Saltar al contenido

Síntomas de cirrosis

cirrosis

La cirrosis tiene lugar cuando el hígado funciona mal, se empieza a cicatrizar de forma constante a la vez que esto provoca un daño gradual y que si no se trata a tiempo se puede volver crónico.

La cicatrización del hígado se da de forma anómala ya que el tejido que supone que debe reemplazar tejido muerto, en realidad afecta a tejido sano.

Esto trae una serie de daños y como dijimos, mal funcionamiento ya que la irrigación sanguínea al hígado comienza a ser deficiente por un bloqueo causado por el tejido cicatrizante, es así que progresivamente el hígado falla y se daña.

En un principio la cirrosis puede ser imperceptible, pero una vez que aparecen los síntomas, éstos son muy evidentes y que deben ser señal de alarma para acudir al médico.

cirrosis

Principales síntomas de la cirrosis

Los síntomas de la cirrosis son muy marcadas, si bien no aparecen al principio como veníamos explicando, cuando se manifiestan pueden llegar a ser bastante claros.

Hablaremos de las causas de la cirrosis más adelante, estos son los síntomas a los que hay que estar alertas:

  • Debilidad, la persona puede sentirse cansada sin haber realizado una actividad física extenuante.
  • Falta de apetito.
  • También se nota una pérdida de peso marcada.
  • Son comunes las náuseas y vómitos.
  • Se puede sentir un dolor leva y/o moderado en la parte derecha del abdomen, también se nota una inflamación en dicha zona.

Estos son los síntomas iniciales, cuando la cirrosis se encuentra avanzada se presentan síntomas como los siguientes:

  • Sangrado a través de vómitos y heces.
  • Hay mayor propensión a tener moretones en la piel.
  • Habrá una notoria pérdida de la concentración, desorientación, irritabilidad y problemas para dormir.
  • Las inflamaciones empiezan a aparecer en las extremidades, brazos, piernas, también en pies y tobillos, este tipo de inflamación se conoce como “edema”.
  • Ascitis, esto provoca la hinchazón del abdomen ya que se acumula líquido.
  • Hay una subida de presión, se llama hipertensión portal ya que dicha presión ocurre en la vena porta.
  • La persona padece de ictericia, ya que el hígado no funciona bien los niveles de bilirrubina descienden por tanto la piel y ojos se ponen de color amarillo.
  • Escozor en la piel.
  • La orina se torna de un color oscuro.

cirrosis sintomas

Qué causa la cirrosis

Dependiendo de la causas, puede haber diferentes tipos de cirrosis como son la cirrosis alcohólica o la cirrosis hepática, están también la cirrosis criptogénica, la cirrosis biliar primaria, la cirrosis biliar secundaria y la colangitis esclerosante primaria.

Serán los médicos quienes determinen el tipo y en función a ello indiquen un tratamiento, habiendo aclarado esto pasamos a mencionar las causas más comunes hablando de forma general:

  • Consumo de alcohol por largos periodos de tiempo, el riesgo es mucho más alto en personas alcohólicas que en bebedores sociales.

Aunque se sabe que cada organismo responde diferente y existen otros factores que pueden incrementar el riesgo, el consumo de alcohol sin control puede causar graves daños al hígado.

  • El padecer de hepatitis B también puede provocar cirrosis, también la hepatitis C ya que ambas tienen un origen vírico.

En estos casos el tratar dicha enfermedad reduce el riesgo de padecer de cirrosis.

  • Las enfermedades autoinmunes pueden provocar cirrosis, sobre todo los tipos de cirrosis biliar primaria y la colangitis esclerosante primaria.
  • Hígado graso no alcohólico, sobre todo cuando la persona padece de sobrepeso y lleva una vida sedentaria, puede padecer cirrosis.
  • Existe una causa de tipo hereditaria, enfermedades como la hemocromatosis o la enfermedad de Wilson pueden provocar cirrosis.
  • En algunas personas que están recibiendo tratamientos con determinados fármacos, a mediano y largo plazo pueden desarrollar cirrosis.

Hay que señalar también que la cirrosis criptogénica no tiene una causa conocida.

Tratamientos para la cirrosis

La cirrosis no tiene un tratamiento específico, como sucede con otras enfermedades, el tratamiento que se aplique será en base a los síntomas de cada paciente.

De hecho, lo más frecuente es que los médicos traten aquellas enfermedades o condiciones que propician la cirrosis, pues como vimos líneas arriba, esta enfermedad es causada por otras o factores como medicamentos, alcohol e incluso factores desconocidos.

En caso de que la cirrosis haya sido causada por una ingesta de alcohol por tiempo prolongado, el tratamiento se basará principalmente en cortar el consumo de alcohol de inmediato y empezar un tratamiento para aliviar los síntomas de la cirrosis.

Generalmente se busca cambiar los malos hábitos, incluso el fumar, la dieta se cambia para revertir el daño al hígado, de no ser así el cuadro se agravaría hasta llevar a la persona a la muerte.

En algunos casos las personas con cirrosis pueden desarrollar cálculos biliares, de ser así se aplica una endoscopía para extraer dichas piedras.

Cuando la cirrosis está muy avanzada, es posible que se requiera de un trasplante de hígado.

cirrosis tratamientos

Posibles complicaciones

Estas complicaciones pueden variar dependiendo del tipo de cirrosis, aunque generalmente ocurre cuando el tratamiento no se lleva a cabo a tiempo.

Incluso, ya con tratamiento existe un riesgo, lo que podría pasar es lo siguiente:

  • Hemorragias: para ser más exactos se les llama “hemorragias por várices esofágicas o gástricas“, ocurre cuando las venas del esófago se dilatan.

Esta dilatación causa una  obstrucción que llega a provocar un sangrado, la hemorragia ocurre en el aparato digestivo de manera que la persona vomita sangre y la expulsa por las heces.

Si no se atiende a tiempo puede conllevar a la muerte.

  • La ascitis es otra complicación, se trata de una inflamación abdominal, también en las extremidades, es decir brazos y piernas.

La inflamación se da a causa de acumulación de líquido y que puede derivar en una infección que a su vez puede causar una peritonitis bacteriana.

  • Los riñones puede empezar a funcionar mal, el daño del hígado provoca lo que se llama “síndrome hepatorrenal“.
  • Existe un riesgo de padecer de cáncer de hígado, en este caso en particular se le llama “carcinoma hepatocelular“.
  • Inflamación del bazo, ocurre por el aumento en la presión sanguínea en el hígado, es necesario atender dicha inflamación pues puede traer otro tipo de complicaciones.