Síntomas de la otitis media

By | junio 23, 2018

Introducción

El oído es un órgano con el que todas las personas cuentan y que funciona para llevar a cabo uno de los cinco sentidos del ser humano: la audición. El oído se compone de diferentes partes, comenzando por la oreja, pasando por el oído externo y llegando hasta el oído medio. El oído externo es aquel que va desde la oreja hasta el conducto auditivo, hasta llegar a la membrana timpánica. Una vez se pase la membrana timpánica, en la parte posterior de la misma, se habla del oído medio.

La otitis es una inflamación que ocurre partiendo de una infección. Esta puede ocurrir en el oído externo, siendo denominada otitis externa, o en el oído medio, siendo entonces denominada como otitis media. La infección que genera la otitis, independientemente del lugar en el cual surja, es provocada por el contacto que existe entre el oído y los hongos, o las bacterias.

De forma general, la otitis media no suele una enfermedad demasiado preocupante, a menos de que la misma no se trate a tiempo. Cuando la enfermedad evoluciona, comienza a surgir una secreción de líquido de forma constante, que en sí puede causar cierta sordera momentánea. Este líquido puede ser seroso, mucoso o purulento. Es decir, el mismo puede ser similar al agua común, viscoso y espeso o con pus, específicamente.

Sin embargo, a pesar de esto, la otitis media no es un problema difícil de tratar siempre que se visite a un médico, ya que podría causar complicaciones auditivas permanentes siempre que la enfermedad no se trate de forma adecuada, o no se trate en lo absoluto.

Causas de la otitis media

La otitis media es una enfermedad que como ya hemos mencionado, surge por la aparición de una infección que ataca al oído medio. Sin embargo, aún no hemos comentado la forma en la que esta infección puede aparecer. En sí, la trompa de Eustaquio es una trompa que se encuentra entre el oído medio y lo que es la parte posterior de la garganta.

Esta trompa de Eustaquio cumple una función esencial e importante en el cuerpo humano, la cual es drenar todo el líquido que se produce en lo que es el oído medio. Cuando esta trompa se ve bloqueada, el líquido comienza a acumularse, generando así una infección. Ahora bien, los motivos por los cuales esta trompa se bloquea, son muy variados y se catalogan como intrínsecos y extrínsecos.

Las causas intrínsecas son aquellas que surgen por alguna inflamación en lo que es la mucosa de esta trompa, la cual puede aparecer por algún problema alérgico o infeccioso. Por otro lado, las causas extrínsecas tienen que ver con causas mecánicas que pueden producirse por hipertrofia adenoidea. Sin embargo, de forma general y en la mayoría de los casos, las causas de la otitis media son por causas intrínsecas.

Una vez esto ocurre, los gérmenes comienzan a aparecer de forma apresurada y se multiplican rápidamente, en donde generalmente las bacterias que aparecen suelen ser el streptococcuspneumoniae y el haemophylusinfluenzae. Sin embargo, a pesar de que estas bacterias suelen atacar rápidamente nuestro oído, en realidad estos agentes externos no son los únicos en aparecer, ya que los virus son igual de peligrosos y rápidos en estos casos. El virus influenzae suele ser uno de los que primero aparece en estos casos, así como el adenovirus y el rinovirus.

Además de estas causas, aunque en menor medida, existen otras que tienen que ver directamente con otras patologías y que provocan la otitis media, en donde destacan los problemas alérgicos y comunes, problemas de respiración e infecciones en las vías respiratorias.

Síntomas de la otitis media

La otitis media, al ser una enfermedad que tiene que ver directamente con un órgano tan importante como es el oído, hablamos de una enfermedad capaz de generar una serie de síntomas capaces de aparecer desde el primer momento en el cual la inflamación del oído comienza.

Dentro de los principales síntomas de la otitis media, se encuentran los siguientes:

Otalgia

La otalgia es el dolor de oído agudo que puede mantenerse durante largos periodos de tiempo, siempre y cuando la infección se mantenga. Siempre que la enfermedad se trate, la otalgia podrá ser capaz de desaparecer de forma gradual.

