Saltar al contenido

Síntomas de la urea alta

Introducción

Antes de hablar de lo que significa tener la urea alta en nuestra sangre, es necesario especificar de forma general pero concreta, qué es exactamente la urea y de dónde sale. La urea no es más que el producto que resulta de todos los desechos del metabolismo de las proteínas que se encuentran en nuestro cuerpo. Es decir, siempre que los riñones no lleven a cabo todas sus funciones de forma correcta, genera que el nivel de urea en nuestra sangre se vaya acumulando, llegando a un punto en donde la concentración ya está excesivamente alta.

Entonces, ¿qué genera la urea alta?

Cuando el nivel de concentración de urea en nuestra sangre va en aumento, esto quiere decir que los riñones tienen problemas para absorber este producto resultante, que de una forma más simple de definirlo, es diciendo que es el desecho de nuestro hígado, además que del resto de nuestro organismo.

Una vez que esta se acumula y llega hasta nuestra sangre, llega a niveles fuera de los comunes y se detecta a través de un examen de sangre, partiendo de ciertos síntomas que muestra nuestro cuerpo.

A pesar de que esto suena sencillo, la realidad es que tener la urea alta en nuestro cuerpo es capaz de ser mortal para cualquier individuo, y es que además de poder causar la muerte, es posible que genere un sinfín de complicaciones que pueden llegar a ser complicadas y difíciles de tratar.

Es necesario conocer los síntomas que es capaz de generar un nivel elevado de urea en nuestra sangre, para poder determinar la causa del problema y tratarlo de raíz, y es que si esto no se trata, puede empeorar y dañar todo nuestro sistema. Sin embargo, antes de conocer cuáles son estos síntomas, es necesario hablar un poco más sobre los valores correctos de la urea en nuestra sangre, para poder entender los exámenes de sangre.

Niveles de urea en la sangre

Como decíamos, además de prestar atención a los síntomas, la forma más concreta de saber qué es lo que está ocurriendo en nuestro organismo, es a través de un examen de sangre, y es que esto no sólo aplica para nuestros niveles de urea, sino también para cualquier otro producto.

Y es que a través de un examen de sangre se pueden determinar un gran número de enfermedades que por lo general pueden no generar síntoma en sus comienzos, sino tan sólo cuando ya está demasiado avanzado, y que por lo general no se puede tratar como cuando se detecta al comienzo. Partiendo de este hecho, se recomienda realizar una serie de exámenes de sangre en donde aparezcan todos los valores existentes, recomendablemente cada seis meses, con el fin de descartar cualquier enfermedad silenciosa que exista en el organismo.

Es necesario mantener siempre presente los valores de urea en nuestra sangre, ya que no se debe subestimar ni sus síntomas, ni sus causas, sino más bien visitar a un médico de forma urgente y establecer un tratamiento certero para evitar que estos niveles sigan aumentando.

Valores normales de urea en la sangre

Una vez que las proteínas se destruyen, el hígado se encarga de formar la urea. Este proceso suele ser diverso y complejo, por lo que explicarlo resulta difícil. Sin embargo, de forma general y reducida, saltando detalles complejos, se dice que cuando comienza a realizarse la digestión, las proteínas y los aminoácidos se separan entre sí. Cuando esto ocurre, se libera nitrógeno en forma de amonio, el cual es aquel que se encarga de producir la urea que finalmente se dirige hacia el riñón, siempre y cuando este órgano tan fundamental esté funcionando correctamente.

Para hablar de forma específica sobre los valores de urea en la sangre, y basándonos en los diversos estudios y a las conclusiones a las cuales han llegado los médicos expertos, se dice que una persona adulta debe tener entre 7 y 20 mg por decilitro de urea en su sangre; mientras que en los niños se toman como normal entre 5 y 18 mg/dl.

El problema ocurre cuando estos valores aumentan de forma desmedida, incluso llegando a sobrepasar los 100 mg/dl. Cuando esto ocurre, quiere decir que existe un problema renal que debe ser tratado de forma inmediata con el fin de evitar una muerte segura con estos valores tan elevados.

