Síntomas de la nefritis

By | junio 23, 2018

Introducción

El cuerpo humano está compuesto de una diversidad de órganos en donde cada uno de los mismos cumple una función importante, formando así un conjunto de sistemas capaces de mantener un nivel de salud correcto. Dentro de los órganos más importantes en nuestro organismo, se encuentran los riñones.

Los riñones son órganos que cumplen más de una función completamente vital para la vida del ser humano, y es que los mismos se encargan de purificar toda la sangre, eliminando entonces toxinas del organismo. Esto genera que los demás órganos cumplan sus funciones de forma correcta, sin la interrupción de toxinas o impurezas. Sin embargo, existen ocasiones en donde los riñones sufren problemas y dejan de funcionar de forma correcta. Esto se debe a que existen algunos trastornos que atacan estos órganos, en donde la nefritis suele ser de los principales.

La nefritis es un término que hace referencia a cualquier tipo de proceso o situación que genere que los riñones se inflamen. Esta enfermedad puede ocurrir de forma regular, intermitente o permanente, en donde cuando ocurre de esta forma, pasa que va empeorando de forma gradual conforme va pasando el tiempo. Cuando ocurre una nefritis, la misma muestra una serie de síntomas que deben ser tomados en cuenta en todo momento, ya que es de vital importancia que se visite a un médico rápidamente y con el fin de evitar complicaciones. Se debe establecer un tratamiento específico para tratar la nefritis y se deben seguir ciertas pautas que ayudarán a que el proceso inflamatorio comience a desaparecer.

Cuando se habla de una nefritis aguda, se habla de una inflamación agraviada de uno o ambos riñones, y es que puede ocurrir que ambos órganos vitales se vean atacados por alguna inflamación. Esto, a su vez, es principalmente causado por una infección. Siempre que una nefritis comience, los riñones se ven atacados directamente, lo que genera que los mismos no cumplan con todas las funciones que debe, causando que las toxinas del cuerpo no sean filtradas y que la sangre no se depure de forma correcta. Cuando esto ocurre, una serie de síntomas comienzan a aparecer, y es que si la sangre cuenta con toxinas, comienzan a aparecer otra serie de enfermedades aún más graves que la nefritis.

La nefritis es capaz de afectar a cualquier persona, incluyendo dentro de esto a niños y jóvenes, y la misma puede ser clasificada según la ubicación de la inflamación. Partiendo de este hecho, a continuación les nombramos los dos tipos de nefritis según su clasificación estándar:

  • Glomerulonefritis. Esta es una enfermedad que por lo general se caracteriza por la inflamación del riñón, específicamente de los vasos sanguíneos que se encuentran en estos órganos, siendo mejor conocidos como glomérulos. Cuando estos vasos se inflaman, el riñón en general tiende a verse afectado.
  • Nefritis intersticial. Por otro lado, está este tipo de nefritis, la cual es aquella que se caracteriza por la inflamación de aquellos espacios existentes entre los túbulos renales.

Para poder establecer el tipo de tratamiento correcto que se debe colocar en aquellas personas padecientes de nefritis, además de saber qué tipo de nefritis se está desarrollando, es necesario establecer cuál fue la causa del problema y atacar la enfermedad partiendo de este punto.

Causas de la nefritis

Como decíamos, generalmente la nefritis ocurre por alguna infección que esté generando que los riñones se estén inflamando. Sin embargo, tras una diversidad de estudios realizados por expertos, se ha llegado a la conclusión de que la nefritis es causada por diferentes razones. Para comenzar, debemos asegurar el hecho de que esta inflamación en los riñones puede ocurrir de forma brusca y sin previo aviso, o bien, puede ir ocurriendo en algunas horas, hasta llegar a hacerse notar cuando ya la hinchazón está muy grande.

Las reacciones alérgicas causadas por algún medicamento en específico, son capaces de causar una nefritis, dependiendo de la forma en la que se administren y del organismo del individuo. Además, esto suele ocurrir con más probabilidades cuando se abusa de medicamentos que sean antiinflamatorios.

Por otro lado, el hecho de contar con algunas enfermedades autoinmunes, aumenta el riesgo de sufrir una nefritis, sobretodo aquellas enfermedades reumatológicas o el lupus. Además de esto, existen enfermedades muy particulares que son causadas por ciertos microorganismos, que también son capaces de generar la inflamación de algún riñón.

