Síntomas de los nervios en el estómago

Introducción

Hoy en día, el estrés es el pan de cada persona en el mundo, y es que a pesar de todas las evoluciones de todas las nuevas opciones que ayudan y generan que la vida sea más sencilla, en realidad los problemas nunca faltan y las patologías que parten de ellos, tampoco. El estrés y la ansiedad son dos tipos de enfermedades que pueden surgir por factores externos o internos que tienen que ver directamente con la vida cotidiana, y es que como decíamos, los problemas nunca finalizan.

Cualquier tipo de problema emocional o físico por el que pueda estar pasando una persona, incluyendo momentos de presión y molestias, el cuerpo se encarga de somatizarlo a su manera, y en la mayoría de los casos lo hace de forma muy curiosa: por medio de nervios en el estómago.

Según se cuenta en años anteriores, cierto grupo de personas dicen que el estómago humano es el segundo cerebro de cada individuo, gracias a la gran cantidad de neuronas que se encuentran completamente ligadas al sistema digestivo. Esto es aquello que genera que cuando el cerebro se sobrecargue de preocupaciones o de emociones negativas, el estómago responda ante estas situaciones, creando entonces un cuadro de síntomas incómodos.

En sí, los nervios en el estómago no son más que un síntoma de la ansiedad que es capaz de desarrollarse por algún tipo de situación difícil o negativa. Específicamente hablando para comenzar de forma abierta con este tema, la sensación que surge en la boca del estómago se mantiene siempre en este sitio, siempre y cuando las emociones que la hayan generado aún se mantengan en el organismo. Cuando la situación difícil pasa y el cuerpo lo comprende, es cuando el malestar en el estómago suele comenzar a disiparse. Sin embargo, en ocasiones no basta con esperar a que el malestar simplemente desaparezca, sino que es necesario tratarlo para que esto no se vuelva habitual.

¿Qué son los nervios en el estómago?

Como decíamos, la vida se encuentra llena de momentos de estrés total, en donde todos estos malestares se manifiestan en síntomas físicos en ciertas partes de nuestro organismo, en donde el más frecuente es nuestro estómago. Esto no quiere decir que cualquier mal momento va a manifestar síntomas y molestias en la zona abdominal de nuestro cuerpo, pero dependiendo del tipo de problema y de la carga emocional que se esté llevando a cabo, esto puede desarrollarse y volverse un malestar frecuente. Todo esto parte del cerebro y de la forma en la que hacemos frente a estos problemas.

Lo primero que aparece cuando los nervios atacan, es un dolor punzante que se asemeja con el acogimiento del estómago. Dicho de un modo más práctico, es como cuando sientes que el estómago se te encoge y no logras tolerar la sensación, ya de además de ser molesto e incómodo, es doloroso. Además, mientras esto se mantenga y las emociones negativas vayan en aumento, los dolores se volverán aún más fuertes.

Para hablar un poco sobre la ansiedad, uno de las patologías que hemos mencionado más arriba, este es un estado psicológico en donde una persona comienza a experimentar molestias en todo su cuerpo, tanto físicas como emocionales, en donde la inquietud y la intranquilidad, destacan. Además de esto, se manifiesta el nerviosismo en todo el organismo, comenzando primeramente por la mente. Esto es sinónimo de malos pensamientos, generalmente negativos, destacando preocupaciones y desasosiegos. Lo que ocurre es que estas situaciones negativas comienzan a forzar al cerebro a enfocarse única y exclusivamente en estas, sin encontrar ningún tipo de pensamientos positivo que ayude a calmar la ansiedad.

Pese a esto, es muy difícil que estos pensamientos aparezcan sin una razón, y los mismos no son en vano y no tienden a mantenerse en la mente de forma inmóvil, sino que comienzan a movilizarse, generando así que el cuerpo comience a mostrar una serie de acciones. Lo primero que ocurre cuando un pensamiento genera nerviosismo, es producir sensaciones ya que la ansiedad comienza a desarrollarse y los síntomas suelen ser automáticos.

¿Cuál es la causa de los nervios en el estómago?

A pesar de que estos síntomas parten de un cuadro de ansiedad, en realidad la causa es mucho más profunda que sólo esto, y es que la ansiedad es una patología que surge de forma repentina, así como el estrés, siendo estas dos situaciones emocionales negativas los principales desencadenantes de una crisis nerviosa que ataca nuestro estómago. En sí, lo que ocurre es que nuestras emociones se ven afectadas de forma directa, lo que ayuda a que ciertos factores generen preocupación, inquietud y presión, lo que a su vez entonces genera que el cuerpo responda ante estos pensamientos.