Causas de la urea alta

Como ya hemos dejado claro, es un problema tener los niveles de urea altos en nuestra sangre. Pero, ¿sabes cuáles son las causas que desencadenan este aumento desmedido en los niveles de urea en la sangre?, posiblemente no, por lo que a continuación hablamos de las causas que comúnmente generan este problema:

  1. Deshidratación

El hecho de que una persona se encuentre deshidratada, está relacionado con un mal funcionamiento en nuestro riñón, lo que acaba generando que nuestros niveles de urea en la sangre se vean modificados de forma radical. Los síntomas que genera la deshidratación usualmente son resequedad en los labios, boca seca y una sed extrema que se siente incluso después de tomar agua.

  1. Problemas en el riñón

Siempre que exista un problema en los riñones, el mismo no funciona de forma correcta, lo que acaba generando que los niveles de urea en nuestra sangre comiencen a elevarse de forma acumulativa. Por lo general, quienes padecen de problemas en estos órganos, suelen contar con ciertos dolores en la espalda baja, que se caracterizan por ser agudos y persistentes, Por lo general, los problemas que se forman en los riñones suelen ser a causa de cálculos renales.

  1. Dieta muy alta en proteínas

Otra de las causas por las que una persona sana puede tener la urea alta en la sangre, es por consumir una dieta demasiado alta en proteínas, de forma regular. Esto se debe a que los desechos metabólicos aumentan en cantidad y se filtran por los riñones.

  1. Uremia

Y por último, está la uremia. Esta patología es la combinación de una serie de síntomas variados, que engloban el cerebro, el sistema digestivo, las vías respiratorias y el sistema circulatorio, que por lo general se producen debido a las toxinas acumuladas en la sangre, siempre que el riñón no esté funcionando correctamente, lo que acaba generando que la urea en la sangre se eleve, junto a otras sustancias.

Síntomas de la urea alta

Por suerte, el hecho de tener la urea alta suele avisar a través de una serie de síntomas que pueden variar de un individuo a otro, pero que por lo general se mantienen siempre en el mismo estándar. Pese a ello, y depende de en qué niveles tal elevados se encuentre la urea, pueden variar en intensidad.

A continuación les dejamos una serie de síntomas que aparecen cuando los niveles de urea en la sangre se encuentran elevados:

Síntomas generales

Al momento de presentar los niveles de urea en la sangre pasados los valores normales, una serie de síntomas generales atacan a los pacientes, en donde destacan los siguientes:

  • Astenia
  • Palidez extraña en el rostro principalmente, y en otras zonas del cuerpo.
  • Perder peso de forma constante sin una razón aparente.
  • Sentir taquicardias fuertes de forma repentina.
  • Vómitos y diarrea fuera de lo común.

Siempre que estos síntomas comiencen a surgir, es necesario visitar a un médico y realizar antes una prueba de sangre, ya que estos síntomas pueden surgir debido a otras patologías, por lo que se hace necesario buscar la causa del problema.

Mal sabor en la boca

Cuando los niveles de urea en la sangre van aumentando considerablemente, los individuos presentan un sabor extraño en la boca, en donde suelen asemejarlo al sabor del amoniaco. Además, el mal aliento forma parte de este síntoma, ya que en la mayoría de las ocasiones suele surgir.

Este último se asemeja con vapor de amoniaco.

Fatiga

Además de lo anterior, se presentan cuadros de fatiga y agotamiento extremo que se vuelven extraños para los pacientes, debido a que en ocasiones esto surge sin siquiera hacer un mínimo de fuerza.

Deshidratación

Así como esta es una causa, también es considerado un síntoma, ya que la causa del problema puede ser alguna otra y la deshidratación parte de ella. Es decir, cuando la urea elevada parte de un mal funcionamiento en los riñones, esto da como resultado un cuadro de deshidratación considerable.

Por lo general, a su vez la deshidratación cuenta con una serie de síntomas muy peculiares, que ponen alerta a los individuos, como una sensación de sed todo el tiempo, a pesar de tomar agua a cada momento; piel enrojecida o rosácea sin razón aparente; labios resecos que a simple vista pueden observarse rotos y boca seca todo el tiempo, a pesar de haber tomado líquidos hace un segundo.

