Síntomas de la tiroides

By |

Introducción

La tiroides es una glándula pequeña, cuya forma es asociada con la de una mariposa y además esta se encuentra ubicada en el cuello, en lo que conocemos como su parte frontal. Esta es una de las glándulas más importantes que forman el sistema endocrino. Además es necesario conocer que, esta glándula es controlada por el hipotálamo así como por la glándula pituitaria.

Es importante tener en cuenta que, en los adultos esta glándula alcanza un peso de entre 10 y 20 gramos. Cabe destacar que, debe su nombre a la palabra griega  thyreoeides, que significa bilobulada. Además en condiciones normales esta no puede ser palpada en la mayoría de las personas.

Historia de la tiroides

Esta glándula fue descrita e identificada por primera vez en el año 1656 por el anatomista Thomas Warton. Aunque en la época del renacimiento ya había sido descrita por los italianos, y Leonardo Da Vinci la hizo en alguno de sus dibujos,  como dos lóbulos situados a ambos lados de la laringe. Para esa época ya se le atribuían muchas funciones, como la lubricación de la laringe así como un reservorio de sangre para el cerebro.

Funciones de la tiroides

La función principal de esta glándula consiste en la secreción de las hormonas T4 y T3, las cuales intervienen en la regulación de procesos como: el crecimiento, el desarrollo y el metabolismo, así como también resultan muy necesarias para la síntesis de muchas proteínas, convirtiéndose en esenciales y para la organogénesis del sistema nervioso central.

Cabe destacar que, esta glándula también es responsable de la síntesis de la hormona calcitonina, que juega un importante papel en el equilibrio de los niveles de calcio en el cuerpo. Además las hormonas T3 y T4 tienen una alta influencia sobre el metabolismo de los hidratos de carbono así como de los lípidos.

Enfermedades de la tiroides

Las enfermedades de la tiroides se clasifican en:

Patologías de la tiroides SIN alteración hormonal detectable

Estas por lo general resultan muy difícil de diagnosticar, ya que carecen de sintomatología. Seguidamente describiremos algunos de los tipos que podemos encontrar en este grupo:

  • Nódulo único sólido o quístico: Con este término describimos aquel padecimiento en el que se presenta un crecimiento anormal de una parte de la glándula tiroides, quedando el resto de esta totalmente normal.
  • Bocio multinodular: este padecimiento se caracteriza por un crecimiento de toda la glándula tiroides, el cual se presenta en forma de múltiples nódulos, los cuales pueden provocar un incremento del diámetro del cuello, facilitando de esta manera el diagnóstico de la afección con tan solo palpar el área.

 

Patologías del tiroides CON alteración hormonal detectable

A diferencia de los anteriores, en este tipo de padecimiento se produce una alteración a nivel de la capacidad secretora hormonal de la glándula, ya sea por exceso o por defecto, con lo cual su diagnóstico se facilita. Seguidamente describiremos algunos de los padecimientos que podemos encontrar en este grupo.

  • Bocio multinodular hipertiroideo: este tipo de afección se caracteriza por un crecimiento en forma de múltiples nódulos de toda la glándula tiroides, debido a una secreción excesiva de la hormona tiroxina o T4.
  • Nódulo único tóxico: se trata de un nódulo de células tiroideas que producen una excesiva cantidad de T3 o T4, es decir, son células tiroideas funcionales. Cabe destacar que, este surge de la mutación genética de una célula precursora, lo cual provoca una división celular descontrolada.
  • Enfermedad de Graves-Basedow: Este padecimiento se trata de un trastorno inmunológico en el que se encuentran presente anticuerpos estimulantes de la glándula tiroides.
  • Tiroiditis: Este es un término muy general que, se refiere a la inflamación de la glándula tiroides.

Hipertiroidismo

Con este término definimos a aquellas patologías que, se caracterizan por la elevación de los niveles de hormonas tiroideas en sangre, manifestándose con una aceleración generalizada de las funciones del organismo. En la mayoría de los casos afecta al 1% de la población, principalmente a mujeres entre 30-40 años de edad.

Cabe destacar que, en este padecimiento la aparición de síntomas clásicos, así como la aparición de bocio, crea la sospecha diagnóstica del padecimiento, lo cual se puede confirmar con la determinación de hormonas tiroideas (T4 y T3) en sangre las cuales deben aparecer elevadas.

Hipotiroidismo

Cuando hablamos de hipotiroidismo o tiroides hipoactiva, nos referimos a todos aquellos trastornos en los que la glándula tiroides no produce algunas hormonas en suficiente cantidad. A diferencia del hipertiroidismo, este se presenta principalmente en mujeres de 60 años o más. Recordemos que el hipotiroidismo actúa afectando el equilibrio normal de las reacciones químicas que ocurren en el cuerpo.

