Síntomas de la premenopausia

By |

Introducción

La premenopausia, o perimenopausia como mejor se le conoce, es aquel momento que se encuentra entre la menopausia y de la recta final del tiempo reproductivo. En sí, durante este tiempo el organismo comienza una serie de síntomas que previenen a la mujer de lo que va a ocurrir, por lo que también se conoce este proceso como transición menopáusica. En sí, esto ocurre siempre que el proceso no se vea forzado por alguna situación en particular, y el comienzo de la menopausia comience de forma natural.

La edad en la que este proceso surge puede variar dependiendo de cada mujer, incluso los síntomas de los cuales hablaremos más adelante también son variables. En promedio, los cambios suelen notarse desde los cuarenta años de la mujer; sin embargo, los cambios son capaces de comenzar de forma leve a partir de los treinta e ir progresando a partir de esos años en adelante. El proceso es largo y lento pero seguro y progresivo, por lo que conforme van pasando los años, el mismo comienza a mostrar más signos con más intensidad.

En sí, durante este largo proceso ocurren cambios hormonales que producen los síntomas, en donde el cambio principal ocurre en el nivel de estrógeno. Esta es la hormona femenina principal de cada mujer, la cual comienza a subir y a bajar de forma irregular durante la premenopausia, ocasionando síntomas como los cambios en los ciclos menstruales, volviéndose los mismos tanto cortos, como largos. Esto acaba generando que existen periodos menstruales en los cuales los ovarios no generen óvulos, lo que a su vez nos muestra síntomas similares a la menopausia.

Afortunadamente, al tratarse esto de un serio problema común en las mujeres en general, se han establecido tratamientos que ayudan a reducir los síntomas tanto de la menopausia, como de la premenopausia. Para saber cuándo has pasado a la menopausia de forma oficial, debiste de haber pasado doce meses consecutivos sin menstruación.

Síntomas de la premenopausia

Como decíamos, la premenopausia es capaz de mostrar una serie de síntomas específicos que ayudan a que cada mujer sepa cuándo está comenzando un periodo nuevo de adaptación con el cual deberá aprender a vivir. Los cambios comienzan siendo sutiles, en donde si no prestas la atención correspondiente, puedes no notarlos. Sin embargo, existen organismos que adquieren los síntomas de forma brusca y muy notable. Por este hecho, resaltamos que cada organismo es distinto y que cada mujer siente los síntomas de forma diferentes.

Los principales síntomas de la premenopausia, son los siguientes:

Periodos menstruales irregulares

El hecho de que la menstruación comience siendo irregular, es uno de los principales síntomas de este proceso. Esto se debe a que el proceso de ovulación es lo primero que se ve afectado, lo que descontrola totalmente el ciclo menstrual. Esto causa, específicamente, que el periodo entre un proceso y otro, se acorte o se alargue, dependiendo de cada organismo.

Por otro lado, se observan también cambios tanto en la abundancia de la sangre expulsada, como del flujo vaginal, el cual se vuelve liviano y en lo absoluto espeso como ocurre durante la ovulación. Sin embargo, existen ocasiones en donde es todo lo contrario, por lo que el flujo vaginal se observa muy abundante, pero sólo por periodos de tiempo muy cortos. Existirán meses, además, en los cuales no se observará la llegada del periodo, incluso de forma continua.

Sofocos y problemas para dormir

Los sofocos tienden a ser otro de los síntomas más fuertes que ocurren durante la premenopausia y el que se mantiene durante la menopausia, sobretodo porque es desesperante, según explican las mujeres que los padecen. La intensidad de cada sofoco puede variar, así como su duración también, por lo que en ocasiones puede durar horas, mientras que en otras es capaz de durar apenas unos minutos.

Los problemas para dormir son específicos, ya que los mismos ocurren cuando los sofocos surgen durante la noche, así como la sudoración en exceso y el insomnio.

