Síntomas neurológicos

By |

Introducción

Los trastornos neurológicos son enfermedades que atacan de forma directa lo que es el sistema nervioso central periférico. Específicamente hablando de varias partes del cuerpo, nombramos lo que es nuestro cerebro, la médula espinal, los nervios del cerebro, los músculos y otras zonas del organismo, como el sistema nervioso autónomo y la place neuromuscular. Esto quiere decir que cuando existe un trastorno neurológico, estas partes del cuerpo comienzan a verse afectadas, generando con esto un gran número de síntomas que se relacionan con las partes afectadas y con la enfermedad que está sucediendo.

A pesar de que esto suena crónico, existen muchas enfermedades neurológicas que son suelen ser graves pero sí tienden a ser tediosas y molestas, como lo son la migraña y la cefalea. Sin embargo, si aumentamos el nivel de peligrosidad en estos casos, los tumores cerebrales y los accidentes cerebrovasculares (ACV), forman parte de este grupo.

El cerebro cumple una gran cantidad de funciones, ya que este es el motor del cuerpo humano: comprender, sentir, razonar, relacionar, amar, entre otros, son apenas algunos procesos que deben ser llevados a cabo tras la orden que genera nuestro principal órgano. Además de enviar estas órdenes, el cerebro debe encargarse de supervisar que estas funciones sean realizadas de forma correcta.

Sin embargo, el cerero no se encuentra óptimo todo el tiempo, y es en ese momento cuando las enfermedades neurológicas comienzan a aparecer, afectando la funcionalidad del órgano y, por ende, generando consecuencias en el resto del cuerpo. Los síntomas neurológicos sueñen ser muy variados y suelen producir lo que se conoce como un déficit de exceso de actividad neural, causando así signos que pueden ir desde el más leve de los dolores, hasta los síntomas más graves y relevantes.

Las causas de estas enfermedades pueden variar, dependiendo del tipo de sistema nervioso que se esté afectando de forma directa e indirecta, en donde algunas causas aún son desconocidas. El número de enfermedades neurológicas es muy alto, pero nos hemos tomado la tarea de recopilar una lista con los principales trastornos neurológicos existentes, siendo los más comunes de los que hablaremos a continuación.

Síntomas neurológicos

Cada uno de estos trastornos es capaz de mostrar una serie de síntomas capaces de alarmar tanto al paciente como a su grupo de amigos o familiares, incluyendo a las personas involucradas en el ámbito sentimental, y es que si bien algunos son apenas un leve dolor, muchos otros suelen colocar la vida del afectado en riesgo de muerte.

Los síntomas neurológicos más comunes parten de las enfermedades neurológicas más frecuentes, y son los siguientes:

Accidentes cerebrovasculares (ACV)

Los accidentes cerebrovasculares, así como suenan, son un conjunto de problemas capaces de causar un gran número de muertes a nivel mundial. Las causas y los efectos pueden ser muy variados, pero en todos los casos destaca la hemorragia cerebral, siendo este el síntoma principal de los ACV.

Estas hemorragias son causas por el rompimiento de un vaso sanguíneo en el cerebro, cuya hemorragia comienza a matar las neuronas que consigue a su paso debido a la presión de la sangre encerrada. Cuando una gran cantidad de estas neuronas fallece a través de este problema, las funciones cerebrales se ven afectadas directamente, causando así la muerte del afectado, o bien, trastornos graves que incapacitan al individuo.

Alzheimer

El Alzheimer es una de las enfermedades neurológicas más conocidas, habladas y debatidas a nivel mundial, sobretodo porque es una de las más frecuentes en aparecer. Esta enfermedad consiste en el comienzo de una demencia que comienza a progresar partiendo con pérdidas de memoria a corto plazo y anomia. La anomia es el síntoma que se caracteriza por desconocer los nombres de las cosas, por más comunes que sea. Lamentablemente este trastorno no tiene una cura y avanza hasta que la demencia ya es demasiada, imposibilitando e incapacitando el organismo y el cuerpo del afectado.

