Síntomas de TDAH

By |

Introducción

Siempre resulta importante que, los padres observen y analicen de una forma detallada las conductas que desarrollan los más pequeños de la casa, bien sea dentro o fuera del hogar, esto con la finalidad de corregir todas aquellas conductas que resulten inadecuadas. Cabe destacar que las medidas correctivas no funcionan de la misma manera para todos los niños, en especial si estos padecen TDAH.

Recordemos que con las siglas TDAH (Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad), nos referimos a todo aquel trastorno de tipo neurobiológico que se presenta en la infancia y cuya consecuencia se refleja en un patrón de déficit de atención, hiperactividad y/o impulsividad, el cual en la mayoría de los casos se encuentra asociados con otros trastornos comórbidos.

Comorbilidades

Cabe destacar que, cuando hablamos de comorbilidad, nos referimos a todos los trastornos adicionales que se presentan junto con el TDAH, lo cual ocurre en el 70% de los casos de este padecimiento, de manera tal que quienes padecen de TDHA, tienen mayor probabilidad (6 a 7 veces más) de desarrollar otro trastorno, bien sea psiquiátrico o de aprendizaje.

Dentro de las comorbilidades más comunes tenemos: trastorno negativista desafiante y trastornos del sueño, los cuales representan el 50% de los casos, trastorno de conducta afecta al 40% de las personas con TDAH, trastorno de ansiedad representa el 30%, trastorno del ánimo (4% de los casos), tics (representa el 11%), trastorno del aprendizaje, así como trastorno del espectro autista, los cuales se presentan en el 28% de los afectados. Es importante tener en cuenta que todos estos trastornos tienen un impacto alto en la calidad de vida.

Es importante tener en cuenta que, siempre que estos trastornos estén presentes junto con el TDAH, se complica el diagnostico, lo cual provoca un empeoramiento en la evolución del padecimiento, disminuyendo así la respuesta al tratamiento.

Prevalencia del TDAH

Cuando hablamos de prevalencia, nos referimos a la frecuencia con la que se presenta un trastorno determinado en la población general. En el caso del TDAH, este se ha convertido en uno de los trastornos más prevalentes incluso por encima de la esquizofrenia o el trastorno bipolar. A nivel mundial este trastorno se presenta en el 5,29% de los niños en edad escolar, en Europa se presenta en el 5% de los niños con edades que van desde los 6 a los 17 años de edad.

Origen del TDAH

Como se trata de un trastorno muy complejo, no se puede establecer una única causa. Además este es considerado, como un trastorno de tipo heterogéneo que consta de diferentes subtipos, lo cual se debe a los diversos factores de riesgo o a las posibles combinaciones que se presentan entre estos. Dentro de los factores que se asocian con el TDAH tenemos los genéticos y ambientales, los cuales actúan durante las etapas prenatales, perinatales, y posnatales. Dentro de los ambientales podemos mencionar: los traumatismos craneoencefálicos durante la infancia, infecciones a nivel del sistema nervioso central, el nacimiento de bebés prematuros, la encefalopatía hipóxico-isquémica, el consumo por parte de la madre o del padre de drogas y alcohol durante el embarazo.

En cuanto a los factores genéticos, tenemos que científicamente se ha comprobado que este tipo de padecimiento tiene una heredabilidad del 76%.

Síntomas del TADH

Es importante tener en cuenta que, los síntomas varían de un niño a otro, es decir, los síntomas del TDAH no se presentan con la misma intensidad en todos los niños. Dentro de estos tenemos:

  • Falta de atención: Esta es una de las principales formas de presentación del TDAH, la cual se caracteriza por afectar principalmente a las niñas, y se manifiesta a través de una conducta asociada con el déficit de atención.
  • Hiperactividad/impulsividad: Se caracterizan por ser niños inquietos, movedizos, que sin importar el sitio donde se encuentren se comportan de forma inadecuada. Cabe destacar que, con estos niños curiosos, desafiantes y oposicionistas en muchas ocasiones, con lo cual resulta muy difícil ponerle límites así como crearles hábitos.
  • Déficit de atención combinado con hiperactividad/impulsividad: Esta es quizás la presentación del TDAH más complicada, ya que representa una combinación de las dos primeras, es decir, los individuos con este tipo de síntomas, se caracterizan por presentar déficit de atención, hiperactividad e impulsividad.

Diagnóstico del TDAH

Cabe destacar que, el diagnóstico de este tipo de padecimiento está basado en los criterios del médico y a medida que transcurre el tiempo varía. Cuando el paciente acude al médico, el diagnóstico se establece a través de: los criterios diagnósticos (de acuerdo a los conocimientos del médico), el método de evaluación (el cual va a variar dependiendo de la profundidad de los síntomas), el tipo de muestra, así como las características socioculturales de la población que se está evaluando.

Además deben ser evaluados los síntomas ya descritos, tomando en cuenta la edad, ya que mientras más temprano se detecte podrá ser tratada de una mejor manera, lo recomendable es antes de los 12 años, también es importante evaluar si interfieren significativamente en el rendimiento escolar, familiar o social del niño.

Desconocimiento del TDAH

Aunque este tipo de padecimiento cuenta con una alta frecuencia en la población general, el conocimiento que tienen estos de la existencia del TDAH resulta bastante escaso, alcanzando en España por ejemplo un 4 %, así como un 33 % señaló que este padecimiento es responsabilidad del entorno donde se desarrollan los niños. Cabe destacar que, al encontrarse la población desinformada sobre este padecimiento, esto genera consecuencias negativas sobre quien lo padece así como en los de su entorno, debido a las actitudes que tienen los otros hacia estas personas.

Recomendaciones para convivir con personas que padecen del TDAH

  • Es importante valorar todos los comportamientos positivos que tiene el niño, esto con la finalidad de reforzarle este tipo de conductas que a menudo pasan desapercibidas.
  • Llevarlo a instituciones o espacios en los que se trate a este tipo de personas, dentro de estos incluimos: colegios, profesores, actividades así como itinerarios especiales exclusivos para ellos.
  • Es importante que todo el entorno en el que se desarrolla el niño con TDAH, se documente, con la finalidad de disminuir los sentimientos de ignorancia y desorientación de quienes lo rodean.
  • Mostrarle al niño que debe internalizar el aprendizaje a través de la imaginación, repetición de instrucciones, pensar en voz alta entre otros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.