Saltar al contenido

Síntomas del papiloma humano

Introducción

En años anteriores, cualquier tema relacionado con el sexo se volvía tabú y el número de personas desinformadas sobre enfermedades de transmisión sexual (ETS) generaban más personas infectadas. Con el pasar del tiempo, la información pasó de ser un tabú y un tema del que poco y nada se debía de hablar, para ser uno de los temas más hablados a nivel mundial. Este hecho generó que miles de personas se concentraran en tener relaciones íntimas de forma segura y así evitaran enfermedades como el SIDA y el VPH.

El virus del papiloma humano es exactamente eso: un virus, capaz de generar una enfermedad peligrosa y silenciosa, en la mayoría de las ocasiones, denominada VPH. Esta enfermedad se caracteriza por ser bastante difícil de tratar y suele manifestarse a través de una serie de síntomas relevantes que a simple vista pueden observarse. Suele transmitirse a través de las relaciones sexuales, incluso si no existe una penetración directa y se contagia rápidamente.

De todas las ETS que existen actualmente, el VPH suele ser una de las principales después del SIDA, y a pesar de que existen un montón de tipos, la mayoría suelen ser cancerígenos, por lo que es necesario tratar la enfermedad rápidamente y detener el contagio a otras personas.

VPH: la ETS más común

A pesar de que el SIDA es la ETS más frecuente de todas, el virus del papiloma humano es el más común y uno de los más conocidos actualmente, como hemos mencionado con anterioridad, ya que a pesar de que al SIDA se le ofrece más carácter informativo, existen miles de personas infectadas con este virus.

Como decíamos, existen más de cien tipos de VPH y unos cuarenta de estos cien son capaces de infectar las áreas genitales tanto de hombres, como de mujeres, incluyendo también las zonas del cuello uterino, del ano y del escroto. Sin embargo, al tratarse de una enfermedad capaz de contagiar a cualquier persona de forma segura por medio de un contacto íntimo, este contagio también ocurre en otras zonas del cuerpo que entran en contacto con los genitales infectados, como la boca y la garganta. Por otro lado, existen otros tipos de VPH que son capaces de otras formas, sin necesidad de existir un encuentro sexual o con genitales de por medio, y son aquellos en donde las verrugas aparecen en otras zonas, incluso más visibles, como las manos y las plantas de los pies.

Este tipo de infección es muy frecuente, llegando a estimarse que del 100%, un 87% de la población sexualmente activa se contagia de VPH al menos una vez en sus vidas. Lo peculiar de este tipo de enfermedad, es que la misma no muestra sus síntomas de forma tan rápida, por lo que hacer un diagnóstico de ella se vuelve difícil y tardío, lo que genere y apoya el contagio de la misma,

A pesar de tratarse de una ETS que llama mucho la atención, en realidad se considera inofensiva en su gran mayoría, ya que muchas veces no requiere de un tratamiento ya que desaparece sola. Sin embargo, existen otras ocasiones en las que el VPH se vuelve maligno y se considera cancerígeno.

De todos los tipos de VPH capaces de causar cáncer, los tipos 16 y 18 son los principales y los que mayormente generan estos casos. Los otros, en su gran mayoría, no representan un cuadro clínico peligroso, a pesar de que las verrugas que caracterizan la enfermedad suelen ser bastante molestas.

A raíz del estallido de información que ha surgido de las ETS, principalmente el SIDA y el VPH, se han creado un gran número de campañas que fomentan las relaciones sexuales con conciencia y protección, otorgando prioridad a los exámenes de serología que indiquen el estado de salud de cada individuo y el uso de preservativos tanto orales como genitales, con el fin de reducir el riesgo de contraer una ETS.

Es importante entender que cualquier persona puede tener el virus del papiloma humano, y al tratarse de un tipo de virus que genera una enfermedad altamente contagiosa, es necesaria la información y la concientización en cuanto a este tipo de enfermedades se refiere.