Esta enfermedad suele avanzar en fases, en donde la primera fase suele ser más lenta y menos notable que las demás, y es que a partir de la segunda fase comienzan a olvidarse cosas más concretas, incluyendo rostros familiares y los nombres de algunas actividades. Cuando la tercera fase comienza, el paciente por lo general se encuentra en cama y rodeado de enfermeras o personas especializadas para que le ayuden con sus rutinas fisiológicas obligatorias, ya que llegado este punto los enfermos no saben llevar una vida normal.

Dentro de los síntomas neurológicos más frecuentes en las personas con Alzheimer, se encuentran los siguientes:

  1. La pérdida de memoria a corto, mediano y largo plazo, de forma gradual, la cual genera una dificultad para retener nueva información, incluyendo desde fechas de cumpleaños, hasta familiares lejanos o cercanos.
  2. El razonamiento se vuelve difícil de realizar en todas aquellas personas que cuentan con esta enfermedad, siendo cada vez más difícil razonar sobre cosas muy pequeñas y sencillas.
  3. La afasia es un síntoma muy común en esta enfermedad neurológicas y consiste en la pérdida del vocabulario o bien, en la incomprensión de palabras simples y cotidianas. Este síntoma suele traer consigo impotencia y frustración.
  4. Apraxia. Cuando ya la segunda fase está comenzando, la apraxia hace acto de aparición y suele consistir en la imposibilidad de realizar actividades físicas propias y sencillas por un descontrol en los músculos. Dentro de este síntoma encontramos dificultad para abotonar una camisa.

Además de los antes mencionados, el paciente con Alzheimer suele desorientarse en lugares conocidos, cambiar de opinión rápidamente, mantenerse decaído de forma momentánea y repetitiva y tener una falta de iniciativa muy notable, además de que se muestran irritables comúnmente.

Enfermedad de Parkinson

Después del Alzheimer, la enfermedad de Parkinson suele ser una de las enfermedades neurológicas más frecuentes de todas. Esta se define, gracias a los estudios avanzados, como una degeneración que ocurre en el sistema nigroestriado. Esto, a su vez, causa un déficit en todos los neurotransmisores de dopamina y GABA que existen en ese sistema. Este trastorno suele presentarse en una serie no demasiado larga de síntomas específicos que ayudan a que el diagnóstico de esta enfermedad se realice a simple vista y para luego confirmarlo con una serie de análisis y estudios especiales.

Dentro de los principales síntomas neurológicos de la enfermedad de Parkinson, se encuentran los siguientes:

  1. Sacudidas espasmódicas. Las sacudidas espasmódicas suelen observarse en los miembros distales, especialmente en las manos y suceden cuando estas zonas se encuentran en total reposo.
  2. Temblores. Los temblores pueden aparecer en diferentes zonas además de las manos, como la mandíbula y los pies. Por lo general, suele desaparecer cuando el afectado se encuentra dormido.
  3. Rigidez. La rigidez se define mejor como una falta de flexibilidad muscular en donde esta ocurre gracias al desequilibrio en los dos músculos, el que se contrae y el que se relaja.
  4. Bradicinesia. Este suele ser definido como el síntoma más incapacitante de todos, sobretodo porque es incierto su comienzo. Este consiste en la pérdida de movimiento instantáneo que genera lentitud e incapacidad, siendo completamente impredecible su comienzo.
  5. Inestabilidad. La inestabilidad es un síntoma que genera que el paciente no tenga las fuerzas suficientes para evitar la caída de su cuerpo, y es que cuando la postura se encuentra inestable, el cuerpo puede inclinarse demasiado y con rapidez hacia cualquier lado, por lo general cayendo gracias al peso de la cabeza y de los hombros. Esto, a su vez, genera como consecuencias que la forma de caminar también se vea involucrada.
  6. Depresión. La depresión es uno de los síntomas más comunes y predecibles de las enfermedades neurológicas, incluyendo la enfermedad de Parkinson. Es común que el paciente sepa que algo malo está ocurriendo en su organismo y si el mismo ingiere medicamentos para tratar la enfermedad, la depresión suele aumentar con facilidad.

