Síntomas de la osteoporosis

By | noviembre 12, 2018

Introducción

La osteoporosis es una enfermedad que afecta los huesos de forma general, debilitándolos en un punto en el cual hasta un leve esfuerzo es capaz de causar una fractura. Cuando hablamos de una fractura a raíz de una osteoporosis, hablamos de lesiones que comúnmente aparecen a la altura de las caderas, en las muñecas y en lo que es la columna vertebral. Esto se debe a que estas zonas se encuentran más propensas a sufrir movimientos bruscos, que generen dobleces que sean capaces de generar la fractura.

Cuando hablamos de una enfermedad a nivel óseo, estamos hablando de los huesos. Para definirlos de una forma clara, concisa y precisa, hablamos de tejidos que son capaces de romperse y desplazarse de forma común, frecuente y constante. En sí, partiendo de este hecho, hemos de explicar que la osteoporosis comienza cuando los huesos nuevos se generan de forma lenta, de modo que los huesos antiguos se eliminan de la misma forma.

Esta enfermedad es capaz de afectar a cualquier persona, sin importar la edad o el sexo. Sin embargo, la osteoporosis suele ser más frecuente en mujeres mayores que están pasando por una etapa de menopausia, que en personas jóvenes cuyas edades van desde los veinte hasta los cuarenta años de edad. Pese a ello, las personas que cuentan con menos probabilidades de contraer una osteoporosis son aquellas que realizan ejercicios de todo tipo, se alimentan de forma adecuada y toman vitaminas de forma regular, ya que de este modo se encuentran reforzando su masa ósea.

Síntomas de la osteoporosis

De forma común, cuando la osteoporosis está comenzando a producirse, la misma no es capaz de producir síntomas de buenas a primeras, por lo que no es sencillo diagnosticar la enfermedad desde sus comienzos. No es sino cuando los huesos ya se encuentran debilitados en más del 50% de las posibilidades, cuando la enfermedad comienza a producir síntomas. Sin embargo, estos no son demasiados, por lo que es importante tenerlos en cuenta con el fin de identificarlos rápidamente.

Los principales síntomas de la osteoporosis, son los siguientes;

Dolor de espalda

Los dolores de espalda tienden a volverse frecuentes, sobretodo en la zona de la espalda baja. Esto ocurre gracias a que debido a la enfermedad, ocurre una fractura o una de las vértebras comienza a colapsar. El dolor puede comenzar siendo leve, hasta volverse constante e intenso.

Pérdida de estatura

Es muy común observar que las personas que sufren de osteoporosis son capaces de reducir su estatura debido a la enfermedad. Se estima que esto ocurre partiendo del encogimiento de los huesos y va empeorando conforme van pasando los años.

Postura encorvada

Además de la estatura, la postura del cuerpo también se ve afectada en gran medida, sobretodo porque el mismo comienza a encorvarse de forma progresiva y lenta, hasta que la espalda se observa totalmente curva hacia delante.

Fracturas constantes

Por último, está el hecho de que ocurren fracturas en los huesos de forma común, constante y frecuente, incluso por realizar actividades leves. Este tiende a ser, de todos, el síntoma que más rápidamente indica que algo anda mal en los huesos.

Causas de la osteoporosis

Las causas de la osteoporosis no están de todo identificadas, y es que de forma común nuestros huesos se encuentran en un estado de renovación constante, de modo que los mismos comienzan a renovarse, eliminando los huesos viejos y generando huesos nuevos. Esto ocurre de forma perfecta cuando se trata de personas jóvenes, cuya velocidad de desarrollo de huesos nuevos es bastante rápida, incluso más rápida que el proceso de descomposición del cuerpo. Esto se debe a que durante todo este procedimiento, la masa ósea va aumentando.

Ahora bien, esto tiende a ser al revés cuando la edad va aumentando de número, de modo que en vez de resultar más rápido el proceso de desarrollo, este resulta ser más lento, por lo que el cuerpo comienza a descomponer los huesos más rápido de lo que los crea. En este punto es capaz de producirse la osteoporosis.

