Saltar al contenido

Síntomas urémicos

Introducción

La uremia es una enfermedad que surge cuando nuestros riñones dejan de funcionar como deben hacerlo, generando que no filtren la sangre de forma correcta. Esto da como resultado que una gran cantidad de desechos nitrogenados se desarrollen en la sangre.

Cuando este problema dura más de veinticuatro horas, el afectado corre un riesgo letal de sufrir complicaciones a lo largo de su vida, mismas que amenazan con su calidad de vida y otras que pueden ser mortales en la mayoría de los casos. Para evitar esto, es necesario detectar el fallo renal lo más pronto posible, con el fin de solucionar el problema en sus comienzos y no cuando ya sea imposible con un tratamiento común.

Por otro lado, tenemos la creatinina, que es un desecho más del cuerpo que ocurre cuando la creatina se descompone. Esta creatina ayuda a que la energía del cuerpo pueda contraer sus músculos. La creatinina se asemeja con la urea debido a que ambos son considerados productos de desecho del cuerpo, en donde este último surge de la descomposición de ciertas proteínas.

Si nuestros riñones no funcionan de forma correcta, nuestra sangre se llena de toxinas que luego de la acumulación excesiva, se vuelven difíciles de controlar, lo que genera daños persistentes en diversos órganos y tejidos del organismo.

Entonces bien, ya hemos dejado claro que la uremia es el resultado de un mal funcionamiento en los riñones al no poder desechar las toxinas de forma correcta. Esto, catalogando la enfermedad de forma médica, nos indica que existe una insuficiencia renal que por lo general ya se encuentra bastante avanzada. Esto, a su vez, se le conoce como síndrome urémico. Además, hemos mencionado también lo que es la creatinina, siendo este otro de los desechos de los cuales se hacen cargo los riñones. Tanto la urea como la creatinina son indicativos determinantes de que estos órganos no están funcionando de forma correcta, y esto puede observarse a ciencia cierta a través de exámenes de sangre.

Cuando la uremia comienza, los síntomas urémicos no tardan en aparecer, y es que el hecho de tener la urea alta en la sangre es un proceso que genera que todo el organismo se descomponga en cuanto a funciones y respuestas. De hecho, los síntomas de los niveles de urea alto en nuestra sangre son capaces de darse a observar desde el primer momento.

Síndrome urémico hemolítico

Este síndrome, o enfermedad como mejor se le conoce, es causada específicamente cuando los glóbulos rojos de nuestra sangre se ven destruidos de forma anormal, lo que acaba bloqueando el sistema que ayuda a la filtración en los riñones. Esto acaba generando una insuficiencia renal que puede llegar a ser increíblemente mortal para quien la padece.

Este síndrome, por otro lado, es muy común en los más pequeños de la casa, y suele aparecer en aquellos niños que cuentan con un periodo de tiempo de diarrea con sangre que no baja de cinco días, ni sube de diez días. Esto suele ser producido partiendo de una bacteria denominada Escherichiacoli (E. coli).

Sin embargo, a pesar de ser más frecuente en los niños, este síndrome también es capaz de atacar a los adultos, generalmente también por la causa de la misma bacteria, o de alguna otra de actuación familiar. Esta es una enfermedad grave que debe ser tratada lo más rápido posible, y es que si la misma logra tratarse en el momento correcto, el porcentaje de recuperación es muy alto, sobretodo en los niños.

Síntomas urémicos

Cuando ocurre una elevación en los niveles de urea en la sangre y ocurre, además, una falla por parte de los riñones, esto desencadena una serie de síntomas que varían desde los más leves, hasta los más graves.

Estos son capaces de variar dependiendo de la falla renal y del organismo de cada individuo. Por lo general, cuando el síndrome urémico surge es porque es hemolítico, por lo que a continuación les presentamos los síntomas de la uremia en todos sus grados:

Diarrea con sangre

Este síntoma suele ser el principal cuando ocurre el síndrome urémico hemolítico y es capaz de durar una buena cantidad de días, sin pasarse de los diez. Suele ser un síntoma que asusta a los afectados y les indica que algo no anda bien.

Disminución de la orina

Al mismo tiempo de que la diarrea aparece con sangre, la orina comienza a disminuir en gran medida y de forma gradual, pudiendo llegar a pocos litros al día.