Hipotensión

La hipotensión, o tensión baja como mejor se le conoce, es un síntoma muy común que ocurre cuando los niveles de urea en la sangre se encuentran elevados y por encima de lo normal en un nivel exagerado (>100mg/dl). Es necesario tener en cuenta que esto puede llegar a ser más que sólo peligroso para la salud de cualquier persona, ya que esto suele generar que el cuerpo humano no produzca una cantidad correcta de sangre, por lo que ciertas actividades habituales del cuerpo se vuelven imposibles de hacer.

Orina

Cuando un individuo tiene los niveles de urea demasiado altos en su sangre, esto genera que su orina sea extraña y catalogada como fuera de lo normal. Generalmente, esta se vuelve escasa, además de espesa y albuminosa. Además, otro detalle importante a mencionar es que el sudor contiene cierta cantidad precisa de orina, lo que causa que el mismo tenga un olor extraño, a urea.

Otros síntomas

Cuando la urea ya está demasiado alta, surgen otros síntomas que llaman aún más la atención y se consideran una emergencia médica. Dentro de estos síntomas se encuentran los siguientes:

  1. Cefalalgia súbita.
  2. Vómitos fuertes a cada momento, incluso si no se ha consumido ningún alimento en horas anteriores.
  3. Convulsiones frecuentes o repentinas sin aviso oportuno.
  4. Ataques epilépticos repentinos y severos.
  5. Fiebre demasiado alta.

Cuando los niveles de urea en la sangre no se controlan de forma correcta, surge lo que se llama un coma urémico, el cual consiste en una enfermedad grave que parte de un tratamiento mal establecido para regular los valores de urea en nuestra sangre. Esto supone una emergencia médica, por lo que se debe visitar el hospital rápidamente.

Recomendaciones para la urea alta

Para que un médico logre establecer el mejor tratamiento para la urea alta, primero debe determinar cuál ha sido la causa para este aumento desproporcionado, para poder tratar la causa y no la consecuencia, y esto por lo general se debe a un problema interno que esté ocurriendo en el organismo de quien está padeciendo el problema.

Sin embargo, existen ciertas recomendaciones que se recetan a todos los pacientes que tengan sus niveles de urea elevados, sin importar cuál ha sido la causa. Por lo general, se comienza ordenando reposo absoluto al paciente y una diversidad de cambios en la dieta común del afectado.

Para saber con exactitud cuáles son las recomendaciones del médico, a continuación se las exponemos:

  1. Una dieta específica para bajar la urea

Una vez que tus exámenes hayan arrojado que tienen un aumento desmedido en tu urea, es necesario que visites al médico y el mismo deberá evaluar tu forma de comer y establecer un tipo de dieta específica, en donde lo general se eliminan ciertos alimentos que aumentan la urea en la sangre. De ser posible, visita a un nutricionista con el fin de que el mismo te ayude a establecer cuáles son los mejores alimentos a consumir en estos casos.

  1. Hidratación

Es necesario ingerir una buena cantidad de líquidos, que bien puede ser agua templada o algún tipo de suero que el médico permita que tomes. Esto ayudará a que tus riñones funcionen de maravilla y que el cuerpo pueda liberar todas esas toxinas que están generando problemas en tu organismo. Por otro lado, tomar mucho agua ayuda a que el metabolismo se libere de todos los residuos de las proteínas y con ello ayudar a bajar la urea de la sangre.

  1. Evita ciertos alimentos

Si bien alimentarse es necesario, algunos alimentos contienen altos grados de provocar que tu urea siga aumentando, lo que podría acabar generando complicaciones graves. Los alimentos que más debes evitar son la carne roja (de cualquier animal), el queso (de cualquier animal), los huevos y algunos embutidos. Además, los frutos secos contienen demasiada proteína, por lo que deben ser evitados bajo todo pronóstico. Esto será necesario hasta que tus niveles de urea en la sangre se vean aceptables y el médico establezca otro tipo de dieta.