Saltar al contenido

Quiste de Baker (Quiste Poplíteo)

junio 14, 2020

En lo que respecta al cuerpo humano, existe cierta articulación en la rodilla que genera un impacto importante en nuestras vidas, ya que es aquella que ayuda a soportar todo nuestro peso, según sea la actividad. Es decir, cuando se está saltando o despegando los pies del suelo, y luego el cuerpo aterriza nuevamente, lo que genera que no caigamos al suelo en el ese momento, en esta articulación.

Sin embargo, a pesar de poder soportar esto, eso no quiere decir que no se halle expuesta a contraer una gran diversidad de lesiones, como lo es el quiste de Baker.

Quiste de Baker

¿Qué es el quiste de Baker?

El quiste de Baker, también conocido como Quiste Poplíteo, no es más que una lesión en donde se va acumulando líquido articular, originario de lo que es la cápsula articular. Este líquido se encuentra siempre presente en este sitio gracias a que se encarga de mantener lubricada la articulación, funcionando de maravilla en nuestra rodilla, como si fuese una bisagra nueva.

El problema comienza cuando este líquido comienza a ser demasiado, acumulándose y generando el quiste.

Esta acumulación ocurre cuando la membrana sinovial de la articulación se va debilitando, lo que genera que acabe por formarse el quiste justo detrás de lo que es la rodilla, en lo que se conoce mejor como la corva. Una vez que la presión comienza a acumularse, comienzan las molestias.

Siempre que existe un problema en la articulación de la rodilla, lo que es la cápsula articular comienza a generar más líquido sinovial de lo que debería, denominándose este proceso de como derrame articular. Este exceso de líquido siempre se acumulará en la parte posterior de la rodilla, nunca adelante.

Este quiste afecta a un gran número de personas, desde las más pequeñas, hasta las más grandes, por lo que hay que tenerlo siempre en cuenta.

Quiste Poplíteo

Causas del Quiste Poplíteo

Las causas del quiste de Baker son variables, sobretodo cuando se basan las causas en la edad del afectado. Por ejemplo, en lo que respecto a los adultos mayores, las causas de esta lesión tienen que ver directamente con ciertos procesos inflamatorios y degenerativos que pueden ser comunes y normales a esas edades. Dentro de estos procesos, principalmente se encuentran la artritis reumatoide, y la artrosis.

Cuando hablamos de personas jóvenes afectadas, comúnmente este quiste surge gracias a ciertas lesiones que hayan ocurrido con anterioridad, como las lesiones que ocurren en los ligamentos de la rodilla, las roturas del menisco y el desgaste del cartílago articular. Todo esto puede ocurrir según ciertas circunstancias.

Es importante que estas lesiones principales se traten con sumo cuidado, para evitar que el líquido articular se acumule y surja el quiste de Baker.

Sin embargo, para establecer dos causas específicas, exponemos las siguientes:

Traumatismos en la articulación

Dentro de los traumatismos que puedan ocurrir directamente en la articulación de la rodilla, se encuentran aquellas lesiones que ocurren de forma común en los deportes, en donde destacan las roturas de los ligamentos y del menisco.

También se cuentan los desgaste del cartílago articular que pueden ocurrir tras un mal movimiento general y frecuente, haciendo un mal ejercicio o un deporte. Estas son las causas que afectan generalmente a las personas jóvenes que frecuentemente realizan ejercicios y practican deportes.

Procesos inflamatorios o degenerativos

Como bien decíamos, estas son las causas que afectan directamente a las personas mayores, y se deben específicamente a la pérdida de ciertas propiedades de los tejidos, por lo que poco a poco la articulación se vuelve más y más inestable, lo que da como resultado que se debilite a tal punto, en el que se ve expuesto a diversos mecanismos y lesiones.

Síntomas del quiste de Baker

El quiste de Baker puede llegar a ser sorpresivo con los síntomas, sobretodo porque los mismos pueden no aparecer en ningún momento, o bien, pueden aparecer de forma brusca. Hay dos opciones: o la inflamación se vuelve dolorosa, o completamente indolora.