Contagio del VPH

Como hemos venido comentando, el papiloma humano es una enfermedad que se contagia fácilmente cuando dos o más personas mantienen sexo inseguro y poco conciente. Y es que el contagio surge con el contacto de una piel con otra, sin necesidad de esperar a que la penetración vaginal o anal, surja.

Durante el sexo se pueden realizar diferentes actividades, en donde no necesariamente se necesita de una eyaculación o de una penetración de ningún tipo para causar placer en ambos sexos, y aún así el contacto de los genitales infectados con VPH surge fácilmente, contagiando así a la persona que se encuentra sana.

Existen ocasiones en donde el papiloma humano no genera síntomas y suele desaparecer de forma fácil e individual, en donde los individuos infectados no tienen idea de que en algún momento hubiesen tenido la enfermedad. Es importante fomentar la valentía en quienes tengan esta enfermedad, ya que a pesar de generar miedo y rechazo en otras personas poco informadas, informar sobre la enfermedad es obligatorio si se quiere tener relaciones con una persona sana.

Por otro lado, es también importante resaltar que basta apenas un contacto para que el contagio se realice sin problemas, y el virus cuenta con un periodo de incubación que varía entre los doce meses y los dos años. En este periodo pueden so surgir síntomas de ningún tipo y aún así fomentar el contagio hacia otras personas, por lo que los exámenes de sangre son sumamente importantes para observar cómo se encuentra de salud cada individuo, sobretodo si es sexualmente activo.

Y por último, los bebés también pueden ser infectados por todas aquellas madres embarazadas que tengan el VPH y tengan un parto natural. Esto se debe al contacto de la vagina con el cuerpo del bebé durante esta actividad natural.

Síntomas del papiloma humano

Como decíamos en bloques anteriores, el papiloma humano poco y nada genera síntomas, y en ocasiones el único síntoma que desarrolla no suele observarse a simple vista, por lo que es difícil realizar un diagnóstico sin una exploración física profunda.

El síntoma principal del papiloma humano son las verrugas, de las cuales hablaremos a continuación.

Verrugas

Las verrugas son protuberancias que se caracterizan por ser blandas y carnosas y que pueden aparecer de forma común en diferentes zonas del cuerpo, tanto en el hombre como en la mujer, incluyendo a los niños. En las zonas en las cuales más aparece suelen ser los genitales, tanto internos como externos, siendo estas verrugas caracterizadas por parecer una coliflor en tamaños muy pequeños. Además, en menor cantidad aparecer en manos, pies, boca y garganta.

No suelen generar dolor, pero son incómodas, tanto al tacto como a la vista. En ocasiones ocurre que no se observan a simple vista o tienden a ser erróneamente confundidas con enfermedades de la piel o alergias, por lo que es necesaria la observación de un médico que establezca el tipo de verrugas que se está desarrollando.

Por lo general, las verrugas genitales son el síntoma principal del VPH ya que estas son las primeras y únicas en aparecer en casi todos los casos, por lo que nos enfocaremos en ellas desde dos perspectivas distintas:

  • Verrugas genitales en las mujeres. En el caso de las mujeres, las verrugas pueden aparecer en sus genitales tanto en el interior de la vagina, como en el exterior de la misma. En ocasiones, las mismas aparecen sólo en la zona del cuello uterino y no son visibles a simple vista por cualquier persona salvo un médico especialista en esta área. Incluso, existen ocasiones en donde sólo aparecen en esta zona sin exteriorizarse hacia la zona externa. Suelen ser diagnosticadas siempre que una mujer visite a su ginecólogo y el mismo le realice un examen físico exploratorio en donde se palpe la zona de la vagina, tanto en su interior como en su exterior.
  • Verrugas genitales en los hombres. En el caso de los hombres las verrugas suelen ser similares, a pesar de que no siempre se muestran síntomas en estos casos. Las verrugas suelen aparecer en distintas zonas de su pene, incluyendo el glande. Suelen ser incómodas y muy visibles, lo que genere aún más incomodidad en los hombres con VPH. En este caso los hombres suelen tener un examen especial para identificar el virus, siendo este denominado como colposcopia.

