Saltar al contenido

Síntomas del sarampión

sarampión

El sarampión es una enfermedad viral que tiene un alto nivel de contagio, esa es una de las razones por las cuales hay campañas de vacunación constantemente en varios países del mundo.

Es fácil de detectar, los más propensos a padecerla son los niños y bebés, de detectarse a tiempo se puede tratar, de ser así no debería presentar complicaciones, sin embargo de no atenderse a tiempo sí podría ser peligroso.

Las personas más propensas a padecer de sarampión son bebés de 12 meses en adelante y niños hasta los 4 años, puede presentarse en jóvenes y adultos sobre todo si nunca han sido vacunados.

Hay que señalar que cuando la persona supera el sarampión, su organismo produce anticuerpos por lo que queda inmunizada de por vida, pero siempre hay que prevenir pues puede tener ciertas complicaciones.

sarampión

Síntomas del sarampión

El sarampión se caracteriza por presentar síntomas en la piel, aunque no se limita solo a manifestarse a través de erupciones y manchas cutáneas.

Esta enfermedad tiene un periodo de incubación de entre 7 a 14 días luego de haber estado en contacto con una persona infectada.

Una vez pasado dicho periodo de incubación se pueden ver los siguientes síntomas:

  • Fiebre alta.
  • Enrojecimiento de ojos que puede estar acompañado por lagrimeos.
  • Manchas de Koplik: son unas manchas que aparecen en la cavidad bucal.

Dichas manchas tienen la apariencia de puntos blancos con bordes rojos e hinchazón, también se caracterizan por aparecer a los 4 días de aparecer los primeros síntomas.

  • Luego de aparecer las manchas de Koplik, tras 3 días en promedio, aparecen exantemas, son manchas rojas en varias zonas de la cara.

En principio puede aparecer cerca de las orejas, también se ven en el cuello, incluso extenderse a otras partes del cuerpo como espalda, pecho y extremidades.

Es importante prestar atención a las manchas de Koplik ya que es durante la aparición de estas manchas que la fiebre empieza a agudizarse.

  • Malestar general, dolor en el cuerpo.
  • En varios casos puede haber sensibilidad a la luz.
  • También pueden haber casos en los que la persona puede tener diarrea, náuseas y vómitos.

síntomas de sarampión

Causas del sarampión

El sarampión como vimos antes, es una enfermedad viral y que se contagia al estar expuesto a personas infectadas con el virus.

Estar cerca de una persona con el virus del sarampión y que tose o estornuda, hace que los fluidos o gotas de la saliva y mucosidades que salen expulsadas al aire ingresen al organismo de la persona sana.

Si una persona ha tenido ya antes sarampión o si está vacunada, no desarrollará la enfermedad.

Por el contrario, si nunca la ha tenido y no ha sido vacunada, las probabilidades de contagiarse con muy altas, sobre todo esto se da en escuelas, hospitales y espacios públicos donde hay niños infectados.

Cuál es el tratamiento para el sarampión

Un tratamiento como tal para el sarampión no existe, se puede combatir los síntomas en función a cómo responda cada paciente.

Lo más común es que para la fiebre se suministre antitérmicos para bajar la temperatura, también puede indicarse otros fármacos como ibuprofeno y paracetamol.

También se debe hidratar al paciente, esto bajo la supervisión de un médico.

Existen casos en los que el paciente puede desarrollar una infección bacteriana, de ser así se usa antibióticos ya que existe el riesgo de padecer un cuadro de neumonía.

Descansar y aislarse es otra medida a tomar, así se evita que la persona contagie a más y el reposo es importante para la recuperación.

tratamientos sarampión

Prevención de la enfermedad

Como vemos, esta enfermedad no tiene tratamiento, pero sí se puede prevenir y es mediante la vacuna.

Dicha vacuna proporciona al organismo los anticuerpos para combatir al virus en caso de verse expuesto a personas contagiadas.

La vacuna usada en la mayoría de países se llama “la triple vírica“, esta vacuna previene contagiarse no solo del sarampión, también de enfermedades como la rubéola y la papera.

Hay un calendario de vacunación para bebés y niños, se debe seguir al pie de la letra ya que pasar por alto esta vacuna puede dar pie a rebrotes.

Complicaciones que puede provocar el sarampión

Si no se trata a tiempo o bien, si el tratamiento no es efectivo para el paciente, puede haber ciertas complicaciones a la salud.

Entre las más comunes son la otitis en niños, hay casos graves en los que se puede manifestar un cuadro de neumonía con desenlace mortal.

Existen pacientes que pueden tener secuelas a nivel neurológico y que provocan entre otras cosas, ceguera y cuadros convulsivos.

En niños que padecen tuberculosis, el sarampión puede agudizar el cuadro provocando una infección bacteriana y que si no se logra revertir puede llevar a la muerte.

En ese sentido, hay que prestar mucha atención a la temperatura, si el niño tiene una fiebre continua y que no baja, es posible que haya complicaciones.

Existe una enfermedad de tipo degenerativo que es posible desarrollar a consecuencia del sarampión, se trata de la “panencefalitis esclerosante subaguda“, es una enfermedad que afecta directamente al cerebro y que a largo plazo puede provocar daños dificultando a la persona en el proceso de aprendizaje, también provoca convulsiones.

El Pronóstico para los pacientes

Para terminar, existen casos de sarampión en niños que sin recibir tratamiento pueden curarse, aunque es sumamente importante tratar la fiebre.

En dichos casos el pronóstico de recuperación es bueno, pero tomando en cuenta a las personas con el sistema inmune débil, es posible que haya alguna complicación como las que mencionamos hace un momento.

Si bien es cierto, los pacientes que reciben tratamiento a tiempo, pueden superar la enfermedad generalmente luego de dos semanas.

A pesar de esto, el sarampión tiene índices altos de mortalidad en países en vías de desarrollo y donde hay rebrotes constantes.