Síntomas de la tiroides

Cuando la tiroides se ve afectada, son muchos los órganos del cuerpo que pueden fallar, por lo que los síntomas suelen ser diversos. A continuación describiremos algunos de los síntomas de acuerdo con el tipo de afección que se presente.

Hipotiroidismo

Cabe destacar que, en el inicio de este padecimiento, son raras las personas que han manifestado o desarrollado algún síntoma, sin embargo con el pasar del tiempo y al no ser tratado este padecimiento se pueden desarrollar múltiples problemas de salud que incluyen: obesidad, dolor en las articulaciones, infertilidad e incluso enfermedad cardíaca.

A continuación mencionaremos algunos de los síntomas más comunes relacionados con este padecimiento, como: Fatiga, incremento de la sensibilidad al frío, estreñimiento, resequedad en la piel, aumento de peso, debilidad a nivel de los músculos, debilitamiento del cabello, disminución de la frecuencia cardíaca, depresión así como alteración de la memoria.

Es importante destacar que, esta sintomatología puede empeorar con la falta de tratamiento y el pasar del tiempo, pudiendo desarrollar la persona bocio, que no es más que un agrandamiento de la glándula producto de la sobre estimulación de la misma con la finalidad liberar más hormonas.

En el caso del mixedema o hipotiroidismo avanzado, la sintomatología se acentúa y se hace más grave, cursando con: presión arterial baja, disminución de la respiración, disminución de la temperatura corporal, falta de reacción e incluso coma, pudiendo en muchos casos la muerte.

Hipertiroidismo

Dentro de la sintomatología que se maneja en este padecimiento tenemos: nerviosismo, irritabilidad, sudoración, palpitaciones, temblor a nivel de las manos, ansiedad, dificultad para dormir, adelgazamiento, cabello fino y quebradizo, diarrea así como debilidad muscular.

Otro de los síntomas son: taquicardia, arritmia, cambios en los patrones menstruales, sensibilidad al calor.

 

Diagnóstico de las patologías asociadas a la tiroides

Al igual que los síntomas, el diagnóstico se establece dependiendo de la sintomatología, por lo que a continuación lo describiremos así. Hipotiroidismo: Como este padecimiento carece de síntomas específicos, para su diagnóstico es importante evaluar la historia médica y familiar y del paciente. Así como un examen físico a través del cual el médico evaluará la tiroides y los cambios corporales que ha experimentado el paciente. Otro de los métodos de diagnóstico utilizado son los exámenes de sangre, que incluyen: prueba de la TSH (hormona estimulante de la tiroides) y prueba de T4

  • Prueba de la TSH: se ha convertido en la prueba más importante y sensible para establecer el diagnóstico del hipotiroidismo. Recordemos que esta prueba mide la cantidad de tiroxina (T4) que es capaz de producir la glándula tiroides. En el caso del hipotiroidismo, esta hormona se encuentra anormalmente elevada.
  • Prueba de T4: es importante tener en cuenta que, la mayoría de la T4 que se encuentra en la sangre está unida a la globulina ligadora de tiroxina, sin embargo esta no es capaz de ingresar a las células del cuerpo. Solamente un 1% a 2% de la T4 en la sangre se encuentra libre, es decir, no está ligada a la globulina ligadora de tiroxina. Esta hormona es la que se necesita para diagnosticar el hipotiroidismo, razón por la cual se utilizan las pruebas de T4 libre y el índice de T4 libre.

Hipertiroidismo

Además de la historia familiar, la prueba ideal para diagnosticar este padecimiento es el análisis clínico de sangre, a través del cual se evalúan los niveles de hormonas tiroideas (T4 y T3), los cuales se encontrarán más elevados de lo normal en cualquier caso de hipertiroidismo. En el caso del bocio multinodular, se hace necesario realizar una gammagrafía.

 

Tratamiento de las patologías asociadas a la tiroides

En el caso del hipertiroidismo, se hace uso de medicamentos antitiroideos, dentro de los que podemos mencionar: el propiltiouracilo y el metimazol. Además de propanolol, el cual actúa bloqueando los efectos del sistema nervioso autónomo. Y el yodo radiactivo el cual actúa destruyendo parte de la glándula tiroides, disminuyendo así la producción de hormonas tiroideas.

En el peor de los casos se puede recurrir a la cirugía, a través de la cual se puede extirpar toda la glándula o solo una parte de esta.En el caso del hipotiroidismo, se hace uso de medicamentos que incluyen hormona tiroidea sintética levotiroxina, el cual actúa restaurando a niveles normales la hormona. Este tratamiento es aplicado de por vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.