Síntomas de los ovarios poliquísticos

By | noviembre 12, 2018

Introducción

Lo que hoy en día se conoce como un quiste, no es más que una bolsa que se forma gracias a una membrana muy delgada que se caracteriza por contener aire o líquido en su interior, similar a cualquiera de esas burbujas que se forman luego de que te hayas quemado o cuando te sale una ampolla en el pie tras utilizar cualquier zapato que se haya mantenido incomodando la piel. En sí, estamos hablando de una estructura completamente cerrada, que no suele tener comunicación ni directa, ni indirecta, con el tejido en el cual se está encontrando.

En su gran mayoría, los quistes se consideran benignos, lo que quiere decir que los mismos no son transferibles, o malignos. Sin embargo, existen ocasiones en donde los quistes pueden poner en riesgo la vida del afectado, siempre que los mismos no se traten, bien sea extirpándolos o reduciéndolos. Estos quistes son capaces de aparecer en diversos lugares del organismo, bien sea en el tejido mamario, en los ovarios, entre otros; en donde en este artículo hablaremos de lo que es el síndrome del ovario poliquístico y cómo afecta la vida de las afectadas.

Cuando hablamos de ovarios poliquísticos, hablamos de una enfermedad que afecta a las mujeres, específicamente, ya que así como su nombre nos lo indica, estamos hablando de un síndrome que surge en la zona de los ovarios, en edades avanzadas, generalmente. Específicamente, hablamos de un trastorno hormonal que tiende a ser muy frecuente en mujeres cuyas edades sobrepasan los cuarenta y cinco años de edad, aunque existen casos muy peculiares en donde la enfermedad surge en edades menores, y es que en sí, esto ocurre siempre y cuando la mujer se encuentre fértil.

Cuando una mujer comienza  a padecer de quistes en sus ovarios, independientemente del tamaño de los mismos, lo primero que ocurre es que la menstruación de la afectada tiende a modificarse de forma progresiva, comenzando por periodos menstruales que duren menos o más tiempo, y cuya cantidad de sangre expulsada sea variable, generalmente mayor a lo normal. También ocurre que los niveles de la hormona masculina, andrógeno, se encuentran más altos de lo común. Por otro lado, también ocurre que la cantidad de flujo vaginal no es la normal en el periodo de ovulación, ya que ocurre que se acumula cierta cantidad de líquido en los ovarios, lo que acaba generando que los mismos no logren liberar óvulos de la forma correcta.

Los ovarios poliquísticos son una enfermedad progresiva, que comienza a avanzar rápidamente, por lo que se dice que el diagnóstico temprano de la edad es capaz de ayudar a que la mejora sea la indicada y así se eviten problemas mayores a la larga.

Síntomas de los ovarios poliquísticos

El síndrome de ovario poliquístico es capaz de aparecer en cualquier momento, en donde comúnmente comienza a desarrollarse de forma temprana antes o después del primer periodo. Los síntomas son capaces de mostrarse desde el primer período menstrual mientras está ocurriendo la pubertad, aunque en menor intensidad. También suelen ocurrir cuando se está pasando por sobrepeso o en edades adultas, en donde en estos casos los síntomas tienden a ser más notables.

Los síntomas de los ovarios poliquísticos son capaces de variar, dependiendo de diferentes factores como la edad y el estado de salud en general de la mujer afectada. Cuando estos síntomas surgen de forma temprana, el diagnóstico de la enfermedad surge rápidamente y el tratamiento es capaz de ofrecer mejores resultados.

Los principales síntomas de los ovarios poliquísticos, son los siguientes:

Periodos menstruales irregulares

Como ya habíamos mencionado, uno de los principales síntomas en aparecer tras padecer de ovarios poliquísticos, es una variación en la menstruación. De forma común, no todos los periodos tienden a ser normales y llegar exactamente el día que toca, ya que muchos de ellos tienden a verse atacados por factores físicos y emocionales, y suelen tener irregularidades tanto en el tiempo, como en la intensidad.

Sin embargo, cuando hablamos de irregularidades en la menstruación mientras se está pasando por este síndrome, hablamos de cambios en los días entre cada menstruación y de la cantidad normal de periodos al año. Por ejemplo, mientras más tiempo se deje pasar, podrías tener menos de nueve periodos al año y más de treinta y cinco días entre cada uno de ellos.

