Síntomas del queratocono

By |

Introducción

Los ojos son el segundo órgano más complejo de todo el cuerpo humano, justo después del cerebro, y es que el mismo se conforma de una serie de tejidos, vasos, estructuras blandas, córneas, pupilas y un sinfín más de partes que permiten que sea catalogado como un órgano complejo y bien estructurado. Así como es complejo, es también uno de los más importantes ya que nos permiten observar todo aquello que está a nuestro alrededor, por lo que cuidarlos es más que importante.

El queratocono es una enfermedad poco conocida que afecta nuestra córnea, pudiendo aparecer desde la adolescencia e ir progresando de forma muy lenta, hasta llegar a los cuarenta años. Esta última edad es aquella en la cual la córnea por fin cumple con su estabilización completa y se vuelve firme. Esta enfermedad consiste en la pérdida desmedida y anormal del espesor de la córnea, volviéndola más fina y mucho menos resistente.

Cuando esto ocurre, la córnea debilitada no es capaz de soportar la presión interna del ojo (PIO) y la misma comienza a salir hacia el exterior del ojo, en forma de cono. De este hecho parte el nombre de la enfermedad.

La ectasia, que es el nombre que identifica el proceso que ocurre en la córnea, acaba causando miopía y astigmatismo en el individuo afectado, lo que acaba afectando de sobremanera la calidad visual del paciente. Esta, en sí, es una enfermedad degenerativa que va avanzando progresivamente conforme va pasando el tiempo, generando una mala visión.

La ectasia corneal ocurre ya que la enfermedad ataca la estructura interna del ojo, lo que va causando que la córnea adopte una forma diferente a la que debería ser común. Esto ocurre, además, debido la proteína que contiene la córnea y que al alterarse, ayuda a que la misma cambie de forma. Esta proteína es denominada colágeno.

Causas del queratocono

Si bien podemos hablar de algunas posibles causas por las cuales aparece lo que es el queratocono, la realidad es que no existe una causa realmente establecida por los médicos, ya que a pesar de la gran diversidad de estudios que se han realizado, todavía no se halla la causa principal. Sin embargo, esto no quiere decir que no existan avances con respecto a esto, ya que hay un gran porcentaje de individuos que sufren de queratocono de forma hereditaria, por lo que el factor hereditario puede ser catalogado como una posible causa.

Por otro lado, según ciertos estudios realizados a un gran número de pacientes, se ha establecido el hecho de que el queratocono surge tras ciertas circunstancias, en donde predominan las lesiones en el ojo que surgen tras el contacto excesivo o el uso prolongado de lentes de contacto; y ciertas enfermedades que atacan el colágeno de nuestro organismo.

Es importante recordar en todo momento que el queratocono surge tras la falta de colágeno en la córnea, y que si esto va reduciéndose la córnea se va debilitando y el queratocono va surgiendo con rapidez. Por otro lado, es necesario mantener presente que el hecho de rozar con demasiada brusquedad el ojo, va debilitando la córnea, lo que favorece por completo a que el queratocono surja y progrese.

¿Cuándo aparece el queratocono?

Como habíamos mencionado, el queratocono aparece a edades tempranas, en donde los individuos más propensos suelen ser los niños y los adolescentes. Además, los jóvenes también se ven sumamente afectados, sobretodo aquellos que están comenzando sus veinte años de edad.

Es necesario que se comiencen las revisiones oculares desde una edad temprana en los niños, para evitar diagnosticar la enfermedad cuando ya sea tarde.

¿Qué es la degeneración Marginal Pelúcida?

Si bien esto no está del todo relacionado con el queratocono, es necesario mencionar qué es la degeneración marginal Pelúcida, ya que la misma cuenta con algunas características que vuelven este trastorno similar al queratocono, y es importante destacar las diferencias existentes entre ambos para evitar confusiones.

La DMP también se caracteriza por generar una ectasia corneal y puede durar años en un mismo individuo, con la diferencia de que en este caso la agudeza visual puede ser mucho mejor de la que ocurre en el queratocono. Partiendo de este hecho, un diagnóstico aceptable se vuelve difícil de generar.

La diferencia principal que existen entre el DPM y el queratocono, es el hecho de que en el primero la ectasia corneal aparece en la parte inferior del ojo, lo que genera que el eje visual no se vea altamente afectado y la vista se pueda mantener mejor de lo que ocurre en el queratocono, en donde la vista se ve afectada de sobremanera. Sin embargo, esto no se mantiene en todo momento, ya que llega un punto en donde la degeneración avanza hasta el punto en el cual ataca por completo la vista del afectado.

