Saltar al contenido

Síntomas de la mononucleosis

La mononucleosis es conocida también como “la enfermedad del beso” y se debe a la forma en que se transmite, es decir a través del beso.

Aunque no hablamos precisamente a ese gesto de amor tal cual, es por el intercambio de saliva infectada por el virus, se trata de un tipo de herpes.

Esta enfermedad provoca síntomas similares a los de un resfrío, pero además un fuerte dolor en la zona del cuello e inflamación ya que afecta a los ganglios.

El virus de este tipo de herpes se llama “Epstein Barr” y pertenece a la familia “herpes-viridae”, la mononucleosis puede afectar a personas de cualquier edad, sin embargo hay un índice alto de infecciones en adolescentes y jóvenes.

Ahora pasamos a mencionar los principales síntomas de la mononucleosis y las causas, de esta manera se puede identificar y buscar un tratamiento adecuado.

mononucleosis

Principales síntomas de la mononucleosis

En algunas personas la mononucleosis puede manifestarse con síntomas muy leves por lo que no siempre acuden al médico, pero los síntomas finalmente sí pueden aparecer y de forma intensa.

Como vimos antes, se puede confundir con un resfrío o gripe, pero hay síntomas que deben mantenernos alerta, estos son los más frecuentes:

  • Dolor de garganta, debido a la inflamación de los ganglios.
  • Sumado a esto puede haber dolor de cabeza, este síntoma junto con el anterior deben tomarse en cuenta y más si hay fiebre.
  • Con respecto a la fiebre, la temperatura corporal se eleva a más de 38°.
  • Cansancio, este síntoma aparece repentinamente, sin haber realizado actividad física que justifique este debilitamiento físico.
  • Aparece la llamada “faringoamigdalitis“, es decir, además de la inflamación de amígdalas, también se inflama la faringe.
  • El bazo tiene un aumento de tamaño, se le llama “esplenomegalia” y también se puede inflamar el hígado, este síntoma incide en un 50% de personas contagiadas.
  • Junto a lo anterior también es común el dolor muscular.

Hay que mencionar un dato importante: los síntomas normalmente aparecen entre la primera semana y la octava de haber sido infectado de mononucleosis.

Los síntomas mencionados no aparecen todos de golpe, van manifestándose de forma progresiva a partir del lapso de tiempo mencionado tras haberse contagiado.

mononucleosis sintomas

¿Qué causa la mononucleosis?

La causa principal es el virus Epstein-Barr como mencionamos al principio, es uno de los virus del herpes, se encuentra en la saliva por lo que no solo se transmite a través del beso.

Todo lo que pueda tener partículas de saliva de una persona infectada con mononucleosis es una fuente de contagio, si tocas una superficie con la mano y te llevas los dedos a la boca, nariz o alimentos que vas a ingerir, muy probablemente te contagies.

A pesar de esto, el virus no ingresa al organismo tan fácilmente, si bien es cierto no lavarse las manos o ingerir alimentos, agua o usar vasos y utensilios usados ya antes por una persona contagiada representa un riesgo.

El beso es lo que más riesgo conlleva y de ahí el nombre. Otro dato más al respecto, es que también se puede contagiar durante una transfusión de sangre.

¿Qué tratamientos existen?

Un tratamiento específico para la mononucleosis no existe, aunque no es algo desesperanzador ya que se puede tratar combatiendo los síntomas, esto se da en otras enfermedades también.

Los síntomas que presente cada paciente es lo que determinará el tratamiento que se deba aplicar, el médico evaluará el suministrar corticoides en casos severos.

Si hay inflamación de los ganglios (que es muy común) se recetan antiinflamatorios, es importante también guardar descanso y beber mucha agua.

En caso de haber fiebre alta, los medicamentos irán enfocados a bajar la temperatura, normalmente se hace un seguimiento del tratamiento y la respuesta del paciente en el lapso de 10 días a un mes, en este último caso siempre que el bazo presente una inflamación considerable.

mononucleosis tratamiento

Cómo prevenir la mononucleosis (enfermedad del beso)

Tratándose de una enfermedad viral, hay formas de prevenirla, básicamente se trata de higiene, de saber con quién tenemos esos gestos íntimos de amor.

Aunque suene curioso y hasta gracioso, las relaciones pasajeras y fugaces se prestan para el contagio de esta enfermedad como cualquier ETS.

En ese sentido, si no queremos pasarla mal hay que conocer bien a nuestra potencial pareja antes de dar esos primeros pasos de afecto.

Por otro lado, como es de suponer también hay que mantener buena higiene al lavar platos, vasos, lavarnos las manos antes de comer.

Si ya detectamos que alguien en casa padece de mononucleosis hay que tomar las medidas mencionadas con mayor cuidado.

Que la persona tenga sus propios utensilios para comer, su propio espacio, al menos hasta que pueda recuperarse del todo.

Cabe mencionar también que si bien no existe una vacuna para la mononucleosis, se vienen realizando pruebas desde hace un tiempo para prevenir de forma eficaz la enfermedad, pero no hay nada concluyente por el momento.

Posibles complicaciones

Ahora, vamos a mencionar algunas complicaciones que la mononucleosis o enfermedad del beso puede acarrear en algunos pacientes.

Antes hay que saber que los niños también pueden padecer la enfermedad, por lo tanto, ellos y personas con sistemas inmunes débiles pueden presentar complicaciones:

  • Respiración dificultosa, sensación de ahogo, se da cuando las amígdalas y ganglios llegan a un punto de inflamación que obstruyen las vías respiratorias.
  • Ritmo cardíaco irregular, si bien es cierto suelen desaparecer por sí solos, en pacientes que ya tienen otros problemas de salud puede representar de por sí ya un riesgo.
  • El bazo se puede romper, como vimos antes hay inflamación.

Pero en casos severos, ciertos movimientos bruscos o el hacer deporte puede propiciar esto, si ocurre es imperante una intervención quirúrgica.

  • Fatiga crónica, mencionamos antes que el cansancio es un síntoma.

Sin embargo, en caso de no haber un tratamiento adecuado este síntoma se puede volver crónico y traen además dolor físico.

  • Cuadros de deshidratación, debido a la dificultad de tragar alimentos y beber agua, la persona reduce su consumo de líquidos.

Sobre todo si el paciente es un niño, puede llegar a deshidratarse y esto incrementa el riesgo de que el cuadro se complique.