Exceso de andrógeno

Cuando esta hormona masculina comienza a aumentar en el organismo de la mujer afectada con ovarios poliquísticos, comienzan a ocurrir cambios en el cuerpo de la mujer afectada, sobretodo cambios notables. Por ejemplo, tiende a ocurrir que se observa un exceso de vello en la zona del rostro, similar a la cara de un hombre, así como también ocurre en el resto del cuerpo.

Suele ocurrir, además, que esto genera otros cambios o el empeoramiento de algunos que ya han ocurrido, como la aparición de acné, el cual se intensifica gradualmente, o bien, una calvicie similar a la que ocurre en los hombres. Estos tienden a ser síntomas que no se detienen hasta que la causa del problema se elimine.

Quistes

Ya hemos explicado con anterioridad lo que son los quistes. Los cuales tienden a mostrarse en la zona de los ovarios en diferentes tamaños y lugares. Además, se observan los ovarios totalmente dilatados y con folículos alrededor de los óvulos. Esto, a su vez, genera otro síntoma, como la falla en los ovarios y en sus funciones principales. Por lo general, tanto este como los síntomas antes mencionados son capaces de empeorar siempre que se trate de una mujer que esté pasando por sobrepeso, ya que la enfermedad se intensifica y tratarla se vuelve más complicado.

Dolor en la zona baja del abdomen

Este tiende a ser uno de los principales síntomas en aparecer tras contar con ovarios poliquísticos, sobretodo cuando los quistes comienzan a aumentar de tamaño. Este dolor puede variar en intensidad y puede ser intermitente, hasta llegar a mantenerse durante horas seguidas.

Síntomas psicológicos

Lamentablemente, cuando hablamos de ovarios poliquísticos, estamos hablando de una enfermedad que es capaz de marcar un antes y un después en la vida de la mujer, sobretodo porque esto puede acarrear consecuencias graves en la zona inferior de la afectada, causando que de forma irremediable la misma quede infértil, incluso sin antes quedar embarazada. Esto, o sólo el hecho de tener la enfermedad, es capaz de causar cambios emocionales que se toman en cuenta como síntomas, ya que tienden a ser más comunes de lo normal.

Dentro de estos síntomas psicológicos, se encuentran la depresión y la ansiedad, en donde esta última es capaz de causar que el apetito comience a aumentar y, por ende, el peso de la afectada aumente también.

Otros síntomas

Por otro lado, y en menor medida, pueden surgir otros síntomas capaces de causar molestias a lo largo de la vida de la mujer en cuestión, en donde el hirsutismo y los cambios de peso tienden a ser los más observables a simple vista. Por otro lado, la sexualidad femenina también se ve afectada, sobretodo porque el deseo sexual de la mujer tiende a disminuir al sentirse menos mujer y menos bonita. Además de todo esto, suele ocurrir un brote de acné severo que puede aumentar de forma considerable conforme pasa el tiempo. Por último, aunque en menos cantidades, ocurre también un cuadro de apnea del sueño.

Causas de los ovarios poliquísticos

A pesar de que este síndrome es una enfermedad muy común, hasta el día de hoy aún no se ha determinado cuál es la causa de la misma, ya que la edad en la cual aparece la enfermedad de forma común, deja lugar a dudas. Sin embargo, diversos estudios han revelado algunos factores que son capaces de aumentar el riesgo de desarrollar el síndrome de ovario poliquístico, y son los siguientes:

  • Exceso de insulina. La insulina es una hormona que se produce en la zona del páncreas y que genera que las células del organismo utilicen a su favor el azúcar, sobretodo porque este tiende a ser la fuente principal de energía en el cuerpo. Cuando estas células comienzan a volverse resistentes a la glucosa, los niveles de azúcar en la sangre comienzan a elevarse tras la acumulación de la misma, lo que acaba causando la producción excesiva de insulina. Cuando esto ocurre, los niveles de andrógeno, la hormona masculina, tienden a aumentar, dificultando la ovulación y fomentando al desarrollo de quistes en los ovarios.
  • Poca inflamación. Si bien es extraño leer esto, lo mismo hace referencia a la producción de sustancias que por lo general surge por parte de los glóbulos blancos, lo que ayuda a combatir cualquier tipo de infección. Según algunos estudios, los mismos han demostrado que este problema (la poca inflamación), estimulan el desarrollo del síndrome del ovario poliquístico, sobretodo porque estimula la producción de andrógenos. Esto, a su vez, es capaz de producir también problemas en el corazón y otras afecciones.
  • Factor hereditario. Si bien los ovarios poliquísticos no se consideran una enfermedad hereditaria, la misma puede desarrollarse en mayor medida en aquellas mujeres que cuentan con madres, tías o abuelas que hayan desarrollado la enfermedad en algún momento de sus vidas.