Fiebre

Al tratarse de una enfermedad infecciosa, la fiebre es uno de los síntomas más comunes en aparecer, y es que cuando la otalgia comienza, quiere decir que los agentes externos ya están abriendo camino. La fiebre suele ser uno de los principales síntomas de la otitis media en avisar que algo está ocurriendo en el organismo.

Irritabilidad

La irritabilidad es uno de esos síntomas que aparecen cuando los demás ya están demasiado evolucionados, sobretodo la otalgia. Quizás no se considera un síntoma demasiado común de la otitis media ya que puede aparecer en cualquier otro momento.

Supuración

La supuración es un síntoma que puede ocurrir en la mitad de los casos, ya que no siempre es seguro que ocurra. Por lo general, aparece junto a una oleada de vértigo y cuando la otitis media aún no se ha tratado y la bacteria se ha reproducido en gran medida.

Parálisis facial

La parálisis facial es un síntoma muy poco común, que afecta a tan sólo el 8% de toda la población con otitis media. Por lo general ocurre cuando la enfermedad se combina con otras circunstancias.

Incidencia

La otitis media es una enfermedad que puede atacar a cualquier persona sin escoger edad, sexo o país. Sin embargo, tiende a ser más notable en edades comprendidas entre los cero y los siete años; es decir, en los niños más pequeños. Esto se debe a que en estas edades los niños están más débiles en cuanto a la piel de su oído se trata y se encuentran siempre en contacto con hongos, virus y bacterias, tanto ambientales, como en el suelo o en las superficies que suelen tocar con sus manos.

Una vez que los niños pasan los siete años, la otitis puede seguir surgiendo, pero en una medida de posibilidades menor en casi un 50% de las veces. Por otro lado, a pesar de que esto no suele ser demasiado relativo, según bases estudiadas desde el punto de vista epidemiológico, existen algunos factores que relacionan la otitis media con dos estaciones del años: el otoño y el inviernos. La razones de este hecho no están demasiado claras pero se estima que en estas épocas las bacterias estén aún más propensas a atacar la humedad del oído.

Por otro lado, la otitis media suele ser muy frecuente en niños que siempre acuden a lugares en donde hay más niños o más personas, sobretodo las escuelas o las guarderías, así como también están más propensos a padecer esta enfermedad todos aquellos niños que tienen problemas alérgicos y alteraciones anatómicas en el área de la faringe.

Como es difícil saber que un bebé tiene otitis media, es importante estar atentos a los signos que puede mostrar el infante, ya que los síntomas que suelen mostrar rápidamente son el llanto desmedido y la irritabilidad. Es necesario prestar atención a esto y dirigirse a un médico si estos síntomas persisten, con el fin de mejorar los signos y administrar un tratamiento efectivo.

En sí, de todas las enfermedades generales que atacan a los niños, la otitis media se establece como una de las principales y más frecuentes durante la infancia, y a pesar de no ser grave, suele ser una de las posibles causas de la pérdida de audición, parcial o total, en los niños. Esto parte de una enfermedad mal tratada o no tratada en lo absoluto. Si hemos de establecer una media estándar, hemos de decir que un 70% de los niños alrededor de todo el mundo, ha sufrido de otitis media.

Sin embargo, estudios recientes han revelado que las probabilidades de padecer otitis media se reducen en gran medida cuando el niño recibe lactancia materna.

Tipos de otitis media

A pesar de que la otitis media es una enfermedad general, la misma suele dividirse en tres tipos una vez que se realiza el diagnóstico, ya que cada tratamiento suele ser similar, pero no idéntico. Partiendo de este hecho, es necesario que los profesionales ubiquen el tipo de otitis media que se está padeciendo y así poder establecer el mejor tratamiento.

Los tipos de otitis media, son los siguientes:

  • Otitis media aguda

Este tipo de otitis se caracteriza por ser contagiosa y por afectar todo el aparato respiratorio, causando un síntoma poco usual, pero específico: la tos. Puede llegar a ser esporádica o frecuente, y necesita ser estudiada por un profesional.

