Síntomas de la sepsis

By |

Introducción

La sepsis, médicamente conocida como la septicemia, es una de las enfermedades más graves y mortales a nivel mundial, siendo incluida en la lista de las diez causas principales de muerte por enfermedad en algunos países, siendo el más afectado los Estados Unidos. La particularidad de esta enfermedad es que la misma es capaz de aparecer sin necesidad de avisar, ya que surge siempre que existe una infección no tratada, lo que nos dice que puede atacar a un gran número de personas sin importar su edad, ni el sexo de la misma. Sin embargo, más adelante hablaremos de los factores de riesgo de la sepsis y notaremos hacia donde se inclina la balanza en este hecho.

Es sumamente importante que se creen lazos de información sobre la sepsis, ya que es una enfermedad poco conocida, aún cuando es sumamente peligrosa. Es necesario que se conozcan sus síntomas y sus causas y el modo correcto de reaccionar cuando se descubre su existencia. Esto podría disminuir en gran medida el número de fallecimientos por septicemia en todo el mundo.

Si la sepsis avanza, lo cual hace con mucha rapidez, afecta un gran número de órganos y sistemas del organismo humano, dañándolos y causando complicaciones indescriptibles, hasta llegar a la muerte del paciente. Es necesario que la septicemia se diagnostique a tiempo, ya que mientras más pronto se logre el diagnóstico, más posibilidades de atacar la enfermedad, existen.

Sin embargo, es necesario mencionar el hecho de que no es muy fácil de ver a simple vista, por lo que conocer nuestro organismo y lo que intenta decirnos, es la clave del éxito y de la vida en este caso.

Un poco más sobre la sepsis

Como decíamos, la enfermedad no surge por un algo en especial, sino por cualquier infección no tratada, sin importar en donde se encuentre la misma. La sepsis se propaga a través del organismo gracias al torrente sanguíneo, llegando hasta los lugares a donde la misma desee.

La septicemia puede partir de una bacteria en especial, o de un hongo,o de un parásito o bien de un simple virus, siempre que cualquiera de estos no haya sido tratado de forma correcta en el individuo. Sin embargo, no importa demasiado qué haya causado la sepsis de estos agentes, ya que de cualquier forma se considera una emergencia médica que acaba causando un shock séptico o la muerte del paciente.

Entonces, hablando de forma resumida, hemos establecido el hecho de que la sepsis surge partiendo de una infección, la que al mismo tiempo puede surgir de cualquier agente. Pero pese a esto, más que hablar de agentes o de infecciones, para poder establecer ciertas causas específicas de la sepsis, es necesario hablar de algunas enfermedades que se catalogan como las causas principales de la enfermedad.

Dentro de las causas principales de la sepsis, se encuentran las siguientes:

  1. Si cualquier tipo de quemadura grave no se cure de forma correcta, y se genere una infección en la herida, es probable que suja una sepsis, ya que en la herida se formarán los gérmenes.
  2. La neumonía es una de las causas principales de la septicemia, sobretodo cuando no se trata a tiempo o se combina con una bronquitis. Es sumamente importante tratar estas dos patologías para evitar complicaciones.
  3. La meningitis se ubica en la lista de las causas principales de la sepsis, siendo esta una enfermedad que ataca a un gran número de personas. Es bien sabido que la meningitis es mortal, ya que acaba generando una septicemia en el organismo.
  4. A nivel cardíaco, la endocarditis es otra de las causas principales de la sepsis y afecta a un gran número de personas alrededor de todo el mundo.

Inclusive, a pesar de que no es una de las causas más sonadas, la cistitis también se toma en cuenta en estos casos, ya que la misma siempre que no se trate, es capaz de generar una sepsis segura.

Es necesario que cualquier enfermedad que pueda acabar en una infección, sea tratada de forma inmediata con el fin de evitar complicaciones que acaben en una sepsis.

