Síntomas de la obstrucción intestinal

By |

Introducción

El tracto digestivo es una zona del estómago que está compuesta de diferentes elementos, incluyendo el intestino delgado y el colon. En sí, el tracto digestivo está encargado de procesar los alimentos que se consumen durante todo el día e incluso la noche, en donde de forma específica se habla de que tanto el intestino delgado como el colon, son los que se encargan de extraer todos los nutrientes que se encuentran en los alimentos, así como la cantidad de agua que contengan.

Sin embargo, todo lo demás que no sea extraído por ambos conductos, sigue viajando a través del tracto digestivo hasta que el expulsado a través de las heces. Ambos conductos son mejor definidos como tubos alargados que se encuentran estratégicamente posicionados dentro del abdomen. No obstante, suelen ocurrir problemas durante estos procesos, como por ejemplo, una obstrucción intestinal.

Se le conoce como obstrucción intestinal,  a la obstrucción importante que ocurre en cualquiera de los intestinos, lo que impide el paso de los alimentos a través de ellos. El bloqueo puede ocurrir en diferentes zonas, por lo que pueden ser diversas obstrucciones en una misma zona. Cuando la obstrucción es total en cualquiera de las zonas, esto genera que no exista espacio ni siquiera para el aire, lo que quiere decir que tanto el aire, como los alimentos y el agua, no logran pasar a través de todo el sistema digestivo, de forma correcta.

Cuando hablamos de una obstrucción parcial, esto quiere decir que todavía existe un pequeño espacio por el cual puedan pasar los elementos necesarios, pero en cantidades menores, lo que ralentiza el proceso. Una obstrucción puede ocurrir en cualquier momento y de forma brusca, sin importar el segmento del intestino que esté atacando, ya que tanto en el delgado como en el grueso, puede ocurrir sin diferencias. Cuando se ataca un segmento del intestino específico, el segmento que queda por encima de este es capaz de seguir funcionando.

Cuando existe una obstrucción, la zona afectada comienza a dilatarse, lo que quiere decir que comienza a expandirse por llenarse de cualquier tipo de elemento que esté intentando pasar a través de la zona, como líquido, alimentos, secreciones y gas. Esto acaba generando que todo el revestimiento intestinal comience a inflamarse, ocasionando síntomas.

Si bien este problema puede sonar leve, en realidad estamos hablando de una condición grave que puede poner en riesgo la vida del afectado, y es que si la obstrucción no se trata de la forma correcta y antes de que la misma empeore, esto genera que el intestino pueda perforarse, lo que causa una infección abdominal inmediata por haberse liberado todo aquello que estaba en la zona obstruida. Esta infección tiene el nombre de peritonitis.

Síntomas de la obstrucción intestinal

Como decíamos, conforme van acumulándose elementos en una misma zona de cualquiera de los intestinos, esto causa que todo el revestimiento intestinal comience a inflamarse e irritarse, sobretodo por la acumulación y el tiempo de la misma. Cuando esto ocurre, se comienzan a sentir algunos de los síntomas de los cuales hablaremos a continuación.

Es necesario que cualquier persona sepa lo que es una obstrucción intestinal y sus signos principales, con el fin de que pueda evitar complicaciones y pueda ser tratado a tiempo. Dentro de los principales síntomas de la obstrucción intestinal, se encuentran los siguientes:

Dolor abdominal

El principal síntoma que surge tras una obstrucción abdominal tiende a ser un dolor agudo en la zona del abdomen, que puede sentirse en diferentes lugares al mismo tiempo. En sí, los afectados tienden a describir el síntoma como un cólico intermitente, por lo que se considera agudo y frecuente.

Pérdida del apetito

Al existir una obstrucción en la zona de cualquiera de los intestinos, esto genera que la entrada de comida sea mayor a la que se está expulsando, lo que acaba generando una pérdida del apetito constante, dando lugar a una pérdida de peso en poco tiempo.