Siempre que existe un gran quiste, la rigidez que se genera en la rodilla puede llegar a ser demasiado molesta, generando dificultad para movilizar la articulación de la rodilla, y por ende, que la misma logre soportar el peso del cuerpo. Esto puede acabar generando que ciertas venas o nervios se compriman, lo que genera síntomas mucho más intensos.

En ocasiones, el quiste de gran tamaño puede llegar a romperse, lo que genera otros síntomas aún más intolerables. Para explicarlo con detalles, a continuación exponemos los síntomas habituales del quiste de Baker:

Masa en la rodilla

El síntoma principal suele ser la masa que aparecer en la parte posterior de la rodilla, gracias al líquido que se encuentra retenido en esa zona.

Dolor

El dolor puede llegaren momentos precisos, sobretodo cuando se realizan movimiento bruscos en donde la rodilla se extiende y se flexiona. Este se caracteriza por ser considerable, pero no demasiado fuerte, por lo que no incapacita a quienes lo sienten. Sin embargo, es un dolor que se considera molesto ya que se siente como una compresión persistente en la rodilla.

Hematoma e inflamación

Estos síntomas, además de un dolor punzante, ocurren sólo si el quiste se rompe, lo que genera que toda la pantorrilla se inflame y se vuelva rojiza, tornándose morada. Es necesario que cuando estos signos ocurran, de forma inmediata se visite a un médico para evitar que alguna vena salga lesionada, ocasionando una trombosis.

Cuándo acudir al médico

Si has sentido alguno de los síntomas anteriores y no sabes qué hacer, lo primero que necesitas es preparar una consulta con el médico especialista, y mantener la calma. Por lo general, los momentos de dolor generan impaciencia y desesperación, lo que genera que dejes pasar cosas importantes.

Por esto, es importante que realices una serie de cosas antes de visitar al médico, con el fin de que puedas entender lo que está ocurriendo. Lo primero que debes hacer es anotar todos los síntomas que sientes y que te están llevando al médico. Además, facilita y agiliza tu información privada, para que el médico no tarde demasiado en esta parte. Si estás tomando algún medicamento, anótalo y hazle saber esta información al médico de inmediato.

Haz una lista con todas las preguntas que desees hacerle al médico, con el fin de que ninguna de ellas se te pueda olvidar y así aproveches todo el tiempo que tendrás en la consulta.

Diagnóstico del quiste de Baker

Una vez hayas hecho lo anterior, lo ideal es visitar al médico lo más pronto posible, ya que si bien el quiste de Baker no se considera peligroso, puede traer consigo complicaciones. Además, los síntomas de esta lesión son similares a los de otras afecciones, como coágulos, aneurismas o tumores, por lo que es importante realizar un diagnóstico que descarte o certifique el trastorno.

Lo ideal es que el médico te realice un examen visual y físico en donde observe tus síntomas físicos y, para confirmar lo que sus ojos pueden ver, realizar una ecografía, una radiografía o una resonancia magnética, según sea la preferencia del especialista.

Tratamiento para el Quiste Poplíteo (quiste de baker)

Una vez realizado el diagnóstico y confirmado el quiste de Baker, se debe proceder a establecer un tratamiento efectivo que ataque la causa principal de la lesión, ya que primero es necesario detener el causante, para poder aliviar los síntomas y hacerlos desaparecer. Además, al existir inflamación, son necesarios algunos medicamentos.

Existen varios métodos para tratar el quiste de Baker, en donde los principales son los siguientes:

  1. Medicamentos: como decíamos, la receta de medicamentos específicos es necesario ya que estamos hablando de tejidos que se encuentran inflamados y están generando dolor, sobretodo en la rodilla. Sin embargo, es importante tener en cuenta que si bien esto alivia algunos de los síntomas, no evita que el quiste reaparezca.
  2. Drenaje del líquido: al contar con el líquido articular en lo que es la parte posterior de la rodilla, e probable que el especialista busque reducir este hecho drenando el líquido con una aguja especial. Esto general un gran alivio inmediato.
  3. Fisioterapia: Existen tratamientos fisioterapéuticos en donde se coloca hielo en la zona afectada, una venda elástica especial y el uso de muletas para no apoyar todo el peso en la pierna que tiene el problema. Esto ayuda a que la rodilla vuelva a retomar fuerza y se reduzcan los síntomas en gran medida.
  4. Si el cartílago es lo que se ha lastimado, pude que el especialista recomiende una operación especial para reparar el problema y eliminar el quiste de Baker.
  5. Extirpación del quiste. Si el quiste es demasiado grande y no se puede drenar, es necesario realizar una intervención quirúrgica para extirpar este quiste y así eliminar el problema de raíz.

