Saltar al contenido

Síntomas de la solitaria

Introducción

La solitaria es una lombriz llamada habitualmente como lombriz tenia. Esta se caracteriza por ser muy peculiar ya que es distinta a cualquier otra lombriz existente en la Tierra. Son planas y pueden llegar a medir más de cinco metros.

Estas lombrices suelen habitar en nuestro tubo digestivo, siempre que la misma haya sido ingerida o contraída de alguna forma u otra. Sin embargo, por más desagradable que pueda parecer, a pesar de los síntomas, no generan demasiados problemas.

Un poco más sobre la lombriz tenia

La lombriz solitaria es un parásito, y como todo parásito, el mismo necesita sobrevivir de otro organismo, lo que hace que sean catalogados como huéspedes por vivir dentro de otro organismo para poder alimentarse. Estos van adquiriendo una serie de nutrientes de su hogar temporal, lo que va generando que estos nutrientes sean privados de su verdadero portador. Es decir, explicado de otro modo, la solitaria comienza a quitarle propiedades y nutrientes al organismo que está habitando.

Una vez que la lombriz entre al organismo nuevo que está habitando, la misma busca adquirirse a la parte interna de los intestinos por medio de su cabeza, y de este modo comienza a alimentarse del mismo. Mientras más alimentos va consumiendo el organismo que está siendo habitado por la lombriz, más alimentos consumirá la misma e irá creciendo.

Este parásito va creciendo gracias a diversos segmentos, en donde cada segmento se puede ir reproduciendo gracias a miles y miles de huevos. Decíamos que puede adquirir un gran tamaño gracias a todos los segmentos que es capaz de ir generando y para ser más específicos que al comienzo del artículo, decimos que la solitaria puede ser capaz de crecer hasta veinticinco metros de largo y mantenerse con vida hasta más de treinta años.

El modo de crecimiento de estas lombrices es a partir de sus cabezas, creciendo de este modo y empujando los segmentos viejos hacia atrás, quedando hasta el final. Es de este modo que se van desprendiendo por las heces de los organismos que las contienen.

Una vez que las lombrices o los huevos de las mismas van saliendo del organismo, deberían tomarse medidas higiénicas muy fuertes ya que si quedan en alguna zona común, al quedar vivas, pueden atacar a otro huésped y comenzar nuevamente su reproducción.

¿Cuáles son las causas de la solitaria?

Como ya hemos mencionado, la solitaria surge tras consumir ciertos alimentos que se encuentren contaminados. Es decir, una vez que un individuo consume un alimento o ingiera alguna bebida que contenga los huevos de la lombriz, automáticamente el parásito está ingresando en el organismo del afectado.

Estos alimentos se ven infectados a través de las manos sucias de quienes ya portan la lombriz, y estas manos pueden estar contaminadas por sus heces. Dicho de otro modo, una vez que la persona que tenga la lombriz y no se lave bien las manos en todo momento, es capaz de infectar un sinfín de alimentos y de contaminar de cualquier bebida, ya que se requiere de ciertas medidas higiénicas para evitar la infección.

Por otro lado, no sólo se contagia a través de la boca, sino también por utilizar un baño que esté infectado con los huevos de la lombriz, ya que la materia fecal infectada se mantiene en el inodoro o se transporta hacia el lavamanos a través de manos infectadas. Y si esto no se mantiene limpio, los huevos de las lombrices entran al organismo de forma automática.

Es de suma importancia que las personas laven sus manos luego de usar el baño, ya que los huevos de las lombrices se pueden quedar en diversas superficies, como ventanas, pomos de las puertas, lavamanos y cubiertos, por lo que la higiene es un punto fundamental para detener las causas de la solitaria.

Por otro lado, otra de las causas es no cocer bien los alimentos, ya que las lombrices pueden estar en carne de pescado o de cerdo, y si la misma no se cocina lo suficiente, los huevos no se podrán matar y entrarán en el organismo de cualquier persona que las consuma.