Cuando la ansiedad ataca, este trastorno puede generar una serie de acciones en el cuerpo que comienzan a interferir en el estado de ánimo, y en el estado físico de cada individuo. El detalle con la ansiedad y la combinación de las emociones y los pensamientos, es que esta negatividad se vuelve el eje central del individuo durante el tiempo que dure el ataque.

Entonces, una vez que el cuerpo comience a somatizar a la mente, el cual es un proceso en el cual cualquier tipo de síntoma psicológico puede ser convertido en síntoma físico, empiezan los nervios en el estómago, ya que de todos los síntomas orgánicos que ocurren, estos nervios suelen ser los principales.

Además, con los nervios en el estómago surgen también otros síntomas estomacales de los cuales hablaremos más adelante.

¿Cuándo pueden aparecer los nervios en el estómago?

Como decíamos, no en cualquier situación surgen los nervios en el estómago, ya que no cualquier situación difícil asegura que estos nervios van a comenzar. Sin embargo, la lista de situaciones en las cuales se desarrollan estos nervios, es muy larga y te sorprenderías.

No obstante, no existe una situación realmente concreta que asegure la aparición de los nervios estomacales, y existen ocasiones en donde un individuo necesita más de una sola situación negativa para que pueda desencadenar estas acciones. A continuación dejamos una lista con los principales desencadenantes de los nervios en el estómago:

  1. Algún estímulo específico

Existen una gran cantidad de situaciones que son capaces de generar que el cuerpo de una persona comience a experimentar cierto nivel de nervios y de estrés. Esto puede ocurrir por situaciones muy comunes y frecuentes, como alguna cita romántica, una entrevista de trabajo o la respuesta de alguna pregunta importante. Estas situaciones suelen ocurrir en cualquier momento y por diversas situaciones, desde las más simples hasta las más complejas, pero siempre generando una sensación de encogimiento en el estómago que se genera por los nervios momentáneos.

Estos nervios se generan por los estímulos que surgen como respuesta a estas situaciones de inquietud. Cuando los nervios en el estómago surgen por este tipo de situaciones, los mismos suelen alejarse cuando la situación ya finaliza.

  1. Momentos de estrés y de ansiedad crónicos

Cuando los nervios en el estómago son aquellos que surgen cuando se vive un momento lleno de estrés y/o de ansiedad, esto es sinónimo de que los mismos van a durar un poco más en el organismo del individuo, sobretodo porque las neuronas siguen enviando estímulos al estómago, aún cuando la situación ya haya finalizado.

Esto se instala en el estómago cuando las emociones negativas siguen siendo el eje central de los pensamientos del individuo, incluso cuando las situaciones que los han desencadenado, ya han pasado. Esto se mantiene siempre y cuando el individuo afectado no deje pasar el mal momento que genera los pensamientos negativos.

Partiendo de estos nervios en el estómago, diversos síntomas estomacales comienzan a aparecer en el organismo del afectado. Estas molestias pueden durar más de veinticuatro horas, por lo que es necesario realizar actividades que ayuden a que este cuadro nervioso se elimine.

Síntomas de los nervios en el estómago

Los nervios en el estómago son capaces de generar un cuadro de síntomas estomacales muy peculiares, en donde los mismos pueden ir desde lo más simple, hasta los síntomas más graves, dependiendo de la situación que haya desencadenado la crisis nerviosa.

Los principales síntomas de los nervios en el estómago, son los siguientes:

Ruidos estomacales

Los ruidos estomacales son capaces de surgir cuando los nervios están instalados en este órgano. Suelen ser muy fuertes o apenas un susurro, pero suelen sentirse de forma frecuente.

Eructos

Aún no se sabe a ciencia cierta la razón por la cual los eructos comienzan a aparecer, pero surgen y de una forma bastante excesiva. Estos suelen mantenerse aun cuando los nervios ya han desaparecido.

Hinchazón

La hinchazón es un síntoma que suele aparecer apenas atacan los nervios y se hace notar gracias a la inflamación a nivel abdominal que surge de forma inmediata.

Acidez

La acidez puede aparecer por más de veinticuatro horas, incluso si el ataque de nervios ya ha finalizado. Este síntoma puede manejarse gracias a medicamentos tanto naturales, como fármacos establecidos para tratar este mal.

Náuseas, vómitos y flatulencias

Las náuseas no atacan a cualquier persona, los vómitos surgen en algunas personas y las flatulencias suelen ser comunes. Estos síntomas pueden aparecer en conjunto, o separados.

Diarrea o estreñimiento

Dependiendo del tipo de persona que esté padeciendo el ataque de nervios, puede surgir o una diarrea, o estreñimiento, pero en raras ocasiones ocurren ambas en dos días como máximo.

