Saltar al contenido

Síntomas de los problemas de hígado

Introducción

El hígado es el órgano más grande dentro del cuerpo humano, y está ubicado en el lado derecho de nuestra cavidad abdominal. Este órgano, a pesar de no ser demasiado nombrado como el cerebro o el corazón, es igual de importante que ellos y cumple una gran lista de funciones de las cuales hablaremos más adelante.

Estas funciones son vitales para nuestra vida, por lo que es necesario cuidar nuestro hígado. Sin embargo, es un órgano frágil que se ve dañado principalmente por un mal cuidado, y pueden atacarlo una serie de enfermedades graves, como la hepatitis, la cirrosis y el cáncer. Por lo general, cuando cualquier de estas enfermedades ataca al hígado, de forma automática se muestran síntomas, por lo que se puede tratar la enfermedad desde el principio si se diagnostica. Sin embargo, esto no quiere decir que las funciones del hígado no se vean afectadas.

Funciones del hígado

Como ya hemos mencionado, el hígado es un órgano vital y lleno de importancia en nuestro cuerpo, mismo que cumple una serie de importantes funciones, mismas que mencionaremos a continuación:

  1. Su función más importante es la de filtrar todas las toxinas que existen en nuestro cuerpo. Estas sustancias tóxicas previenen de fármacos y alcohol, principalmente.
  2. Ayuda a cuidar nuestro bazo, ya que el mismo se encargar de eliminar de la circulación sanguínea, todos aquellos eritrocitos viejos que obstruyen este órgano.
  3. El hígado ayuda con la producción de bilis, con el fin de que las grasas adquiridas logren digerirse bien.
  4. Ayuda, además, a que una serie de vitaminas y nutrientes se procesen.

¿Qué es la vena porta?

Antes de adentrarnos en todos esos síntomas que son capaces de generarse cuando nuestro hígado tiene algún problema, es necesario explicar lo que es la vena porta hepática. Esto se debe a que un gran número de afecciones hepáticas surgen cuando esta vena tan importante se obstruye.

Esta vena, o sistema, como también se le conoce, se encuentra en la entrada de nuestro hígado y se encarga de drenar toda la sangre del sistema gastrointestinal. Es decir, dicho de otro modo, es la que se encarga de drenar la sangre del estómago, del bazo, del páncreas y de los intestinos, antes de que la misma llegue al corazón. Partiendo de este hecho, se dice entonces que cualquier sustancia que haya sido ingerida por nosotros, deberá pasar por nuestro hígado para eliminar las toxinas, y luego deberá ser enviada al resto de nuestro cuerpo.

Cuando la vena porta se ve afectada de alguna forma u otra, en donde por lo general se obstruye parcial o totalmente, entonces la sangre se coagulará y la presión aumentará. Cuando esto ocurre, el hígado comienza a mostrar una serie de síntomas que indican que algo anda mal en nuestro cuerpo.

Causas de los problemas de hígado

Conociendo las funciones del hígado y partiendo de lo que es la vena porta, podemos hablar de las causas principales que generan un problema en nuestro hígado, sobretodo con los excesos.

  1. Abusar del alcohol es la causa principal a nivel mundial de algún problema del hígado.
  2. No lavar bien los alimentos antes de consumirlos.
  3. Mantenerse expuesto de forma directa a diversos productos químicos, como el mercurio y el plomo.
  4. Ingerir dosis excesivas y regulares de medicamentos, recetados y no recetados por un médico.
  5. Compartir jeringas, cepillos de diente y afeitadoras con otras personas.
  6. Mantener relaciones sexuales sin protección.

Síntomas de los problemas de hígado

Los síntomas que puede mostrar un hígado enfermo pueden variar, partiendo de la causa del problema. Sin embargo, hablando de una forma general y estableciendo una serie de síntomas comunes y principales, a continuación les hablamos de ellos:

Síntomas generales

Los síntomas generales surgen cuando existen daños hepáticos de cualquier tipo, en donde estos síntomas suelen ser náuseas, la pérdida del apetito y pérdida de peso. Esto puede ocurrir cuando existe una hepatitis común, y cuando la hepatitis se vuelve aguda, la fiebre no tarda en aparecer.

Además, uno de los síntomas generales que indican que existe un problema en nuestro hígado, es tener un sabor amargo en la boca. Sin embargo, este síntoma puede también estar ocurriendo por otras afecciones, generalmente del estómago o de las amígdalas.