Síntomas de la solitaria

Como decíamos más arriba, la solitaria puede durar años en el organismo de una persona y no hacer ningún ruido, por lo que se dice que puede ser asintomática según sea la lombriz que se encuentre en tu organismo. En el caso de los niños, la mayoría de ellos no se quejan de ningún síntoma sino ya de un par de años, cuando la lombriz ya está de gran tamaño. Sin embargo, algunas personas no corren con la suerte de no presentar síntomas.

Los síntomas comunes de la solitaria son los siguientes:

Náuseas

Las náuseas pueden ocurrir de forma repentina, aún si no se está consumiendo ningún alimento. Este síntoma ocurre de forma común cuando la lombriz ya está pasando el medio metro de largo.

Diarrea

Al tratarse de una lombriz que se encuentra en el intestino, esto quiere decir que afecta de forma directa lo que son las heces, generando diarrea de forma regular. En ocasiones, en las heces pueden observarse restos de la solitaria.

Dolor abdominal

Aunado a la diarrea, el dolor abdominal ataca en ciertas ocasiones, tal vez combinado con el malestar estomacal que ocurre de forma habitual.

Pérdida de peso

Si combinamos las náuseas con la diarrea, esto genera uno de los síntomas habituales de la solitaria: la pérdida de peso. Sin embargo, esto no se debe sólo a esto, sino también por el hecho de que la lombriz va consumiendo todos los nutrientes de los alimentos ingeridos por el individuo afectado.

¿Qué es la cisticercosis?

La solitaria del cerdo es aquella que ataca diversas zonas del organismo, sobretodo porque la misma puede eclosionar dentro del organismo afectado, lo que genera que la misma se vaya convirtiendo en diversas larvas dentro del intestino.

Estas larvas logran atravesar las paredes del intestino y pasar a formar parte del torrente sanguíneo, lo que quiere decir que se pueden trasladar a cualquier zona del organismo, en donde las partes más comunes son los ojos, los músculos y el cerebro, formando quistes. Esta enfermedad se denomina cisticercosis.

Por lo general, no ocurre en grandes medidas, por lo que no se cataloga como una enfermedad frecuente, pero sí es capaz de atacar a un gran número de personas alrededor de todo el mundo.

La cisticercosis presenta ciertos síntomas que ayudan a que se pueda diagnosticar de forma rápida. Estos síntomas son los siguientes:

  1. Diversos bultos que se forman debajo de la piel en ciertas zonas.
  2. Cuando los quistes se forman en el cerebro, el individuo puede presentar convulsiones severas.
  3. Cuando los quistes se forman en los ojos, la vista comienza a tener problemas.
  4. Cuando los quistes se forman en el corazón, los latidos se van sintiendo anormales, pudiendo estar demasiado lentos, o demasiado rápidos.
  5. Si los quistes de forman en la columna vertebral, se producen leves problemas para caminar y cierta debilidad en el cuerpo que impide un buen movimiento.

Esto ocurre siempre que un individuo consume carne de cerdo que se encuentre contaminada y no se haya cocido de forma correcta, por lo que los huevos no se han muerto y comienzan un paseo por el huésped de turno.

¿Cuándo es necesario llamar al médico?

La solitaria es capaz de atacar a cualquier persona, por lo que tanto niños como a adultos, incluyendo embarazadas, pueden tener en su interior esta gran lombriz. Sin embargo, a pesar de ser algo común, es importante visitar al médico siempre que se encuentren rastros de la lombriz en las heces, ya que la infección podría estar avanzada.

Por otro lado, visita al médico cuando consigas que en tu cuerpo están ocurriendo cosas extrañas o se forman bultos debajo de la piel, o dolores de cabeza. Si se vuelve más grave, y existe imposibilidad para moverse, debe visitar rápidamente el hospital, ya que se puede estar sufriendo de cisticercosis.

Cuando llegues al médico, el mismo buscará realizar un diagnóstico, que por lo general comienza con una prueba del material fecal que deberás llevar contigo para observar si se ven segmentos de la solitaria en él. Las pruebas deberán ser varias, para poder observar bien si la lombriz está en el intestino. Es decir, se le tiene que monitorear ya que no siempre surgen estos fragmentos en todos los materiales fecales.

