Saltar al contenido

La rinitis es una enfermedad muy común que afecta a un número de personas alrededor de todo el mundo. Afecta el organismo humano a nivel de la mucosa nasal y produce una serie de síntomas molestos que en ocasiones son asociados a un gripe o a una alergia común y corriente.

Los síntomas son capaces de mantenerse permanentes o intermitentes, y agravarse según algunas circunstancias, dependiendo del tipo de rinitis que se esté presentando.

De los dos tipos de rinitis que existen, la rinitis alérgica es la más común de todas, similar al asma y asociada a la hiperactividad bronquial. Es de suma importancia que quienes padezcan de rinitis, visiten a un médico especialista para que el mismo establezca las pautas necesarias para evitar problemas a alarga y solucionar la enfermedad de raíz.

¿Qué es la rinoconjuntivitis alérgica?

La conjuntivitis alérgica es una enfermedad que se asocia de forma habitual con la rinitis, específicamente con la rinitis alérgica, por lo que lleva el nombre de rinoconjuntivitis alérgica. Esta afección cuenta con unos síntomas muy específicos que se asemejan a los de la rinitis común, con la diferencia de que surgen a nivel ocular.

Estos síntomas son los siguientes:

  1. Lagrimeo. El lagrimeo puede surgir por las mañanas al despertar y por las noches, antes de dormir. Suele ser muy molesto y puede ocurrir durante todo el día cuando está muy grave.
  2. Picor. El picor en los ojos puede ser persistente o atacar durante ciertas horas y en circunstancias específicas.
  3. Congestión y enrojecimiento. Esto puede abarcar desde la nariz, hasta los ojos y la frente, y durar algunas horas durante uno o dos días.

Esto puede empeorar o surgir según el nivel de alergia y las circunstancias en las cuales se encuentre el afectado, por lo que puede prevenirse. Es necesario visitar a un médico especialista para que recete un tratamiento y establezca las recomendaciones y pautas necesarias para mejorar la rinitis alérgica.

¿Qué incidencia tiene la rinitis?

Al tratarse de una enfermedad alérgica, en su gran mayoría, es capaz de tener una gran incidencia en la población mundial, pudiendo afectar a más de un 25% de la misma alrededor de todo el mundo. No suele ser contagiosa, pero es una afección que ocurre según diversas causas. Veamos cuáles son.

rinitias alérgica

Causas de la rinitis

Las causas de la rinitis pueden variar, pero la causa principal o el factor inicial que da como resultado una rinitis, son los aeroalérgenos, mismos que se dividen en una clasificación que los separa en agentes de interior, de exterior y laborales.

Los agentes del interior se constituyen por una serie de ácaros del polvo doméstico que se consiguen en los hogares de cualquier familia. Estos son unos parásitos de tamaño muy muy pequeño, que a simple vista no pueden verse, y que se consiguen habitualmente en muchos colchones, alfombras, muebles y cojines, incluyendo a las sábanas en este grupo.

Por otro lado, también suelen conseguirse en la saliva o en la orina de algunos animales domésticos, aunque en estos casos la frecuencia es mucho menor.

¿Qué causa la rinitis?

Por otra parte tenemos los agentes de exterior, en donde estos son ciertos hongos atmosféricos y pólenes que producen una gran diversidad de alergias en los seres humanos, dando como resultado una rinitis alérgica muy desagradable que puede controlarse siempre y cuando estos agentes se mantengan al margen.

Y por último, están los agentes laborales, los cuales son aquellos que así como su nombre nos lo indica e les consigue en ciertos lugares de trabajo y que se encuentran en el aire. Suelen asociarse con ciertos lugares, como panaderías y fábricas, en donde tengan que ver con harinas de cereales o maderas tropicales.

causas de la rinitis

Síntomas de la rinitis

La rinitis es una enfermedad muy ruidosa, por lo que no se puede decir que es asintomática, sino todo lo contrario. A continuación hablaremos de una serie de síntomas que bien pueden no atacar a todas las personas que sufren de esta enfermedad, o al menos no todos los síntomas, pero sí algunos de ellos.

Veamos cuáles son los síntomas generales de la rinitis:

Picor

El picor que surge por la rinitis puede afectar una gran parte de la zona del cuello y la cara, por dentro, y este puede surgir de forma gradual o bruscamente. Por lo general el picor comienza con la nariz y el paladar y se va desviando hacia la parte posterior de la garganta y hacia los ojos.

Estornudos

Similar a un día de gripe, los estornudos no se hacer esperar, sobretodo si el agente que está causando la rinitis sigue cerca.

Obstrucción y secreción nasal

La obstrucción nasal es muy frecuente y las secreciones siempre se encuentran, en todo momento, sobretodo después de los estornudos. Por lo general estas secreciones cuentan con un color muy claro.

Falta de olfato

En raras ocasiones puede surgir que la congestión nasal acaba en una falta de olfato que se recupera cuando las secreciones bajan en intensidad.

síntomas

Dolor de cabeza

Este no suele ser uno de los síntomas principales de la rinitis, pero ataca a una gran cantidad de los que la sufren, sobretodo por las mañanas y antes de dormir.

Tos y jadeos

Esta enfermedad afecta lo que es la nariz hasta la garganta, lo que da como resultado que un ataque de tos comience junto a jadeos y una dificultad en la respiración.

¿Se puede prevenir la rinitis?

Al tratarse de una enfermedad que surge principalmente de lo que es el polen de las flores, la forma principal para prevenirla es evitando esto por completo. Sin embargo, no es sencillo cuándo se trata de un agente que puede encontrarse de forma común en el aire.