Otros síntomas. Además de los antes mencionados, existen otros síntomas en la enfermedad de parkinson, como la dificultad para tragar y masticar partiendo de la debilidad muscular de esta zona; los problemas urinarios que surgen por las deficiencias en el sistema nervioso y el estreñimiento, también partiendo de la progresiva lentitud en los músculos de los intestinos y del abdomen, lo que genera la dificultad para defecar.

Cefalea tensional

La cefalea es un trastorno frecuente, común y conocido, mejor denominado como dolor de cabeza. Este suele atacar a un 97% de las personas alrededor de todo el mundo, incluyendo niños y jóvenes. La cefalea tensional es uno de los tipos de cefaleas que existen hoy en día, además de la migraña, y suele contar con la peculiaridad de aparecer cuando el individuo se encuentra completamente estresado o cuenta con dolores y problemas musculares.

Este tipo de dolor se caracteriza por ser agudo y por mantenerse siempre presente, durante horas, en la zona de la cabeza del afectado, causando estrés e incapacidad para realizar algunas actividades cotidianas. En ocasiones, cuando el dolor es insoportable, el afectado debe quedarse completamente acostado.

Migraña

La migraña es otro de esos trastornos conocidos y padecidos en todo el mundo por un gran número de personas, y cuenta con la particularidad de tener que ver directamente con una base sólida genética; en otras palabras, suele ser hereditaria. Este trastorno aparece cuando se liberan ciertas sustancias en los nervios y en los vasos sanguíneos de la cabeza, causando así su síntoma principal: un dolor de cabeza persistente y severo, en su gran mayoría. Además, aparecen otros síntomas, como los vómitos, la falta de apetito y la intolerancia a la luz y al sonido.

Epilepsia

La epilepsia es un trastorno cerebral que se considera lo suficientemente grave como para que se requiera de un llamado a urgencias. Esta complicaciones surge cuando las células del cerebro comienzan a enviar señales totalmente equivocadas, generando así dos etapas, las crisis de gran mal, y las crisis de pequeño mal.

En las crisis de gran mal, las cuales son las más frecuentes, surgen síntomas específicos, como l pérdida de conciencia, las convulsiones, la mordedura de la lengua y las alucinaciones. En las crisis de pequeño mal no suelen aparecer convulsiones, pero sí una característica ausencia mental.

Cuando una persona entra en una estado epiléptico, esto es sinónimo de una urgencia médica, sobretodo porque las contracciones musculares que aparecen con las convulsiones, generan que el individuo no pueda respirar de forma correcta y su cerebro comience a tener descargas eléctricas que generan síntomas inmediatos y peligrosos.

Esclerosis múltiple

La esclerosis múltiple es un trastorno crónico que genera una desmielinización progresiva de las neuronas. Es decir, el sistema nervioso central se ve afectado ya que no produce una cantidad adecuada de mielina en sus neuronas. A pesar de que existen ocasiones en donde se puede observar una serie de mejoramiento, en realidad la enfermedad se caracteriza por ser progresiva.

Dentro de los síntomas que caracterizan la esclerosis múltiple, dependiendo siempre de la zona afectada, se encuentran algunas alteraciones tanto visuales como sensitivas, dolores de cabeza, fatigas crónicas y tensión muscular.

Esta enfermedad no suele contar con una cura, pero existen procesos abiertos en busca de una.

Tumores cerebrales

Los tumores cerebrales, si bien no como las cefaleas, las migrañas o el Alzheimer, también suelen representar un trastorno neurológico muy común y frecuente. Estos tumores consisten en el crecimiento descontrolado de materia cerebral, que se caracterizan por aparecer según las células que los generen. Los tumores cerebrales se caracterizan por colocar la vida del paciente en peligro, en donde miles de estas personas suelen fallecer a raíz de este problema.

Los síntomas varían según la zona en la cual aparezca el tumor, pero por lo general los dolores de cabeza, los mareos y las náuseas, suelen ser de los principales síntomas en aparecer.