Si se sufre una nefritis, es necesario que se establezca la causa principal de esta enfermedad, con el fin de poder establecer de forma certera la administración de un tratamiento. Y es que si bien esta enfermedad no se considera mortal, puede llegar a ser muy grave siempre y cuando no se trate de forma correcta, o bien, si no se trata en lo absoluto. Es necesario siempre recordar que los riñones son órganos vitales para el buen funcionamiento de nuestro organismo.

Síntomas de la nefritis

Al tratarse de una enfermedad en donde los riñones se inflaman, esto quiere decir que la misma se caracteriza por mostrar una serie de síntomas que ayudan a que la nefritis se diagnostique de forma rápida. Gracias a la aparición de estos síntomas, es que muchas personas han evitado complicaciones mayores y han recibido el tratamiento adecuado en el momento justo.

Los principales síntomas de la nefritis, son los siguientes:

Cambios en la orina

Cuando existe una nefritis, suele suceder que la orina se ve con una modificación en el color, en donde en ocasiones esta puede estar acompañada de sangre, o bien, simplemente puede llegar a verse marrón oscuro.

Hipertensión arterial

Cuando existe un mal funcionamiento en los riñones, la presión arterial se ve envuelta en las consecuencias que esto es capaz de causar, detonando así un cuadro clínico de hipertensión.

Pérdida de peso

La pérdida de peso ocurre cuando se desarrolla en el paciente una pérdida del apetito y puede ocurrir de forma brusca e involuntaria.

Malestar

Dentro del malestar que generalmente ocurre en conjunto cuando se está desarrollando una nefritis, se encuentran las náuseas, los vómitos y ciertos dolores, sobretodo en las zonas de la espalda y la zona lumbar.

Cansancio

Cuando los riñones comienzan a funcionar de forma equivocada, el cuerpo comienza a sentir el peso de ese mal funcionamiento y lo demuestra con momentos llenos de somnolencia y mucho cansancio.

Proteínas en la orina

El hecho de tener proteinuria puede verse reflejado en la forma en la que es expulsada la orina, sobretodo si la misma cuenta con espuma densa que no se disuelve al tocar el agua del inodoro.

Otros síntomas

Además de los síntomas principales de la nefritis, existen otros que ocurren en menor medida, pero que son capaces de aparecer en cualquier momento, dependiendo del organismo de cada individuo. Dentro de estos síntomas, se encuentran la retención de líquido, la inflamación de los pies y la inflamación en los tobillos.

¿Cómo se diagnostica la nefritis?

Una vez que se estén viviendo los síntomas que hemos mencionado en el bloque anterior, es necesario que el afectado visite a un médico de forma inmediata, con el fin de que el mismo logre establecer la causa de estos signos. Una vez que se visite al profesional, el mismo deberá analizar cada uno de los síntomas del paciente, estudiar su historial médico y consultar sus antecedentes genéticos, ya que esto es importante a la hora de conocer cuáles son las causas de la nefritis. Por otro lado, es importante que cualquier persona que sufra de lupus, tenga sumo cuidado con los síntomas de la nefritis, ya que de esto dependerá el agravio de su enfermedad.

Por otro lado, cuando el afectado con nefritis no cuenta con ningún tipo de historial médico, ni alguna enfermedad autoinmune capaz de crear la inflamación en los riñones, se habla entonces de una infección que está generando los síntomas. Partiendo de este hecho, el médico deberá establecer pruebas de diagnóstico para saber a ciencia cierta la causa precisa de la enfermedad.

Dentro de estas pruebas, se encuentran los análisis, tanto de orina como de sangre, en donde los de orina se realizan para saber si existe algún tipo de infección urinaria o la presencia de proteína en exceso, y los de sangre se realizan para observar cómo se encuentran los valores generales en el organismo.

Además de esto, el examen físico debe ser realizado por el médico para poder palpar toda la zona de los riñones desde la parte externa del organismo, y es que cuando existe una nefritis, los riñones se inflaman en un punto en el cual es posible determinar a simple vista la enfermedad con tan sólo tocar. Sin embargo, para no dejar lugar a dudas, se realiza una resonancia magnética con el fin de estudiar más a fondo la inflamación y los demás órganos cercanos al riñón.

