Saltar al contenido

Síntomas de la úlcera de duodeno

Introducción

El duodeno es un tubo caracterizado por tener una forma de C y suele medir no más de 25/30 cm de longitud. Se encuentra en el epigastrio y consigue extenderse hasta la salida del estómago. Está compuesto de mucosa, musculatura, tejido y diversas glándulas especiales que ayudan a neutralizar el ácido gástrico. El duodeno ayuda a reabsorber todas las sustancias digestivas de los alimentos masticados y luego de un proceso específico, los restos de los alimentos que no se hayan digerido, pasan al intestino grueso.

¿Qué es una úlcera de duodeno?

La úlcera de duodeno no es más que una lesión que se cataloga como benigna y que suele aparecer junto a un gran daño, y es que esta lesión se extiende por toda la pared del duodeno. Estas, en comparación con las úlceras gástricas, suelen ser más frecuentes y populares en el mundo. Se caracteriza, además, por ser una enfermedad inflamatoria que va generando un deterioro en todo el duodeno, y no sólo en su parte superficial.

Las causas de esta lesión son muy variadas y las veremos más adelante, y es que estas úlceras pueden ser causadas por una diversidad de factores exógenos o endógenos que van favoreciendo al riesgo de sufrir una úlcera de duodeno. Es importante que todas las personas que tengan una úlcera de duodeno, sepan qué es lo que ocurre en su interior y cuáles son las medidas pertinentes que deben llevar a cabo, como visitar al médico siendo la principal.

Por lo general, para establecer un porcentaje de individuos que se han mejorado tras la úlcera de duodeno, decimos que el número estimado es un 80%, en donde la mayoría acaba manteniendo una calidad de vida elevada, siempre y cuando realice su tratamiento de forma correcta y como lo indique el médico. Por otro lado, es importante mencionar que si estas lesiones no se tratan, acaban generando sangrados y perforaciones en la cavidad estomacal y acabar sufriendo una peritonitis.

Incidencia de la úlcera de duodeno

La úlcera de duodeno es una de las afecciones más comunes de todas las que afectan al duodeno, además de que se considera crónica debido a que es duradera. Su incidencia radica en aquellas personas que van desde los treinta hasta los cincuenta años de edad, ya que adultos mayores pueden generar una de estas lesiones, más que los jóvenes de veinte años.

Además, a pesar de que afecta  a cualquier persona, es más frecuente en los hombres, que en las mujeres, en un porcentaje total de riesgo de 80%.

Causas de la úlcera de duodeno

Una úlcera de duodeno es capaz de aparecer por una diversidad de causas, en donde se considera que siempre que exista una concentración elevada de ácidos y enzimas en el jugo gástrico, esto representa un riesgo muy elevado tanto para el estómago, como para el duodeno. Con el fin de que el duodeno no se deteriore, existen diversos mecanismos de defensa que logran esta protección, en donde destacan la producción de prostaglandina y la mucosa alcalina que neutraliza este ácido gástrico.

Cuando esta mucosa no resiste el daño del jugo gástrico y se ingieren alimentos, esto genera un desequilibrio en los factores agresivos y protectores del estómago y del duodeno, lo que genera que cualquier causa posible ataque al duodeno y fomente la formación de la úlcera.

A continuación les hablamos de las causas principales de la úlcera de duodeno:

  • Hipersecreción del jugo gástrico

Esta suele ser una de las causas principales de la úlcera de duodeno, y es que cualquier cantidad de hipersecreción es capaz de destruirla mucosa protectora de este órgano. Esto ocurre de forma general y en mayor medida, por la noche, y suele tener un efecto completamente negativo en el organismo.

  • Helicobacter pylori

La popular bacteria Helicobacter pylori es muy común en un 80% de las personas en todo el mundo, y en un porcentaje de un 90% de los casos de úlcera de duodeno se deben a la aparición de esta bacteria. Esta bacteria es capaz de mantenerse en el estómago durante años, estableciéndose en la parte superior de la mucosa gástrica, formando una enzima que ayuda a destruir esta mucosa.

Pese a que un gran número de personas cuenta con esta bacteria en su interior, esto no quiere decir que todas tendrán una úlcera en el duodeno, y lamentablemente aún la relación existente entre la bacteria y este órgano, no está completamente clara, por lo que queda a la suerte a quién puede resultarle fatal esta bacteria, y a quién no.

