus sábanas y fundas de forma diaria, evitando que el agente causal se encuentre en el mismo sitio impidiendo que logres avanzar.