Ambas patologías son poco conocidas, aún cuando afectan a un gran número de personas en todo el mundo.

Síntomas del queratocono

El queratocono es una enfermedad que va avanzando conforme va pasando el tiempo, lo que quiere decir que es necesario establecer un diagnostico a tiempo para evitar la pérdida de la visión a largo plazo. Esto se logra tomando en cuenta los signos y síntomas que esta enfermedad es capaz de mostrar desde sus comienzos.

Los primeros síntomas que muestra el queratocono, son los siguientes:

Evolución repentina en problemas de visión

Si de casualidad tienes una excelente visión y un día despiertas con visión borrosa repentina, debes acudir al médico de inmediato ya que este síntoma es uno de los principales cuando el queratocono está comenzando. Si bien es común usar lentes, en ocasiones como en estos casos, estos problemas de visión no se solucionan con las gafas, lo cual es otro indicio de que existe queratocono.

Fotofobia

La sensibilidad a la luz aparece de repente y va empeorando conforme va pasando el tiempo, volviéndose una hipersensibilidad a cualquier rayo de luz que esté cerca de los ojos.

Visión doble

En ocasiones el paciente puede mostrar mareos y visión doble repentina. Es necesario mantener siempre presente que esto puede ocurrir por varios motivos, por lo que si se repite en distintas ocasiones es necesario visitar al médico.

Irritación ocular leve

Como los otros síntomas, este también suele ser leve, pero no por eso deben pasar desapercibidos. La irritación puede ocurrir por un sinfín de situaciones, pero si se vuelve persistente y sin razón aparente, es necesario prestarle más atención de la normal.

A medida que va pasando el tiempo, la enfermedad va empeorando lo que va generando otra serie de síntomas. Los síntomas iniciales parten desde que la enfermedad comienza, pero los siguientes pueden ir apareciendo rápidamente, o poco a poco, dependiendo de qué tan rápido avance la enfermedad:

Aumento en la distorsión de la visión

Dentro de esto se incluye la borrosidad de la visión, y es que al comienzo de la enfermedad se muestra débil y a medida que van pasando los años, va empeorando gradualmente.

Aumento en los problemas de visión

Ocurre que en el principio de la enfermedad tanto la miopía como el astigmatismo pueden moderarse con gafas, pero a medida que va progresando el queratocono esto se va volviendo mucho más difícil de tratar. Esto acaba generando que los lentes se vayan cambiando cada poco tiempo, ya que las fórmulas principalmente descritas ya no funcionan.

Incapacidad de utilizar lentes de contacto

Utilizar lentes de contacto se vuelve imposible si la ectasia corneal progresa, por lo que resulta difícil de recomendarlos cuando existe algún problema de visión que deba ser resuelto. Las gafas de montura son las únicas que  deben ser utilizadas.

Si el queratocono avanza más rápido de lo general, la córnea es capaz de hincharse de forma repentina y una cicatrización corneal comienza a ocurrir. Esto quiere decir que el tejido de cicatriz de la córnea va perdiendo toda su suavidad, lo que genera que la distorsión y la visión borrosa se vuelva insoportable.

Es necesario que la enfermedad se diagnostique a tiempo para evitar los otros síntomas, de este modo se puede frenar el avance repentino del queratocono y evitar posibles complicaciones que pueden acabar con toda la visión del ojo afectado.

¿Cómo se diagnostica el queratocono?

Esta patología, por lo general, afecta a ambos ojos al mismo tiempo, por lo que diagnosticarlo se vuelve un poco más sencillo. Además, también aparece de forma asimétrica; es decir, se desarrolla más en un ojo que en otro, y siempre de manera progresiva, sin detenerse.

Los individuos visitan al médico cuando comienzan a sentir molestias, y es que a los primeros síntomas es importante no dejar pasar más tiempo y visitar al especialista, ya que este es el único que podrá brindarte ayuda correcta con tu problema. Además, es en la consulta en donde se diagnostica el queratocono.

El médico deberá realizar distintas pruebas para observar qué está ocurriendo en los ojos del paciente, en donde el proceso suele ser el siguiente:

Exploración con la lámpara de hendidura

En ocasiones, cuando el queratocono ya está muy avanzado, tan sólo con este examen se puede diagnosticar el problema, ya que la ectasia corneal se observa rápidamente mediante esta lámpara especial.