¿Cómo debe tratarse la nefritis?

Si se trata de una nefritis a causa de un foco infeccioso, la misma debe ser tratada gracias a antibióticos específicos, ya que los mismos serán capaces de detener el problema de raíz. Estos pueden ser administrados por medio de una vía oral, o endovenosa, dependiendo de la gravedad de la nefritis. Si la enfermedad ya ha avanzando, es necesario hospitalizar al paciente y realizarse chequeos constantes durante cuarenta y ocho horas, mientras se le administra el tratamiento.

Si se cuenta con dolor, es importante establecer algún medicamento que no empeore la nefritis y que ayude a que los dolores disminuyan, con el fin de hacer más tolerable la enfermedad. Si la misma no parte de una infección y se relaciona con el lupus, el médico deberá establecer un tratamiento a base de esteroides. Sin embargo, el lupus no cuenta con una cura, por lo que se debe prestar atención a la enfermedad principal y buscar reducir los síntomas de la nefritis.

Consejos desde el punto de vista natural

A pesar del tratamiento establecido por un médico profesional, desde el punto de vista de lo que es la medicina natural, se han llegado a establecer algunos consejos muy prácticos y con excelentes resultados, que ayudan a una persona con nefritis.

Estos consejos son los siguientes:

  • Luego de un sinfín de estudios realizados a nivel emocional y físico por expertos en medicina natural, se ha llegado a la conclusión de que los riñones tienen un alto índice de unión con el miedo, y si bien este no es una causa del mismo, se toma como un factor de riesgo desencadenante de la enfermedad. Si se sospecha del miedo como un detonante de la inflamación en los riñones, se pueden establecer terapias de apoyo o se puede buscar ayuda psicológica con el fin de acabar con ello.
  • Por otro lado, beber agua es un hecho que se recomienda en la gran mayoría de las enfermedades, exceptuando la nefritis, y es que recomendar beber agua en estos casos no es del todo correcto. Cuando el riñón se inflama, el mismo deja de funcionar de forma correcta, lo que genera entonces que la retención de líquidos aumente. Es necesario que la cantidad de agua ingerida, sea proporcional a la cantidad de orina que se realiza en un día.
  • Realizar caldos de cebolla son muy recomendables ya que la cebolla es, de por sí, un antibiótico y un antiinflamatorio natural, por lo que ayuda a que los riñones detengan la inflamación e incluso ayuda a que vuelvan a su estado natural.
  • Evitar el consumo de sal es primordial en un caso de nefritis. Es necesario que cualquier persona que sufra de inflamación en los riñones no consuma sal mientras se encuentre activa la enfermedad, ya que esto sólo agravia la nefritis y evita que los riñones se desinflamen.
  • Cuando se sufre de alguna enfermedad renal, como la nefritis, el cuerpo tiende a agitarse mucho más rápido de lo normal, por lo que se recomienda el reposo absoluto mientras la nefritis se encuentre activa.

Si se cuenta con la oportunidad, un masaje al nivel de los riñones es maravilloso, sobretodo si se hace de forma suave y con aceite de enebro. Esto ayuda a relajar la zona y a acelerar la desinflamación de los órganos.

¿La nefritis se puede prevenir?

Siempre que la nefritis sea infecciosa, puede prevenirse de forma sencilla siempre y cuando el individuo tenga en cuenta una serie de cosas, como por ejemplo, que tiene que tratar rápidamente cualquier otro tipo de infección que tenga en su organismo, en donde destacan la infección de garganta y la infección de vejiga, las cuales rápidamente pueden atacar a los riñones.

Además, también puede prevenirse una nefritis siempre que se lleven a cabo ciertas recomendaciones en cuanto a la vejiga y al tracto urinario se refiere. Dentro de estas medidas preventivas, se encuentra el hecho de mantener una buena higiene íntima, tomar líquidos de forma frecuente y orinar de forma frecuente con el fin de que la vejiga se mantenga siempre limpia.

Cuando hablamos de una nefritis por alguna enfermedad autoinmune, la misma no puede ser prevenida. Sin embargo, siempre se pueden llevar a cabo estas recomendaciones con el fin de evitar complicaciones aún peores por alguna infección.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.