Por lo general, las infecciones que ocurren por la lombriz solitaria no suelen ser demasiado graves, y se curan fácilmente. Sin embargo, es necesario observar bien de qué tamaño está la lombriz, ya que aquellas que cuentan con un gran tamaño son capaces de obstruir los intestinos y el apéndice, lo que acabaría en una apendicitis o en afecciones mucho más desagradables y difíciles de tratar.

Si se cree que pueda existir una cisticercosis el problema se vuelve mayor y el médico deberá realizar una tomografía computarizada al individuo, o una resonancia magnética para buscar los quistes que podrían formarse.

¿Cómo se debe tratar la solitaria?

Tratar la lombriz tenia no es difícil, tan sólo es necesario prestar atención a los síntomas y a la presentación en la cual esté la lombriz, ya que puede estar en estado adulto, en larva o mixto.

Si se trata de una lombriz solitaria adulta se deben recetar ciertos antiparasitarios, con el fin de que el mismo sirva de ayuda para expulsar todos los segmentos del parásito de forma inmediata. En las farmacias suelen venderse con la prescripción médica y vienen en diversas presentaciones, bien sea en pastillas o en jarabes. Sin embargo, no es suficiente tan sólo una toma de estos medicamentos, ya que la cabeza del parásito suele estar demasiado adherida en el intestino y es necesario repetir la dosis después del tiempo dictado por el médico.

Si por el contrario estamos hablando de larvas, es importante tener en cuenta que en este caso es un poco más difícil ya que las larvas pueden llegar hasta el torrente sanguíneo, además de que su muerte produce una inflamación severa a nivel cerebral. Esto quiere decir que debe tratarse rápidamente y con altas dosis de antiparasitarios, de modo que el sistema nervioso central pueda recuperarse gracias a glucocorticoides a la par de los demás medicamentos para expulsar las larvas.

Es importante tener en cuenta que el tratamiento debe llevarse a cabo siempre bajo supervisión médica, sobretodo cuando se desea repetir las dosis y en qué cantidades hacerlo. Además, lo imprescindible es llegar a la causa principal del problema y deshacerse de la misma para evitar un nuevo contagio. Por último, es importante que todas las personas cercanas al individuo que tenga la infección por solitaria, se dirijan al médico y se les establezca un tratamiento preventivo para las lombrices.

¿La solitaria se puede prevenir?

¡Por supuesto! Si bien este es un mal que afecta a cualquier persona, al tratarse desde la raíz del problema se puede prevenir. A continuación les dejamos las siguientes recomendaciones a tomar en cuenta para prevenir la solitaria:

  1. Mantén tus manos limpias en todo momento, preferiblemente utilizando un jabón antibacterial y agua caliente, con el fin de que ninguna bacteria quede almacenada en tus dedos. Frota bien debajo de tus uñas y aplica la misma limpieza en todos los integrantes de tu familia.
  2. si vas a cocinar carne, hazlo luego de que la misma haya sido congelada por, al menos, veinticuatro horas. De este modo los huevos de la lombriz podrán ser eliminados.
  3. Una vez que la vayas a cocinar, hazlo por completo y hasta que el jugo que suelte sea transparente y para nada rojo. Procura que su centro no esté crudo, sino bien cocido.
  4. Si lo que vas a cocinar será pescado, haz lo mismo a la hora de cocinarlo y nada de dejarlo semicrudo, es importante que esté todo blanco y sea fácil al desmenuzarlo.
  5. Lava muy bien todas las frutas, verduras y hortalizas que vayas a consumir, de preferencia con agua caliente y un chorro de vinagre. Esto evitará que los huevos de la lombriz permanezcan vivos.
  6. Bebe agua que haya sido hervida antes o agua embotellada. Si vas a tomar alguna bebida desde la lata, debes lavar la misma muy bien para evitar el contagio con posibles huevos de lombriz.