  • Algunas enfermedades

Existen algunas enfermedades que son capaces de generar una úlcera duodenal, incluso si son poco frecuentes como el hiperparatiroidismo y el síndrome de Zollinger-Ellison. Esto va aunado a lo que es la hipersecreción del jugo gástrico, siendo esta una de las causas principales de la formación de la lesión en el duodeno.

  • Medicamentos

Por otro lado, el hecho de ingerir algunos medicamentos como los antiinflamatorios no esteroides (AINE, ácido acetilsalicílico, entre otros), es capaz de dañar de sobremanera la mucosa gástrica, lo que acaba generando que úlceras se formen, ya que esto no sólo fomenta la formación de la úlcera de duodeno, sino también de la úlcera de estómago.

Sin embargo, esto no quiere decir que cualquier podrá sufrir de una úlcera si los ingiere, ya que depende de una relación entre la dosis ingerida y la duración de su consumo.

  • Factores hereditarios

Por otro lado, la úlcera de duodeno es también capaz de crearse partiendo de factores hereditarios. Por lo que si una persona tiene padres con estas lesiones, tiene altas posibilidades de sufrirla. Pese a ello, partiendo de las verdaderas causas de este factor que no siempre es determinante o seguro, son desconocidas.

  • Alcohol y nicotina

Otra de las causas principales de la úlcera de duodeno, suele ser consumir nicotina y alcohol en exceso. Estos factores fomentan al desequilibrio de la mucosa, dañando el duodeno y fomentando de esta forma la creación de la úlcera.

  • Factores psicológicos

Por último, existen factores psicológicos que se consideran determinantes ante la formación de una úlcera duodenal, y es que se ha comprobado que estar bajo demasiado estrés aumenta los trastornos de una úlcera ya existente, o bien, ayudar a su formación. A su vez. La depresión es otro factor determinante de esta enfermedad.

Síntomas de la úlcera de duodeno

La úlcera duodenal es una enfermedad que presenta síntomas, que a su vez no son consideradas demasiado determinantes de estas lesiones, ya que otras patologías presentan síntomas muy similares, sobretodo las úlceras gástricas.

Sin embargo, se puede realizar una lista con los síntomas principales de la úlcera de duodeno, y a continuación se la mostramos:

Dolor en el epigastrio

Los dolores en el epigastrio son sumamente comunes y se consideran el primer síntoma en aparecer cuando una úlcera duodenal se encuentra en el organismo. Por lo general, el dolor es capaz de surgir durante todo el día, pero ser más frecuente en las noches y en las mañanas.

Este dolor suele situase en el centro del estómago, específicamente en el ombligo y el arco costal derecho. Si se consumen algunos alimentos aceptados por el médico, los dolores suelen aliviarse.

Presión y sensación de pesadez

Sentir Presión y mantener siempre una sensación de pesadez en el mismo sitio en donde se encuentra el dolor, es otro de los síntomas comunes de la úlcera duodenal.

Flatulencias

Las flatulencias surgen cuando el afectado se encuentra en un momento de mucho estrés, en donde el duodeno se tensa y los gases no tardan en comenzar.

Náuseas y vómitos

Cuando el malestar ya está en un proceso de inicio muy marcado, las náuseas seguidas de vómitos indeseados no se hacen esperar, pudiendo aparecer después de cada comida y al despertar.

Pérdida de peso

Partiendo de una mala alimentación debido a la falta de apetito que surge de a momento, y siguiendo con los vómitos, esto da lugar a que el individuo baje de peso considerablemente en una media de tiempo muy corta.

Diagnóstico de la úlcera de duodeno

A pesar de contar con estos síntomas, como decíamos, estos no son lo suficientemente determinantes como para poder realizar el diagnóstico certero de una úlcera de duodeno con tan sólo conocerlos y estudiarlos a simple vista, ya que esta información apenas es básica y se requiere de más de información para poder establecer un buen diagnóstico.

A simple vista se puede establecer que existe una úlcera en nuestro organismo, pero no es sencillo diferenciar entre la úlcera gástrica, y la úlcera duodenal, por lo que en este punto entran en juego ciertas pruebas específicas que ayudan a establecer qué está ocurriendo realmente en el organismo.

