Síntomas de la narcolepsia

By |

Introducción

La narcolepsia es un problema que se cataloga como un trastorno crónica del sueño, que es capaz de afectar a un gran número de personas alrededor de todo el mundo. En sí, estamos hablando de una condición que se enfoca en atacar con somnolencia y sueño repentino, durante el día. Existen diferentes niveles de esta enfermedad, ya que si bien la mayoría de las ocasiones, los afectados con esta condición tienen tendencia a quedarse dormidos en cualquier parte y sin previo aviso, existen pequeñas ocasiones en donde esto ocurre de forma más leve y sutil, por lo que diagnosticar a simple vista la narcolepsia, puede ser difícil. Partiendo de este hecho, decimos que el número aproximado y real de personas con este trastorno, es más alto del que parece.

Definiendo de forma más extensa la narcolepsia, hablamos de una enfermedad autoinmune que no distingue entre hombres y mujeres, o jóvenes y adultos, por lo que puede afectar a cualquiera sin importar sexo o edad. Sin embargo, estudios han demostrado que este trastorno tiende a aparecer generalmente pisados los veinte años, aunque también tiene cierta tendencia por aparecer en el periodo de la adolescencia. En sí, lo que ocurre es un descontrol en cierta zona del cerebro, que genera que las personas se mantengan siempre cansadas de forma extrema, lo que causa los ataques de sueño repentinos.

Lamentablemente, no existe una cura para esta enfermedad, por lo que los expertos se han enfocado en tratar los síntomas y ofrecer calidad de vida a los afectados, ya que esta enfermedad suele ocasionar problemas en diversas actividades diarias y comunes, como el trabajo o los estudios. Como ya hemos mencionado, existen ocasiones en donde la enfermedad se representa de forma leve, por lo que es necesario que cada persona se mantenga siempre pendiente de cualquier signo que pueda indicar que se está sufriendo de narcolepsia. El detalle principal es el hecho de que los ataques de sueño son capaces de aparecer en cualquier momento de la vida, incluso si se está bailando en medio de una fiesta.

El problema principal y general de esta enfermedad, se basa en la dificultad que presentan los afectados por mantenerse despiertos durante periodos de tiempo prolongados, por lo que no importa lo que estén realizando en cualquier momento, si los mismos padecen de narcolepsia, en términos generales se quedarán dormidos. Cuando se habla de no poder mantenerse despiertos durante periodos de tiempo prolongados, estamos hablando de un problema que dificulta la rutina diaria de una persona activa en diversos ámbitos.

Existen ocasiones en las cuales la narcolepsia viene acompañada de algunos síntomas, en donde la cataplejía tiende a destacar. Este síntoma se caracteriza por mostrar una pérdida extraña y repentina del tono muscular, lo que acaba causando debilidad y pérdida de control en algunos de los músculos. En sí, las zonas en las cuales ataca la cataplejía son aquellas que más presentan movimientos, como el rostro.

Síntomas de la narcolepsia

Si bien este trastorno se basa en una gran dificultad para mantenerse despierto, este es el síntoma principal de la enfermedad, pero no el único. Los síntomas de la narcolepsia son capaces de aparecer de forma muy leve con apenas diez años, en donde los mismos pueden comenzar también en edades mayores, como los veinte años. Al tratarse de un trastorno que no se cura, significa que el mismo es progresivo en la mayoría de las ocasiones, lo que quiere decir que los síntomas pueden ir empeorando conforme va pasando el tiempo y no se controlan, y es que si bien no hay forma de eliminar el problema, el mismo se puede controlar.

Con el fin de entender a fondo lo que causa este trastorno, a continuación les dejamos los principales síntomas de la narcolepsia:

Somnolencia diurna excesiva

Como ya habíamos mencionado, la somnolencia excesiva tiende a ser el síntoma principal de la narcolepsia, en donde en la mayoría de veces, sin importar las circunstancias, los afectados tienden a quedarse dormidos de forma repentina y sin síntomas que anticipen esta acción. El tiempo que esto dura puede ir desde los más leves minutos, hasta llegar a durar una hora dormido. Cuando esto ocurre, despiertas renovado y con energía, pero esto sólo dura algunas horas y luego vuelve a ocurrir.

Falla en el estado de alerta

Suele ocurrir en la mayoría de los casos de narcolepsia, que los afectados tienden a notar cierta falla en su estado de alerta, sobretodo durante el día. Esto causa que los mismos no cuenten con una capacidad notable en cuanto a actividades comunes, así como tampoco cuentan con un alto grado de concentración.

Cataplejía

Este síntoma ya lo habíamos nombrado en el comienzo de este artículo, y es uno de los más importantes. La cataplejía se define como la pérdida repentina del tono muscular, lo que acaba causando diversos cambios en el cuerpo del afectado, en donde la debilidad repentina y constante suele ser el principal. Este problema tiende a durar algunos segundos y puede extenderse hasta algunos minutos.

Lamentablemente, este síntoma no puede ser controlado de ninguna forma, y por lo general tiende a ocurrir tras diversas emociones fuertes, independientemente de si las mismas son positivas o negativas. Esto quiere decir que incluso la felicidad excesiva es capaz de causar la cataplejía, como en medio de una risa. Sin embargo, este síntoma no ocurre de forma frecuente, y no todas las personas con narcolepsia son capaces de desarrollar la cataplejía.

