Saltar al contenido

Síntomas de un óvulo fecundado

junio 22, 2018

Introducción

El hecho de estar embarazada, es una situación común que es capaz de afectar a más del 80% de las mujeres desarrolladas en todo el mundo. Hablamos de este porcentaje, debido a que en múltiples ocasiones esto no ocurre por problemas de salud y de esterilidad que ocurren en la mujer en cuestión.

El embarazo es un proceso que surge tras la fundación de un óvulo, gracias a la participación de un espermatozoide. Esto se logra gracias a diferentes maneras, de las cuales hablaremos a fondo más adelante, pero en donde el coito suele ser el método principal. A través del sexo, como mejor se le denomina, el hombre capaz de producir hijos, eyaculará en la vagina de la mujer, expulsando una serie de espermatozoides que harán su camino directo hacia el óvulo preparado para la fecundación. Esto puede ocurrir, aunque no en todas las ocasiones.

No todos los embarazos son buscados, por lo que muchas mujeres no siempre saben que están embarazadas hasta que comienzan a sentir una serie de síntomas que pueden comenzar desde que el óvulo ha sido fecundado, como antes. Y es que los embarazos se cuentan desde el último periodo de la mujer y se establecen una serie de síntomas que aparecen cuando el cuerpo femenino se encuentra preparado completamente para recibir al espermatozoide y ser fecundado. Es importante marcar una diferencia entre los síntomas que ocurren cuando el óvulo ya ha sido fecundado, y cuando el mismo tan sólo está preparado para ello.

Síntomas de un óvulo fecundado

Como decíamos, es necesario partir del hecho de que existen diferentes tipos de síntomas que pueden realmente indicar que una mujer ya tiene un óvulo fecundado en su interior. Es importante marcar ambas diferencias ya que se debe saber cuándo se está embarazada y cuándo se está en días fértiles.

Antes de empezar a hablar sobre los síntomas comunes de un óvulo fecundado, empezamos a hablar sobre el síntoma inicial que aterra a muchas mujeres ya que es uno de los principales síntomas en aparecer cuando hay un embarazo de por medio: la amenorrea.

La amenorrea es la falta de menstruación en la mujer, la cual sucede en la gran mayoría de los casos de los embarazos, y hemos de recalcar el hecho de que no aplica en todos los casos ya que se han dado a conocer una gran cantidad de embarazos que ocurren con la menstruación en marcha. Hemos de hacer una pausa en este caso para comentar que la falta de menstruación no siempre indica que existe un embarazo en marcha, ya que la misma puede ser también causada por una serie de factores, como las hormonas, el estrés y la ansiedad.

Para poder determinar si este síntoma es propio de un óvulo fecundado, es necesario visitar al médico y que el mismo descarte las posibles causas de este hecho, teniendo siempre en cuenta que un embarazo podría ser una posibilidad. Ahora bien, ya nombrada la amenorrea como síntoma principal de un posible emberazo, es necesario nombrar los otros signos que demuestran que un óvulo tuvo la suerte de ser fecundado.

Los principales síntomas de un óvulo fecundado, son los siguientes:

Trastornos neurovegetativos

Cuando un óvulo ha sido fecundado, comienzan algunas condiciones neuroendocrinas que producen ciertos trastornos, dentro de los cuales destacan los dolores de cabeza, los mareos y la falta de concentración.

Estos síntomas pueden ir aumentando conforme van pasando los días, y se vuelven frecuentes y regulares hasta pasados ciertas semanas de embarazo. Estos trastornos varían según cada mujer, y pueden durar todos los meses del embarazo o tan sólo los primeros, siempre dependiendo de cada organismo.

Molestias digestivas

Además de los trastornos anteriormente mencionados, también ocurren ciertas molestias en cuanto al sistema digestivo se refiere, mostrando así una gran cantidad de síntomas muy propios del proceso de embarazo.

Dentro de estas molestias, destacan principalmente las náuseas y los vómitos, en donde estos pueden variar también dependiendo de cada mujer y de cada tipo de embarazo. Además de estos, también se encuentran el estreñimiento, la diarrea y la falta de apetito.

