Saltar al contenido

Síntomas de la fiebre de malta

La fiebre de malta o llamada también “Brucelosis” es una enfermedad provocada por la bacteria perteneciente al grupo “Brucella” y que normalmente afecta a animales, ganado principalmente, aunque también puede afectar a animales domésticos.

Puede saltar hacia el ser humano debido a la zoonosis, lo curioso de esta enfermedad es que afecta más que nada a profesionales en ramas como la veterinaria o la ganadería.

Esto precisamente porque están expuestos a animales que pueden ser portadores de la bacteria.

La Brucelosis es conocida como fiebre de malta debido a que los primeros casos de los que se tiene registro se dieron precisamente en la isla de Malta.

También es conocida como “fiebre ondulante” debido a que la fiebre se presenta de forma intermitente, es decir con pausas durante diferentes momentos del día, por las noches es cuando el paciente tiene temperatura alta.

Vamos a detallar un poco más los síntomas y las causas de esta enfermedad a continuación.

Síntomas frecuentes de la fiebre de malta

fiebre de malta síntomas

La fiebre de malta tiene una peculiaridad y es que el periodo de incubación puede durar desde una semana hasta meses, esto es importante para saber en qué momento podrían aparecer los síntomas.

Es un periodo de tiempo extenso por lo que nos basaremos en la media que es de entre 10 a 30 días.

También debemos mencionar que hay personas contagiadas y que son asintomáticas.

Son los ganglios linfáticos los que reciben en primer lugar a la bacteria, en este punto el organismo combate la bacteria mediante el sistema inmunológico, pero de no lograr controlar la infección es cuando aparecen los síntomas:

  • Hay fiebre que suele alcanzar los 38 grados, puede durar incluso días, pero como mencionamos antes, suele bajar la temperatura para repentinamente volver a subir.
  • El paciente suda excesivamente, especialmente por las noches.
  • Dolor muscular y malestar general.
  • También se siente dolor en las articulaciones.
  • Hay cansancio y sensación de fatiga.
  • Algunos pacientes pueden tener estreñimiento.
  • Fuertes dolores de cabeza.
  • Repentina pérdida de peso y que va de la mano con pérdida del apetito.

¿Qué causa la fiebre de malta?

fiebre de malta causas

La bacteria Brucela es la causante de la enfermedad, la fiebre de malta se contrae como mencionamos al estar expuestos a fluidos de animales portadores.

La forma más común en la que un humano se puede contagiar es estando en contacto directo con carne contaminada.

También con placenta de ganado que ha sido portador de la bacteria y otro dato no menos importante es que cuando se consume leche sin pasteurizar, el riesgo es muy alto.

El proceso de pasteurización en la leche es indispensable para eliminar cualquier tipo de bacteria, incluyendo la Brucela que causa la fiebre de malta.

También se puede contagiar al estar en contacto con partes de animales infectados como nariz, boca, ojos, incluso heridas abiertas, desechos como orina y heces, esto puede provocar el infectarse con la bacteria.

Otro detalle importante es que la fiebre de malta no se contagia de un humano a otro, lo cual resulta curioso.

Sin embargo, una mujer que esté embarazada y que tenga la enfermedad sí puede transmitirle la bacteria al bebé al momento del parto.

Otra vía de contagio es mediante transfusiones de sangre, órganos y tejidos que no hayan pasado por los análisis requeridos para estos casos.

¿Cuál es el tratamiento para esta enfermedad?

fiebre de malta tratamientos

Las personas que han contraído la fiebre de malta requieren de un tratamiento que dura varias semanas, en el mejor de los casos un mes.

Lo primero que se suministra al paciente son antibióticos y debe ser inmediato.

Generalmente son dos los antibióticos más usados: la doxiciclina y la tetraciclina, en ambos casos el médico tratante puede suministrar otros medicamentos.

En caso el dolor sea muy intenso se puede indicar analgésicos, pero siempre bajo la supervisión de un médico.

A su vez, es importante el reposo. Cabe señalar que es sumamente importante un seguimiento constante del paciente ya que hay un riesgo alto de que la enfermedad reaparezca cuando ya se piensa superada.

Posibles complicaciones de la fiebre de malta

Si la enfermedad no es tratada a tiempo o el tratamiento no es el adecuado pueden haber serias complicaciones a la salud.

  • Se puede ver afectado el sistema reproductor, órganos vitales como el hígado, el corazón, incluso pueden haber daños en el sistema nervioso.
  • Una de las complicaciones más serias de la fiebre de malta es la endocarditis, ocurre cuando válvulas del corazón se deterioran o directamente son destruidas por la enfermedad.

Si ocurre esto la muerte es casi inminente.

  • Vimos antes que un síntoma es dolor en las articulaciones, esto representa otra complicación, es decir, las articulaciones pueden infectarse, inflamarse y tornarse rígidas.

El problema con esto es que se puede volver crónico.

  • Pueden haber daños en los testículos, a esto se le llama orquiepididimitis.

Ocurre cuando la bacteria afecta un conducto de los testículos, a este ducto se le llama epídidimo, tiene lugar una infección la cual se extiende hacia el testículo lo cual provoca un dolor muy intenso.

  • Existe un riesgo alto de padecer de meningitis o inflamación de ciertas zonas de la médula espinal, muy similar es lo que ocurre con la encefalitis, estas complicaciones pueden ser potencialmente mortales.