Síntomas de la sepsis

La sepsis es una enfermedad que afecta al sistema inmunitario de cada individuo, sobretodoal comienzo de la infección. Partiendo de este hecho, es importante destacar que no siempre se generan síntomas y no siempre se requiere de un tratamiento para eliminar la infección, ya que el sistema inmunológico del individuo suele ser capaz de tratar la afección, incluso sin que el paciente lo note.

Es por ello que en ocasiones la septicemia suele ser silenciosa y no causa síntoma alguno. Sin embargo, esto ocurre en menor medida, ya que estamos hablando de un enfermedad que se propaga por todo el organismo y se adhiere a una herida en especial.

Cuando el cuerpo busca de forma desesperada atacar a sepsis, se forma lo que son ciertas reacciones inflamatorias en respuesta a la infección, causando algunos síntomas. Si esto no funciona y la sepsis continúa avanzando, los síntomas principales de la septicemia comienzan a aparecer, siendo similares a los de una infección común.

Los síntomas de la sepsis son los siguientes:

Fiebre

La fiebre es uno de los síntomas que primero aparecen cuando existe una septicemia, sobretodo por la infección que existía antes de que se complicara. Esta puede llegar a alcanzar los 40º.

Disminución en la temperatura corporal

Por otro lado, además de la fiebre, sucede que la temperatura corporal disminuye de forma brusca y alarmante, causando un choque en ambas temperaturas que produce cansancio y fatiga en los afectados.

Escalofríos

Acompañando los cambios en las temperaturas que ocurren en el cuerpo, los escalofríos se vuelven constantes en todo momento.

La frecuencia del corazón se eleva

En ocasiones ocurre que la frecuencia cardíaca aumenta de forma brusca y desmedida, produciendo con esto dolores en el pecho por el golpe del corazón de forma inusual. Suele ser muy común cuando la sepsis ataca al corazón.

Dificultad para respirar

Este es otro de los síntomas de la sepsis, y produce que la respiración se vuelva agitada y superficial debido a la dificultad que se produce a nivel respiratorio. Suele ser frecuente cuando la sepsis surge por una neumonía.

Cambios en la tensión arterial

Por lo general ocurre que la presión arterial disminuye de forma brusca gracias a que los vasos sanguíneos se dilatan y se mantienen en ese estado por largo rato. Es necesario prestar atención a este síntoma ya que si no se controla puede causar un shock séptico.

Dolores al tener relaciones sexuales

Si la sepsis se produce por el vientre, es capaz de afectar todos los órganos de esta zona, causando que las parejas sufran molestias a la hora de mantener relaciones sexuales. Generalmente esto ocurre de forma frecuente en las mujeres.

Cambios en la estabilidad mental

Si por el contrario, la septicemia ocurre y llega hasta el cerebro, comienzan ciertos cambios mentales que acaban con la estabilidad emocional del paciente y le producen confusión y agotamiento mental.

Coagulación de la sangre

Y por último, otro de los síntomas principales de la sepsis es la coagulación de la sangre, lo cual acaba generando una coagulación intravascular diseminada. Suele ser peligroso si no se trata, ya que además de formarse zonas azules o moradas en el cuerpo, esto puede acabar en la amputación de las partes.

Es importante tener en cuenta todos estos síntomas y prestar debida atención a ellos ya que de no tratarse y detenerlos, se pueden generar otras complicaciones. Además, los sistemas inmunitario, respiratorio y circulatorio del organismo se ven sumamente afectados, lo que acaba con problemas a nivel cardíaco y en el cerebro. Por otro lado, la sepsis debe ser diagnosticada y tratada de forma rápida para evitar y disminuir el riego de muerte en el paciente.

Diagnóstico de la sepsis

El diagnóstico de la sepsis se debe realizar rápidamente luego de sentir algunos de los síntomas anteriormente descritos, y esto se logra visitando al médico de forma inmediata. El mismo deberá realizar un chequeo visual y físico para observar el problema y tratar de establecer las causas de los síntomas.