En sí, una persona que cuenta con un nivel bajo de masa ósea creada durante la juventud, es más propensa a desarrollar la enfermedad que aquella cuya masa ósea generada en tiempos de juventud, es más alta. Esto quiere decir que mientras más masa ósea hayas creado durante la juventud, menos sufrirás de osteoporosis en un futuro.

Ahora bien, por otro lado, existen una serie de factores de riesgo que aumentan las posibilidades de que esto ocurra, y si bien la mayoría de ellos están fuera de nuestras manos, es importante tenerlos en cuenta, y son los siguientes;

  1. El sexo. Si bien ya habíamos comentado que cualquier persona puede sufrir de osteoporosis, sin importar si es hombre o mujer, estas últimas cuentan con más posibilidades de riesgo que los hombres. +
  2. La edad. Lamentablemente, la osteoporosis puede afectar a cualquier persona incluso en edades prematuras; sin embargo, la mayoría de las ocasiones (+85%) esto tiende a ocurrir en personas de edad avanzada, y puede aparecer en cualquier momento después de los sesenta y cinco años.
  3. Factor hereditario. Si bien la osteoporosis no se considera una enfermedad hereditaria, se han observado casos en los cuales hijos han padecido de esta enfermedad y sus padres igual, de modo que se toma en cuenta este factor.
  4. Tamaño del cuerpo. Aunque parezca extraño, cuando una persona cuenta con un cuerpo pequeño, cuenta con mayores posibilidades a sufrir de osteoporosis cuando envejecen.
  5. Cambios hormonales. La osteoporosis es capaz de afectar frecuentemente a personas que cuentan con niveles altos o bajos de hormonas importantes en sus organismos, como las hormonas sexuales y las hormonas tiroideas.
  6. Bajos niveles de calcio. Es importante que durante todo el desarrollo de una persona, la misma consuma grandes cantidades de alimentos ricos en calcio, ya que de este modo se pueden reforzar los huesos y aumentar la densidad ósea y la masa ósea. Esto, además, fomenta que las fracturas no se generen de forma sencilla.
  7. Trastornos de alimentación. Siempre que una persona lleve a cabo dietas mal estructuradas y no realizadas por un profesional, tiene altas posibilidades de sufrir de osteoporosis, sobretodo porque el hecho de contar con un peso corporal por debajo del normal, debilita los huesos de cualquier persona.
  8. Sedentarismo. A pesar de lo que puedas pensar, el hecho de realizar ejercicio ayuda a que los huesos se refuercen y a que la cantidad de grasa corporal se disminuya, por lo que vivir una vida de sedentarismo es capaz de aumentar las probabilidades de padecer de osteoporosis.
  9. Alcohol y tabaco. Por último, el hecho de ingerir alcohol en gran escala y de fumar cualquier tipo de nicotina, aumenta en gran medida la debilidad de los huesos, y por ende, el desarrollo de la osteoporosis.

Por sí solos, estos factores tienden a aumentar las probabilidades de desarrollar una osteoporosis, en donde este número aumenta cuando los mismos se combinan.

Diagnóstico y tratamiento

Diagnosticar la osteoporosis es sencillo siempre y cuando se presten atención a los síntomas, ya que mientras más tiempo pase sin un tratamiento, más alta será la intensidad de las molestias y más fracturas comenzarán a tener el afectado. Es necesario hacer una visita al traumatólogo, con el fin de que el mismo comience un chequeo analítico de los síntomas y proceda a realizar un chequeo físico exploratorio de tu cuerpo.

Si se sospecha de la osteoporosis, el especialista deberá indicar la realización de una prueba en la cual te medirán la densidad ósea, lo cual ocurre de forma indolora mientras te mantienes acostado en una cama, y un escáner va pasando por todo tu cuerpo. Dependiendo de los síntomas, se examina todos los huesos, o algunos en especial, en donde destacan las caderas, la columna vertebral, las muñecas y los tobillos.

Una vez se haya diagnosticado la enfermedad, el especialista comienza a indicar un tratamiento que ayuda a calmar los síntomas y a reducir las probabilidades de fractura, y es que la osteoporosis no se cura, pero puede controlarse si se mantiene un régimen específico en el día a día, y se mantienen los medicamentos a recetar. Sin embargo, existen ocasiones en donde la osteoporosis no se encuentra demasiado elevada y no se recetan medicamentos, sino tan sólo algunas recomendaciones.