En sí, lo que ocurre es que cuando ocurre un exceso de andrógeno en el organismo de la mujer, surgen más posibilidades de desarrollar la enfermedad.

Complicaciones

Siempre que se logre diagnosticar la enfermedad, la misma debe ser tratada a tiempo con el fin de evitar una serie de complicaciones que son capaces de surgir rápidamente, y si bien puede la enfermedad no ofrecer síntomas a temprana edad, los chequeos rutinarios deben comenzar a temprana edad, con el fin de evitar cualquier tipo de enfermedad silenciosa que pueda dañar órganos internos.

Dentro de las posibles complicaciones que pueden surgir tras no tratar los ovarios poliquísticos, se encuentran las siguientes:

  1. Esterilidad. Esta tiende a ser una de las principales complicaciones que surgen cuando el síndrome de los ovarios poliquísticos no se trata a tiempo y puede ocurrir a cualquier hora.
  2. Problemas durante el embarazo. Durante este periodo pueden ocurrir problemas complicados y graves, que varían desde el desarrollo de una enfermedad como la diabetes o la hipertensión, hasta un aborto espontáneo o un nacimiento prematuro.
  3. Síndrome metabólico. Esta es otra de las posibles complicaciones que surgen siempre que los ovarios poliquísticos no se traten de forma adecuada, y consiste en una serie de patologías como la hipertensión, la diabetes, niveles altos de colesterol y triglicéridos y enfermedades cardíacas.
  4. Otras complicaciones. Del mismo modo, pueden surgir otras complicaciones como la depresión, un sangrado uterino anormal, trastornos alimenticios graves, cáncer de endometrio y obesidad mórbida.

Es importante resaltar que estas complicaciones son capaces de empeorar siempre que la paciente sufra de obesidad. Todo esto puede evitarse siempre y cuando se diagnostique la enfermedad de forma prematura. Sin embargo, esto no es del todo fácil ya que pueden surgir varias pruebas hasta que por fin se consigue el síndrome. En sí, el especialista deberá comenzar a estudiar tus síntomas, explorando tu físico, tu rostro en busca de acné y realizar exámenes de sangre con el fin de observar cómo se encuentran tus valores en general. Una vez comenzado lo anterior, deben realizarse exámenes pélvicos y una ecografía con el fin de observar a detalle la apariencia de los ovarios y así poder observar si existen quistes que estén causando los síntomas.

Tratamiento para los ovarios poliquísticos

Lamentablemente, no existe un tratamiento farmacológico que ayude a eliminar los quistes rápidamente; sin embargo, existen algunos medicamentos que ayudan a reducir su tamaño, conjunto algunos cambios en el estilo de vida. Pese a ello, de forma común se busca deshacerse de los quistes en los ovarios a través de procesos como la extirpación de uno o ambos ovarios.

Dentro de las recomendaciones a tomar en cuenta para reducir los ovarios y así los síntomas, comer de forma saludable se encuentra entre las primeras, sobretodo porque bajar de peso es imprescindible si se cuenta con sobrepeso. Lo ideal es llevar una dieta baja en carbohidratos y realizar ejercicio físico de forma regular, llegando hasta un peso ideal.

Debes mantenerte siempre activa, reduciendo los niveles de azúcar en la sangre, por lo que aumentar tu actividad diaria es fundamental para llevar esto a cabo. De ser posible, realiza actividades al aire libre que reduzcan el estrés de tu vida y te ayuden a mantener tu cuerpo siempre relajado y activo, al mismo tiempo. No dejes de visitar al especialista de forma anual o semestral y sigue todas sus indicaciones.

Fuente| Wikipedia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.