Saltar al contenido

Síntomas de la arritmia

La arritmia es una alteración en el ritmo cardíaco, como indica su nombre, es un trastorno que también puede ser un síntoma de otros problemas cardíacos.

Existen dos tipos de arritmia, uno de ellos es la taquicardia y ocurre cuando de pronto el corazón late muy rápido, más de lo normal.

Por el contrario también existe la bradicardia que es lo opuesto, es decir el corazón comienza a latir demasiado lento.

Una arritmia tiene lugar cuando los impulsos eléctricos que dan la orden al corazón de latir a un ritmo normal no es así debido a que dichas señales no funcionan correctamente.

Un dato a tener en cuenta antes de continuar es que el ritmo cardíaco de una persona sana es de 60 a 100 latidos por minuto, obviamente varía en función de la edad, el sexo, la contextura, esto cuando estamos en un estado de reposo.

Cuando estamos haciendo actividad física o por alguna razón nos alteramos, esos latidos se aceleran pero por estas razones podríamos decir que está dentro de lo normal.

Síntomas frecuentes de la arritmia

arritmia sintomas

En muchas ocasiones la arritmia no provoca otro síntoma más que la alteración del ritmo cardíaco, pero no son todos los casos.

Muchas personas pueden padecer de arritmia y sí tener síntomas, de ser este segundo caso los síntomas más frecuentes son los siguientes:

  • Mareos y sensación de desvanecimiento, en muchos casos sí puede haber un desmayo.
  • La persona puede tener dificultad para respirar.
  • Dolor en el pecho.
  • Puede haber palpitaciones y una sensación de aleteo en el pecho.
  • Cansancio y sensación de falta de aliento.
  • También hay sudoración y agotamiento repentino.

Algunos síntomas pueden presentarse y otros no, recordemos que hay dos tipos de arritmia y dichos síntomas pueden variar dependiendo del tipo.

Otros síntomas que también pueden manifestarse son los siguientes:

  • La persona puede sentir ansiedad.
  • Síncope, ocurre cuando la persona pierde la consciencia y se desvanece, junto con esto hay una paralización breve de los latidos del corazón.
  • Pérdida repentina del sentido, aunque suele ser muy breve.

¿Qué causa la arritmia?

arritmia causas

La arritmia puede tener varias causas, lo que debemos tener en cuenta es que el problema es que los impulsos eléctricos que cumplen esa función de coordinación de los latidos falla.

Esa falla tiene las siguientes causas:

  • Puede ocurrir cuando está a punto de ocurrir un paro cardíaco.
  • Si ya antes la persona ha tenido un ataque cardíaco, puede tener arritmia debido al proceso de curación del tejido cardíaco.
  • También ocurre cuando la persona padece de miocardiopatía, es decir, el corazón sufre cambios anómalos en su forma.
  • Existe también una obstrucción en las arterias lo cual puede provocar esta alteración en los impulsos eléctricos.
  • Las personas que padecen de diabetes o presión arterial pueden padecer de arritmia.
  • Igualmente, las personas que padecen de hipotiroidismo o hipertiroidismo pueden sufrir arritmia.
  • Una de las causas también es que por algún motivo la conducción de las señales eléctricas toman un camino que no corresponde.
  • Los niveles altos de potasio en la sangre pueden causar también arritmias.

En algunos casos este trastorno puede estar causado por el consumo de cierto tipo de medicamentos, incluyendo sustancias como la cafeína o el exceso en el consumo de alcohol y cigarro.

¿Qué tratamientos hay para la arritmia?

arritmia tratamientos

El tratamiento varía en cada paciente y la causa de este trastorno, los tratamientos más comunes para la arritmia son los siguientes:

  • Tratamiento con medicamentos, usualmente se usan betabloqueadores o fármacos que ayudan a regular el ritmo cardíaco como la flecaidina.
  • En algunos casos se puede requerir el uso de un marcapasos lo cual implica una intervención quirúrgica para colocarlo.
  • La terapia de ablación consiste en colocar un catéter dentro del corazón, el cirujano debe identificar dónde específicamente ocurre la arritmia y es donde va este catéter.

Este tratamiento tiene como objetivo eliminar el tejido dañado que provoca la arritmia.

  • Existe también un tratamiento que consiste en colocar un desfibrilador automático, se coloca en la zona de la clavícula del lado izquierdo del cuerpo y permite regular el ritmo cardíaco.

Existen otros tratamientos, como dijimos depende del paciente y la causa de la arritmia, algunos son variaciones de tratamientos ya mencionados o la combinación de algunos de ellos.

Prevención

Es posible prevenir la arritmia, en este punto es necesario decir que el estilo de vida de la persona influye mucho, por lo tanto es necesario hacer cambios en ciertos hábitos, más si hay un factor de riesgo como antecedentes de problemas cardíacos.

Personas con diabetes, problemas de presión arterial, también enfermedades de la tiroides y como vimos antes, ciertos medicamentos pueden causar arritmia.

Hay que llevar una dieta sana, evitando comida chatarra y alta en grasas, hacer ejercicios y deporte en general disminuye el riesgo y fortalece el corazón y los pulmones.

Dejar o evitar fumar, es fundamental, al igual que reducir lo más posible el consumo de alcohol y café o bebidas con alto contenido de cafeína.

Es importante realizar actividades que reduzcan los niveles de estrés, este estado emocional afecta físicamente y puede provocar arritmia; por otro lado, se recomienda evitar la automedicación, especialmente en medicamentos para el resfrío ya que por su composición pueden provocar este trastorno.

Complicaciones

Existen dos complicaciones que pueden ocurrir a causa de una arritmia, no ocurre en todos los casos, pero sí hay un riesgo:

  • Accidente cardiovascular: ocurre cuando se forman coágulos de sangre, el peligro de estos coágulos se dan cuando viajan a través del torrente sanguíneo y llegan al cerebro.

El riesgo es mucho más alto en personas mayores de 65 años o si el paciente ya sufre de algún mal cardíaco, en algunos casos se puede prevenir con anticoagulantes, pero esto debe ser determinado por el médico.

  • Insuficiencia cardíaca: esto tiene lugar cuando a causa de la arritmia el corazón comienza a enviar sangre de manera muy irregular, esto cuando ocurre por un lapso de tiempo largo puede provocar insuficiencia.

Esto puede provocar fatiga, dificultad para respirar, hinchazón en extremidades especialmente piernas y falta de aliento.