Saltar al contenido

Síntomas de la osteomielitis

marzo 6, 2021

La osteomielitis es un tipo de infección en los huesos, dicha infección puede ocurrir en cualquier edad.

Generalmente tiene lugar a causa de la presencia de bacterias u otros microorganismos que de alguna forma llegan al hueso a través del torrente sanguíneo.

Esta enfermedad puede afectar también la médula ósea.

Es frecuente que la infección se extienda debido a que las bacterias que originan la infección viajan a otras partes del cuerpo a través de la sangre como mencionamos hace un momento.

En algunos casos la osteomielitis puede darse por la cercanía de tejidos que se encuentran infectados.

Esta enfermedad por un tiempo no tuvo cura, sin embargo, en la actualidad sí se puede tratar, aunque sobre los tratamientos hablaremos luego, es necesario conocer los síntomas para una rápida detección.

Principales síntomas de la osteomielitis

osteomielitis sintomas

  • El paciente puede presentar fiebre.
  • Inflamación y sensación de calor en la parte del hueso donde está la infección.
  • El dolor en dicha zona también es otro síntoma, además suele ser muy intenso.
  • Muchos pacientes pueden sentir cansancio y fatiga.
  • La movilidad de la zona donde el hueso está afectado se limita.
  • Hay celulitis, se trata de una infección en la piel y tejidos de la zona afectada.

La celulitis puede ser muy persistente cuando hay osteomielitis, lo cual es una señal a la cual debemos prestar atención.

  • Escalofríos, malestar corporal y en algunos casos puede haber una pérdida inexplicable de peso.

¿Cuáles son las causas de la osteomielitis?

osteomielitis causas

Ya revisamos algo de esto al principio, está claro que ocurre cuando el hueso se infecta a causa de una bacteria y que puede llegar hasta el hueso mediante varias formas.

Es posible que un órgano o tejido se encuentre infectado por diversas causas, esto aumenta el riesgo de extender la infección hacia algún hueso que se encuentre cerca.

Pueden ser muchas bacterias, pero las más comunes suelen ser el Staphylococcus aereus y el Streptococcus pyogenes.

En menor medida puede darse por unos bacilos llamados “gram negativos“, también puede darse a causa de la microbacteria que provoca la tuberculosis.

Existe un tipo de osteomielitis que se origina por la bacteria “Brucella” y que provoca la infección en la columna vertebral.

Existe otro tipo de osteomielitis conocida por ser crónica y es causada por traumatismos, fracturas expuestas, cirugías que exponen a bacterias al hueso si no se encuentra en un ambiente esterilizado.

Este tipo de osteomielitis también es causado por el llamado “pie diabético“.

Tratamientos disponibles

osteomielitis tratamientos

El tratamiento para la osteomielitis se basa principalmente en antibióticos, si el cuadro es severo es posible que el paciente necesite permanecer internado.

La cirugía suele indicarse cuando junto con la infección hay un absceso, en ocasiones la infección provoca que el hueso presione otros tejidos del cuerpo ya que puede inflamarse.

De ser este el caso es posible que una cirugía pueda corregir el problema.

Una intervención quirúrgica es necesaria si el hueso ha llegado a un grado de infección que es necesario extraer todo el tejido óseo dañado.

Con respecto a la duración del tratamiento, suele ser de entre 1 a 2 meses, sobre todo si se trata de la osteomielitis aguda y también si la infección se da en la columna vertebral.

Como parte del tratamiento, se indica reposo, la parte del cuerpo donde se encuentra el hueso afectado debe estar en descanso e inmovilizado.

En casos muy graves será necesario la amputación de la parte del cuerpo donde esté el hueso afectado ya que puede poner en peligro otras partes del cuerpo.

Aquí debemos hacer una acotación y es que por lo general son los huesos largos los más propensos a infectarse..

Prevención de la osteomielitis

Una forma de prevención de la osteomielitis es lavarse bien cualquier tipo de herida que deje expuesta la piel y músculos, es importante evitar una infección pues como vimos puede avanzar hasta el hueso.

Es igual de importante tener mucha precaución con la mordedura de animales, debido a su saliva que ingresa rápidamente al torrente sanguíneo en caso de ser mordidos.

De ser así, es muy alta la probabilidad de sufrir una infección o incluso contagiarnos de alguna enfermedad como la rabia.

Los pacientes de diabetes tienen un riesgo alto de padecer osteomielitis.

En su caso deben tener especial cuidado ante cualquier señal de moretón, cualquier corte y en todo caso si ya ocurrió una infección es necesario acudir al médico.

Pronóstico

En general si la osteomielitis es tratada a tiempo pueden curarse sin mayor complicación.

Sin embargo, es necesario hacer énfasis en que la osteomielitis aguda es la que tiene mejor pronóstico de recuperación.

Si el paciente padece de osteomielitis crónica puede haber una buena recuperación, aunque el tratamiento en estos casos suelen ser más agresivos.

Posibles complicaciones de la osteomielitis

Existen complicaciones si el paciente no responde bien al tratamiento o si éste se da en una etapa avanzada de la infección.

Puede ocurrir lo que se llama osteonecrosis, es decir, el hueso muere y sucede debido a que la infección impide una buena irrigación sanguínea al hueso.

Esto como es de suponer causa la muerte del tejido óseo, por ello es necesario en algunos casos remover hueso muerto.

La artritis séptica es otra complicación que se puede presentar.

Es lo que ya decíamos antes, la infección del hueso puede extender no solo a más partes de los huesos sino a otros tejidos y órganos, además de articulaciones.

En el caso de los niños, la osteomielitis tiene una complicación de mucho cuidado si no responde bien al tratamiento.

En los niños existen las placas de crecimiento, si se ven afectadas puede haber un desarrollo deficiente en la estructura ósea, incluyendo las articulaciones.

Existe también un riesgo de desarrollar cáncer a la piel, especialmente si el cuadro apareció luego de una herida expuesta y emana materia o pus.

Si esto pasa, hay un riesgo de que la complicación que se presente implique la aparición de células cancerígenas en la zona afectada.