Síntomas de las piedras en el riñón

By | noviembre 12, 2018

Introducción

Las piedras en el riñón, médicamente conocidas como cálculos renales, son depósitos sólidos que se forman dentro de nuestros riñones, gracias a una combinación de minerales y sales que se van acumulando. Esto puede ocurrir según diversas causas, afectando continuamente toda la zona de las vías urinarias, lo que quiere decir que pueden causar complicaciones en los riñones, y también en la vejiga. En sí, de forma peculiar, las piedras en los riñones tienden a formarse cuando la orina se comienza a concentrar, lo que permite que todos los minerales que en ella se consiguen, se cristalicen, uniéndose todos y cada uno de ellos hasta formar el depósito sólido.

Estas piedras, como muchos les llaman, son capaces de ser expulsadas a través de las vías urinarias, especialmente la vejiga. Sin embargo, este proceso es doloroso siempre que el tamaño de los depósitos sea importante. Pese a esto, el hecho de contar con cálculos renales no es un problema grave siempre que el mismo se identifique rápidamente, ya que los mismos no requieren de un proceso demasiado complejo para ser expulsados. De forma básica, se necesita de mucho agua y de analgésicos que ayuden al dolor, para que estas piedras logren salir rápidamente por la vejiga. Existen ocasiones en donde las piedras se alojan en ciertas zonas de las vías urinarias, de modo que se pueden asociar directamente con infecciones de orina.

En otros casos más complejos, los cálculos renales no tienden a ser expulsados rápidamente, por lo que surgen complicaciones y se hace uso de una cirugía que ayude con este problema.

Síntomas de las piedras en el riñón

Al tratarse de un depósito sólido en las vías urinarias, las piedras en el riñón suelen ocasiones síntomas, aunque no en la mayoría de las ocasiones. Esto quiere decir que un individuo puede contar con cálculos en los riñones y no saberlo sino hasta cuando estas comienzan a desplazarse por todo el riñón o el uréter. Sólo en esas ocasiones, es cuando los cálculos renales comienzan a producir síntomas notables, por lo que debes tenerlos en cuenta. Los principales síntomas de las piedras en el riñón, son los siguientes:

Dolor intenso

El síntoma principal de los cálculos renales, es un dolor que se identifica como intenso, especialmente en la zona de los lados (a la altura de los riñones), así como en la zona posterior, justo debajo de las costillas. El dolor puede variar en intensidad, especialmente cuando se tienen ganas de orinar.

Conforme van pasando los días, el dolor puede volverse más intenso y extenderse hacia lo que es la zona inferior del abdomen, directamente hacia la ingle, y aumentar su intensidad. En sí, la intensidad del dolor puede variar, subiendo y bajando en escalas específicas.

Dolor al orinar

Por otro lado, existe otro tipo de dolor, incluso más intenso, que es aquel que ocurre cada vez que se estén sintiendo ganas de orinar, y al hacerlo, ya que a través de este líquido las piedras en el riñón comienzan a movilizarse.

Orina con variación en el color

La orina en estos casos puede observarse diferentes, con tonalidades que varían desde el rosa más claro, hasta el rojo más oscuro, alcanzando un color marrón intenso. Además, la orina puede observarse turbia, incluso con un olor fuerte, en su mayoría desagradable.

Además de esto, las ganas de orinar se vuelven constantes, incluso cuando la cantidad de orina a expulsar sea pequeña.

Náuseas, vómitos, fiebre y escalofríos

Las náuseas y los vómitos son dos síntomas que no aparecen en todas las ocasiones, pero pueden volverse frecuentes en algunos casos. Por otro lado, en el caso de la fiebre y los escalofríos, estos suelen aparecer en conjunto siempre que exista una infección urinaria.