Síntomas emocionales

Pueden surgir, además de síntomas estomacales, una serie de síntomas emocionales, como el miedo, la irritabilidad, la preocupación, un ataque de estrés y enojo excesivo. Estos pueden durar el tiempo que sea, dependiendo siempre del individuo en cuestión.

¿Cómo puedo aliviar los nervios en el estómago?

Como decíamos, en ocasiones los síntomas que surgen por nervios en el estómago pueden llegar a ser muy molestos, y requieren de acciones que ayuden a que los mismos se calmen y dejen de estar presentes. Existen algunas sugerencias claves para aliviar muchos de estos síntomas, en donde destacan las siguientes:

  • Controlar la ansiedad

Si bien suena muy sencillo decirlo y debes pensar que es difícil de realizar, porque hablamos de un trastorno psicológico, en realidad los ataques de ansiedad pueden ser controlados de diferentes maneras. Al tratase de una de las causas principales de los nervios estomacales, es necesario tratar de raíz el problema, sobretodo cuando una persona sana comienza a experimentar este trastorno de forma repentina. Mientras más rápido se pase el problema causal, menos nervios estomacales se sufrirán a menudo.

Para poder lograr este tipo de control, es necesario que cada persona logre identificar el tipo de acciones y pensamientos que desencadenan el ataque, con el fin de que los mismos sean evitados por completo o se modifiquen, con el fin de evitar un ataque de ansiedad.

Si el ataque de ansiedad es muy fuerte y no logra ser controlado de forma individual, es necesario buscar ayuda psicológica que genere métodos y terapias precisas para calmar y reducir los ataques de ansiedad, y por ende, los nervios estomacales.

  • Evita el estrés

Bien, esto también es sumamente difícil, incluso más que evitar la ansiedad, ya que el estrés es un trastorno que afecta a un 97% de la población mundial y puede surgir por cualquier acción o palabra. El estrés no se trata de algo que va a suceder un día en específico, sino que por el contrario, puede aparecer en cualquier momento siempre y cuando el individuo esté dispuesto.

Es ideal que cada persona olvide sus problemas y evite por completo los problemas diarios, y de no ser posible, buscarles solución e ignorarlos, ya que lo mejor es evadir los problemas si los mismos no tienen arreglo. Una técnica maravillosa para evitar el estrés, es despejar la mente con actividades que sean del agrado de las personas, con el fin de soltar todo eso que se lleva acumulado y evitar ataques de estrés. Esto, además, ayuda a llevar una vida tranquila con mejores ánimos de solucionar cualquier problema diario que pueda surgir.

  • Ejercicios de respiración y relajación

Otro de los mejores métodos para combatir los nervios en el estómago, es la realización de ejercicios de respiración y de relajación, con el fin de llevar una vida plena y calmada. El hecho de respirar de forma profunda y con espacios de segundos entre cada respiración, es sinónimo reencontrar armonía en el entorno y de calmar tanto al cuerpo, como a las emociones.

Además, estos ejercicios sirven mucho para dominar el estrés diario y los ataques de ansiedad que puedan surgir en ocasiones específicas, por lo que hacerlos es muy saludable para cualquier persona.

  • Controlar los alimentos

Si ya se está llevando a cabo un ataque de nervios estomacales, es necesario empezar a consumir alimentos ligeros, ya que si se lleva una dieta alta en azúcares y grasas, las molestias comunes se van a agraviar, lo que generará más dolor y, en ocasiones, más nervios. Además, se recomienda llevar una dieta balanceada en todo momento y no sólo cuando los nervios atacan, ya que de esta forma se puede establecer la mejor forma de soportar los nervios estomacales y sus síntomas.

  • Realizar actividades placenteras

Realizar ejercicios es algo excelente, y no sólo en estos casos, sino también porque miles de personas lo practican por gusto y placer. Cuando se está llevando a cabo una rutina que ofrece placer y felicidad para las personas, cuando las situaciones difíciles atacan se vuelven más sencilla de tolerar ya que el cuerpo está en un estado de relajación difícil de eliminar. Es por esto que se recomienda la realización de actividades placenteras, como ir al gimnasio, andar en bicicleta, visitar el cine, pintas, leer, escribir y cualquier otro pasatiempo que ayude a que la mente se desconecte del lugar en el cual se encuentre.

  • Bebidas relajantes

Y por último, si las actividades relajantes no son lo tuyo, siempre puedes hacer algo más sencillo: beber algún tipo de té que sea relajante. Dentro de estos destacan la manzanilla, el anís y la menta. Además, estas infusiones también ayudan a que nuestro estómago se encuentre relajado y logre sobrellevar mejor los ataques de nervios que aparecen de forma brusca.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.