Síntomas de las paperas

By |

Introducción

Las paperas son una enfermedad muy común tanto en niños, como en adultos, que se caracteriza por ser contagiosa, y es que esta enfermedad surge tras una infección causada por un virus que afecta de forma directa las glándulas parótidas del ser humano. Estas glándulas salivales se encuentran debajo y delante de lo que son las orejas, por lo que lo primero que ocurre cuando las paperas comienzan, es que estas glándulas se inflaman. Sin embargo, es importante mencionar que esto no siempre ocurre, por lo que las paperas pueden no mostrar ningún síntoma aparente a simple vista.

Este tipo de infección viral suele ser muy común en diversos países, en donde el principal suele ser Estados Unidos. Esto se debe a que en años anteriores la vacuna preventiva de esta enfermedad no solía ser muy común, por lo que contraer las paperas era algo que se veía en muchas ciudades. Sin embargo, tras el estallido de gente sufriendo con este virus, se empezó a implementar la vacuna de forma habitual. Partiendo de esa actividad, la cantidad de personas sufriendo de paperas se redujo en gran medida.

Este tipo de infección, a pesar de ser catalogada como poco peligrosa, si no se trata puede comenzar a mostrar una serie de complicaciones de las cuales hablaremos en bloqueas anteriores. Estas complicaciones pueden llegar a ser muy graves, pero generalmente no son frecuentes ya que los afectados resuelven la infección antes de que los problemas mayores, comiencen.

A pesar de tratarse de un virus que es muy conocido y frecuente en miles de personas, aún no se ha establecido un tratamiento efectivo que elimine este virus. Sin embargo, se han llegado a establecer una diversidad de consejos a llevar a cabo con el fin de que los síntomas se alivien mientras el virus comienza a irse lentamente. Pese a esto, se recomienda un método preventivo del cual hablaremos más adelante, con el fin de que las probabilidades de padecer de paperas, se reduzca en gran medida.

De forma general, dentro de los síntomas principales de las paperas, la inflamación palpable y observable a simple vista de las glándulas salivales, vistas en el cuello, suele ser el signo principal que indica que algo no se encuentra bien. Además, esta inflamación puede llegar a ser dolorosa.

Causas de las paperas

Las paperas, como ya hemos estado mencionando, son causadas por un virus, hablando específicamente del paramixovirus, el cual se contrae fácilmente de una persona a otra. Este virus cumple una función muy sencilla cuando llega hasta el organismo humano: multiplicarse rápidamente. Esta multiplicación apresurada de células ocurre principalmente en las células del aparato respiratorio. Luego, con ayuda de la sangre, este virus se transporta directamente hacia otras zonas del cuerpo, hasta llegar directamente a su destino: las glándulas salivales, principalmente la parótida.

Esta enfermedad es contagiosa, y comienza a propagarse rápidamente de una persona a otras, siempre y cuando estas personas no estén inmunizadas.

¿Cómo se contagia este virus?

Cuando una persona ya cuenta con el virus en su organismo, ya tiene oportunidad de contagiar a muchas personas a su alrededor a través de secreciones, por muy mínimas que estas sean(entiéndase como saliva). Cuando se habla de un contagio por saliva, este puede suceder a través de la comunicación, de alguna tos o de un estornudo, y es que a pesar de que un individuo con paperas se tape la boca en cualquiera de estas situaciones, la saliva son gotas minúsculas einvisibles que siempre se cuelan en el ambiente y contagian a personas sanas.

Incluso, es importante mencionar que una persona puede contagiar a otras sin saber que tiene paperas, ya que este contagio puede ocurrir desde cinco días antes de que los síntomas en la persona infectada comiencen a aparecer. Pese a esto, el periodo de tiempo más peligroso para que ocurra el contagio, es aquel que existe entre los dos días anteriores a la manifestación de los síntomas, y dos días después de que estos ocurran. Según diferentes estudios realizados por profesionales, se ha llegado a la conclusión de que una persona con paperas se considera como no contagiosa cuando ya han pasado diez días desde que la misma ha dejado de mostrar síntomas.