Si se observa una herida abierta, el médico especialista deberá recetar la realización de un cultivo de secreción, con el fin de determinar qué tipo de infección es, qué la está causando y cómo debe ser tratada de forma correcta. Además de esto, también deben realizarse otras pruebas con el fin de observar cómo está la cantidad de glóbulos rojos, blancos y la cantidad de la hemoglobina existente en la sangre.

Por otro lado, si se requiere, es importante determinar en qué tiempo el plasma de la sangre tarde en coagularse para poder entender a qué nivel sanguíneo se le responde a la infección. Y por último, de ser necesario, se realizan pruebas al líquido cefalorraquídeo para poder determinar qué tipo de agente está atacando a la médula espinal.

Factores de riesgo de la sepsis

Como decíamos al comienzo del artículo, existen diversos factores de riesgo que se han establecido luego de determinar las posibles causas de la sepsis. Hablando desde el punto de vista médico, los especialistas han establecido algunos factores de riesgo que bien pueden variar, y son los siguientes:

  1. La edad. Si bien decíamos que la septicemia ataca a un gran número de personas, entrando cualquiera, los niños, las embarazadas y los adultos mayores son más propensos a no poder combatirla debido a su debilidad en su sistema inmunitario.
  2. Algunas enfermedades. El hecho de haber sufrido, o de estar sufriendo algunas enfermedades, genera altas posibilidades de que una sepsis se genere, como lo son la neumonía y la meningitis.
  3. La inmunodepresión.Esta parte de ciertas enfermedades que tacan los sistemas de los individuos, como el VIH o cualquier tipo de cáncer, debilitado el organismo del afectado y volviéndolo propenso a sufrir una septicemia.
  4. Operaciones quirúrgicas. Partiendo de las heridas de las operaciones quirúrgicas, estas se vuelven un factor de riesgo inminente a la hora de sufrir una sepsis.
  5. La diabetes de larga duración. Y por último, la diabetes es capaz de generar una septicemia por su respuesta en el organismo del individuo al que está afectando.

¿Cómo debe tratarse la sepsis?

Una vez que la septicemia se haya diagnosticado, es necesario que se ponga en marcha el tratamiento adecuado para mejor los síntomas y reducir el problema. Sin embargo, al hablar de cultivos y pruebas que tardan cierto tiempo y tratándose de una enfermedad mortal, es necesario que se establezca un tratamiento de antibióticos generales para detener el avance de la sepsis. Esto, acompañado de otros medicamentos para mejorar la fiebre y los cambios en la presión arterial, deberá mantenerse constantes hasta que los resultados de los exámenes surjan.

Una vez que los resultados se encuentren en las manos del médico especialista, el mismo deberá establecer los antibióticos que respondan ante el agente que está provocando la infección y administrarlos por vía endovenosa, para un más rápido efecto. Además de esto, es necesario llevar a cabo un control progresivo para observar cómo responde la infección ante los medicamentos administrados.

Si se trata de un problema generado por alguna herida abierta, deberá tratarse la infección tanto de forma interna como de forma externa, tratándose la herida de forma adecuada y siempre con antibióticos, para evitar que el agente causal se reproduzca.

¿Se puede prevenir la sepsis?

Lamentablemente, no hay forma de prevenir la septicemia debido a que esta surge siempre que existe una infección y no se trata, sobretodo por el hecho de que las causas pueden ser externas, pero también internas y poco probables a observar antes de que la complicación comience a surgir.

Pese a esto, se recomienda colocar una vacuna a temprana edad con el fin de que el sistema inmunitario de los individuos se vea reforzado. Esta vacuna es la vacuna contra la gripe haemophilus B, en donde la misma se conforma de dos vacunas distintas, una contra la gripe y otra contra la neumonía por estreptococo.

Si bien esto no previene de forma segura la sepsis, genera que las posibilidades de su aparición se reduzcan en gran medida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.