Estreñimiento

El estreñimiento, conjunto los dos síntomas anteriores, suponen un signo fundamental para poder sospechas de una obstrucción intestinal, sobretodo porque el estreñimiento supone cierta dificultad para evacuar. Si bien este es un problema común en un gran número de personas, en posible que no sea algo común durante días seguidos, por lo que es necesario prestar atención a este síntoma en particular.

Vómitos

Al no poder expulsar los alimentos a través de las heces, el cuerpo busca una manera de realizar la expulsión, y si bien esto no siempre elimina la obstrucción, suele ocurrir que los afectados comienzan a vomitar de forma descontrolada.

Incapacidad para eliminar gases

Como decíamos en apartados anteriores, cuando surge una obstrucción, esto también tiene que ver directamente con gases y líquidos, ya que no son sólo los alimentos los que se acumulan en la zona de la obstrucción. Esto genera que el organismo se encuentre con cierta incapacidad para evacuar los gases de los intestinos, lo que agrava el dolor abdominal hasta el doble de su intensidad.

Inflamación del abdomen

Por último, el abdomen se observa inflamado en diversas zonas, no sólo en aquella en la que posiblemente pueda encontrarse la obstrucción. Este tipo de inflamación no se ve fácil de disminuir ya que la misma es dolorosa y sensible al tacto, por lo que debe tomarse en cuenta como un síntoma importante.

Si bien en muchas ocasiones la obstrucción intestinal puede ser leve y ceder fácilmente, es importante no confiarse ya que las complicaciones de esta afección son graves y pueden producir problemas importantes. Es necesario consultar con un médico rápidamente, sobretodo después de cuarenta y ocho horas con los síntomas.

Causas de la obstrucción intestinal

La obstrucción intestinal no es una situación que ocurra sólo porque sí, por lo que es importante tener en cuenta las razones por las cuales puede estar ocurriendo este problema. Sus causas pueden ser muy variadas y tienden a diferir según sea la edad del afectado, la zona en la cual está ocurriendo la obstrucción y el estado de salud en general del individuo.

A pesar de que suene difícil entenderlo, la obstrucción intestinal puede ocurrir en adultos, niños y recién nacidos, en donde las causas de la obstrucción en estos últimos es capaz de ser causada por un defecto congénito en su estructura intestinal; siendo esta la causa principal del problema. Sin embargo, en los niños pequeños y en los recién nacidos también puede ocurrir una obstrucción intestinal debido a un meconio, lo que se traduce como una masa dura de contenido puramente intestinal; también puede estar ocasionado por un vólvulo o una atresia intestinal, en donde lo primero es una torsión del asa intestinal y el segundo se define como la ausencia de una parte específica del intestino.

En el caso de los adultos, en los cuales una obstrucción intestinal tiende a ser más frecuente, las causas más comunes suelen ser ciertas bandas de tejido cicatricial que surgen en los intestinos comúnmente después de una cirugía abdominal que haya sido realizada. Otra de las razones frecuentes pueden ser una hernia y tumores, siendo estas ciertas causas importantes que deben tenerse en cuenta en todo momento. Sin embargo, antes de sacar conclusiones es necesario consultar con un profesional en la materia y buscar las causas de la obstrucción repentina.

Por otro lado, existen otras causas que son capaces de causar la obstrucción intestinal (en el duodeno) pero en menor medida, ya que las mismas suponen situaciones graves que ponen en riesgo la vida del afectado. Dentro de estas causas se encuentran el cáncer de páncreas, la enfermedad de Crohn y cálculos biliares. Aquellas que afectan el intestino grueso, pueden ser el cáncer y la diverticulitis.

¿Qué es la estrangulación?

Dentro de este tema es importante prestar especial atención a lo que es la estrangulación, ya que esto consiste en la interrupción que ocurre en el flujo de sangre que va hacia los intestinos, partiendo de una obstrucción intestinal. Esta es una de las complicaciones principales de la obstrucción intestinal, la cual afecta a un gran número de personas, especialmente aquellas que presentan la obstrucción en el intestino delgado.

