Síntomas del ojo seco

By |

Introducción

¿Alguna vez has sentido que te arden los ojos y sientes molestias en los mismos, durante un periodo de tiempo prolongado?, tal vez sufras de ojo seco y no tengas ni la menor idea. No te alarmes, esto no quiere decir que tengas un problema grave y vayas a quedar ciego/a; incluso, este síndrome es más común de lo que te imaginas.

Cuando hablamos del síndrome de ojo seco, estamos hablando de una enfermedad ocular que afecta a más del 45% de la población mundial, en donde específicamente las personas mayores de veinticinco años comienzan a padecerla. Para explicarlo primeramente de un modo sencillo, hemos de decir que esto ocurre debido a una falta crónica de lubricación y humectación en el ojo, específicamente en la superficie del mismo, lo que comienza a generar una serie de síntomas que a la larga se intensifican. Esto quiere decir que esta enfermedad debe ser tratada para así evitar consecuencias graves.

Cuando hablamos de consecuencias, hablamos también del empeoramiento de los síntomas, en donde comienzan a ocurrir apariciones de cicatrices en la superficie frontal del ojo y cierto grado de inflamación significativa. Muchos individuos afectados con este síndrome tienden a explicarse de modo que creen tener una irritación común, hasta que comienzan a notar que la misma no cede con ningún tipo de lubricante o gotas para los ojos indicadas para este problema de irritación; por ende, estas personas se obligan a visitar al médico.

Por otro lado, también ocurre que un paciente es diagnosticado con ojo seco cuando va a una consulta médica rutinaria, ya que cuando se chequean sus ojos, los mismos logran observar la sequedad en los mismos gracias a sus aparatos. Esto es común ya que los síntomas son capaces de comenzar muy leves, cuando el síndrome apenas está comenzando, por lo que mientras más rápido comiences un simple tratamiento con lubricante diario, más altas serán las probabilidades de que logres controlar el problema.

Hoy en día, se han realizado diversos estudios que indican que un alto número de individuos cuyas edades están comprendidas entre dieciocho y veintidós años, están padeciendo del síndrome de ojo seco. Esto se debe a una serie de factores a los cuales estos jóvenes están siempre expuestos, como la gran cantidad de horas que se la mantienen observando fijamente una pantalla de cualquier tipo.

Síntomas del ojo seco

Cuando hablamos del síndrome de ojo seco, estamos hablando de una enfermedad crónica que abarca un gran número de síntomas y molestias que en sus comienzos pueden ser confundidos con otras patologías más comunes, como una alergia, una conjuntivitis o una simple irritación.

Los principales síntomas del ojo seco, son los siguientes:

Sensación de quemazón

Es común que uno de los primeros síntomas en aparecer, variando en intensidad, sea la sensación de quemazón. Esto provoca una sensación de muchas molestias en los ojos, como si se tuviese agua hirviendo o demasiado fría, en cada globo ocular. Puede variar en apariciones e intensidad, dependiendo del nivel de la enfermedad.

Picazón en los ojos

Luego, similar a una alergia o a una conjuntivitis común, se encuentra la picazón en los ojos. Esto puede variar en intensidad, aunque por lo general es frecuente y regular. Tiende a calmarse durante un periodo de tiempo pero luego reaparece.

Dolor

El dolor es un síntoma que tiende a aparecer a la larga y se caracteriza por ser un síntoma progresivo, por lo que comienza siendo un leve dolor hasta que acaba convirtiéndose en un dolor intolerable.

Pesadez en los párpados

El síndrome de ojo seco no sólo incluye el globo ocular como principal zona afectada, sino también los párpados, y estos comienzan a sufrir de pesadez, por lo que en muchas ocasiones se vuelve difícil abrirlos. Esto tiende a empeorar durante las mañanas.

Cambios en los ojos

Cuando la sequedad ya ha ido aumentando y no se controla, los ojos comienzan a verse inflamados, rojizos y fatigados, por lo que en muchas ocasiones tienden a cerrarse de forma involuntaria. Además, es común que se cristalice la vista en muchas ocasiones, generando que el individuo afectado comience a ver borroso.

