Síntomas de la sinusitis

By |

Introducción

Hoy en día, es muy común observar cómo muchas personas cuentan con problemas a la altura de sus fosas nasales, peculiarmente aquellas que se la mantienen con alergias durante todo el día. Esto puede deberse a un sinfín de situaciones que pueden ocasiones los síntomas, en donde la sinusitis tiende a ser una de las causas principales. Estamos hablando de una enfermedad común, que es capaz de afectar a un gran número de personas, incluyendo niños, jóvenes y adultos mayores.

La sinusitis, para explicarlo de un modo más sencillo, es una enfermedad que surge tras la inflamación de los senos paranasales, lo que puede surgir, a su vez, por diversos agentes patógenos que se encuentren en superficies, en el medio ambiente o en cualquier otro lugar que pueda estar en contacto con el cuerpo humano. Estos agentes patógenos pueden hongos, virus, bacterias, entre otros.

Lo que hemos nombrado como senos paranasales, son huecos que se encuentran llenos de aire en todo momento y que se encuentran en la zona frontal de nuestro rostro; estos senos se dividen en diferentes tipos, aquellos que se encuentra encima de la nariz, específicamente en la frente, denominados senos frontales, aquellos que se encuentra en los laterales de la nariz, específicamente entre los huesos, denominados senos etmoidales, y aquellos que se encuentra en las mejillas, peculiarmente, denominados senos maxilares. A través de estos senos paranasales debe entrar aire de forma constante y sin problema, excepto cuando existe una inflamación en los mismos y surge lo que es la sinusitis, en la cual estos senos se bloquean de forma parcial o total, y comienzan a surgir diversas molestias de las cuales hablaremos más adelante.

De forma más médica, la sinusitis se trata de una infección de diversos tipos, dependiendo del agente causal, que afecta especialmente la membrana mucosa que ayuda a proteger la nariz y los senos paranasales. Cuando el moco sale de estos senos, el aire puede pasar de forma sencilla y seguir de forma continua sin problemas; sin embargo, cuando ocurre la sinusitis, puede ocurrir que todos los pelos que filtran el aire nasal que se inspira de forma frecuente, no ayude a eliminar la mucosidad, lo que causa entonces que los huecos se llenen de moco y el aire no logre pasar.

Como decíamos, esto tiende a ser más común de lo que puedes imaginar, y si bien no se trata de una enfermedad peligrosa que pone en riesgo la vida del afectado, en el caso de los niños y adulto mayores es importante tener en cuenta la opinión de un médico antes de que los síntomas puedan empeorar.

Causas de la sinusitis

Como ya habíamos mencionado, la sinusitis tiende a ser una infección causada por agentes patógenos externos de diferentes tipos, por lo que estos suelen ser las causas principales de la enfermedad. Cuando hablamos de sinusitis común, hablamos de un exceso de mucosidad en la zona y de un bloqueo parcial o total de los senos paranasales, lo que al mismo tiempo causa que el agente causal comience a reproducirse fácilmente, sin parar. Ahora bien, para entender qué causa precisamente la segregación de moco en estos casos, lo que acaba en el taponamiento, a continuación dejamos las posibles causas:

  1. Cilios. Los cilios son vellos que se consiguen en las zonas internas de los senos paranasales, lo que no cumple su función de sacar el moco debido a la infección.
  2. Espolón óseo nasal. El hecho de contar con el tabique desviado o con cualquier tipo de pólipo nasal, es razón suficiente para que el moco se mantenga atrapado en el sitio y los oficios nasales se tapen.
  3. Alergias y resfriados. Si cuentas con resfriados comunes y alergias frecuentes, esto es razón suficiente para desarrollar la inflamación de la membrana mucosa que recubre la nariz y los senos paranasales, lo que causa la sinusitis.

Por otro lado, existen algunos factores de riesgo que aumentan en gran medida las probabilidades de desarrollar una sinusitis, dentro de los cuales destacan los siguientes:

  1. Ciertas enfermedades y patologías. Cualquier persona que cuente con fibrosis quística, rinitis alérgica, un sistema inmunológico débil, hipertrofia de adenoides, entre otros, tiene alto índice de riesgo en cuanto a sufrir sinusitis se refiere.
  2. Someterse a fuerzas como la gravedad y la presión. El hecho de volar, bucear en profundidad, realizar montañismo y cualquier otra actividad que vaya en contra de la gravedad, son factores principales ante el desarrollo de una sinusitis.
  3. Tener el tabique desviado. Fumar, mantenerse expuesto ante humos dañinos y contar con catarros agudos y frecuentes, son otros factores importantes a tomar en cuenta.