Dolor abdominal, vómitos y fiebre

El dolor abdominal se vuelve intermitente durante algunos días, siendo regular cuando ya el problema renal está avanzando. Además, los vómitos comienzan a los días de la falla en los riñones y la fiebre suele aparecer de forma ocasional.

Palidez

Al existir un problema hemolítico, es común que la piel vaya perdiendo color, lo que acaba generando que un grado de palidez se observe en el cuerpo del afectado.

Fatiga e irritabilidad

Este síntoma suele aparecer cuando la disminución en la orina comienza a ser más frecuente y en mayor cantidad, y es que la fatiga es la respuesta del cuerpo humano ante cualquier problema interno que exista. Además, la irritabilidad parte de la fatiga y se vuelve constante.

Presión arterial alta

La hipertensión es un síntoma común que aparece cuando el síndrome urémico hemolítico hace acto de aparición. Suele afectar al individuo en gran medida y genera, en ocasiones, emergencias médicas.

Por otro lado, están otros síntomas más extraños pero comunes en algunos casos. Y es que no debemos olvidar que la uremia engloba un conjunto de síntomas que van desde los respiratorios, hasta los cerebrales, incluyendo síntomas circulatorios y digestivos.

Asterixis

La asterixis es un síntoma poco común en la uremia, pero que es capaz de atacar a una gran cantidad de individuos. Esto consiste en una serie de temblores involuntarios que pueden variar en gravedad.

Fetor urémico

El fetor urémico es la sensación de tener un sabor amargo en la boca, generalmente asociado a metales. Esto suele ocurrir de forma común cuando los niveles de urea en la sangre se encuentran elevados.

Pericarditis

La pericarditis es la inflamación de la capa que cubre el corazón. Este suele ser un síntoma extraño que ataca en poca medida.

Síndrome purpúrico

Este síndrome engloba a toda la piel en diversas cantidades, y consiste en la decoloración de color rojo en la piel. Se caracteriza, además, por no desaparecer cuando se presionan.

¿Cuándo es necesario visitar al médico?

Si bien los anteriores suelen ser los síntomas que atacan a todas aquellas personas que sufren de uremia, no es necesario esperar a que más de dos de ellos aparezcan. Recuerden que la uremia supone un problema grave de salud y es necesario atacarlo a tiempo.

Es necesario que apenas comience el primer síntoma, que por lo general suele ser la diarrea con sangre, se visite al médico de forma inmediata con el fin de evitar complicaciones mayores o la aparición de otros síntomas. Sin embargo, es importante tener en cuenta que en ocasiones la diarrea con sangre no suele aparecer primero, pero sí la disminución en la orina, lo cual también debe enviarte al médico rápidamente.

Es necesario tener en cuenta que cualquier problema renal es sinónimo de gravedad, por lo que visitar a un médico de forma regular podría ayudarte a prevenir problemas renales, por más mínimo que puedas sentir los síntomas. No olvides que prevenir es mejor que tratar.

Causas de la uremia

La uremia es causada por todas aquellas enfermedades que ataquen a los riñones, ya que si este órgano no funciona como debe ser, las toxinas no se eliminan del cuerpo y esto genera que la uremia comience a aparecer. Por lo general, las enfermedades que afectan a los riñones suelen ser la presión arterial alta, la diabetes y el síndrome nefrótico. Estas generan que disminuyan las funciones renales en un punto grave.

Por otro lado, es necesario destacar el hecho de que la uremia se desarrolla siempre que la urea no se elimina rápidamente del organismo y se va acumulando, elevando sus niveles de urea en la sangre. Esto, además de lo anteriormente mencionado, es también capaz de ocurrir por alguna obstrucción que esté impidiendo que la orina salga como debe ser. A su vez, esto también es causado por alguna insuficiencia cardíaca que afecte al individuo con la uremia.

Además de todo esto, la urea es también capaz de aparecer debido a cierto estilo de vida en donde se consuman demasiadas proteínas, como carnes rojas, leche y huevo, además del uso excesivo de drogas. Por otro lado, la uremia también aparece cuando alguna cirugía o trauma genera un aumento en la degradación de proteínas.

Ahora bien, hablando del síndrome urémico hemolítico y sus causas, la razón principal por la cual aparece suele ser por la bacteria E. coli. A su vez, estas bacterias se consiguen en diversos lugares, como en carnes rojas, en alimentos contaminados, en piscinas que hayan estado contaminados por heces y por tener contacto con alguien que tenga esta bacteria. Sin embargo, es necesario mencionar el hecho de que no todas las personas que tengan esta bacteria, son capaces de sufrir este síndrome.