Algunos de estos síntomas pueden ser tolerados con ayud de medicamentos específicos, sobretodo el estreñimiento.

Síntomas emocionales

Muchas mujeres cuentan con una gran cantidad de cambios a nivel emocional, en donde en la mayoría de los casos se observan cambios negativos, en donde destacan la irritabilidad y la depresión.

Es necesario que a las mujeres se les apoye en estas etapas de sus vidas, ya que estamos hablando de un momento en donde la mujer sufre una gran cantidad de cambios, tanto a nivel físico, como a nivel emocional. Es importante que la misma cuente con familiares y amigos que la apoyen y con una pareja que le tenga paciencia.

Alteraciones mamarias

Las alteraciones mamarias son unas alteraciones que surgen poco después de que la ausencia de la menstruación haya comenzado, y se observan a simple vista, sobretodo por los síntomas que comienzan a aparecer.

De forma general, los senos comienzan a inflamarse y a aumentar hasta un 15% de su tamaño original. Además, los mismos se vuelven sensibles ante ciertas telas y ciertas sensaciones, mostrando zonas en donde cuenta con mucha tensión.

Por otro lado, estos síntomas también son capaces de aparecer días antes de que la menstruación vaya a comenzar, por lo que es importante tomarlos en cuenta pero no utilizarlos como síntomas determinantes.

Falta de energía

Cuando ya el óvulo tiene algunas semanas fecundado, el cuerpo de la mujer comienza a disminuir en su cantidad normal de fuerzas, por lo que comienza a experimentar momentos en donde tiene mucha falta de energía. Además, ocurre también que comienzan a presentar somnolencia en cantidades excesivas.

Alteraciones olfativas

Las alteraciones olfativas son de esos síntomas que suelen aparecer dentro de las primeras semanas de embarazo, y se sienten gracias a que las mujeres embarazadas logran oler de forma más detallada y profunda. Se dice entonces que lo que ocurre es que su sentido del olfato se manifiesta por sobre los demás y con más intensidad. Sin embargo, esto no quiere decir que su efecto sea positivo, ya que muchas mujeres comienzan a demostrar un gran rechazo hacia aromes comunes y normales.

Antojos

Los antojos no son un mito, a pesar de que eso se suele decir. En realidad, cuando una mujer se embaraza, sus papilas gustativas y sus antojos, aumentan en gran medida. Y no sólo hacia los alimentos, ya que muchas mujeres sienten antojos muy peculiares, como hacia el jabón, y muy extrañamente, hacia la tierra.

Todos estos síntomas pueden variar en intensidad, aparición y tiempo de estadía, y es que como decíamos, cada mujer es distinta y cada uno de estos síntomas ataca de forma diferente, según sea el organismo y el caso de cada mujer. Es necesario, como comentábamos, que se les tenga paciencia y se les muestre apoyo en todo momento. El óvulo tarda más de 38 semanas gestando, por lo que los síntomas se repiten en ciclos por todas estas semanas, y algunos incluso se mantienen apareciendo luego del parto.

¿Cómo puedo saber que el óvulo ha sido fecundado?

A pesar de contar con los síntomas anteriormente descritos, estos no son suficientes para establecer el hecho de estar embarazada, por lo que se requiere de la realización de ciertas pruebas para confirmar este diagnóstico.

Como decíamos al comienzo, un embarazo no siempre es buscado, y la falta de información hacia los métodos de protección ha hecho que muchas mujeres queden en cinta sin desearlo. Para combatir esto es necesario que tanto hombres como mujeres, desde edades tempranas en la adolescencia, sepan lo que es un preservativo y cómo utilizarlo, y es que la adolescencia es el primer momento en el cual se explora la sexualidad, por lo que es necesario prestar atención a las explicaciones ofrecidas.