Causas de las piedras en el riñón

Si bien ya hemos explicado que los cálculos renales aparecen por los minerales y los sales acumulados y cristalizados de la orina, aún no hemos explicado la razón por la cual esto ocurre, y desafortunadamente no existe una causa específica para este problema. Pese a ello, existen diversos factores de riesgo que tienden a aumentar las posibilidades de padecer de estas piedras en el riñón, las cuales surgen siempre que las sustancias que forman cristales, sea mayor a los líquidos presentes en la orina. En sí, estas sustancias tienden a ser el calcio, el ácido úrico y el oxalato.

Dentro de los factores de riesgo que aumentan las posibilidades de desarrollar piedras en el riñón, se encuentran los siguientes:

  1. Antecedentes familiares o personales. Si bien esta no es una afección que se considere hereditaria, es común observar que una persona con padres que hayan padecido de cálculos renales, también los padezca en algún momento de su vida. Además, si ya tuviste piedras en el riñón, tienes altas posibilidades de tenerlas nuevamente.
  2. Deshidratación. El hecho de no ingerir la cantidad correcta de agua cada día, puede ocasiones el desarrollo de las piedras en el riñón, sobretodo si se transpira en grandes cantidades.
  3. Dietas. Existen dietas que se basan en consumir proteínas, sodio y azúcar, lo que causa que las posibilidades de desarrollar cálculos renales sea mayor a la común. Incluso si se trata sólo de consumir sodio en exceso, las probabilidades son igual de altas.
  4. Obesidad. La obesidad es un factor de riesgo con alto índice de probabilidades.
  5. Cirugía y enfermedades digestivas. Existen ciertas cirugías estomacales, como el bypass gástrico, que son capaces de provocar cambios en el proceso digestivo, afectando la absorción del calcio y de agua comunes. También ocurren según ciertas enfermedades, como la diarrea crónica.

Es importante resaltar que cuando estos factores tienden a combinarse, las posibilidades se vuelven aún más altas.

Tipos de cálculos renales

Si bien tener piedras en los riñones suena a un tema simplificado, la realidad es otra, ya que es importante determinar el tipo de cálculo renal que se está desarrollando en tus vías urinarias, con el fin de conseguir la causa de su desarrollo, lo que a su vez ayuda a tratarlos más fácilmente. Por otro lado, es importante resaltar que esto se logra siempre que se elimina un cálculo, de modo que este puede ser estudiado y así determinar su composición.

Los principales tipos de cálculos renales, son los siguientes:

  1. Cálculos de calcio. De forma general y según las estadísticas, el principal tipo de cálculo renal en desarrollarse, es de calcio, siendo este uno de los que más afecta a los individuos. De forma más específica, estamos hablando de oxalato de calcio, lo que es una sustancia que se consigue en alimentos naturales, la cual también es producida por nuestra hígado. Por otro lado, este tipo de cálculo renal es capaz de aparecer por otros factores, sólo que en menor medida, como la cirugía de bypass intestinal y ciertos trastornos metabólicos.
  2. Cálculos de estruvita. Este tipo de cálculo es muy peculiar, ya que el mismo se desarrolla partiendo de una infección, especialmente aquellas infecciones que surgen en las vías urinarias. Estas piedras en el riñón se caracterizan por ser de rápido crecimiento, lo que quiere decir que las mismas se pueden volver de gran tamaño. Sin embargo, estos no siempre presentan síntomas, aunque resultan dolorosas cuando se desplazan.
  3. Cálculos de ácido úrico. De forma común, este tipo de cálculo tiende a desarrollarse en aquellas personas que no ingieren la cantidad correcta de líquido al día, o que lo hacen pero lo pierden rápidamente. También son un tipo de cálculo renal común en aquellas personas que siguen un régimen dietético basado en proteínas.
  4. Cálculos de cistina. Estos son un tipo de cálculo renal que suele aparecer en personas que cuenten con trastornos hereditarios precisos, de esos que generan que los riñones excreten una cantidad de aminoácidos muy grande.

Es importante entender todos estos tipos de cálculos renales, con el fin de encontrar la causa del problema y atacarlo desde allí.

¿Cómo se diagnostica?