Sensación de sequedad

Y cómo no, los ojos comienzan a sentirse secos, como si no se parpadease durante un periodo de tiempo prolongado.

Ojos llorosos

Este síntoma siempre tiende a causar sorpresa en los usuarios que lo descubren, sobretodo porque mientras más líquido pueda encontrarse en la superficie del ojo, menos debería encontrarse seco. Y se tiene toda la razón, el problema está en el hecho de que esta sobreestimulación en la producción de componente acuoso de las lágrimas, se debe a la sequedad de los ojos, y el mismo no dura en la superficie ocular el tiempo suficiente para calmar el síndrome de ojo seco.

Causas del ojo seco

Cuando los ojos comienzan a secarse, esto significa que la capa lagrimal que se encuentra en ellos, no es la correcta, lo que comienza a causar incomodidad, mala visión y los síntomas que hemos descrito anteriormente. Cuando hablamos de capa lagrimas, estamos hablando de cierta cantidad de lágrimas, ya que esto es lo que ayuda a que el ojo se lave, eliminando polvos, bacterias y humectándolo. De forma común, estas lágrimas se encuentran compuestas de tres componentes: agua, mucina y lípido.

Estos componentes deben crear un equilibrio básico y fundamental para poder llevar a cabo las funciones más importantes: lubricar el ojo. Cuando esto se descontrola y comienzan los problemas, la inestabilidad lagrimal comienza y da por hecho el comienzo del síndrome del ojo seco. Dicho de otro modo, la causa principal del ojo seco, es un problema específico en las glándulas lagrimales que producen la cantidad de fluido acuoso correcto, con el fin de que los ojos se mantengan humectados en todo momento.

Ahora bien, por otro lado, existen una serie de factores que influyen de forma directa en el desarrollo del síndrome de ojo seco, en donde destacan los siguientes:

  1. Uso excesivo de aparatos digitales. Es impresionante la cantidad de personas que existen hoy en día utilizando computadoras, teléfonos inteligentes, DVD’s portátiles, tablets, entre otros, sin saber el daño que esto es capaz de causar a nuestros ojos. Cuando se hacen uso de estos dispositivos, cada individuo comienza a parpadear menos, lo que acaba causando que las lágrimas se evaporen más rápido, aumentando considerablemente el hecho de sufrir de ojo seco.
  2. Utilizar lentes de contacto. Aunque no se sabe a ciencia cierta la razón de esto, el hecho de utilizar lentes de contactos el capaz de aumentar las posibilidades de una persona de padecer de ojo seco. Incluso, un individuo que comúnmente está acostumbrado a utilizarlos, tiende a dejarlos cuando comienza su problema de ojo seco.
  3. Envejecimiento. Si bien este síndrome es capaz de aparecer en cualquier momento, una vez que se han pasado los cincuenta años, las probabilidades se vuelven más altas.
  4. Menopausia. De nuevo, estamos ante un factor de riesgo que contradice lo que hemos explicado anteriormente, y es que si bien este problema afecta tanto a hombres como a mujeres, en estas últimas el problema se vuelve mayor debido a sus cambios hormonales.
  5. Medio ambiente. Cuando una persona se encuentra demasiado tiempo en un lugar en donde sólo existe aire acondicionado, ventiladores, polvo, ácaros, bacterias, humos de cualquier tipo y humedad, esto genera que la evaporación lagrimal aumenta en exceso, causando entonces el ojo seco.
  6. Fumar. El hecho de fumar es capaz de causar un gran número de enfermedades en todo el mundo, y los ojos no se salvan de esto, y es que las personas que fuman de forma regular, están propensas a padecer de ojo seco, cataratas y otros problemas oculares.
  7. Condiciones de salud. Es muy común que una persona con ciertas enfermedades sistémicas, comiencen a verse afectadas en la zona de sus ojos, sobretodo aquellas que padecen de diabetes, lupus y problemas tiroideos.

Por último, existen algunos problemas en los párpados que fomentan el desarrollo o el empeoramiento del síndrome de ojo seco, y es aquel en donde los párpados no alcanzan a cerrarse por completo mientras se está durmiendo, trastorno denominado como lagoftalmos. Si este problema no tiende a tratarse, puede causar severas consecuencias y complicaciones.