  • Cansancio

El cansancio o la fatiga es un síntoma completamente general, que puede estar ocurriendo partiendo de una gran diversidad de enfermedades. Pese a esto, es uno de los síntomas principales de los problemas hepáticos, específicamente la hepatitis, la cirrosis y la esteatosis hepática.

A medida que va avanzando la causa del problema, el cansancio aumenta de sobremanera, aunado a esto la pérdida del apetito.

  • Ascitis

La ascitis consiste en la acumulación de líquidos que se establece dentro de la cavidad abdominal. Este suele ser uno de los síntomas principales de la cirrosis hepática y surge partiendo de una hipertensión en la vena portal. Este síntoma también suele ser común cuando se presenta esquistosomiasis.

Cuando comienza la ascitis, esto nos indica que la sangre se encuentra represada, y la presión que existe en las venas del tracto gastrointestinal, se eleva, lo que da como resultado que el líquido de los vasos sanguíneos se acumule en el abdomen.

  • Circulación colateral

Cuando la vena porta se obstruye, el organismo debe buscar la forma más precisa de dejar salir la sangre con el fin de que la misma llegue hasta el corazón. Esto se logra fácilmente a través de otras venas colaterales, que por lo general nuestro cuerpo tan sólo utiliza para pequeñas cantidades de sangre. Esto da como resultado que estas venas se dilaten y se observen a simple vista en el abdomen.

  • Sangrado digestivo

Cuando la vena porta se obstruye, además de la circulación colateral, esto provoca otra diversidad de situaciones que con el tiempo comienzan a agravarse. Cuando la presión sanguínea afecta todo el tracto abdominal y digestivo, se forman varices en los órganos afectados, lo que acaba generando sangrados.

Cuando existe cirrosis hepática, es común que existan hemorragias digestivas partiendo de la acumulación de esta sangre en las ventas de dichos órganos, sobretodo cuando la enfermedad ya está en avance. En dicho punto el individuo comienza a generar vómitos de sangre en donde la hemorragia puede llegar a ser mortal, por la cantidad tan grande de sangre perdida.

  • Encefalopatía

La encefalopatía es una disfunción en todas las funciones básicas y regulares que tiene el cerebro. Cuando esto surge tras un problema hepático, se le conoce mejor como encefalopatía hepática, ya que esto ataca a las funciones del cerebro que engloban las funciones del hígado. Por lo general, este síntoma es común en pacientes con insuficiencia hepática.

Cuando esta insuficiencia se vuelve aguda, el hígado deja de generar sus funciones como debe ser, lo que quiere decir que el cerebro no está mandando las respuestas correctas al hígado. Esto acaba generando que el órgano pierda su capacidad de neutralizar todas las toxinas que son ingeridas por cada individuo.

Una vez que estas toxinas no se neutralicen, llegan hasta el cerebro y la encefalopatía comienza a surgir. Junto a este síntoma, otros como el letargo y la irritabilidad son capaces de surgir partiendo del principal. Cuando esta encefalopatía empeora, se reduce el nivel de conciencia en el afectado.

  • Ictericia

La ictericia es aquel síntoma visual que se puede observar en todas aquellas personas que tienen algún problema hepático, y es que consiste en la coloración amarillenta que se produce en la piel, en los ojos y en las mucosas del paciente con problemas, partiendo de la acumulación de bilirrubina que se produce en la sangre.

La bilirrubina, para entender un poco sobre este tema, es una sustancia que produce el bazo, específicamente, partiendo de la destrucción de una gran cantidad de glóbulos rojos viejos en nuestra sangre. El hígado, por otro lado, se encarga de neutralizar esta bilirrubina con el fin de metabolizarla y excretarla, eliminándola del organismo.

Si el hígado se encuentra con algún problema, es común que pierda sus funciones y por ende, esta bilirrubina no se eliminará de nuestro sistema, lo que acaba generando que se vaya acumulando en la sangre. Esto se muestra reflejado en el color amarillento que se produce en el cuerpo del afectado. Esta ictericia puede venir acompañada de picazón, ya que la bilirrubina se asocia con irritación.

  • Manchas púrpuras en la piel

Las manchas púrpuras en la piel, mejor conocidas por su nombra médico: equimosis, suelen aparecer fácilmente en aquellos pacientes que sufren de problemas hepáticos. Esto parte del hecho de que el hígado se encarga de producir una diversidad de proteínas que ayudan y aportan en la coagulación de la sangre. Cuando esto se ve afectado por un problema hepático, esto acaba generando sangrados con mayor facilidad.

