Saltar al contenido

Síntomas del síndrome de Raynaud

El síndrome de Raynaud es un mal poco común, pero con síntomas muy particulares y cuando aparece puede provocar no solo dolor, también entumecimiento e hinchazón en dedos, manos y pies.

Entre otros síntomas, este síndrome afecta en primer lugar los vasos sanguíneos, por esa razón se le considera un vaspoespasmo.

La irrigación sanguínea no se da de forma normal en las extremidades lo cual puede afectar incluso la piel y tejidos provocando en los casos más graves heridas e incluso muerte del tejido, lo cual conlleva a otras complicaciones.

En algunos casos este síndrome también puede afectar otras partes del cuerpo como nariz, lengua y zonas donde la luz solar no llega.

síndrome de Raynaud

Tipos de síndrome de Raynaud

Antes de pasar a mencionar los síntomas hay que explicar los dos tipos de síndrome de Raynaud que existen, no hay mucha diferencia, pero es igual de importante hacer énfasis en ellas.

Síndrome de Raynaud Primario

En primer lugar es el que se presenta con más frecuencia, no deriva de otras enfermedades, se le solía llamar antes “enfermedad de Raynaud“, suele aparecer de forma asintomática, al menos al principio.

Síndrome de Raynaud Secundario

Este tipo sí está relacionado estrechamente a otras enfermedades, especialmente enfermedades mentales.

Aquellas enfermedades que afectan directamente el tejido conectivo, hay muchos males que provocan esto, también hay que mencionar que el humo del cigarro también influye, la nicotina es considerada como un factor de riesgo y que hace más propensa a las personas a padecer de este síndrome.

Principales síntomas del síndrome de Raynaud

  • Los dedos de las manos empiezan a tornarse pálidos, las palmas también.

Con el tiempo ese color pasa a tornarse morado o azul hasta finalmente enrojecerse, en el primer tipo esto ocurre en ambas manos, en el segundo tipo suele afectar solo a una.

  • Existe la llamada fase de “cianosis” y es cuando la persona siente dolor y calambres en las manos y dedos, es más frecuente en el segundo tipo de Raynaud.
  • La fase que le sigue es “hiperemia“, aquí pueden aparecer edemas, escozor y sobre todo una sensación de ardor en la piel.

En el segundo tipo de síndrome de Raynaud los síntomas son más dolorosos y puede haber también lesiones, heridas e incluso necrosis que es la muerte del tejido.

Este síndrome es mucho más común en personas que viven en lugares donde predominan los climas fríos, también hay una mayor incidencia registrada en mujeres y en general, este síndrome se diagnostica a personas entre 30 a 40 años, aunque puede aparecer en niños en algunos casos.

síndrome de Raynaud síntomas

Causas del síndrome de Raynaud

Para hablar de las causas, también hay que remitirnos a los tipos.

  • El síndrome de Raynaud primario al no estar vinculada a ninguna enfermedad, no es posible determinar una causa concreta.

Recordemos que la mitad de los casos son de este tipo, aunque sí puede ir de la mano con algunas dolencias como dolores de cabeza.

También está la angina de pecho vasoespástica; por otro lado si bien es cierto es lo recomendable acudir al médico si se nota un síntoma, generalmente este tipo desaparece por sí solo.

No quiere decir que siempre ocurra, ya que en algunos casos puede continuar y agudizarse, pero son cosas a tener en cuenta por lo que reiteramos que el médico es quien debe hacer el chequeo respectivo.

  • El síndrome de Raynaud Secundario por otro lado, sí puede tener causas que son posibles detectar.

Padecer de lupus, artritis reumatoide, esclerodermia y otras enfermedades suelen desencadenar este síndrome.

Hay otras enfermedades a las cuales se le vincula como la enfermedad de Buerguer, la hipertensión pulmonar, el famoso síndrome del túnel Carpiano también pueden provocar este síndrome.

Estamos hablando del segundo tipo de Raynaud por lo que son casos delicados y requieren de un tratamiento más meticuloso.

Hay que recordar que los factores de riesgo incrementan la probabilidad de padecer este síndrome, mencionamos algunos antes y son los climas fríos, también hay un factor genético, si hay personas en la familia que han padecido esta enfermedad, la probabilidad es mayor.

Realizar acciones repetitivas con las manos como el usar el ratón del ordenador por mucho tiempo, puede provocar el desarrollo de este síndrome y más si se hace en una posición incómoda o incorrecta.

Tratamientos

Los primeros cuidados para el síndrome de Raynaud es evitar permanecer en lugares fríos, el paciente debe cambiar ciertos hábitos en caso de tenerlos como es el fumar o beber café.

Existen medicamentos que también deben evitarse, son muchos y cada persona responde diferente a cada uno por lo que el médico es quien debe indicar el retiro de ciertos fármacos de ser necesario.

Los lugares donde el clima es más cálido y soleado son ideales para la recuperación, al igual que actividades fisioterapéuticas enfocadas a los dedos de las manos.

Realizar movimientos con los dedos como una forma de darles flexibilidad, ejercitarlos y estimular la circulación sanguínea también ayuda a la recuperación.

Existen fármacos que bloquean los canales de calcio vasodilatadores, de ser necesario el médico puede indicar estos medicamentos que también pueden venir en presentaciones de ungüento o cremas.

Algunos casos severos que no responden a los tratamientos mencionados, pueden aplicar para lo que se llama “simpatectomía digital“.

Es una intervención quirúrgica necesaria y que busca destruir nervios, la idea es bloquear la llegada de sangre para evitar que el cuadro empeore.

síndrome de Raynaud tratamiento

Prevención

El síndrome de Raynaud se puede prevenir, al menos reducir las probabilidades de padecerlo realizando actividades como las siguientes:

  • Es bueno sumergir las manos y pies en agua tibia, si la persona vive en lugares fríos sobre todo.
  • A su vez la práctica de deporte y ejercicios ayudan mucho, estimular la circulación sanguínea es una excelente forma de prevención.
  • La hidratación de la piel también es recomendable, usando cremas y jabones espumosos y suaves.
  • Hay que evitar sumergir las manos en agua fría por mucho tiempo.

Sobre todo al momento de lavar ropa, fregar platos, en todo caso es bueno usar guantes adecuados para dichas tareas.

  • Hay que cuidar las uñas, al cortarlas y al mismo tiempo usar lociones que permitan hidratarlas y sobre todo mantener las cutículas saludables.
  • Es importante evitar actividades que impliquen la presión en manos y dedos, repetir movimientos que fuercen las articulaciones.