Saltar al contenido

Síntomas de un ataque de pánico

ataque de pánico

Un ataque de pánico es un episodio en el que se llega a sentir un miedo exacerbado a algo o alguna situación, puede derivar de la ansiedad previa y presentarse de forma repetitiva.

Cuando la persona adopta hábitos como el evitar esas situaciones en las que se desata el cuadro de ataque de pánico, pero siguen apareciendo ya estamos hablando de un trastorno de pánico.

El ataque de pánico es un miedo fuerte que se manifiesta con malestares tanto emocionales como físicos, llega a ser tan grave que la persona puede quedar paralizada y desorientada.

El propio temor a padecer de un cuadro de pánico ya despierta síntomas, la ansiedad, el estrés están vinculados, hay una causa específica, pueden ser muchos factores.

La buena noticia es que el ataque de pánico es un trastorno que puede tratarse, se puede prevenir y tratar. Lo primero que debemos tener en cuenta son los síntomas.

ataque de pánico

Síntomas que indican el estar sufriendo un ataque de pánico

Los síntomas de un ataque de pánico son muchos, tanto a nivel emocional como físico, hay formas de aliviar estos síntomas, pero primero hay que estar atentos a ellos.

Los síntomas a nivel emocional son los siguientes:

  • La ansiedad inicial se transforma abruptamente en una sensación de terror muy fuerte, un miedo incluso a morir aunque no haya un motivo real para pensar eso.
  • Existe una sensación de angustia antes y después del ataque.
  • La persona puede empezar a cambiar hábitos y actividades de su vida cotidiana, pues como vimos antes su objetivo es el evitar situaciones que desaten el ataque de pánico.
  • La persona siente que pierde el control de su cuerpo y le es imposible pensar y concentrarse.
  • Existe lo que se llama “despersonalización“, es decir, sentir que uno está fuera del cuerpo físico, se altera la noción de la realidad.
  • Un miedo fuerte a enloquecer o morir.

Los síntomas físicos son los siguientes:

  • La dificultad para respirar o sensación de ahogo es muy marcada.
  • A la vez puede sentirse una presión en el pecho.
  • El ritmo cardíaco aumenta desmesuradamente.
  • En algunos casos la persona pueden tener sudoración fría, sensación de escalofríos.
  • Un síntoma muy común es el malestar estomacal, ganas de ir al baño.
  • La persona puede sentir mareos, también puede empezar a temblar especialmente en las piernas y brazos.
  • Hormigueo en extremidades, también puede sentirse este entumecimiento en zonas cerca de la boca.

ataque de pánico sintomas

Cuáles son las causas de un ataque de pánico

No existe una causa específica, cada persona en base a su salud mental, experiencias de vida previas, su propia personalidad, pueden tener cierta predisposición ante una situación en particular.

Lo que está claro es que hay una relación entre el ataque de pánico y un mecanismo de defensa del cuerpo, ya que al sentirse en peligro, el cuerpo activa todas sus defensas a fin de protegerse y evitar dicho peligro.

El ataque de pánico activa todas esas respuestas del cuerpo, pero sin que haya un motivo que justifique realmente ese miedo.

  • Un factor que puede entrar en juego es el abuso de sustancias como bebidas alcohólicas, cigarro y ciertos medicamentos.
  • Padecer de otra enfermedad como es la depresión o ansiedad, puede desatar cuadros de ataque de pánico.
  • Acumular estrés por un periodo de tiempo, puede desatar estos episodios.
  • Padecer de hipertiroidismo también puede desencadenar ataques de pánico.

Esto se debe a que la tiroides produce hormonas en exceso y que inciden directamente en el estado de ánimo, por lo que esta enfermedad es también una causa.

  • Existe una predisposición genética en algunas personas, si uno de los padres padece de depresión o algún trastorno mental, hay un riesgo de tener también trastornos de ansiedad y desencadenar en ataques de pánico.

Cómo prevenir un ataque de pánico

Es posible adoptar buenos hábitos y recursos para aliviar este trastorno de pánico, lo más recomendable siempre es acudir a un psicólogo y si éste lo considera necesario, acudir a un psiquiatra para resolver el problema mediante un tratamiento personalizado.

Los ataques de pánico como otros trastornos mentales tienen un mejor pronóstico cuando se acude al especialista, de no ser así se puede agravar la situación.

  • Si sabes que estás a punto de sufrir un ataque de pánico, es bueno hablar con las personas del entorno, familiares y amigos, esto puede reducir la tensión y evitar el episodio de pánico.
  • Otra recomendación es evitar el consumo de alcohol, tabaco o medicamentos salvo que estén indicados por un médico para tratar otra enfermedad.

En caso de notar que dichos medicamentos provocan ataques de pánico o ansiedad, hay que informárselo al médico.

  • La práctica de deporte y ejercicios es muy saludable tanto para el cuerpo como para la mente.
  • Es recomendable evitar alterar las horas de sueño, dormir las 8 horas como corresponde y en el horario habitual.
  • Llevar una dieta saludable, la comida chatarra puede ser dañina no solo para el organismo, pueden aumentar el riesgo de padecer de cuadros de ansiedad, estrés y pánico.

Para ser más específicos, los alimentos ricos en vitamina B ayudan mucho a mantener una estabilidad evitando estar irritables y con el estado de ánimo muy cambiante.

ataque de pánico prevención

Tratamiento

Lo primero que se debe tener en cuenta, es que hay que reconocer y no tener miedo al saber que se está padeciendo de ataques de pánico.

Hablarlo y pedir ayuda, esto es crucial y el primer paso para la recuperación, hay que tener en cuenta también que los trastornos de pánico están ligados a otras enfermedades como la depresión y la ansiedad.

Acudir a un especialista, un psicólogo o psiquiatra es vital, usualmente la terapia psicológica va de la mano con el tratamiento psiquiátrico, el psiquiatra es quien puede indicar medicamentos para aliviar los síntomas.

Pero no serviría de nada si no hay una terapia psicológica detrás, por esto es importante cumplir con las indicaciones de ambos especialistas, es importante completar el tratamiento ya que en caso de dejarlo a medias, los ataques de pánico podrían regresar.

Los medicamentos usados para los ataques de pánico usualmente son ansiolíticos, antidepresivos y benzodiacepinas, ninguno de ellos deben tomarse por cuenta propia, debe haber un seguimiento por parte del psiquiatra, es él quien indica la cantidad, frecuencia y tiempo de duración para el consumo de dichos fármacos.