Saltar al contenido

Síntomas de la peritonitis

Introducción

El peritoneo es una membrana de textura suave que se encuentra cubriendo en modo protector, todas las paredes abdominales internas, incluyendo los órganos que se encuentran en esta zona. Cuando esta membrana se inflama por diversas causas, en donde la más común es una infección, ocurre lo que se conoce como una peritonitis. Este problema puede ocasionar una serie de síntomas que ayudan en su diagnóstico, aunque este mismo tiende a ser complicado de realizar ya que los signos que suele mostrar en su momento pueden confundirse con otras patologías.

Además de una infección, la peritonitis también puede estar siendo causada por una perforación en la zona abdominal o de ciertas complicaciones que surgen de otras enfermedades. Es necesario tener en cuenta esta patología, ya que si no se trata a tiempo, puede ocasionar complicaciones y el empeoramiento de los síntomas. Es de suma importancia que se busque ayuda médica rápidamente ya que es importante buscar la causa de la inflamación y el mejor tratamiento para la misma, ya que para poder reducir el problema, debe encontrarse la causa del mismo.

De este modo, al encontrar la causa de la peritonitis, se puede establecer un tratamiento en contra del agente causa de la infección, si se trata de una infección la causa, o puede diagnosticarse cualquier enfermedad que no se conocía en el organismo. Dentro de los principales métodos existentes para tratar la peritonitis, los antibióticos tienden a ser los más comunes, y en menores casos, la cirugía. Por otro lado, es necesario que los métodos de tratamiento a llevar a cabo sean los correctos, ya que de otro modo la infección puede tornarse grave y puede ocasionar la muerte del individuo.

Existen ocasiones en donde un individuo requiere de diálisis peritoneal, lo cual puede llegar a ser una causa principal de la peritonitis, lo cual se puede prevenir siempre y cuando se lleve a cabo una buena higiene antes y después de la diálisis.

Síntomas de la peritonitis

Como decíamos en el apartado anterior, la peritonitis tiende a generar una serie de síntomas que si bien pueden ser confundidos con algunas otras patologías o complicaciones, deben ser tomados en cuenta en todo momento con el fin de llegar al diagnóstico lo más pronto posible, de modo que se reciba el tratamiento correcto.

Dentro de los principales síntomas de la peritonitis, se encuentran los siguientes:

Dolor abdominal

De todos los síntomas, el que tiende a aparecer principalmente, es el dolor abdominal o en su defecto, cierta tendencia a la sensibilidad al tacto. Este dolor puede variar en intensidad, comenzando siendo leve y llegando a alcanzar un dolor tan intenso que se vuelve insoportable.

Hinchazón abdominal

Luego del dolor en la zona abdominal, comienza una inflamación de forma inmediata que tiende a ser el segundo síntomas más importante de la peritonitis, sobretodo porque es el que más demuestra que el peritoneo se encuentra inflamado. El dolor puede volverse más intenso siempre que la inflamación sea más severa.

Fiebre

La fiebre es uno de los principales síntomas de la peritonitis siempre que la misma surja a través de una infección. Tiende a ser uno de los síntomas que más destacan, además de los anteriores, ya que el mismo se caracteriza por superar los 39º C y puede volverse frecuente y regular.

Náuseas y vómitos

Las náuseas son un síntoma que puede aparecer de forma repentina, sobretodo antes o después de comer, así como ocurre con los vómitos, los cuales son comunes tras haber consumido cualquier tipo de alimento que resulte pesado o difícil de digerir rápidamente.

A raíz de lo anterior, surgen dos síntomas secundarios: la pérdida de apetito y la pérdida de peso. Siempre que surgen náuseas y vómitos, el individuo afectado comienza a reducir su consumo de alimentos de forma brusca y radical, incluso de forma involuntaria, por lo que comienza a perder peso rápidamente.

Reducción en la producción de orina

Surge que además de los síntomas anteriores, la producción de orina se ve afectada por la inflamación del peritoneo, lo que se observa en la cantidad reducida de la orina. Bien sea porque las veces de orinar se disminuyen, o porque la cantidad de orina expulsada es muy poca.

Sed y fatiga

La cantidad de agua que comienza a exigir el cuerpo se vuelve frecuente y exagerada, además de que surge un ataque de fatiga extrema. Estos síntomas pueden aparecer repentinamente, juntos o individuales.