Ejercicios

A largo plazo puede que el quiste de Baker no genere un daño mayor, pero sí genera ciertas molestias y dolores que pueden ser persistentes e ir aumentando en gran medida si no se trata de forma adecuada.

Existe un método de tratamiento que se basa en ejercicios especiales para ayudar a que la rodilla se recupere, como los movimientos suaves y el soportar peso, siendo estos los principales ejercicios que ayudan a que la rodilla se fortalezca, estableciéndose en el nivel inicial de la recuperación.

En un nivel medio de recuperación, los ejercicios son un poco más difíciles y son específicos para que la rodilla comience a generar mucha más estabilidad. Y por último, está el nivel de recuperación avanzada, en donde la dificultad de los ejercicios aumenta en mayor medida y se alargan por algunas semanas.

Complicaciones

Como bien decíamos, si el quiste de Baker no se trata, puede que crezca de forma exagerada y comenzar con ciertos síntomas aún más intolerables de los comunes, debido al tamaño y a la cantidad de líquido que debe estar estancado en la parte posterior de la rodilla. Además, es importante tener en cuenta que mientras más grande sea el quiste, si explota, la pantorrilla también se verá afectada.

Mientras más grande el quiste, más grande será el dolor y más complicado será el tratamiento, además que de se irán formando edemas en los miembros inferiores. Esto ocurre siempre que alguna vena esté siendo presionada y cause que el flujo normal de sangre hacia las piernas se vea interrumpido.

Todo esto podría causar una trombosis en la pierna afectada, lo que generaría un nuevo problema.

complicaciones del Quiste Poplíteo

Dudas Frecuentes

Es normal tener preguntas acerca del quiste de Baker, sobretodo porque no es una afección demasiado común y provoca miedo en diversas ocasiones. Para evitar que te dirijas hacia un médico en busca de respuestas, nosotros nos dimos la tarea de encontrarlas para ti, en donde las mismas han sido otorgadas desde los especialistas, para evitar fallas y confusiones.

Las preguntas que generalmente se hacen en cuanto a este quiste se refiere, son las siguientes:

  1. “¿El quiste de Baker cambia de tamaño?”

Efectivamente, el quiste al llenarse de líquido, podrá cambiar de tamaño según sea la cantidad de líquido que se está reteniendo. Mientras más sea la cantidad, más grande será el quiste.

  1. “¿El quiste de Baker es una bursitis?”

La rodilla está comprendida de unas quince bursas, y el líquido que se va acumulando ocurre en la bursagastrocnemio-semimembranosa, que es una de estas quince bursas, lo que quiere decir que el quiste de Baker sí es una bursitis.

  1. “¿Puede el quiste de Baker ser canceroso?”

Este es una de las preguntas más frecuentes y que más generan miedo en los afectados. Sin embargo, la respuesta es negativa, este quiste es totalmente benigno y en ningún momento tiene posibilidades de volverse maligno ni canceroso.

  1. “¿El quiste de Baker surge solamente en adultos?”

En lo absoluto, ocurre en personas de cualquier edad, inclusive en niños. Sin embargo, en los ocurre no ocurre por causas similares a las de los adultos, ya que no ocurre por medio de las articulaciones y no suele ser peligroso. Por lo general, a medida que el niño va desarrollándose, el quiste va desapareciendo.

  1. “¿Cómo se diagnostica el quiste de Baker en los niños?”

Esta es otras de las preguntas más frecuentes, sobretodo cuando los afectados se enteran de que los niños también se ven afectados por esta acumulación de líquido. Por lo general, en los más pequeños suele carecer de dolor, por lo que el único indicio de que algo no anda bien es por el tumor que aparece sobresaliente en la rodilla del niño. A través de un ecosonograma o de una resonancia magnética, los médicos son capaces de diagnosticar rápidamente esta afección.