Saltar al contenido

Síntomas de la Poliomielitis

La Poliomielitis es una enfermedad que se contrae a causa de un virus, esto puede provocar en poco tiempo que el sistema nervioso se dañe ya que el virus ataca principalmente dicho sistema.

En unas horas puede provocar parálisis, lesiones en nervios, problemas para respirar, en casos severos puede causar la muerte del paciente.

Se trata de una enfermedad que no tiene cura, es muy contagiosa, las personas que llegan a padecer de poliomielitis corren un alto riesgo de tener secuelas si superan estas primeras etapas en las que su salud está en alto riesgo.

La poliomielitis también provoca debilidad muscular y atrofia, generalmente se da en niños y esto puede hacer que su etapa de desarrollo se vea afectada, lo que en otras palabras quiere decir que puede padecer de alguna malformación.

Alguna o varias partes de su cuerpo pueden ser asimétricas, débiles y con una masa muscular que no corresponde a lo normal.

Otro riesgo de la poliomielitis es que una gran parte de personas que la padecen no presentan síntomas al principio, en estos casos el riesgo de padecer secuelas es alto.

Síntomas frecuentes de la Poliomielitis

Poliomielitis sintomas

En este punto cabe destacar que hay un tipo de poliomielitis que no causa la parálisis mencionada, se llama “Poliomielitis abortiva”.

En este caso hay ciertos síntomas a los que hay que estar alertas, es un poco complicado ya que dichos síntomas pueden confundir, se parecen mucho a los de la influenza.

  • Dolor de garganta y cabeza.
  • Fatiga y cansancio.
  • Náuseas y vómitos.
  • Sensación de tener la espalda rígida.
  • La rigidez también se siente en las extremidades, brazos y piernas.
  • Hay una inusual debilidad muscular y es común que también haya debilidad.
  • Muchos pacientes pueden llegar a hacer fiebre.

Estos síntomas generalmente aparecen entre los primeros 4 a 10 días de haber contraído el virus.

Los síntomas mencionados corresponden a la Poliomielitis no paralítica.

Causas de la Poliomielitis

Poliomielitis causas

Como ya comentábamos antes, la Poliomielitis es causada por el llamado “poliovirus“.

Dicho virus puede transmitirse a través de alimentos contaminados, si te expones a pequeñas gotas de saliva o restos de heces que están en superficies o en los alimentos.

Aunque hay que tener precaución ya que incluso en ambientes en los que hay buena higiene hay un riesgo de contraer la enfermedad siempre que una persona portadora del virus haya estado en el lugar.

Una vez que el virus ha sido contraído es fundamental controlar los síntomas, de esto depende que el paciente pueda superar la enfermedad ya que el virus rápidamente comienza a atacar el sistema inmunológico.

De no tratarse a tiempo, el riesgo de desarrollar problemas a nivel de motricidad es muy alto.

Tratamiento

Poliomielitis tratamientos

Respecto a esto ya adelantamos algo antes, ocurre que no hay un tratamiento ni cura definitiva, aunque ha habido pruebas de retrovirales, en la actualidad no hay nada concreto aún.

Como ocurre con otras enfermedades, los tratamientos se basan en los síntomas, se busca bajar la fiebre, los dolores, algunas personas tienen dificultad para respirar, en estos casos se interna al paciente y se le da asistencia con respiradores artificiales.

Una persona infectada con el virus de la Poliomielitis también puede contraer meningitis, antes de indicar un tratamiento se debe corroborar que es a causa del virus de la Polio. El tratamiento es también basado en los síntomas.

El gran problema de la Poliomielitis es que a pesar de darse un tratamiento para combatir los síntomas, es casi seguro que el paciente sufra de secuelas; en este sentido es sumamente importante la prevención.

¿Cómo se previene?

Poliomielitis prevencion

La buena noticia es que se puede prevenir, la forma más efectiva es la vacuna contra la Poliomielitis, muchas veces se necesita de varias vacunaciones para lograr una inmunidad para toda la vida.

Esta vacuna se suministra a niños menores de 5 años ya que representan el grupo de riesgo más alto.

Por otro lado, es muy importante la higiene, lavarse las manos con agua y jabón siempre, separar la basura y desechos de forma correcta, desinfectar ambientes de la casa y alrededores.

Sobre todo, si se sabe que en la zona hay casos de niños con Poliomielitis.

Síndrome Post-Poliomielitis

Como ya vimos, hay secuelas incluso si se trata la enfermedad.

En este aspecto existe lo que se llama síndrome Post-Poliomielitis y que afecta a las personas que han logrado sobrevivir a la enfermedad.

Puede aparecer entre los 10 a 40 años de edad, lo que ocurre con este síndrome es que en cualquier momento de la vida de la persona ya adulta puede reaparecer esa sensación de debilidad muscular.

De hecho, este debilitamiento agrava más el daño provocado en la niñez por la Poliomielitis, también hay fatiga, cansancio y la atrofia muscular no se detiene.

Hay dolor en las articulaciones del cuerpo, también puede haber malformaciones en diferentes huesos, un dato al respecto de este síndrome es que ya en esta etapa el riesgo de muerte no es tan alto, como cuando la enfermedad afecta por primera vez a la persona.

influenza, pasa lo mismo que en la etapa inicial cuando el virus ataca al organismo, una vez detectado se tratan los síntomas, aunque no hay garantía de que haya una recuperación total.