Si se tiene alguno de los síntomas antes mencionados y aún así no se quiere visitar al médico, para poder diagnosticar el embarazo se requiere de la realización de una prueba específica de embarazo. Comúnmente se consiguen test de embarazo que se venden en farmacias, que son capaces de detectar el embarazo siempre y cuando el mismo ya esté bien establecido; es decir, que el óvulo ya tengo más de cinco días de fecundado.

El testo de embarazo realizado con orina suele ser el más común y el que más se utiliza primeramente, sobretodo porque el mismo es el más sencillo y rápido de realizar. Sin embargo, es importante destacar el hecho de que esta prueba no es del todo segura, por lo que se recomienda la realización de otra prueba, esta vez de sangre. Este tipo de prueba (la de orina) es aquella que consiste en la detección de la hormona hCG, siendo esta hormona aquella que se produce gracias a la placenta que se forma para mantener al bebé. Este tipo de prueba se caracteriza por ser muy práctico, pero no del todo seguro, a menos de que se realice luego de los quince días después de que la menstruación se retrase. Sin embargo, aún así no es del todo confiable.

Por otro lado, existe otro test de embarazo que también se basa en la orina, pero en este caso el mismo suele ser estudiado con el fin de buscar ciertas hormonas. Sin embargo, a pesar de ser completamente fiable el resultado, el mismo debe ser repetido luego de quince días si el mismo mostró un resultado negativo en primera estancia.

Esto se debe a que en ocasiones cuando el embarazo apenas está comenzando, las hormonas no son suficientes para mostrarse en el examen, por lo que puede ser repetido al cabo del tiempo antes mencionado y comparar ambos resultados. Este tipo de prueba también se consigue en las farmacias, suelen ser económicas y consisten en un kit que cuenta con un papel de filtro que contiene los reactivos necesarios para detectar la hormona del embarazo.

Por otro lado, otra de las mejores pruebas para detectar un embarazo, es una que suele ser más específica y cuyo resultado es 100% confiable. Estamos hablando de la ecografía transvaginal, la cual debe ser realizada por un médico especialista y debe ser realizada cinco semanas después de que la menstruación se haya retrasado. A través de esta prueba se logra escuchar el latido del corazón del feto y, una vez descubierto el embarazo, se utiliza también con el fin de descartar anomalías o problemas en el embarazo, en donde por lo general puede observarse tempranamente un embarazo ectópico. Además, también se puede prevenir un aborto espontáneo.

Métodos para fecundar un óvulo

Como bien decíamos, el coito es el principal método de fecundación de óvulo existente en el mundo, pero no el único, y es que desde que se empezaron a descubrir personas incapaces de tener un bebé, se empezaron a desarrollar ciertos métodos para que esto se logre con un poco de ayuda.

El primer método de los más comunes y frecuentes, es la inseminación artificial. Este método es aquel que se utiliza cuando la mujer se encuentra capacitada para tener el bebé en su interior, y el problema se encuentra directamente en lo que el líquido seminal del hombre. A través de este método se busca introducir el semen del hombre de forma directa en el cuello uterino de la mujer. Esto, para poder realizarse con resultados óptimos, se realiza congelando previamente los espermatozoides y luego se introducen manualmente en la vagina de la mujer.

Por otro lado, otro de los mejores métodos es la inseminación con semen capacitado, la cual debe ser realizada cuando el semen del hombre no cuente con una gran cantidad de espermatozoides. Este método consiste en filtrar cualquier tipo de impureza del líquido seminal y aislar todos los espermatozoides encontrados, con el fin de que los mismos sean entonces anexados en el cuello uterino de la mujer.

Y por último, para finalizar con los tres mejores métodos de fecundación, se encuentra la fecundación in Vitro, la cual es aquella que se realiza cuando cualquier de las dos partes de la pareja tengan problemas. Este suele ser el método más buscado por todos, ya que el mismo suele ser seguro. Este proceso consiste en extraer los óvulos de la mujer, y los espermatozoides del hombre, y unirlos en un tubo de ensayo. A esto se le deberá realizar un seguimiento y una vez que el óvulo haya sido fecundado, el mismo deberá ser introducido en el cuello uterino de la mujer, con el fin de que la gestación comience.