Incapacidad de defecar gases

Este suele ser uno de los síntomas que más llaman la atención de los individuos afectados, sobretodo porque no suele ser un síntoma común de cualquier otra patología común. Tiende a ser un síntoma específico del problema, lo que ayuda a diagnosticar la peritonitis rápidamente.

Síntomas que aparecen mediante una diálisis peritoneal

Si el individuo se encuentra realizándose una diálisis peritoneal, pueden surgir otros síntomas conjuntamente con los anteriores, dentro de los cuales destacan: el líquido de la diálisis se observa turbio y diferentes. Y manchas blancas se observan en dicho líquido, así como grumos o hebras.

Es importante que estos síntomas se tengan en cuenta en todo momento, ya que de lo contrario esto no ayudará a su diagnóstico. Lo ideal es consultar rápidamente con un médico que ayude a estudiar los síntomas y a entender sus causas, de modo que se encuentre el problema y pueda tratarse a tiempo. Si esto no ocurre, la enfermedad puede tornarse mortal. Y si se encuentran los síntomas a través de una diálisis peritoneal, es de suma importancia que el especialista sepa lo que está ocurriendo.

Causas de la peritonitis

Como ya habíamos mencionado al comienzo de este artículo, la peritonitis puede ser causada por diversos motivos que tienden a variar. Así como la causa principal tiende a ser una infección, existen otras que también encabezan la lista de causa, como una perforación en la zona de la pared abdominal, y si bien esto puede ser poco frecuente, este hecho puede surgir sin necesidad de que exista una rotura abdominal.

Sin embargo, con el fin de entender más a fondo este problema, a continuación les presentamos las principales causas de la peritonitis:

  1. Procedimientos médicos. Existen ciertos procedimientos que son capaces de causar la inflamación del peritoneo, en donde la diálisis peritoneal tiende a destacar. Este es un procedimiento que hace uso de tubos que ayudan a eliminar todos los desechos de la sangre, siempre que los riñones ya no funcionen como es debido. Si este procedimiento no se realiza de forma correcta y con el nivel higiénico debido, puede ocasionar una infección. Otros procedimientos que también tienen que ver con este problema, aunque en menor medida, tienden a ser una paracentesis, una endoscopia y una colonoscopia.
  2. Perforaciones. Existen acciones que ocasionan que miles de bacterias entren en contacto con el peritoneo, gracias a huecos en lo que se conoce como el tubo gastrointestinal. Estas perforaciones pueden ser comunes en ciertas situaciones, como lo es la perforación del apéndice, una úlcera estomacal o una perforación en cualquier zona del colon.
  3. Pancreatitis. La pancreatitis es una afección que genera la inflamación del páncreas, lo que debe ser tratado a tiempo con el fin de evitar una peritonitis partiendo de las bacterias que surgen del páncreas.
  4. Diverticulitis. La diverticulitis es una afección importante que consiste en diferentes protuberancias similares a unas bolsas en la zona del tubo digestivo. Estas bolsas contienen residuos intestinales, lo que quiere decir que cuando estos se rompen, derraman todos estos residuos en la cavidad abdominal, infectando el peritoneo.
  5. Traumatismos. Cuando existen traumatismos o lesiones en la zona de cavidad abdominal, esto causa que diversos agentes tóxicos y/o patógenos entren en contacto con el peritoneo, infectándolo, causando su inflamación.

Cuando la peritonitis no ocurre por una rotura abdominal, se denomina como peritonitis espontánea, la cual suele aparecer por diversas enfermedades o complicaciones específicas, como lo es la enfermedad hepática y la cirrosis.

Además de las causas anteriores de la peritonitis, existen ciertos factores de riesgo que aumentan las probabilidades de desarrollan una inflamación del peritoneo, dentro de los cuales destacan los siguientes:

  1. Diálisis peritoneal. No siempre la diálisis peritoneal es una causa específica de la peritonitis, pero sí resulta ser un gran factor de riesgo, sobretodo porque al someterse a este tratamiento, cada paciente tiene un alto porcentaje de infección.
  2. Otras enfermedades. Existen ciertas enfermedades que aumentan las posibilidades de desarrollar una peritonitis, como la enfermedad de Crohn y la apendicitis.
  3. Antecedentes de peritonitis. Si ya has sufrido de una peritonitis, tienes altas posibilidades de volver a desarrollarla, por lo que tus cuidados deben ser mayores.