Distrofia muscular de Duschene

Este tipo de distrofia suele ser uno de los más comunes en los seres humanos, caracterizado por aparecer en la infancia y por tener un equilibrio inclinado hacia los varones. Este es un trastorno neuromuscular que cuenta con diversos síntomas en donde destaca la debilidad muscular de forma general que a su vez genera problemas para caminar, respirar y hasta sentarse.

Suele ser progresiva, no se detiene y suele ser crónica. Inclusive, luego de varios estudios y análisis realizados en pacientes con este trastorno, se ha llegado a la conclusión de la mayoría de estas personas cuentan con insuficiencia cardíaca, lo que genera el fallecimiento temprano en jóvenes adolescentes.

Meningitis

La meningitis es un problema que surge tras una infección bacteriana o viral que afecta peculiarmente a las meninges, siendo estas las membranas que protegen el sistema nervioso, lo que genera que las mismas se inflamen y que este sistema nervioso se vea dañado. Dentro de los síntomas principales que aparecen cuando existe una meningitis, se encuentran las náuseas comunes, la fotofobia, los dolores de cabeza intensos y las alteraciones particulares a nivel mental.

Esta enfermedad suele caracterizarse por poder detenerse y revertirse, pero consiste en una emergencia médica que necesita ser tratada de forma inmediata.

Esclerosis lateral amiotrófica (ELA)

Este trastorno suele caracterizarse por ser grave, ya que ataca todas las células motoras del organismo, lo que comienza a degenerarlas, causando así la muerte de estas células. En sí, lo que ocurre es que las neuronas detienen el envío de mensajes a los músculos, lo que causa que se atrofien. Esto, como consecuencia, genera que los movimientos voluntarios se vean atacados, incluyendo los músculos del cuello y del rostro, lo que ataca el habla de forma directa.

Una vez pase el tiempo, otros músculos se ven afectados, como los de la caja torácica, lo que genera síntomas como una dificultad para respirar. Los daños que son capaces de generarse a raíz de esta enfermedad, son única y exclusivamente a nivel muscular, ya que las capacidades cognitivas no se ven afectadas de ninguna forma.

Trastornos del Espectro Autista (TEA)

El autismo es un trastorno que se caracteriza por la agrupación de un número variado de síntomas que se relacionan de forma directa con algunas capacidades comunes de una persona y suele atacar por lo general a los niños. Dentro de los síntomas que comúnmente aparecen cuando se habla del Espectro Autista, se habla sobre problemas en el lenguaje, en el ámbito social (dificultad para socializar), conductas prosociales.

En algunos casos más graves, las capacidades intelectuales se ven afectadas de forma directa, lo que puede generar que un niño aprenda de forma más lenta de lo normal. Diagnosticar este trastorno no suele ser muy sencillo, por lo que el diagnóstico suele aparecer de forma tardía, cuando ya el niño contaba con esta condición desde muy pequeño.

Dislexia

La dislexia es un problema neurológico muy común, siendo uno de los trastornos de aprendizaje más frecuentes tanto en niños, como en jóvenes adultos. Esta condición se caracteriza por un extraño funcionamiento en el cerebro que genera que tareas comunes se vuelvan difíciles de hacer, complicando estas tareas.

Dentro de los síntomas comunes de la dislexia, se encuentran las dificultades para leer, para escribir, la confusión de número y de direcciones, además de la confusión en las vocalizaciones de las series de símbolos.

Síndrome de Tourette

El síndrome de Tourette consiste en la incapacidad de controlar ciertos movimientos que se vuelven tics nerviosos y elaborados, y que suelen ser relevantes, afectando así la vida en general de una persona. Suele generar estrés y falta de concentración, aunque estos no se consideran específicamente síntomas de este síndrome.

Discalculia

Y por último, tenemos un trastorno muy similar a la dislexia, con la diferencia de que este no ocurre en ámbitos generales, sino en particular con los números y con las operaciones matemáticas, incluyendo aquellas que son simples y sencillas. Esta condición también afecta a los niños y aunque suele tratarse y mejorarse, genera estrés en los niños y frustración a nivel educativo. Sin embargo, no suele ser peligroso o nocivo para la vida de estas personas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.