Queratometría

Si con la exploración anterior no se observa bien el problema ya que apenas está comenzando, se realiza la queratometría, ya que esta prueba ayuda a medir con exactitud lo que es la curvatura de la córnea.

Topografía corneal

Si aún con lo anterior se desea confirmar el diagnóstico, se realiza una topografía corneal, que consiste en una diversidad de mapas topográficos de la córnea, los que muestran tanto la superficie de la córnea, como su cara posterior.

Posibles tratamientos para el queratocono

Para poder establecer el tratamiento correcto para el queratocono, se debe primero establecer un diagnóstico, ya que los tratamientos varían y dependen del grado en el que se encuentre la ectasia corneal.

Los tratamientos a continuación descritos están ordenados desde el más sencillo (aquel que trata el queratocono más simple), hasta el más complicado (aquel que se aplica cuando ya no hay más opciones). El médico deberá establecer cuál es el mejor para cada paciente, dependiendo de la edad del mismo y de cómo va avanzando la enfermedad.

Los tratamientos son los siguientes:

Corrección óptica

Como decíamos, esta lista va a comenzar desde el tratamiento más sencillo, y este es aquel que se corrige con lentes de montura. Sin embargo, es importante destacar el hecho de que esto no detiene la enfermedad, por lo que la misma sigue avanzando confirme va pasando el tiempo, llegando a requerir de otro tratamiento ya que los lentes no hacen ningún efecto positivo.

Por otro lado, es importante mencionar que el hecho de utilizar lentes es sinónimo de cambiar la fórmula de los mismos cada cierto tiempo, mismo que con el tiempo va a ir aumentando, hasta ya no poder utilizarlos más.

Segmentos o anillos intracorneales

Si la corrección óptica ya no funciona, es necesario recurrir a lo que es la intervención quirúrgica que funciona mediante la precisión del láser de femtosegundo, por medio del cual se van implantando unos anillos intraestromales que ayudan a que la córnea no se deforme y la visión no se pierda.

Cross-linking corneal

Este tipo de tratamiento no se recomienda en todas las situaciones, pero es muy eficaz siempre y cuando se realice como debe ser. Consiste en fortalecer el colágeno que aún se encuentra en la córnea, mediante el uso de riboflavina y luz ultravioleta, con el fin de que la estabilidad bioquímica de la proteína se mantenga estable, y cuente con más resistencia mecánica. Todo esto con el objetivo claro de detener la aceleración del queratocono y evitar con esto su progresión. Puede ser realizado de forma individual o conjuntamente con el tratamiento anterior, para mejorar la calidad visual del paciente.

Transplante de córnea o queratoplastia

Si bien ya la enfermedad ocular está muy avanzada y no se consiguen soluciones con ninguno de los tratamientos anteriores, la última opción que puede resultar satisfactoria es la de realizar un transplante de córnea. Por lo general no es la más recomendada, ya que es una cirugía delicada que requiere de un transplante de córnea sana, pero es aquella que se requiere cuando ya la córnea del paciente está muy afectada y la visión es prácticamente nula.

Factores de riesgo del queratocono

Según diversos estudios realizados a pacientes con queratocono, se ha llegado a la conclusión de que además del factor hereditario, existen algunos factores de riesgo que podrían explicar la aparición repentina de la enfermedad, y son los siguientes:

  1. La exposición demasiado prolongada a los rayos ultravioletas que genera el sol.
  2. Frotar con demasiada insistencia, regularidad y brusquedad los ojos.
  3. Haber utilizado lentes de contacto mal adaptados y por demasiado tiempo.
  4. Haber sufrido de alguna irritación crónica en cualquiera de los dos ojos y no haberla tratado a tiempo.

Es importante tener presente que cualquier circunstancia que haya podido dañar la córnea, la ha debilitado y esto la vuelve vulnerable ante la pérdida de colágeno, lo que va formando el queratocono.

¿El queratocono se puede prevenir?

Lamentablemente, así como no existe una causa principal para esta enfermedad, tampoco existe un método preventivo. Sin embargo, se recomienda mantener un total cuidado con los ojos, evitar frotarlos de forma constante, si se utiliza lentes de contacto mantenerlos limpios y seguir las recomendaciones del especialista, mantener las manos siempre limpias y el rostro cuidado para evitar infecciones o irritaciones y por último, acudir al médico de forma regular, sobretodo si se observa algún problema en los ojos, por más mínimo que parezca ser.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.