Es importante tener en cuenta todas estas causas y factores de riesgo, con el fin de evitarlos y así reducir el riesgo de sufrir de una peritonitis.

Diagnóstico de la peritonitis

Una vez que los síntomas se tengan en cuenta, es necesario que el afectado se dirija rápidamente con un médico especialista que le ayude a entender qué es lo que está ocurriendo, sobretodo porque al comienzo los síntomas pueden llegar a ser muy leves. Una vez que visites al especialista, el mismo deberá analizar cada uno de tus síntomas y estudiar tu historial clínica, de modo que pueda proceder a realizar una exploración física que le ayude a sacar conclusiones. Si la peritonitis tiene que ver con la diálisis peritoneal, el sólo hecho de observar el líquido peritoneo sirve para realizar el diagnóstico.

Sin embargo, no siempre se trata de esto, por lo que existen ocasiones en donde se hacen necesarios algunos estudios y pruebas con el fin de descubrir el problema y su causa. Lo principal a realizar es una prueba de sangre, por medio de la cual se busca estudiar los glóbulos blancos y su cantidad, así como debe realizarse un hemocultivo con el fin de encontrar bacterias en la sangre. Por otro lado, se realizan ciertas pruebas por imágenes que ayudan a observar con detalles tu cavidad abdominal, en busca de orificios, perforaciones o cualquier otro detalle fuera de lugar. Estas pruebas pueden sr una radiografía, una tomografía computarizada o una resonancia magnética.

Además de lo anterior, puede realizarse un análisis del líquido peritoneal, lo cual se consigue gracias a una aguja muy delgada que se utiliza para tomar una muestra del líquido del peritoneo. Este procedimiento tiende a realizarse frecuentemente en pacientes que reciban diálisis peritoneal.

Tratamiento para la peritonitis

Una vez que se haya diagnosticado la peritonitis, es necesario que el especialista consiga la causa del problema y comience a atacarlo desde ella, ya que de este modo se puede eliminar la inflamación de raíz. Dentro del tratamiento común de la peritonitis, los antibióticos son los principales medicamentos a recetar siempre que exista una infección de por medio. El tiempo de duración de los antibióticos dependerá del tipo de infección que se esté llevando a cabo y de la gravedad de la enfermedad.

Por otro lado, puede que se requiera de una cirugía, con el fin de que todo el tejido infectado se extraiga y se pueda prevenir una extensión de la misma. Esto suele realizarse siempre que la peritonitis se deba a cualquier tipo de perforación. Por último, dependiendo de tus síntomas, el especialista puede indicar la administración de analgésicos que alivien el dolor, antiinflamatorios que reduzcan la hinchazón abdominal y la administración de oxígeno. En casos severos, se requiere de transfusiones de sangre.

¿La peritonitis se puede prevenir?

Esta tiende a ser una de las preguntas más frecuentes con respecto a este tema, especialmente porque resulta ser un problema bastante peculiar. Desafortunadamente, no existe un método específico que ayude a prevenir la peritonitis por completo, aunque en algunas ocasiones se pueden evitar algunas causas. Pese a esto, se pueden recomendar algunos consejos siempre que se esté realizando una diálisis peritoneal, ya que a través de esto se puede evitar una peritonitis a raíz de esta causa. Las medidas preventivas, son las siguientes:

  1. Mantén tus manos totalmente limpias, incluyendo toda la zona entre tus dedos, debajo de tus uñas, tus muñecas y tus antebrazos, antes y después de tocar y utilizar el catéter.
  2. La zona en la cual se encuentra el catéter debe estar limpia y desinfectada cada día, por lo que debes limpiarla con una loción antiséptica.
  3. Cada uno de los suministros que utilices, debes mantenerlos limpios, desinfectados y bien guardados en un lugar totalmente higiénico.
  4. Utiliza una mascarilla quirúrgica siempre que te encuentres en medio de los intercambios de líquido de diálisis. Además, evita entrar en contacto directo con mascotas, especialmente dormir con ellas.

Si observas reacciones desfavorables o signos de infección, no dudes en llamar al médico, este sabrá brindarte las opciones precisas en su momento.

Fuente| Peritonitis