Parálisis del sueño

La parálisis del sueño es un síntoma que suele ocurrir en cierto porcentaje de personas con narcolepsia, y se caracteriza por consistir en la incapacidad temporal para moverte y/o hablar en ese periodo que va entre estar dormido e ir despertando. Por lo general, este proceso no tarda demasiado, por lo que no puede durar más de algunos minutos. Pese a ello, tiende a ser un síntoma estresante y atemorizante, ya que serás capaz de recordarlo una vez que despiertes.

Afortunadamente, la cantidad de personas que padecen de este síntoma mientras sufren de narcolepsia, es muy reducido y suele presentarse con más frecuencia en edades que varían entre los quince y los veinticinco años.

Alucinaciones

Las alucinaciones son alucinaciones que se denominan particularmente como hipnagógicas o hipnipómpicas, en donde las primeras son aquellas que se producen mientras se está durmiendo, mientras que las segundas son aquellas que se producen cuando te estás despertando.

Son alucinaciones que se caracterizan por ser aterradoras y muy reales, por lo que es posible que sufras de pesadillas tras tenerlas y un miedo irrefrenable de dormir o, en su defecto, de mantenerte solo y despierto. Afortunadamente, este síntoma ocurre en una cantidad muy reducida de la población afectada con narcolepsia.

Otros síntomas

Existen otros síntomas que son capaces de aparecer rápidamente en casos de narcolepsia, aunque la cantidad de afectados tiende a ser muy pequeña. Dentro de estos síntomas menos frecuentes, tienden a resaltar ciertos trastornos del sueño, como la apnea del sueño, el síndrome de las piernas inquietas e insomnio.

Causas de la narcolepsia

Hoy en día, tras diversos estudios realizados para lograr entender la causa de la narcolepsia, aún no se ha conseguido la causa exacta del problema. Sin embargo, se ha llegado a la conclusión de que las causas pueden ser muy diversas, lo que se ha logrado entender tras estudiar el organismo a fondo de todas aquellas personas que lo padecen.

En sí, se ha conseguido que la hipocretina, un neuroquímico importante del cerebro, se encuentra en niveles muy bajos en cuanto a personas con narcolepsia se refiere. Esta sustancia es aquella que se encarga de regular el estado de vigilia y del sueño en cada organismo, lo que en otras palabras se describe mejor como el regulador interno de cada persona en cuanto al sueño se refiere. Cuando las cantidades de esta sustancia se encuentran por debajo de lo normal, ocurren problemas del sueño, como la narcolepsia.

Por otro lado, es importante resaltar que la hipocretina también se observa en niveles muy bajos en personas que sufren de cataplejía. Sin embargo, no se conoce aún la razón de este hecho, por lo que no se puede llevar a cabo ningún tipo de método preventivo. Partiendo de toda esta información, se toma en cuenta la narcolepsia como una enfermedad autoinmune, ya que hasta ahora se ha demostrado que el problema se encuentra en el organismo, creado por él mismo, atacándose.

Además de lo anterior, algunas teorías creen que los factores genéticos pueden influir en la aparición de esta enfermedad, aunque esto aún no se ha confirmado.

Patrón de sueño normal y patrón de sueño con narcolepsia

Cuando una persona comienza a entrar en el proceso de dormirse, comienza lo que se conoce como una fase de sueño sincronizado, en la cual las ondas cerebrales comienzan a disminuir peculiarmente. Este proceso no tarda más de una hora, ya que luego de esto comienza la fase de sueño desincronizado, en donde ocurren los sueños. Este es el proceso normal de cada persona sin problemas de sueño, por lo que en el caso de la narcolepsia esto no ocurre de dicha forma.

En la narcolepsia el afectado entra de forma directa en la fase de sueño desincronizado, sin haber entrado en ningún momento en la primera etapa. Esto se repite en cualquier momento de sueño, bien sea de día, como de noche. Además, durante este proceso ocurren otras características que ya hemos mencionado, como las alucinaciones y la parálisis del sueño.

Complicaciones de la narcolepsia

Si la narcolepsia no se trata, la misma es capaz de producir una serie de complicaciones que pueden variar en intensidad y frecuencia, en donde destacan las siguientes:

  1. Mala interpretación del trastorno por parte de terceros. Lamentablemente, pocas personas entienden el proceso de la narcolepsia y no la observan como una enfermedad, sino que lo confunden con flojera y aletargo. Esto, al tratarse de una enfermedad que afecta la vida laboral, familiar, social y estudiantil de un individuo, genera que otros sean capaz de confundir el problema con dichos defectos.
  2. Interferencia en las relaciones íntimas. Al tratarse de un problema que puede surgir en cualquier momento, sin importar las circunstancias, muchas personas afectadas pueden sufrir de una baja intensidad del deseo sexual, y en el caso de los hombres hasta de impotencia. Además, muchas personas pueden quedarse dormidas mientras mantienen relaciones sexuales o desarrollar un cuadro de cataplejía.
  3. