Saltar al contenido

Síntomas de hemorragia digestiva, cómo detectarla y qué hacer

Antes hemos visto hemorragias que se producen en determinadas parte del cuerpo, esta vez veremos aspectos importantes sobre la hemorragia digestiva, cómo detectarla.

Es decir, lo síntomas que deben llamar nuestra atención y qué hacer ante un sangrado de este tipo.

Primero hay que entender qué es exactamente una hemorragia digestiva, como es lógico se trata de un sangrado, pero es uno que se produce en cualquier parte del aparato digestivo.

Usualmente pasa en los intestinos o en el estómago, pero también puede tratarse de una hemorragia en partes como el esófago, incluso en el ano.

hemorragia digestiva

Si pasa esto último también estamos ante una hemorragia digestiva.

Hay que saber también que este tipo de sangrado puede ser momentáneo.

Algo que ocurre por un desencadenante que solo se manifiesta en una ocasión o algunas más muy puntuales, sin embargo, hay casos que pueden volverse crónicos.

De ser algo crónico, podría traer complicaciones en la salud en diferentes niveles ya que la pérdida de sangre frecuente provoca otro tipo de trastornos y problemas de salud.

¿Cuáles son los síntomas de la hemorragia digestiva?

Es importante saber las posibles causas, pero primero vamos a revisar los síntomas que nos indican que lo que está pasando es efectivamente una hemorragia digestiva.

Al margen de la causa, hablando de forma general los síntomas que pueden presentarse son los siguientes:

  • Un síntoma muy común es el vomitar sangre, cuando esto pasa el color de la sangre suele ser oscura.
  • Puede haber sangrado a través del recto.
  • De la misma forma, el sangrado se puede notar en las heces, a su vez los desechos son de color negro.
  • Dependiendo de la gravedad de la hemorragia digestiva, puede haber aturdimiento y mareos.
  • Dolor en el pecho y en el abdomen.

hemorragia digestiva síntomas

  • Si el sangrado es muy profuso la persona puede caer en shock.
  • En casos en los que el sangrado es progresivo y lento, la persona puede padecer anemia.
  • Casos graves de hemorragia digestiva pueden provocar también presión arterial baja.
  • Dificultad para orinar.
  • Es probable que la persona caiga inconsciente si el sangrado es muy profuso y se ha perdido demasiada sangre.

Si esto pasa, es posible que hayan síntomas mencionados antes como vómitos de sangre, sangrado rectal e incluso hemorragia nasal.

Detectar la hemorragia digestiva

Los síntomas ya mencionados son señales claras de alerta, sin importar que se manifiesten de forma leve o grave, siempre hay que buscar atención de un médico.

Es el primer paso para la detección de la hemorragia y dónde es que se produce específicamente ya que de esa manera se podrá llevar un buen tratamiento.

hemorragia digestiva diagnóstico

Las acciones inmediatas, es decir, el llamado a emergencias o llevar al paciente al hospital de inmediato debe ser cuando se produce un síntoma de shock, desmayo, desorientación, desvanecimiento, baja en la presión arterial.

Entrando un poco más en términos médicos, lo que el médico hará probablemente es una gastroscopia o una colonoscopia.

Esto dependerá de los síntomas que manifieste el paciente.

¿Qué provoca la hemorragia digestiva?

Este es otro punto importante acerca de la hemorragia digestiva, ya que pueden haber varias causas, con frecuencia se da por la siguientes causas:

  • Úlceras: especialmente la úlcera péptica y se caracteriza por llagas que se forman en las paredes del estómago, suele darse por consumir con frecuencia medicamentos para la inflamación.
  • Cáncer: son diferentes tipos los cuales pueden provocar hemorragia digestiva.

Los más comunes son el cáncer de colon, de estómago, de intestino y aunque no es un cáncer como tal, los pólipos intestinales también provocan sangrado.

  • Gastritis: especialmente cuando se da a causa de la ingesta excesiva de medicamentos.
  • Fisura anal: de este tema también hemos hablado antes, se trata de un desgarro del tejido que cubre el ano.

Aunque no trae mayores consecuencias, sí suele provocar hemorragias en esta parte del cuerpo.

hemorragia digestiva causas

  • Várices: las várices en el esófago provocan hemorragia, se trata de la dilatación de vasos sanguíneos y que debido a su dilatación son propensos a romperse y causar sangrado.
  • Esofagitis: se trata de una enfermedad que provoca la inflamación del esófago y a su vez esto ocurre cuando hay reflujo gastroesofágico.

Es decir, cuando los jugo gástricos del estómago suben hacia el esófago irritando sus paredes y mucosa.

Estas son algunas de las causas de la hemorragia digestiva, aunque claramente hay otras causas más, como desgarros en tejidos del esófago, colitis, Hernia de Hiato, entre otras más.

Tratamientos

Cuando la hemorragia intestinal es leve puede sanar por sí sola, los síntomas son igualmente leves, esto no quiere decir que haya que pasarlo por alto.

Es importante estar atentos ante nuevas hemorragias e identificar las causas, con un médico especialista es mucho mejor ya que sabrá decir con certeza si se necesita de un tratamiento o no.

Si la hemorragia digestiva es frecuente hay tratamientos que detienen estos sangrados, pero es necesario realizar exámenes previos para determinar la causa y dependiendo de ello realizar un procedimiento.

Un ejemplo de esto son los pólipos, cuando ésta es la causa, el procedimiento es la extirpación de dichos bultos.

hemorragia digestiva tratamientos

Por otro lado se puede recetar medicamentos si la causa es un exceso de producción de ácido estomacal, existen medicamentos que regulan dichas cantidades.

En ciertos casos es necesario el lavado gástrico, especialmente cuando hay acumulación de sangre y otros fluidos en determinadas partes del aparato digestivo.

Por otro lado, si hablamos de casos graves es altamente probable que se requiera de transfusiones de sangre, igualmente dependiendo del criterio médico y el diagnóstico se podrá suministrar medicamento vía intravenosa.

Para concluir, una medida de prevención y que permite detectar muchas de las causas de la hemorragia digestiva es una endoscopia.

Por esta razón es muy recomendable acudir al médico ante cualquier síntoma o sangrado por mínimo que sea.