  • Otitis media subaguda

La otitis media subaguda es aquella que se caracteriza por contar con la presencia frecuente de exudado, siendo este un líquido que se encuentra en un conducto en donde debería mantenerse siempre. Si este líquido dura más de tres meses, la otitis pasa a ser considerada crónica.

  • Otitis crónica

La otitis crónica, como mencionamos en el tipo anterior, es aquella que surge cuando la supuración dura más de tres meses, y a su vez también se vuelve aún más complicada, cuando esta supuración dura más de seis meses.

¿Cómo se diagnostica la otitis media?

A pesar de presentar estos síntomas, los mismos no son suficientes para poder determinar si existe una otitis media a menos de que un médico lo indique, y es que los síntomas que muestra pueden ser también similares a los que surgen cuando existe una otitis externa o cualquier otra afección del oído. Debido a esto es necesario visitar a un otorrinolaringólogo, en donde el mismo deberá estudiar sus síntomas y proceder a realizar un chequeo físico y visual, observando el interior del oído con un otoscopio. De esta manera se puede observar el estado del oído externo y del oído interno.

Cuando existe una otitis media, a través de este chequeo visual se podrán observar zonas enrojecidas, tal vez algunas burbujas de aire y cierta cantidad de líquido detrás de la membrana timpánica. En casos más extremos, o bien, separados en esta enfermedad, puede observarse como el tímpano se encuentra perforado.

Es necesario que este tipo de exploración se realice ya que sin la otoscopia, no se puede establecer un diagnóstico certero. Ahora bien, cuando ya se haya establecido la aparición de una otitis media, se debe realizar una otoscopia neumática con el fin de precisar la movilidad de lo que es el tímpano.

De ser necesario, puede que el médico pida la realización de una audiometría, siempre que el paciente muestre síntomas de haber padecido de infecciones en los oídos en casos anteriores. Con esta prueba se busca determinar si el paciente padece de algún nivel de pérdida auditiva.

¿La otitis media se puede tratar?

A pesar de todo lo anteriormente mencionado, la otitis media no se cataloga como una enfermedad grave ya que en pocas ocasiones suele tardar en diagnosticarse, lo que quiere decir que el tratamiento se establece siempre en el momento justo. Esto quiere decir que sí, en efecto puede tratarse, y los resultados del tratamiento mejoran mientras más precoz sea el diagnóstico de la enfermedad.

Por lo general, de forma independiente cada tipo de otitis media cuenta con un tratamiento que a la vez suele ser muy similar y se basa, principalmente, en el uso de antibióticos ya que los agentes externos que se estén reproduciendo en el oído, deben ser eliminados. El tiempo de administración oral o endovenoso de estos medicamentos, pueden variar e ir desde los siete, hasta los catorce días, dependiendo de la gravedad de la infección.

Una vez que se utilizan los antibióticos, los síntomas comienzan a mejorar radicalmente luego del segundo día. Sin embargo, si el dolor es demasiado agudo o la inflamación ya está muy grave, se establece el uso de antiinflamatorios y analgésicos, con el fin de reducir los síntomas lo más rápido posible.

Por otro lado, dependiendo de la causa de la otitis, se establecen otros medicamentos, como aquellos que ayudan a descongestionar las fosas nasales, algún mucolítico o un tratamiento en específico para tratar patologías que convenientemente pueden estar empeorando la otitis media, como la sinusitis crónica o la inmadurez inmunológica.

¿La otitis media se puede prevenir?

A pesar de contar con unas causas establecidas, es difícil establecer un método de prevención que sea completamente seguro. Sin embargo, los expertos han llegado a establecer algunas pequeñas recomendaciones que ayudan a que esta enfermedad pueda ser prevenida en un porcentaje de posibilidades considerable.

Las recomendaciones preventivas suelen ser las siguientes: lavarse las manos de forma frecuente, independientemente de la edad que se tenga; si son niños, es importante que a los mismos se les coloquen todas sus vacunas; si es de tomar demasiados antibióticos, reducir estas dosis, de modo que se evite la resistencia a los mismos.

Como decíamos, estas medidas no evitan que una otitis media pueda aparecer, pero puede ayudar a reducir los niveles de probabilidades.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.