Es muy peculiar la forma en la que ocurre el VPH en ambos sexos, ya que un hombre pudo haber infectado a una mujer y ya no tener ni verrugas, ni el virus en su organismo. Es decir, un hombre pudo haber contagiado a una mujer y mientras a esta se le incubó el virus y generó las verrugas, el organismo del hombre pudo haber generado suficientes anticuerpos y el virus ya ha sido eliminado sin necesidad de un tratamiento. Entonces, al realizarse los exámenes, los mismos darán un resultado negativo y aún así la mujer tendrá el VPH gracias al hombre.

¿Cómo se debe tratar el papiloma humano?

Lamentablemente, así como ocurre en el caso del SIDA, no existe un tratamiento específico que elimine en virus del papiloma humano. Como habíamos comentado, en ocasiones basta con las defensas del organismo para que el virus haya sido eliminado por completo. Sin embargo, existen otras ocasiones en donde el VPH es de alto riesgo y se requiere de un tratamiento que elimine tanto las verrugas, como el virus, ya que el mismo puede volverse cancerígeno si existe un cambio anormal en las células.

Existen ciertos tratamientos que ayudan a que este virus sea tratado de raíz, en donde destacan la crioterapia, siendo este un tratamiento especial que ayuda a congelar y extirpar todas las células malignas que se observen en el cuello uterino. Y por otro lado, también se encuentra el LEEP, un procedimiento de extirpación electroquirúrgico de lazo, el cual busca eliminar las células malignas mediante corrientes eléctricas.

¿Existe una cura?

Nos sentimos en la obligación de hacer énfasis en esta pregunta ya que suele ser la más frecuente en pacientes y personas sanas. La respuesta es negativa. El papiloma humano no cuenta con una cura, pero sí existen diferentes métodos que se pueden realizar con el fin de mejorar la calidad de vida del afectado y de mantenerse siempre sano. Inclusive, más adelante hablaremos de un método de prevención que ayuda a que el VPH pueda ser prevenido.

Sin embargo, hacemos énfasis nuevamente en el hecho de que el organismo de cada individuo tiene la capacidad de combatir muchas enfermedades siempre y cuando las mismas no sean demasiado fuertes en comparación con las defensas del cuerpo, por lo que en muchos casos ocurre que el virus se elimina solo, sin necesidad de cuidados o de un tratamiento. Esta curación puede ocurrir en un periodo de tiempo corto o largo, dependiendo de cada organismo y de cada sistema inmunológico, por lo que una persona se puede curar en do semanas, o en dos años. Generalmente, las personas que tienen una alta capacidad de curación en contra de este virus, no suelen presentar síntomas, siendo este un punto en contra de la pareja sexual del portador del virus.

Por otro lado, en una gran mayoría de las ocasiones las personas que muestran las verrugas genitales, no cuentan con una cura, a pesar de que las verrugas pueden ser eliminadas. Es decir, el hecho de eliminar las verrugas no es indicio de que el virus sea eliminado del organismo, por lo que estas verrugas pueden volver a aparecer.

¿Cómo puede prevenir el papiloma humano?

En efecto, lo que hemos mencionado con anterioridad es totalmente cierto, y es que hoy en día existe una vacuna del VPH que debe ser administrada entre los nueve y los veintiséis años de edad, tanto en hombres como en mujeres. Inclusive, cuando esta vacuna es administrada en niñas cuyas edades comprenden los nueve y los trece años de edad, o bien cuando no han tenido ningún tipo de contacto íntimo, la eficacia de la vacuna alcanza el 100% de probabilidades de prevenir el VPH, además de que también ayuda a prevenir el cáncer de cuello uterino, de pene y de ano.

Si una persona ya ha tenido contacto íntimo, también puede administrarse la vacuna con el fin de prevenir cualquier otro tipo de VPH. No olviden que existen más de cien tipos y el hecho de tener uno de ellos, no significa que se tengan los otros.

No obstante, a pesar de que existe una vacuna, cuando una persona es sexualmente activa con diferentes personas a lo largo de su vida, es recomendable el uso de preservativos orales y genitales con el fin de evitar cualquier tipo de ETS o virus.