Pese a ello, la rinitis sí puede prevenirse siguiendo las siguientes recomendaciones:

  1. Evita salir por las mañanas muy temprano, ya que a estas horas es cuando el polen está más fuerte.
  2. Trata de evitar zonas verdes o parques en donde el polen y la tierra se juntan.
  3. Si te encuentras en un periodo del año en el cual los árboles están floreciendo, evita realizar actividades que deban ser al aire libre, o trata de evitar los lugares que más cerca tengan estos árboles.
  4. Si tienes ventanas en tu hogar, mantenlas cerradas todo el tiempo que sea posible. Haz lo mismo si conduces.
  5. Si tienes que caminar en la calle y hay demasiado sol, usa lentes de sol, esto evitará que surja una rinoconjuntivitis.
  6. Mantén los filtros de los aires acondicionados limpios, en todo momento. Realiza esta limpieza dos veces por semana.
  7. Evita el polvo en tu hogar y mantén tu hogar libre de ácaros.
  8. Si cuentas con una mascota que vaya largando pelo por todo el hogar, debes aspirar todos los días.

Y por último, ten en cuenta que si tus padres han sufrido de alergias, es posible que tengas probabilidad de sufrir de rinitis en algún punto.

prevención de la rinitis

Tipos de rinitis

Como ya hemos venido mencionado más arriba, existen dos tipos de rinitis. Veamos cuáles son:

Rinitis alérgica estacional

La rinitis alérgica, así como su nombre completo nos lo indica, es un tipo de rinitis que surge según algunos periodos específicos del año, sobretodo aquellas estaciones en donde el polen es demasiado notorio y fuerte. Es también conocida como la fiebre del heno y suele aparecer en niños, jóvenes y adultos.

Rinitis perenne

La rinitis perenne es aquella que surge gracias a los ácaros del polvo, al moho, a los pelos de ciertos animales y a otros agentes externos y laborales que pueden hallarse en el ambiente todo el tiempo, por lo que se concentran todo el año y puede durar mucho tiempo.

Esta es clasificada por muchos expertos como una rinitis alérgica intermitente o persistente,  en donde la intermitente es aquella que surge de forma regular entre dos y cuatro días a la semana, siempre consecutivos, y la persistente es aquella que va durando de semanas en semanas.

Diagnostico

Si luego de conocer los síntomas de la rinitis, crees estarla padeciendo, es momento de que visites a un médico para que el mismo comience una evaluación física para confirmar que los síntomas que crees tener, tengan que ver con una posible rinitis.

Lo importante es establecer la causa principal de la rinitis, por lo que el médico deberá realizar ciertas pruebas que ayuden a establecer si es alérgica o perenne. Esto se logra con ciertas pruebas como un test cutáneo de alergias. Por lo general esto se debe realizar de forma necesaria para establecer el tipo de agente que está causando la enfermedad y así acabar con la misma desde la raíz del problema.

diagnostico de la rinitis

Tratamiento

Para poder tratar la rinitis, es necesario conocer el agente que lo está causando y comenzar por alejar el mismo de nuestro organismo. Si el agente es un alérgeno en especial, es importar evitar que el mismo entre en contacto con el afectado.

Si se trata de un ácaro, una de las mejores formas de tratar el problema es con la higiene y el cambio de sábanas y fundas, además de que se debe mantener toda la ropa limpia, aún cuando no se haya utilizado. Las alfombras deben ser aspiradas, así como los colchones, los cojines y los muebles. Mientras más caliente pueda estar el agua para lavar la ropa, mucho mejor será el efecto generado ya que de este modo los ácaros podrás ser exterminados.

Si con esto la rinitis sigue, es necesario comenzar un tratamiento que evite que esta rinitis pueda llegar a empeorar, sobretodo por el hecho de que las causas pueden variar y ser más de una. Es importante que se utilicen medicamentos únicamente recetados por el médico tras haber realizado él mismo el diagnóstico.

Antialérgicos, Corticoides

La rinitis suele tratarse con antialérgicos, corticoides intranasales y descongestionantes, medicamentos que atacan directamente los síntomas.

Prácticamente todos los síntomas que surgen por la rinitis son capaces de tratarse, sobretodo en los niños, ya que de hecho ellos son los que mejor pronóstico tienen en cuanto a superar el problema se trata. Esto se debe a que ellos cuentan con un buen sistema inmunitario que actúa en contra de los agentes que van causando la rinitis.

Factores de riesgo

En lo que respecta a la rinitis alérgica, existen ciertos factores de riesgo que generan que la enfermedad comience, en donde tanto genes como entorno son capaces de producirla.

Los principales factores de riesgo de la rinitis son los siguientes:

  1. Tener padres alérgicos es el principal factor de riesgo de la rinitis, sobretodo porque si bien no se considera como una enfermedad hereditaria específicamente, el factor de los genes es muy determinante.
  2. Exposición a diversos factores ambientales. Ya sabemos que existen hongos, bacterias, virus y parásitos en nuestro ambiente de forma general, ya que algunos sobreviven en el calor, otros en el frío y otros en ambientes húmedos, por lo que si te encuentras en algún lugar en donde existan ácaros o virus específicos, tienes altas posibilidades de contraer una rinitis.
  3. Contaminación. Esto suele ser uno de los principales factores de riesgo de la rinitis, sobretodo cuando hay mucho humo de carro y una gran cantidad de personas.

Durante el embarazo

La rinitis no perdona ni siquiera a las mujeres embarazadas, sino todo lo contrario, ya que los síntomas suelen empeorar cuando el feto se va gestando, causando obstrucción nasal de forma inmediata, lo que genera que la madre en cuestión presente un cuadro de déficit respiratorio.

Es necesario que la mujer se mantenga siempre alerta y visite a un médico inmediatamente, ya que no sólo su vida puede estar en riesgo si algo así ocurre, sino también la del feto. Las dosis de tratamiento deben ser administradas bajo estricta vigilancia médica.