Síntomas de tétanos

By |

Introducción

Cuando hablamos del término tétanos, nos referimos a una enfermedad bacteriana grave que afecta principalmente el sistema nervioso, cuya consecuencia no es más que contracciones a nivel de los músculos que resultan muy dolorosas. Cabe destacar que, estás se presentan en la mayoría de los casos en la mandíbula y los músculos del cuello. Además este tipo de padecimiento puede afectar negativamente la capacidad de respirar, pudiendo llegar a causar la muerte. Es importante tener en cuenta que esta enfermedad es conocida también como «trismo».

Historia de tétanos

Esta enfermedad data del siglo V a.C, época en la que fue descrita por primera vez por Hipócrates. Cabe destacar que, Hipócrates observó los síntomas en un marinero y los describió como una hipercontracción de músculos esqueléticos. Posteriormente en el año 1889 un médico y bacteriólogo de origen japonés conocido como Kitasato Shibasaburo logró cultivar por primera vez el agente causal del tétano, conocido como Clostridium tetani.

Luego de aproximadamente 110 años se descubre la toxina del tétanos. Esta fue descubierta por Knud Faber en 1899. Cabe destacar que, a partir de este hallazgo se procedió al desarrollo exitoso de la vacuna. Recordemos que la primera inmunización masiva de tipo pasiva contra el bacilo ocurrió durante la Primera Guerra Mundial. Gracias a esta vacuna en países como Estados Unidos y otros desarrollados, la aparición de esta enfermedad se ha vuelto inusual, sin embargo en países en desarrollo aún sigue latente.

Aislamiento de Clostridium tetani

Es importante tener en cuenta que, este bacilo ha sido aislado en sitios como tierra de cultivo, tanto en heces como intestinos de animales como: caballos, ovejas, ganado bovino, ratas, perros, conejillos de indias y pollos, esto debido a que el produce esporas que se pueden hallar tanto en la tierra como en la superficie de la piel de animales y humanos, así como debajo de las uñas.

Síntomas de tétanos

Cabe destacar que, la sintomatología que se desarrolla con este padecimiento, puede aparecer o desarrollarse en cualquier momento, es decir, puede iniciarse a los pocos días del ingreso de la bacteria a través de una herida hasta varias semanas después. Recordemos que el período de incubación promedio va de siete a diez días. La sintomatología desarrollada es la siguiente:

  • Espasmos y rigidez a nivel de los músculos de la mandíbula (trismo), cuello y abdomen, los cuales resultan muy dolorosos y pueden durar apenas unos minutos. Cabe destacar que, estos se desarrollan a partir de situaciones como: corriente de aire, ruidos fuertes, roce físico o una luz.
  • Dificultad para tragar, esta se debe a la rigidez que se presenta a nivel de los músculos, principalmente los del cuello.

Además de estos síntomas, hay otros que resultan más comunes a otras enfermedades pero que igual se presentan en esta, como son: Fiebre, transpiración, presión arterial elevada, lo cual conlleva a un incremento de la frecuencia cardíaca.

Causas del tétanos

La principal causa de este padecimiento, son las esporas que libera la bacteria, las cuales al entrar en una herida profunda se convierten en bacteria, al mismo tiempo estas bacterias liberan una toxina conocida con el nombre de tetanospasmina, la cual actúa atacando los nervios que controlan los músculos, es decir, las neuronas motoras. Cabe destacar que, esta infección afecta principalmente a personas que nunca se hayan vacunado o que no se hayan aplicado los refuerzos regularmente.

Factores de riesgo del tétanos

Existen un conjunto de situaciones que incrementan las probabilidades de desarrollar tétanos, dentro de los que podemos mencionar:

  • El hecho de no vacunarse o no aplicarse los refuerzos contra el tétanos.
  • La exposición de una herida abierta y profunda a las esporas de Clostridium tetani, así como el hecho de pincharse con un objeto extraño como un clavo o una astilla.
  • Cabe destacar que, cuando se presenta una herida punzante provocada por: perforaciones corporales (piercings), tatuajes, uso de drogas intravenosas, así como las heridas de bala, fracturas abiertas, quemaduras, heridas de tipo quirúrgicas, mordeduras de animales o picaduras de insectos entre otras, están las condiciones dadas para el desarrollo de esta infección.

Complicaciones

Las complicaciones provocadas por el bacilo Clostridium tetani, son múltiples, sin embargo, a continuación describiremos las más frecuentes.

  • Fracturas: el origen de estas, se encuentra en la gravedad de los espasmos, lo cual puede generar ruptura a nivel de los huesos de la columna vertebral principalmente, aunque puede presentarse en otros lugares.
  • Obstrucción de una arteria pulmonar: esta complicación es mejor conocida como embolia pulmonar y se genera por el traslado de un coágulo desde un determinado lugar a otra parte del cuerpo, lo cual puede generar el bloqueo de la arteria principal del pulmón o alguna de sus ramificaciones.
  • Muerte: esta es la más grave de las complicaciones, y puede ser provocada por los graves espasmos musculares, producto del padecimiento, ya que estos pueden provocar interferencias en la respiración o su total suspensión, generando como consecuencia un paro cardíaco y la posterior muerte.

Prevención

La principal medida preventiva que se puede tomar para el desarrollo del tétanos, es la aplicación de una vacuna, la cual suele aplicarse por primera vez a los niños, en un coctel que incluye la de la difteria, el tétanos y la tos ferina acelular (DTaP).

Diagnóstico de tétanos

Para el diagnóstico de este padecimiento, el médico debe realizar una exploración física profunda, revisar la historia clínica así como la inmunización. Además debe observar y analizar los signos y síntomas que tiene el paciente. Cabe destacar que, para el diagnóstico de este padecimiento, los análisis de laboratorio resultan inútiles.

Tratamiento

Es importante tener en cuenta que, hasta la actualidad no se ha desarrollado ningún tratamiento que permita la cura del tétanos, sin embargo, se aplica un tratamiento de tipo sintomático, es decir, se utiliza para tratar las complicaciones hasta que desaparezcan los efectos de la toxina tétanos. Cabe destacar que, para que un paciente se cure totalmente, es necesario el desarrollo de nuevas terminaciones nerviosas, sin embargo para que esto ocurra, generalmente pueden pasar varios meses.

Cabe destacar que, para el tratamiento de las complicaciones se usan medicamentos como antibióticos, antitoxinas, sedantes y analgésicos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.