Una vez que comiences a sentir todos los síntomas, o tan sólo alguno de los que hemos mencionado con anterioridad, es necesario que te dirijas hacia un médico que te ayude a entender la razón del dolor y descubra todo aquello que pueda estar causando el malestar. El especialista deberá realizar un chequeo físico exploratorio y un análisis de los síntomas, de modo que pueda proceder a establecer algunos procedimientos, en donde los análisis de sangre son los primeros que destacan. Las pruebas sanguíneas se realizan con el fin de encontrar cualquier tipo de exceso de calcio o ácido úrico en la sangre, de modo que así pueda establecerse un control de los riñones.

Por otro lado, también se deben realizan pruebas de orina, de modo que se pueda estudiar la cantidad de minerales que se están formando y eliminando, de modo que se pueda establecer el posible desarrollo de los cálculos partiendo de estas sustancias. Las pruebas por imágenes son muy útiles también, ya que a través de las mismas se pueden observar los cálculos renales en las vías urinarias. La radiografía abdominal tiende a ser uno de los principales, aunque no demasiado efectivo siempre que los cálculos sean pequeños, por lo que se recomienda en mayor medida la tomografía computarizada, ya que a raíz de esta prueba se pueden observar todas las piedras existentes.

Por último, una vez que se diagnostiquen las piedras en los riñones, y alguna de ellas se expulse, es necesario analizarla con el fin de que estos cálculos se revisen en un laboratorio y así conocer cuál es su composición. Con esta información, se establece un método preventivo.

Tratamiento

El tratamiento de los cálculos renales dependerá de la causa de los mismos y del tipo que se esté desarrollando. En el caso de los cálculos de pequeño tamaño, los mismos no necesitan de un tratamiento invasivo, por lo que se pueden expulsar rápidamente siguiendo algunas pautas:

  1. Bebe mucha agua. Cuando se toma mucha agua, esto ayuda a limpiar todas las vías urinarias, además de que permite expulsar más cantidades de orina.
  2. Utiliza analgésicos. En la mayoría de las ocasiones en las que se va a expulsar algún cálculo renal, esto produce dolor, por lo que utilizar analgésicos ayuda a soportar el dolor con el fin de poder expulsar las piedras.
  3. Terapia médica. Si por ti mismo no eres capaz de expulsar los cálculos, se recomienda una terapia médica que te ayude a expulsarlo con más facilidad.

En casos más severos y de cálculos renales grandes, el especialista deberá tomar la mejor decisión para mejorar los síntomas y reducir las piedras.

Recomendaciones a tomar en cuenta

Si bien es difícil prevenir el desarrollo de los cálculos renales, esto no resulta ser difícil ya que existen una serie de recomendaciones preventivas que nos ayudan a reducir el riesgo de desarrollarlos, y destacan las siguientes:

  1. Bebe agua durante todo el día. Es importante que ingieras una cantidad suficiente de agua durante todo el día, ya que de este modo podrás orinar de forma frecuente y sin problemas, lo que te ayuda a limpiar tus vías urinarias frecuentemente. Si eres una persona que sigue reglas dietéticas, suda mucho o hace ejercicio, es recomendable que ingieras más agua de la normal. Lo ideal es que tu orina se observe clara y transparente.
  2. Consume menos alimentos con oxalatos. Si sientes molestias cuando consumen alimentos con demasiado calcio, debes tratar de evitarlos con el fin de reducir tu riesgo de desarrollar cálculos renales de oxalato de calcio.
  3. Lleva una dieta baja en sal y proteínas animales. No se trata de que no consumas proteínas o sal, sino de que reduzcas su consumo a uno normal. Los condimentos naturales tienden a ser más nutritivos.

No puedes dejar de consumir alimentos con calcio, se trata de hacerlo en menor medida de lo común, sobretodo si tienes cierta tendencia a desarrollar las piedras en el riñón debido a esto. De ser necesario, consulta con un dietista que te ayude a establecer los alimentos que puedes consumir en mayor medida, junto a una rutina de ejercicios que te ayude a quemar grasa y a bajar de peso, si es lo que necesitas.

Fuente| Wikipedia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.