Factores de riesgo

Ya hemos dejado claro que la uremia es capaz de afectar a cualquier persona que tenga problemas renales, o algo similar que afecte al riñón y a su capacidad de eliminar toxinas de nuestro cuerpo. Sin embargo, el factor de riesgo común de la uremia suele ser la edad.

Y es que incluyendo en esto el síndrome de uremia hemolítica, los niños menores de cinco años y las personas mayores de setenta y cinco, son las más propensas a sufrir de algún problema con la urea, sin importar qué tipo de uremia sea.

Complicaciones del síndrome urémico hemolítico

A sabiendas de que el síndrome urémico hemolítico es, de por sí, complicado y mortal, si el mismo no se trata es capaz de generar una serie de complicaciones que ponen en riesgo la vida de los individuos, y son las siguientes:

  1. Insuficiencia renal. Esto puede llegar a ser aguda o crónica, en donde la primera aparece de forma brusca y sin aviso, y la segunda es capaz de aparecer de forma gradual y con el paso del tiempo.
  2. Ataques de hipertensión sin previo aviso, ocasionalmente durante el día y generalmente por las noches.
  3. Accidentes cerebrovasculares (ACV). Esto es capaz de producir la muerte de una gran cantidad de tejidos cerebrales y mantener al paciente en un estado vegetal.
  4. Un coma repentino.
  5. Problemas cardíacos diversos que aparecen de forma gradual y sin previo aviso.

¿Cómo se diagnostica la uremia?

Para poder determinar si existe uremia, o en su defecto, un síndrome urémico hemolítico, es necesario visitar a un médico con el fin de que el mismo analice los síntomas, realice un chequeo físico y descarte otras enfermedades que puedan estar ocasionando alguno de los síntomas.

Sin embargo, esto no es suficiente, por lo que es necesario realizar un diagnóstico certero que se base en exámenes de laboratorio, en donde destacan los siguientes:

  1. Análisis de sangre. La idea de realizar exámenes de sangre se basa en buscar la cantidad de glóbulos rojos que existan en la sangre y los niveles de urea en el mismo. Si la urea se encuentra alta, puede estar ocurriendo un cuadro de uremia, y si a esto se le combina la falta de glóbulos rojos, entonces pueden estar ante un cuadro de uremia hemolítica. Además, se observan también los niveles de creatinina para observar si el riñón está desechando de forma correcta este producto.
  2. Análisis de orina. Los análisis de orina buscan observar las cantidades de proteínas que contenga el mismo y descartar cualquier tipo de infección.
  3. Muestra de materia fecal. Estos análisis de realizan con el fin de determinar si existe en el organismo algún rastro de la bacteria E. coli, la misma que ayuda a producir toxinas y otras bacterias y que por lo general contribuye a que aparezca el síndrome urémico hemolítico.

Tratamiento de la uremia

La uremia requiere de un tratamiento eficaz que detenga los síntomas y permita que el problema se solucione, ya que como hemos dejado claro, esta enfermedad es mortal. De forma general, lo más recomendable para tratar la uremia suele ser un trasplante de riñón o la diálisis.

Sin embargo, en ocasiones es necesario aplicar una dieta específica en donde se consuman verduras y frutas y se reduzca casi en su totalidad el consumo de proteínas que aumenten los niveles de urea en la sangre. Lo ideal es tratar la uremia partiendo de la raíz del problema, por lo que el médico deberá conseguir la causa y enfocarse en tratarla.

En la mayoría de los casos, muchos individuos se ven en la necesidad médica de hospitalizarse para poder tratar la enfermedad con diálisis. Este procedimiento consiste en la filtración y el limpiado dela sangre a través de una máquina especial. Además, se establecen algunos medicamentos que ayuden a controlar algunos de los síntomas más comunes.

En el caso del tratamiento del síndrome urémico hemolítico, se hacen uso de algunos procedimientos, en donde destacan la reposición de líquidos, la trasfusión de glóbulos rojos, la trasfusión de plaquetas, un recambio plasmático y la diálisis renal. En este caso es necesario tratar el problema de forma temprana, de lo contrario se requerirá de un trasplante de riñón.