Dentro de las recomendaciones ofrecidas por los especialistas para los pacientes con osteoporosis, se encuentran las siguientes:

  1. Evita fumar. Es importante que evites cualquier tipo de vicio de este tipo que puedas tener, inclusive si no eres tú quien fuma, debes evitar ser un fumador pasivo, ya que la nicotina es capaz de calar en tus huesos, debilitándolo y generando un empeoramiento de la enfermedad.
  2. Evita ingerir alcohol. Incluso cuando apenas puedan ser algunas copas, debes evitar por completo el hecho de ingerir alcohol, a menos de que lo realices no de forma continua y no más allá de sólo dos copas, y es que el alcohol es capaz de disminuir el desarrollo de la masa ósea, lo que empeora la enfermedad.
  3. Evita las caídas. Si bien esta recomendación puede sonar muy obvia, es necesario recalcarla, y si bien en muchas ocasiones es difícil no caerse, re pueden llevar a cabo ciertas situaciones que disminuyan las probabilidades de caídas, como evitar zapatos altos, alfombras, cables en el suelo, puertas abiertas, escaleras sin barandas, etc.
  4. Lleva una dieta balanceada. Es importante que mantengas tu peso de forma adecuada, de modo que te alimentes de forma saludable, consumiendo alimentos ricos en calcio y otras vitaminas. Esto te ayudará en gran medida.

Lo ideal es que puedas llevar una vida normal, sin cambios pero con precauciones, de modo que evites empeoramientos no deseados.

¿La osteoporosis se puede prevenir?

De todas las preguntas del tema, esta siempre tiende a ser una de las primeras en aparecer, y para nuestra suerte, la respuesta es positiva. La osteoporosis sí se puede prevenir. Como hemos estado comentando a lo largo de todo el artículo, la osteoporosis depende de la cantidad de masa ósea que sea tu cuerpo capaz de crear en sus primeras edades, hasta alcanzar los veinte años. Es importante saber esto, ya que incluso cuando esta edad ya haya pasado, se pueden seguir llevando a cabo ciertos hábitos específicos y saludables que te aseguran el hecho de no sufrir de enfermedades óseas, como la osteoporosis.

Lo primero que se debe tomar en cuenta para lograr esto, es que se debe consumir suficiente proteína durante la juventud e incluso después, ya que esta es una de las principales fuentes de refuerzo para nuestros huesos. Mientras más proteína seas capaz de consumir, incluso si eres una persona vegana, menores serán tus probabilidades de padecer de una osteoporosis. Además de esto, es importante llevar un peso corporal adecuado, ya que el exceso de peso genera que los huesos se debiliten fácilmente tras tener que soportar tanta grasa corporal.

Por otro lado, no te olvides del calcio, ya que el hecho de consumir este elemento tan importante, ayuda a reducir las probabilidades de padecer de osteoporosis. Dentro de las principales fuentes de calcio que hemos de conseguir rápidamente, se encuentran los productos lácteos cuyo contenido de grasa no sea demasiado alto, así como también vegetales que cuenten con hojas de color verde oscuras, salmón, sardina, cereales fortificados, jugos de naranja, entre otros.

La vitamina D es un aliado más en esta vida, por lo que recibir esta grandiosa vitamina de la luz solar ayuda considerablemente a que el cuerpo logre absorber mejor las cantidades de calcio que se le están ofreciendo. Y por último, es necesario llevar una vida en donde el sedentarismo no exista, ya que mientras más cantidades de ejercicio realices, más fuerza le estarás generando a tus huesos. No importa si al comienzo te cansas demasiado, los beneficios serán para toda la vida. Puedes realizarlos de todo tipo, combinando deportes como nadar y andar en bicicleta, con ejercicios que puedes realizar en un gimnasio y máquinas especiales. Cualquier actividad física que genere esfuerzo en tus huesos, te brindará beneficios por toda la vida.

Fuente| Wikipedia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.