Saltar al contenido

Secuelas mentales de la cuarentena

secuelas mentales

Secuelas mentales de la cuarentena. El aislamiento social o cuarentena al que nos hemos visto sometidos debido a la pandemia ocasionada por el COVID-19, ha causado gran impacto en la sociedad a nivel mundial. La imposibilidad de seguir desarrollando nuestras actividades de la forma como habitualmente lo hacíamos ha desencadenado una serie de efectos nocivos en la salud mental de las personas. 

La ansiedad y la incertidumbre han sido las secuelas mentales más notorias de la pandemia, y ha afectado a todos, sin distinción de edad, raza, sexo o estatus social. 

La cuarentena obliga a quienes la padecen a una serie de condiciones que la convierten en una vivencia en extremo desagradable. Y es que todo el escenario que encierra no es para menos: la separación de los seres queridos, restricción (por no llamarla pérdida) de la libertad, aburrimiento, desempleo, nuevas condiciones de trabajo y estudio.

¡Fumar en cachimba, un hobby con efectos beneficiosos! Busca la tuya en: https://miscachimbas.com/

Secuelas mentales

Al hablar de las consecuencias de la cuarentena en las personas, debemos clasificarlos en grupos, según su condición, y así distinguir algunas diferencias en los efectos. 

A pesar que todas presentan síntomas generales, también existen ciertas características propias de cada grupo.  Estos grupos serían:

  • Personas sanas en cuarentena 
  • Personas enfermas en cuarentena
  • Personas en cuarentena por haber estado expuestas al virus
  • Trabajadores del sector salud

Personas sanas en cuarentena

Se puede decir que todos en general, son propensos a sufrir de síntomas de estrés agudo, agotamiento, desapego, ansiedad, irritabilidad, trastornos del sueño, dificultad para concentrarse y tomar decisiones, rechazo al empleo, bajo desempeño laboral

Personas enfermas en cuarentena 

En el grupo de quienes han resultado contagiados, además de los síntomas mencionados anteriormente, también se pueden evidenciar síntomas de estrés postraumático, como lo son la depresión, trastornos emocionales, bajo estado de ánimo, ira. Estos dos últimos los más constantes en estos casos. 

Personas en cuarentena por haber estado expuestas al virus

Luego, está el grupo de quienes están en cuarentena por haber estado expuesto al virus. Por lo general, los individuos de este se muestran temerosos, nerviosos, tristes, algunos hasta llegan a tener sentimientos de culpabilidad.

Trabajadores del sector salud

Estos síntomas o secuelas, llegan a ser más fuertes en los trabajadores del sector salud.  Llegan a manifestarse en estados anímicos más iracundos, frustrados, temerosos, impotentes, preocupados, se tornan menos felices que el resto. Además, de llegar a sentir mayor temor, tanto por la posibilidad de estar contagiados como por la de terminar contagiando a otros. 

Las secuelas de la cuarentena se pueden mantener hasta por seis meses posteriores a la culminación de la cuarentena. 

Muchos son los casos de personas que siguen ancladas a las actitudes propias para protección de contagio. Tales como: evadir a las personas que presentan síntomas de resfrío (tos o estornudos), evitar espacios cerrados y multitudes, lavado constante de manos. En pocas palabras, la vuelta a la normalidad no se presenta tan normal. 

Secuelas mentales

Los niños no escapan de esta realidad

El encierro, el comenzar nuevas modalidades de estudios, la falta de esparcimiento, conlleva al desarrollo de sentimiento negativos en ellos. Pueden llegar a sentirse embargados de una sensación de desasosiego, así como de falta de interés por los estudios, rebeldía, fatiga y un cierto desconcierto. 

Otra de las consecuencias que no podemos olvidar, es el aumento de casos de violencia intrafamiliar con sus respectivas secuelas. En los tiempos de cuarentena, fueron muchos las personas expuestas al constante trato con sus maltratadores, y a no poder recibir la atención que se le brindaba en las escuelas o centros de ayuda. 

Esto provocó un daño mayor al que ya se venía viendo, porque además de tener que lidiar con los embates de la cuarentena, toca también luchar contra las consecuencias del maltrato en sí. Consecuencias que pueden ser tanto físicas, como emocionales y sicológicas. 

¿Alternativas a las secuelas mentales de la cuarentena?

Sin embargo, como individuos únicos que somos, también nuestras respuestas a los estímulos varían de unos a otros. No todos nos comportamos igual, ni afrontamos de la misma forma las situaciones o complicaciones que la vida nos presenta. 

Cada quien ha buscado la manera de sobrellevar el encierro al que nos sometió la pandemia, y ajustarnos al cambio de vida al que nos vimos forzados. 

Hay quienes decidieron desarrollar alguna idea olvidada o relegada por el tiempo y las ocupaciones. Hay quienes aprendieron un oficio nuevo, desarrollaron alguna afición o descubrieron alguna nueva. Muchos otros renovaron muchos aspectos de su vida. Algunos otros buscaron nuevas maneras de relajarse y divertirse. 

Y a pesar que fueron actividades que llegaron en cuarentena, muchas terminaron convirtiéndose en parte del nuevo estilo de vida, o como solemos llamar hoy día, nuestra nueva normalidad. 

Entre las tantas opciones que existen para relajarse, hay una que se ha puesto de moda, tal vez por la novedad, tal vez por los efectos que produce. 

¡Fumar en cachimba! Y quizá sea porque no es lo mismo, fumar en cachimba que fumar un cigarrillo tradicional. 

Fumar en cachimba implica todo un ritual, empezando por escoger el edulcorante y aromatizante para así disfrutar del sabor y aroma de nuestra preferencia, hasta el armar la cachimba como tal. 

Todo esto convierte el acto de fumar en todo un ritual, que para muchos puede llegar a ser una verdadera experiencia de relajación. 

👉Adquiere ya tus cachimbas a través de : miscachimbas.com