Síntomas del síndrome del túnel carpiano

por | noviembre 12, 2018

Introducción

El túnel carpiano es como una especie de canal o corredor, situado en la cara anterior o flexora de la muñeca, se ubica más precisamente entre los huesos de la muñeca y el ligamento anular del carpo, a través del cual pasan los tendones flexores de los dedos y el nervio mediano. Cuando nos referimos al síndrome del túnel carpiano, hablamos de la afección que es capaz de provocar un daño en el nervio mediano.

Además es importante mencionar que, si se presenta un incremento de la presión en el interior del túnel carpiano, producto de cualquier situación, esto puede provocar una lesión, cuya intensidad puede ser variable en el nervio.

Población afectada

El síndrome del túnel carpiano, es una patología que se ha vuelto muy común, de manera tal que se considera como la neuropatía de compresión de nervio periférico más frecuente, afectando así al 1-3% de la población general así como a más del 5% de los trabajadores que hacen uso excesivo en sus respectivas ocupaciones de manos y muñecas. Lo que se debe saber es que esta patología, a menudo afecta más a mujeres con edades comprendidas entre los 40 y 60 años de edad. El 50% de los casos afecta a las mujeres.

Causas del síndrome del túnel carpiano

Recordemos que, el nervio mediano está rodeado de muchos tendones, lo cual limita su espacio. Existen algunos padecimientos como enfermedades endocrinológicas, reumáticas, de depósito, tratamiento esteroideo o estrogénico e incluso el desarrollo de tumores, que pueden provocar una disminución del túnel carpiano, favoreciendo la opresión del nervio o de los tendones, lo cual da lugar al síndrome del túnel carpiano. Sin embargo, resulta más común asociar este padecimiento con actividades que impliquen maniobras manuales de tipo repetitivo o en el caso de traumatismos locales.

Otras de las causas que a menudo favorecen el desarrollo de este padecimiento, son las siguientes:

La herencia: este es uno de los factores más importantes, debido a que los túneles carpianos son más pequeños en algunas personas, incrementando así la probabilidad de desarrollar este padecimiento. Cabe destacar que esta condición se convierte en un rasgo que tiende a repetirse en las familias.

Cambios hormonales: a menudo los que se presentan durante el embarazo pueden jugar un papel.

La edad: esta es una posible causa, ya que a menudo esta afección ocurre más frecuentemente en personas mayores.

Síntomas del síndrome del túnel carpiano

Es importante mencionar que, los síntomas se inician de forma gradual, afectando mayormente el lado de la mano donde se encuentra el dedo pulgar. Además se perciben mayormente en la noche debido a la posición de las manos que toman las personas al dormir.

Cabe destacar que, la sintomatología se inicia con dolor en la muñeca y el área del antebrazo, en la mayoría de los pacientes. Además se observa sensación de acorchamiento, calambres así como hormigueos en los dedos pulgar, índice, medio y parte del anular. Otros de los síntomas incluyen: sensación de descarga eléctrica y dolor que incluso pueden afectar el brazo hasta llegar al hombro.

Es de tener en cuenta que, si estos síntomas no son tratados adecuadamente, se puede producir debilidad y atrofia de algunos músculos de la mano, así como torpeza al manipular objetos.

Diagnóstico del síndrome del túnel carpiano

Para realizar el diagnóstico de este padecimiento, es importante realizar una revisión profunda de la historia clínica del paciente, así como de su sintomatología. Recordemos que esta última resulta bastante característica, permitiendo así el diagnóstico adecuado de la patología.

Luego de analizar los síntomas del paciente, el médico procederá a la realización de una exploración de la sensibilidad así como de la fuerza de la mano, además de incluir otra serie de maniobras o ejercicios que permitan el desarrollo de la sintomatología.

Cabe destacar que, para confirmar el diagnóstico, así como para valorar el nivel de afectación que ha sufrido el nervio mediano, a menudo se recomienda la realización de un estudio neurofisiológico, el cual incluye un electromiograma (EMG) y un estudio de conducción nerviosa (ECN). Además si se sospecha de la existencia de enfermedades endocrinológicas, reumáticas, tratamiento con estrógenos, embarazo, o de la presencia de algunos tumores, se complementa el diagnóstico con pruebas analíticas o de imagen.

Tratamiento del síndrome del túnel carpiano

Como ya sabemos, si este padecimiento no es atendido a tiempo, puede complicarse, requiriendo de cirugía para corregir el problema. Cuando es detectado a tiempo, son muchos los pacientes que responden de forma favorable a los antiinflamatorios (esteroideos o no esteroideos) así como al reposo de la mano con férula dorsal nocturna en extensión incluyendo mano y antebrazo. También se puede hacer rehabilitación en el caso de los pacientes crónicos, pero si la sintomatología persiste se acude a una infiltración local de corticoides.

Una vez agotado el tratamiento con medicamentos, si este no funciona, se hace necesaria la liberación del nervio mediano, a través de una cirugía. Es de hacer notar que esta medida se hace necesaria también cuando el estudio neurofisiológico resulta altamente patológico, cuando se presenta un déficit de tipo sensitivo o motor o en los casos que los síntomas tengan una progresión de más de 12 meses de evolución.

La cirugía puede ser convencional o endoscópica. Recordemos que, esta cirugía se realiza de forma ambulatoria con aplicación de anestesia local. Este procedimiento consiste en la realización de un corte en la palma de la mano, para posteriormente realizar un seccionamiento del ligamento carpiano transverso del túnel carpiano, esto con la finalidad de ampliar el tamaño el tamaño del túnel y de esta manera disminuir la presión en el nervio.

Cabe destacar que, cuando la piel es cerrada, comienza la etapa de cicatrización y crecimiento transversal del ligamento, con lo cual habrá más espacio para el nervio y los tendones flexores.

Complicaciones del síndrome de túnel carpiano después de la cirugía

A menudo estas no se presentan, sin embargo hay excepciones en las que podemos observar: sangrado, lesión del nervio mediano, así como infección, razón por la cual es necesario respetar las indicaciones dadas por el médico tratante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.