Por otro lado, no sólo de esta forma pueden contraer el virus, ya que también esto se logra cuando una persona utiliza cubiertos, vasos o tazas de una persona que cuenta con el virus. Es importante recordar que este virus ataca principalmente las vías respiratorias, por lo que se propaga fácilmente a raíz del contacto con la saliva del afectado.

Síntomas de las paperas

Como comentábamos al comienzo, las paperas muestran síntomas cuando el virus ya llega hasta las glándulas salivales. Sin embargo, hay ocasiones en donde no siempre se muestran signos, por lo que el virus puede pasar desapercibido rápidamente. En líneas generales, los síntomas aparecer cuando ya las células se han multiplicado, por lo que ya las mismas se encuentran tanto en las vías respiratorias, como en las parótidas.

Dentro de los principales síntomas de las paperas, se encuentran los siguientes:

Parotiditis

Al ser las parótidas las glándulas que principalmente se ven afectadas, estas glándulas salivales comienzan a inflamarse poco a poco, causando así dolor e inflamación. La hinchazón se muestra en ambos lados de la cara de forma uniforme y las mejillas tienden a inflamarse al mismo tiempo.

Fiebre

La fiebre es capaz de surgir rápidamente ya que estamos hablando de una infección por un virus que suele ser contagiosa. Hasta que el virus no comience a eliminarse, la fiebre no desaparecerá.

Dolor de cabeza

El dolor de cabeza que surge a causa de las paperas suele ser frecuente y regular, capaz de mantenerse presente de forma intermitente, apareciendo durante instantes breves o permanentes.

Dolores musculares

Los dolores musculares suelen aparecer cuando la inflamación ya lleva más de dos días latentes, ya que los músculos de la zona del cuello y zonas cercanas a este, se ven tensos por la hinchazón de las glándulas salivales.

Debilidad y fatiga

Estos síntomas suelen ser frecuentes una vez que los demás ya han comenzado, sobretodo los dolores de cabeza.

Pérdida de apetito

Al mantener las glándulas salivales completamente inflamadas, es común que el apetito se pierda e incluso se tenga cierta dificultad para hablar y tragar, por lo que comer se vuelve difícil debido al dolor que surge tras mover la mandíbula.

¿Cuándo es necesario visitar al médico?

Incluso si no se cuenta con el síntoma principal de este virus, que es la inflamación de las glándulas salivales, es necesario prestar atención a los otros síntomas, ya que podría estar ocurriendo algo negativo dentro de tu organismo.

Si sospechas de este virus por algún contacto con alguien enfermo, visita a un médico rápidamente y explica tu situación con el fin de que entres directamente a la consulta, para que se reduzcan las posibilidades de contagiar a otras personas.

Actualmente, las paperas se han vuelto una enfermedad poco común en la gran mayoría de los países de todo el mundo, sobretodo por la creación de la vacuna preventiva. Sin embargo, se siguen observando casos actualmente, por lo que no se debe descartar el hecho de padecerla en algún momento.

Diagnóstico y tratamiento

Si el médico una vez que llegas a su consulta llega a sospechar del virus de las paperas, es necesario que el mismo se proteja con tapabocas y comience a realizar un chequeo físico en el cual deberá palpar la zona del cuello y toda la cara, con el fin de buscar zonas inflamadas y glándulas agrandadas. Además de esto, para poder crear un diagnóstico completamente certero, es necesario la realización de un cultivo de virus o bien, de un análisis de sangre.

Cuando existe un proceso infeccioso en el organismo, el mismo a través del sistema inmunológico busca producir anticuerpos con el fin de que estos virus se combatan. Si el examen de sangre detecta una gran cantidad de anticuerpos en el sistema, es porque el mismo busca combatir las paperas.

De forma general, esta enfermedad no cuenta con un tratamiento propiamente establecido, ya que la misma suele desaparecer por sí sola, por lo que el médico busca la forma de recetar medicamentos que ayuden a aliviar los síntomas mientras el virus desaparece. Por lo general se recetan medicamentos antiinflamatorios y antitérmicos, además de que se aconseja un reposo absoluto con el fin de evitar complicaciones.