Cambios de humor

Los cambios de humor pueden ser muy variados, sobretodo cuando se depende de la personalidad de cada mujer. Lo que ocurre es que el estado de ánimo sufre altibajos durante el periodo de premenopausia, así como también ocurre durante la menopausia. El cambio más notable, es el exceso de irritabilidad que se desprende de las mujeres, así como cierto grado de depresión incontrolable y repentina que surge durante periodos de tiempo variables.

En muchas ocasiones, estos cambios de humor tienen que ver con los sofocos, el mal dormir y los cambios hormonales que afectan a las mujeres durante todo este proceso, por lo que se vuelven frecuentes y progresivos. Por otro lado, también ocurre que mientras se esté llevando una vida llena de estrés, el proceso de la premenopausia suele acentuarse de manera precisa.

Problemas vaginales y de la vejiga

Este es uno de los síntomas que más se observan antes y durante la menopausia, por lo que tiende a ser uno de los principales en aparecer, sobretodo la resequedad vaginal. Esto ocurre cuando los niveles de estrógeno comienzan a disminuir en gran medida, por lo que la vagina comienza a perder lubricación y elasticidad. Esto genera una consecuencia molesta, específicamente durante las relaciones sexuales, las cuales se vuelven dolorosas mientras la vagina no logre lubricar; sin embargo, esto suele solucionarse gracias a lubricantes naturales o tratamientos.

Cuando los niveles de estrógeno suelen disminuir, ocurren también problemas en la vejiga, por lo que la misma queda vulnerable ante infecciones, así como la vagina. Esto quiere decir que durante la premenopausia surgen muchas infecciones tanto vaginales, como en la vejiga. Por último, el tono tisular suele debilitarse, lo que acaba causando otro problema en la vejiga: la incontinencia urinaria.

Disminución de la fecundidad

Este tiende a ser un síntoma más que obvio, ya que cuando los problemas con la ovulación comienzan a proceder, el proceso de fecundación se vuelve menor, específicamente irregular, por lo que esto no puede ser tomado a la ligera como un periodo en el cual no se puede concebir, ya que sí se puede, sólo que no con la misma regularidad de antes.

Es decir, siempre y cuando una mujer siga viendo su periodo, bien sea de forma regular o irregular, sigue teniendo posibilidades de concebir. Lo ideal es dejar la protección cuando se hayan pasado los doce meses consecutivos sin ver menstruación, para mayor seguridad.

Cambios en la función sexual

Aunque suene extraño, antes de que la menopausia comience, el deseo sexual en la mujer es capaz de variar, en donde por lo general el mismo tiende a disminuir. Sin embargo, este proceso es el que más tiene tendencia a variar, ya que si la mujer en cuestión ha tenido una vida sexual plena, sana y feliz, podrá mantenerse del mismo modo siempre que los cambios de humor no interfieran en la misma.

El factor sexual y emocional de la pareja es un punto clave para mejorar este síntoma, sobretodo porque la calidad sexual no es la que se pierde, pero sí el deseo y el impulso. Sin embargo, estos son capaces de volver rápidamente siempre y cuando así se desee.

Pérdida ósea

De nuevo estamos ante un síntoma que tiene que ver directamente con la disminución del estrógeno en el cuerpo femenino. Cuando esto ocurre y comienza a disminuir en mayores medidas, se comienza a perder hueso de forma más progresiva y rápida de lo que puedes reemplazarlos, lo que ocurre de forma común durante la osteoporosis.

Esto quiere decir que la osteoporosis tiende a ser una enfermedad común durante la premenopausia y suele mantenerse durante la menopausia. Esto puede controlarse, por lo que mientras más rápido diagnostiques el problema, mejor te sentirás.

Cambios en los niveles de colesterol

De nuevo, otro síntoma que tiene que ver directamente con la pérdida del estrógeno. Este tiende a ser un verdadero problema, ya que los cambios que ocurren no suelen se favorables en lo absoluto. Lo que ocurre es que cuando el estrógeno disminuye, los cambios que ocurren en el colesterol en la sangre, suelen ser negativos para la salud, sobretodo porque el síntoma más común suele ser el aumento del colesterol en lipoproteínas de baja densidad; es decir, el colesterol considerado como malo.