Las pruebas son las siguientes:

  • Gastroduodenoscopia

Si el médico establece la sospecha de una úlcera duodenal, es importante que se realice una gastroduodenoscopia con el fin de poder realizar un diagnóstico certero con pruebas específicas. A diferencia de lo que ocurre en el caso de una úlcera gástrica, en esta patología no se requiere la extracción de un tejido, es decir, una biopsia, ya que es una úlcera benigna en un gran número de casos.

  • Radiografía

Si el médico no pide la prueba anterior por alguna razón determinante, siempre una radiografía con contraste puede ayudar a diagnosticar la úlcera duodenal. En ella se observará todo el estómago, a detalle, y se podrá observar si existe la úlcera o no.

  • Pruebas especiales

Por otra parte, si se necesita y el especialista considera importante el hecho de buscar la existencia de la Helicobacter Pylori, entonces se receta la realización de alguna prueba específica mediante la cual se pueda determinar si esta bacteria se encuentra en el organismo.

Dentro de las pruebas que comúnmente se llevan a cabo en estos casos, se encuentra aquella en donde se determina la concentración de anticuerpo en la sangre, la prueba del aliento con urea 13C o 14C o a través de una biopsia. Además, por seguridad, se requieren exámenes completos de laboratorio con el fin de descartar otras enfermedades.

Tratamiento de la úlcera de duodeno

Una vez que la úlcera de duodeno se haya diagnosticado y los síntomas persistan, es hora de realizar un tratamiento certero que ayude a aliviar los síntomas y a detener el problema, partiendo de su causa.

Lo ideal es buscar fármacos que alivien los dolores, ya que estos suelen ser tan fuertes que impiden que el afectado logre levantarse de la cama. Sin embargo, esto no se logra tan sólo a través de medicamentos, sino también a través de la alimentación y de seguir una dieta balanceada libre de grasas, alcohol y café. Además, se recomienda también evitar cualquier alimento que sea picante o sustancias grasosas como el chocolate.

Por otro lado, es necesario que el paciente determine cuáles son los alimentos que le hacen daño, aunque parezcan inofensivos, y los elimine de su dieta por un tiempo con el fin de mejorarse pronto. Además, es importante también que cualquier periodo de estrés sea evitado, ya que esto ayuda a que el estómago se vea tenso y el duodeno se irrite, alterando mucho más la úlcera.

La medicina es la mejor forma de curar una úlcera duodenal, además de un cambio en el estilo de vida. Estos medicamentos establecidos por el médico, ayudan gracias a que impiden que los ácidos gástricos se produzcan en gran cantidad. Dentro de estos medicamentos se encuentran aquellos inhibidores de la bomba de protines, en donde destaca el omeprazol, y aquellos bloqueantes de receptores H2, en donde se menciona mucho la ranitidina. Con estos fármacos se busca disminuir el ácido gástrico y con esto reducir los síntomas, hasta que los dolores desaparezcan a los días, siempre y cuando se lleve a cabo el tratamiento de forma correcta.

Si la causa de la úlcera duodenal parte de la Helicobacter Pylori, entonces es necesario la receta de antibióticos específicos que ayuden a combatir tanto la úlcera, como la bacteria, en donde la amoxicilina y el metronidazol son los que destacan.

Por último, y como una opción recetada tan sólo en un 5% de los casos de úlcera de duodeno que no observa mejoría con tratamiento durante semanas, es necesaria la realización de una cirugía en la cual se extirpe una parte del estómago, con el fin de que la producción de ácido gástrico se reduzca.

Prevención

Si bien no se puede asegurar que la úlcera duodenal se pueda prevenir al 100%, existen algunas recomendaciones que puedes llevar a cabo para reducir el riesgo de sufrir una en algún momento de tu vida, y son las siguientes:

  1. Evita en lo posible situaciones de estrés prolongado. Trata de llevar las situaciones difíciles con mucha calma. Puedes realizar alguna actividad relajante si normalmente te sometes a demasiado estrés, así como actividades físicas que te serenen el espíritu.
  2. Lleva una dieta equilibrada, evitando alimentos llenos de grasas y gases, con el fin de que ningún tipo de molestia estomacal te afecte.
  3. Limita en la mayor cantidad posible el consumo de nicotina, alcohol y alimentos picantes. Esto podría desencadenar, o empeorar, una úlcera de duodeno.
  4. Si sufres de una úlcera duodenal, es importante que te mantengas siempre recetado y llevando a cabo un tratamiento correcto, de forma diaria y como lo indique el especialista.