En sí, este proceso ocurre cuando cierta parte del intestino delgado se mantiene atrapado en lo que se conoce como una hernia estrangulada o en una intususcepción, lo que genera una gangrena en apenas un máximo de seis horas. Cuando esto ocurre, la gangrena lo que genera es que toda la pared intestinal muera, ocasionando entonces una infección denominada peritonitis y shock. Si esta complicación no es tratada inmediatamente, puede causar la muerte del afectado en un tiempo récord.

Diagnóstico de la obstrucción intestinal

Una vez que un individuo comience a sentir los síntomas por un tiempo mayor a cuarenta y ocho horas, es necesario que el mismo se dirija rápidamente hacia un médico, con el fin de que el mismo pueda estudiar su caso y analizar sus síntomas. El detalle de tener una obstrucción intestinal, es que la misma genera síntomas que pueden confundirse con una mala digestión o algo similar, lo que no causa el grado de preocupación que debería.

Una vez se visite al médico, el mismo deberá llevar a cabo una serie de pruebas y procedimientos con el fin de diagnosticar la causa de los síntomas. Lo primero que deberá realizar el especialista (gastroenterólogo), es un examen físico por medio del cual deberá evaluar tu estado físico, palpar tu abdomen, buscar bultos y dolor al tocar y escuchar los sonidos que realiza tus intestinos, con la ayuda de un estetoscopio.

Una vez haya comenzado la sospecha sobre la obstrucción o alguna otra afección que pueda estar causando los síntomas, se procede a realizar otras pruebas con mayor alcance, con las cuales se puede observar a detalle la zona. Se comienza con una radiografía, por medio de la cual se puede confirmar el diagnóstico siempre y cuando la zona obstruida se encuentre cercana. Sin embargo, existen ocasiones en donde esto no logra observarse, por lo que puede entonces que se deba realizar una tomografía computarizada, la cual no es más que un proceso que comienza a sacar una serie de radiografías realizadas desde ángulos diferentes y variables con el fin de obtener imágenes transversales. Esta prueba es más efectiva que la radiografía básica.

Por otro lado y en casos más específicos, se realiza una ecografía. Esto surge en los casos de los niños, especialmente, ya que por medio de esta prueba se puede observar cualquier tipo de deformidad congénita o causa de la obstrucción. Por último, existe otra prueba mejorada que se denomina enema de bario o aire, por medio de la cual se busca observar el colon con imágenes mejoradas. Este diagnóstico debe realizarse cuando ya se haya encontrado la obstrucción, ya que el mismo sirve para encontrar la causa del problema. Esta prueba consiste en la colocación de aire o bario líquido a través del recto, gracia a un enema. En casos simples de niños, este diagnóstico puede servir para solucionar el problema sin llegar a utilizar otro tratamiento.

Tratamiento para la obstrucción intestinal

Una vez que se haya diagnosticado la obstrucción intestinal, sin importar el caso, es necesario que se evalúe la posible causa de la afección, ya que a raíz de esta es que se debe proceder a tratar. Sin embargo, la mayoría de las veces es necesario hospitalizar al afectado con el fin de realizar varios procedimientos específicos, como la introducción de una sonda nasogástrica, lo cual no es más que introducir una sonda larga y muy delgada a través de la nariz, hasta llegar al intestino. Una vez la sonda haya alcanzado la zona obstruida, se realiza una succión con el fin de que todo el material acumulado en la zona se vea aspirado a través de la sonda. A su vez, se deben reponer a través de la vía endovenosa, cualquier tipo de sales y líquidos perdidos gracias a los otros síntomas.

Cuando la obstrucción es simple, no es necesario otro tipo de tratamiento ya que con este basta para eliminar cualquier tipo de impedimento en la zona de los intestinos. Sin embargo, existen ocasiones en donde se utiliza un tubo flexible que ayuda a visualizar la zona, llamado endoscopio, que debe ser insertado a través del ano. De existir una estrangulación, la cirugía es el método invasivo más eficaz para evitar la muerte del paciente.

En sí, esto nos quiere decir que el tratamiento adecuado dependerá de cada paciente, incluyendo su edad, su estado de salud en general y las zonas que se encuentren obstruidas.

Fuente| Wikipedia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.