Cuando esto sucede, las probabilidades de un problema en el corazón suelen aumentar y ampliarse en gran medida, sobretodo cuando esto se mantiene durante algunos años y no se recibe un tratamiento para ello.

Si bien es bueno buscar ayuda médica en todos los casos, al tratarse la menopausia de un problema común, esto no siempre forma parte de los cuidados de las mujeres. Sin embargo, esto suele variar dependiendo de cada mujer, ya que si bien los síntomas antes mencionados suelen ser los más comunes, su intensidad puede variar en cada organismo. Esto quiere decir que muchas mujeres no toleran los síntomas, mientras que otras ni los sienten. Lo recomendable es buscar ayuda cuando los síntomas desfavorables se vuelven insoportables, de modo que un médico te ayude a sobrellevarlos. Es posible que también requieras la ayuda de un psicólogo.

Factores de riesgo

Ya hemos dejado claro que las causas de la premenopausia tienen que ver directamente con el proceso de la menopausia y los desniveles del estrógeno en el organismo femenino. Además, este proceso es natural, normal y común, por lo que no puede detenerse. Sin embargo, existen ciertos factores que influyen de forma directa en el empeoramiento drástico de estos síntomas, además de que influyen en la aparición temprana de los mismos.

Dentro de los principales factores de riesgo de la premenopausia, se encuentran los siguientes:

  1. Fumar. La nicotina es uno de los principales factores de riesgo de la premenopausia, sobretodo en el caso de adelantar este proceso. Se ha comprobado científicamente que todas aquellas mujeres que pasan años de su vida fumando, tienden a adelantar uno o dos años su proceso de premenopausia.
  2. Antecedentes familiares. Por otro lado, a pesar de que este proceso no es precisamente hereditario, un gran número de mujeres que cuentan con madres o abuelas con premenopausia adelantada, tienden a desarrollarla años antes de su tiempo promedio.
  3. Tratamiento del cáncer. Lamentablemente, miles de mujeres comienzan a padecer de cáncer en las zonas pélvicas, por lo que comienzan un tratamiento a base de quimioterapia o radioterapia, incluso ambas. En el caso de estas mujeres, las probabilidades de desarrollar una premenopausia temprana y corta, tienden a ser mayores.
  4. Histerectomía. Este es un proceso quirúrgico que consiste en la eliminación del útero de la mujer, sin extirpar los ovarios. Al tratarse de mantener los ovarios en su sitio, esto no es capaz de causar la menopausia de forma brusca. Esto se produce de esta forma ya que los ovarios siguen produciendo estrógeno, pero causa que los mismos deban trabajar de forma forzada. Esto causa la llegada temprana de la premenopausia.

Por otro lado, si por alguna razón se cuenta con tan sólo un ovario, esto es motivo suficiente para que el otro deje de funcionar más rápido de lo habitual, lo que conlleva a una premenopausia prematura y, por ende, a una menopausia muy pronta.

Complicaciones de la premenopausia

A pesar de que es muy extraño que se presenten complicaciones durante este periodo de tiempo, las mismas pueden aparecer si algunos de los factores de riesgo principales suelen empeorar, como el hecho de fumar. Sin embargo, las complicaciones no son demasiado graves, por lo que se pueden tomar como parte de este proceso, sólo que con un grado de intensidad mayor.

Dentro de las complicaciones de la premenopausia, se encuentra las siguientes:

  1. La cantidad de sangre expulsada tiende a ser muy grande y frecuente, por lo que se habla de un sangrado intenso y pesado.
  2. El tiempo de duración de casa sangrado suele sobrepasar los siete días comunes de la menstruación, hasta llegar a diez y doce días consecutivos.
  3. Suele presentarse cierto tipo de sagrado entre cada periodo de tiempo.
  4. El tiempo común entre cada menstruación es de veintiocho días, por lo que otra de las complicaciones suele ser que los días pueden reducirse entre a cada veinte.

Es importante tener en cuenta todas estas complicaciones con el fin de evitarlas y buscar ayuda médica rápidamente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.