Por otro lado, el médico recomienda tomar mucho líquido ya que los alimentos se vuelven difíciles de tragar por el dolor y la inflamación; además de que se dice que las gárgaras con agua tibia y sal ayudan a que se desinflamen las glándulas salivales que se encuentran inflamadas.

Recomendaciones

Como decíamos, no existe un tratamiento médico que ayude a que las paperas desparezcan. Sin embargo, como esta enfermedad suele ser común en nuestros abuelos, los mismos han creado ciertos consejos caseros que son muy útiles a la hora de padecer este virus.

Lo principal es tener paciencia y descansar lo más que se pueda. Además, ante cualquier situación, es importante que la persona infectada evite el contacto con personas sanas, para así evitar el contagio.

Las principales recomendaciones ante un caso de paperas, son las siguientes:

  1. No te levantes de la cama hasta que la fiebre no haya desaparecido. Esto evitará complicaciones mayores.
  2. Evita el contacto con otras personas con el fin de no contagiarlas y que el mismo tiempo esto contagie a más personas.
  3. No dejes de seguir los medicamentos que te ha recetado tu médico. Estos te ayudarán a aliviar los síntomas principales, como todos los dolores y la inflamación.
  4. Evita dar aspirinas a los niños con papera.
  5. Utiliza compresas frías o calientes en las glándulas que estén inflamadas. Esto ayuda a que la hinchazón se reduzca en gran medida.
  6. Consume alimentos que sean fáciles de masticar y que no requieran de mucho esfuerzo para evitar dolor.

Y no olvides tomar mucho líquido. Esto evitará una deshidratación.

Complicaciones

Como decíamos, las complicaciones realmente no suelen ser muy frecuentes. Sin embargo, las mismas pueden aparecer en ciertos casos y son graves, en líneas generales. Las posibles complicaciones de las paperas, son las siguientes:

Inflamación

La inflamación, además de ser un síntoma, se vuelve una serie complicación cuando la misma comienza a ocurrir en ciertas zonas del cuerpo totalmente ajenas a las glándulas salivales.

Las zonas que comúnmente se inflaman, son las siguientes:

  1. Los testículos. La orquitis ocurre en los hombres y genera mucho dolor.
  2. El páncreas. La pancreatitis suele ocurrir en cualquier persona y genera una serie de síntomas que van desde el dolor, hasta los vómitos.
  3. Los ovarios y las mamas. Estas inflamaciones atacan a las mujeres y puede estar acompañado de dolor e incomodidad.
  4. La encefalitis es una complicación que es capaz de poner en riesgo la vida de quien la padece.

Pérdida de audición

La pérdida de la audición suele ser una complicación que ocurre en muy pocas ocasiones que puede ser provocada por las paperas. Esta puede surgir en un oído, o en ambos, y no siempre puede ser tratada.

Aborto espontáneo

De todas las complicaciones, este suele ser uno de los más difíciles en ocurrir pero se han visto casos en donde personas con paperas suelen tener abortos espontáneos. Sin embargo, aún no se ha establecido esta complicación como completamente segura.

¿El virus de las paperas se puede prevenir?

La única forma posible de prevención ante las paperas, es la vacuna, y la misma no es completamente segura. Se dice que una persona es inmune a las paperas, cuando la misma ya ha padecido de este virus en momentos anteriores, o bien, cuando se ha colocado la vacuna cuando se debía.

De forma común, cuando se habla de la vacuna contra las paperas, según diversos países, la misma es aquella que se denomina triple vírica, y es aquella que cuenta con la mejor fórmula contra el sarampión, la rubéola y las paperas. Los médicos recomiendan la aplicación de dos dosis de esta vacuna, justo antes de que el niño entre en la escuela.

Generalmente, esta vacuna no suele generar complicaciones, ni efectos secundarios. Y la misma se encarga de defender en más de un 90% a todos aquellos niños que jamás han padecido ninguna de las tres enfermedades.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.