Saltar al contenido

Síntomas de lumbalgia

noviembre 25, 2020
lumbalgia

La lumbalgia es un dolor focalizado en la espalda, como su nombre lo sugiere es en la zona lumbar, no se trata solo de un dolor pasajero, es un malestar que a su vez puede derivar en otros malestares.

Incluso puede llegar a inmovilizar a la persona, depende claro de la severidad del cuadro de lumbalgia, a su vez de la causa ya que este mal puede originarse por varios factores.

Esta enfermedad afecta principalmente a los músculos de la espalda y a los huesos, más específicamente a las vértebras y la columna.

Contrario a lo que se podría pensar, no son únicamente los ancianos los propensos a padecer de este mal, son personas jóvenes y adultos jóvenes también muy propensos.

Esto debido a las causas, esas actividades que aumentan el riesgo, pero de ello vamos a hablar más adelante, antes vamos a mencionar los síntomas de la lumbalgia.

lumbalgia

Principales síntomas de la lumbalgia

El dolor en la espalda es el síntoma más evidente de la lumbalgia, pero también puede manifestarse otros síntomas como son los siguientes:

  • Intermitencia del dolor, es decir, puede sentirse con intensidad por unos días para luego desaparecer, pero no es garantía de que no regrese.
  • El dolor se puede extender hacia otras partes del cuerpo como el muslo, la ingle, caderas, la zona del riñón.
  • Si se compromete el nervio ciático el paciente puede desarrollar ciática que es la inflamación de dicho nervio y que hace más fuerte el dolor.
  • Otro síntoma a tener en cuenta es que el dolor se puede sentir más fuerte al momento de sentarse, también si la persona se mantiene en pie por un lapso prolongado de tiempo.
  • El dolor que provoca la lumbalgia suele estar acompañado de una sensación de ardor y entumecimiento.
  • Si como vimos, el dolor se extiende que suele ser muy probable en la mayoría de los casos, la persona sentirá también debilidad y problemas para mover las piernas.

En casos graves se pueden combinar dos síntomas que se llaman “radiculopatía” y “dolor radicular“, en este último caso estamos hablando de la ciática y los dolores que conlleva y que hemos mencionado antes.

La radiculopatía es también una combinación de síntomas mencionados como la debilidad y cansancio, pero también se pierde la sensibilidad y los movimientos reflejos.

Estos dos síntomas que estamos mencionando con énfasis son señales de alerta, son casos que requieren de una atención cuidadosa y rápida ya que las complicaciones son muy frecuentes y severas.

lumbalgia síntomas

Causas de la lumbalgia

  • Distención muscular: es una de las causas más comunes, tiene lugar cuando un músculo o ligamento se lesiona.

Esto a su vez es provocado por movimientos abruptos y violentos, también por levantar excesivo peso sobre la espalda u hombros.

  • Escoliosis: es la mala posición de la columna vertebral, es decir, no tiene una forma recta y erguida, está malformada, tiene un arqueo hacia uno de los lados.
  • Discos invertebrales dañados: a consecuencia de un problema degenerativo estos discos de la columna se pueden dañar y provocar la lumbalgia.

Esta degeneración se puede dar también en articulaciones de las vertebras.

  • Osteoporosis: no por la enfermedad propiamente dicha, sino por sus consecuencias que generalmente son fracturas, cuando se dan en la columna provoca lumbalgia.
  • Goles y accidentes: ya sean accidentes de tránsito, golpes sufridos al practicar un deporte de contacto o caídas.
  • En el caso de las mujeres, además de las causas ya mencionadas, también pueden padecer de lumbalgia a causa del síndrome pre-menstrual.

El propio periodo menstrual, enfermedades como la endometriosis o quistes en el ovario son desencadenantes para padecer lumbalgia.

Tratamientos

Hay cuidados que se pueden tomar antes de ir al médico, pero lo ideal es siempre hacerse un chequeo médico ya que tratándose de un mal de la columna hay cosas que podrían complicar el cuadro.

  • Mantenerse en actividad: contrario a lo que se puede pensar, el descanso en cama en este caso es contraproducente.

Esto por supuesto debe darse bajo la observación de un médico, el punto es que los tiempos de descanso deben ser breves.

Caminar en una intensidad moderada es lo que se recomienda y esto va de la mano con un tratamiento fisioterapéutico.

  • Evitar cargar cosas pesadas: es prioritario, evitar cargar cosas en la espalda o en los brazos ya que puede complicar el cuadro.
  • Corregir la postura: esto se debe hacer tanto en el tratamiento fisioterapéutico y en casa, es saludable aprender a mantener una buena postura.

Sobre todo en la actualidad, ya que estamos habituados a pasar horas frente a la computadora, el tratamiento implica esta corrección en la postura.

lumbalgia tratamiento

  • Medicamentos: esto lo hará el médico, los fármacos suministrados dependerán de la fase de recuperación.

En la primera fase se suministran medicamentos para aliviar el dolor.

La segunda fase se busca reducir la inflamación con otro tipo de medicamentos.

Finalmente la tercera fase el médico puede indicar fármacos para relajar los músculos.

Hay que tener en cuenta que los medicamentos de la segunda y tercera fase se aplican siempre que el anterior no esté siendo los suficientemente efectivo.

  • Cirugía: no es común, pero dependiendo del criterio médico y el caso, se puede indicar una intervención quirúrgica.
  • Ejercicios: esto sobre todo cuando ya se logró contener el dolor y otros síntomas.

La práctica de ejercicio, yoga, pilates o ejercicios de estiramiento son de ayuda para la recuperación y para la prevención de la lumbalgia.

Cómo prevenir la lumbalgia

Existen algunas formas de prevenir esta dolencia, salvo que la causa escape a nuestras acciones como enfermedades de otra índole, podemos tomar medidas como las siguientes:

  • En la medida de lo posible, evitar cargar mucho peso y de tener que hacerlo, adoptar posturas adecuadas.

Si eres deportista o trabajas en un puesto que requiere de actividad física, hay que adoptar técnicas apropiadas para evitar lesiones.

  • Al estar sentados frente a la computadora, mantener la espalda recta y en relación a esto, invertir en una silla cómoda y ergonómica, a la larga será beneficioso.
  • Evitar la vida sedentaria, se relaciona a lo anterior, el punto es que tener kilos de más aumenta el riesgo de sufrir una lesión en la espalda.

Además los ejercicios y el deporte en general fortalece nuestros músculos y huesos, disminuyendo el riesgo de lumbalgia.

  • En el caso de las mujeres, los tacones altos pueden ser perjudiciales, es mejor evitarlos y usar tacones de altura regular y nivelados.
  • Existe lo que se llama “higiene postural” que no es otra cosa que mantener una postura correcta al realizar ejercicios o al estar sentado frente al ordenador.

Se aplica para otras actividades también, la idea es mantener una postura correcta para evitar lesiones y molestias en la espalda, esto además va de la mano con la práctica de deporte.