Síntomas de la sinusitis

Ahora bien, al tratarse esta de una condición que afecta directamente las fosas nasales y toda la zona que recibe aire de forma principal, para llevarlo a nuestros pulmones, sobretodo partiendo de una infección de diversos tipos, estamos hablando de una enfermedad que causa una serie de síntomas molestos que pueden durar suficiente tiempo para disminuir la calidad de vida de cualquier individuo.

Los síntomas que tiende a causar la sinusitis, son síntomas incómodos, que se hacen notar a simple vista por cualquiera, lo que a su vez ayuda al diagnóstico. Si bien los signos dependen básicamente de la intensidad de la infección, los mismos de igual forma tienden a variar de un individuo afectado a otro, aunque si bien surgen la mayoría de los que vamos a nombrar a continuación, puede que su intensidad y duración, varíe en gran medida.

Como decíamos, es importante tener en cuenta que los síntomas en los niños y adultos mayores deben presentar una mayor atención a la normal, ya que dependiendo de esto se pueden presentar complicaciones importantes.

Los principales síntomas de la sinusitis, son los siguientes:

Dolor y presión

Una vez que los senos paranasales se inflaman, comienza un dolor agudo e intermitente en toda la zona del rostro, incluyendo la zona detrás de los ojos y la zona de las mejillas (maxilofacial). Esto se acompaña con una presión frecuente en toda la zona.

Secreción y congestión nasal

Una vez que la infección comienza, es normal observar como la nariz comienza a mostrar secreciones acumuladas y la congestión no tarda en aparecer, por lo que respirar por la nariz se dificulta en gran medida. Este tiende a ser un síntoma muy particular de la sinusitis, pero puede ser confundido con gripes o resfriados comunes.

Pérdida del sentido del olfato

Al tratarse de una enfermedad que obstruye los conductos nasales, esto genera una respuesta automática de pérdida del sentido, por lo que no se pueden sentir los olores de forma común. Este síntoma suele detenerse una vez que la inflamación va cediendo.

Fatiga y malestar general

Como en cualquier ocasión en la cual surgen enfermedades que tienen que ver con mucosidades y poca respiración, similares a una gripe común, en el caso de la sinusitis también surge lo que se observa como un malestar general que a su vez causa fatiga y debilidad.

Dolor de cabeza

El dolor de cabeza es otro de los principales síntomas de la sinusitis, sobretodo porque tiende a generarse cierta presión en esta área debido al seno nasal ubicado en la frente que suele obstruirse.

Fiebre

La fiebre, como en cualquier infección, tiende a ser la protagonista principal de la sinusitis, sobretodo cuando se trata de un agente causal bacteriano que tarda más de lo normal en irse. Es importante mantener la temperatura corporal a raya en todo momento.

Dolor de garganta y goteo entre la nariz y la faringe

El dolor de garganta no suele surgir en todos los casos, pero sí en una gran mayoría de ellas, así como un goteo que va desde la nariz, hasta la faringe. Este síntoma tiende a ser uno de los más incómodos, sobretodo durante la noche.

Tos

La tos es un síntoma que no se observa demasiado cuando existe sinusitis, al menos no de día, ya que la misma suele empeorar el horas de la noche, generando insomnio.

Cuando hablamos de sinusitis en los niños, incluso si hablamos de bebés, los síntomas suelen ser más complicados de entender, ya que estos al ser tan pequeños no cuentan con la posibilidad de informar sobre lo que están sintiendo. Sin embargo, dentro de los principales síntomas de la sinusitis en los niños, la secreción nasal es el primero, seguido de mucha irritabilidad y la famosa fiebre. Además, puede presentar dificultad para respirar y alimentare, por lo que es importante tener esto presente.

Tipos de sinusitis

Si bien esto es tarea del especialista, es importante conocer y saber reconocer los tipos de sinusitis que existen, con el fin de que puedas adelantar la mitad de tu diagnóstico por ti mismo. Sin embargo, esto no quiere decir que debas automedicarte por creer saber qué es lo que te está afectando, tan sólo puedes tomarlo como una referencia y consultar con el médico en todo momento. Los principales tipos de sinusitis, son los siguientes:

  1. Sinusitis viral. Este es el tipo de sinusitis más popular y frecuente de todos, afectando a un gran número de individuos sanos en cualquier parte del mundo, englobando a más de un 76% de la población. Por lo general, esta sinusitis es aquella que ocurre cuando una persona se enferma con cualquier tipo de virus y surge una enfermedad común, como un resfriado, cuyo síntoma principal tiende a ser la expulsión de una mucosidad nasal cuyo color varía entre lo transparente, lo amarillento y lo verdoso. Los síntomas no suelen ser tan fuertes y la fiebre no se eleva más allá de los 38º C.
  2. Sinusitis alérgica. La sinusitis alérgica es aquella que se asemeja en gran medida a la sinusitis anterior, con la diferencia de que esta tiende a ocurrir tras haberse desarrollado una rinitis alérgica. Además, también suele ser común en situaciones en las cuales se expone el organismo a circunstancias que ayudan al desarrollo de la mucosidad, como demasiado frío, ropa guardada con olor a viejo, libros antiguos, un ambiente seco y estar cerca de personas que se encuentren estornudando de forma frecuente.
  3. Sinusitis bacteriana. Esta es aquella sinusitis que no suele ocurrir en demasiadas ocasiones, y apenas alcanza una pequeña porción de la población mundial. Es aquella que surge tras una infección bacteriana y tiende a causar fiebre más alta de lo normal (+39º C). Además, ocasiona también fuertes dolores en la zona del rostro y una mucosidad espesa cuyo color se observa verdoso y marrón, además de que su olor es muy fuerte y concentrado.
  4. Sinusitis fúngica. Este es aquel tipo de sinusitis que surge tras el contacto con algún hongo, y suele diagnosticarse tras no mejorarse aún con tratamiento. En algunos casos, los síntomas suelen aparecer en una sola región del rostro y no tiende a causar secreciones o síntomas similares a una gripe.

Diagnóstico y tratamiento

Una vez que una persona comienza a sentir los síntomas durante más de dos días, debe considerar visitar a un especialista con el fin de que el mismo le ayude a identificar su problema y establecer el tratamiento correcto. Es importante que el médico estudie los síntomas y realice un chequeo físico exploratorio mediante el cual realiza una rinoscopia, la cual consiste en una endoscopia nasal que ayuda a observar de cerca los senos paranasales, gracias a un tubo delgado que se introduce a través de la nariz.

Además de esto, se establece también la realización de una tomografía computarizada (TC), la cual es aquella que ayuda a observar con más detalles los tejidos y los huesos del rostro, enfocándose directamente en las aberturas paranasales. Por otro lado, de ser necesario, se establece la realización de una resonancia magnética, con el fin de descartar o confirmar la presencia de tumores o infección en la zona de los senos paranasales. Una transiluminación puede también ayudar en un diagnóstico más simple.

Una vez que se haya diagnosticado la sinusitis, es necesario establecer un tratamiento que ayude a calmar los síntomas. De forma común, se establece la receta de antibióticos que ayuden a calmar los síntomas y acabar con algunos agentes causales, como las bacterias. De ser otro el caso, se establece un tipo de tratamiento antiviral que elimine la causa principal de la sinusitis. Si se trata de un agente causal micótico, entonces se hace uso de un antimicótico. Además, el uso de aerosoles nasales que contengan esteroides ayuda en gran medida a reducir la inflamación y los dolores en la zona del rostro. Si nada de esto funciona, se considera la realización de una cirugía en la cual se ensanchen las aberturas y esto ayude a drenar todo lo que se encuentra en los senos paranasales.

Además de todo lo anterior, es importante que el paciente ponga de su parte y se cuide de forma precisa. Es importante que se infieran muchos líquidos con el fin de diluir las secreciones, se inhale vapor de dos a cuatro veces en el día, ya que esto es maravilloso para dilatar los senos paranasales y así ayudar a expulsar la mucosidad adherida. Los paños calientes en la cara son también de mucha ayuda. Aléjate de olores fuertes, no fumes y no te encuentres en lugares demasiado fríos o demasiado cálidos.

Prevención

La mejor forma de evitar la sinusitis, es manteniendo a raya cualquier tipo de resfriado o gripe que exista, ya que de este modo tus senos paranasales no se verán en la obligación de inflamarse. Además, puedes consumir muchas frutas y verduras, además de alimentos que contengan una gran cantidad de nutrientes, con el fin de que tu sistema inmune se mantenga siempre funcionando y protegiéndote de agentes patógenos externos.

Evita cualquier tipo de humo u olor fuerte, tampoco te mantengas en lugares cerrados con demasiadas personas o calor, no dejes de beber agua en grandes cantidades y evita el polvo. Estar al aire libre siempre te ayudará a respirar mejor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.