La mejor forma para diagnosticar el ojo seco, es visitando a un oftalmólogo, y es que el mismo será el que te indicará todo aquello que debes tomar en cuenta. Esta es la única forma de asegurarse de contar con la enfermedad, incluso durante un examen rutinario, y es que en muchas ocasiones el síndrome de ojo seco va avanzando lentamente y se puede atacar a tiempo.

En sí, comenzarás la consulta avisando a tu médico sobre las molestias que has estado sintiendo, de modo que él estudiará cada uno de ellos y procederá a llenar tu historial clínico. Seguramente te preguntará si tus padres o familiares cercanos padecen de alguna enfermedad ocular común, y si bien esto puede sonar irrelevante, es importante para tomarlo en cuenta. Sin embargo, no es sino hasta que chequea a fondo cada uno de tus ojos y párpados, que consigue el problema y su grado de intensidad.

Tratamiento para el ojo seco

Ya hemos mencionado que el síndrome del ojo seco es un problema ocular más común de lo que puedes imaginar, por lo que afortunadamente se han conseguido ciertos tratamientos eficaces que ayudan a reducir el problema, y es que si bien el mismo es crónico, esto quiere decir que el mismo no es curable. Es muy común que el especialista te recete la utilización de lágrimas artificiales de forma diaria, con el fin de que esto haga la función que tus lágrimas naturales deben realizar.

Además, por otro lado es importante llevar a cabo una serie de conductas saludables para tus ojos, en donde debes cuidar de no excederte en el uso de las computadoras, teléfonos, tablets, etc., ya que haciendo esto, lograrás reducir en gran medidas los síntomas. Si se trata de un ojo seco demasiado grave, se llevan a cabo ciertos métodos en el consultorio que ayudan a generar la segregación de lágrimas de forma correcta.

¿El ojo seco se puede prevenir?

Así como esta enfermedad no cuenta con una cura, tampoco cuenta con un método preventivo que asegure el hecho de no sufrir en ningún momento de este problema. Sin embargo, se han creado diversos consejos que se llevan a cabo con el fin de reducir en gran escala tanto los síntomas, como las probabilidades de desarrollar la enfermedad.

Estos consejos preventivos, son los siguientes:

  1. Es necesario mantener los ojos alejados de ambientes tóxicos, con humos de cualquier tipo, humedad o demasiada sequedad. Si vives en un país en donde hace demasiado frío, asegúrate de utilizar un humidificador.
  2. Ayuda a descansar tus ojos. Debes crear hábitos sencillos que te ayuden a descansar tus ojos de forma segura, como pestañear de forma frecuente, descansar la vista dejando de lado cualquier tipo de lectura o actividad con los ojos que estés realizando, realizar compresas de agua caliente, entre otros.
  3. Evita aires directos en tus ojos. Debes evitar en todo momento que tus ojos entren en contacto directo con ráfagas de aire, como aires acondicionados, ventiladores, secadores de cabello, etc.
  4. Utiliza lentes de sol. Es importante que mantengas tus ojos protegidos de los rayos ultravioletas, sobretodo porque esto es capaz de secar y dañar tus ojos de forma común.
  5. Evita el cigarro y su humo. Si eres de los que fuma, evita realizarlo en la mayor medida posible, siendo la mejor recomendación la de eliminar el cigarro de por vida. Esto es capaz de secar tus ojos y de crear otros problemas oculares que son capaces de ofrecer consecuencias significativas.
  6. Evita ver aparatos tecnológicos con el brillo más alto. Todas las pantallas, de cualquier dispositivo 8incluyendo televisores), cuentan con niveles de brillos en donde el máximo es capaz de dañar tus ojos de forma irreparable. Además, si utilizas computadoras de forma común, colócala de modo que la misma se encuentre por debajo de tus ojos, lo que te obliga a no abrirlos demasiado. Esto ayuda a que las lágrimas no se evaporen demasiado rápido.

Fuente| Wikipedia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.