Esta coagulación también parte de un problema de plaquetas, lo cual a su vez surge cuando existe un cuadro de cirrosis o de hipertensión portal. Es necesario tener en cuenta que las manchas púrpuras pueden ser un indicativo de que un sangrado interno asintomático está ocurriendo en el organismo.

  • Ginecomastia

La ginecomastia es un síntoma no demasiado común, que aparece en los hombres, específicamente. Esto consiste en el desarrollo de mamas en el cuerpo masculino de cualquier hombre que tenga algún problema hepático.

A pesar de que las causas específicas de este síntoma no se encuentran bien establecidas, según algunas teorías se dice que se debe a la elevación existente en la cantidad de estrógeno en la sangre, lo cual a su vez se debe al aumento, o a la reducción, de la producción del metabolismo de dicha hormona femenina, realizado por el hígado.

Es decir, esta función es hecha por el hígado, y una vez este órgano se enferma, sus funciones se descontrolan y puede aparecer la ginecomastia. Por otro lado, también se dice que surge por la cantidad de diurético espironolactona ingerido por pacientes que sufran de cirrosis. Un efecto secundario de este tratamiento, suele ser la ginecomastia.

  • Telangiectasia

La telangiectasia, o arañas vasculares como mejor se le conocen, no son más que lesiones vasculares que se forman partiendo de una arteriola que a su vez se rodea de una gran cantidad de vasos de pequeño tamaño. Estas suelen observarse en zonas visibles a simple vista, como el rostro y los brazos.

Tal como en el caso de la ginecomastia, la telangiectasia tampoco tiene una causa propiamente establecida, pero algunas teorías han establecido que estas arañas vasculares surgen partiendo del cambio metabólico existentes en las hormonas sexuales.

Estas arañas vasculares suelen observarse a menudo en casos de cirrosis hepática, pero es importante mencionar que esto también surge en mujeres embarazadas sin ningún tipo de problema, por lo que es necesario buscarle un diagnóstico exclusivo a este síntoma. Por otro lado, destaca el hecho de que en el caso de la cirrosis, mientras más avanza la enfermedad, más grandes se vuelven estas telangiectasia.

  • Eritema palmar

El eritema palmar es aquel síntoma que consiste en que una de las palmas de las mano se vuelva roja, parcial o totalmente. Cuando se trata de un enrojecimiento parcial, este surge en los músculos de la palma, lo que no afecta el centro de la misma.

Por otra parte, es importante mencionar que este síntoma no es exclusivo de algún problema hepático, ya que suele ser observado en situaciones de artritis reumatoide e hipertiroidismo. Sin embargo, todas aquellas personas que sufren de alguna enfermedad hepática, pueden presentar eritema palmar en algún punto de su enfermedad.

  • Dolor abdominal

Y por último, otro de los síntomas principales que surgen cuando el hígado se ve envuelto en algún problema, sobretodo por la zona en la cual se encuentra, es el dolor abdominal.

No olvidemos que el hígado se halla en el cuadrante superior derecho del abdomen, y cuando este dolor se sitúa en esta zona, quiere decir que algo no está funcionando bien en nuestro hígado. Por lo general, este suele ser el primer síntoma llamativo cuando existe hepatitis aguda.

Por lo general, la causa del dolor radica en el aumento del tamaño del hígado, lo que acaba generando que la capa que cubre y protege este órgano, se vea afectada.

¿Los problemas del hígado se pueden tratar?

Según sea el problema hepático, existe un tratamiento que bien puede calmar los síntomas, o bien eliminar el problema de raíz. Por otro lado, sea cual sea el problema, se obliga al paciente a llevar una dieta exhaustiva y de restricción. Es decir, buscando limitar el hígado de ciertas proteínas de origen animal, específicamente la carne roja y el pescado. Esto debe ser eliminado de la dieta común, no sólo reducido, tal como el queso en general y los huevos.

Con el fin de compensar proteínas, se recomienda una dieta basada en diversos vegetales llenos de proteínas naturales, y se aconseja, además, limitar el consumo de sal. Esto se debe a que el sodio ayuda a que el líquido abdominal se acumule con más facilidad y rapidez.

Y por último, el consumo de alcohol está total y completamente prohibido de forma radical y abrupta.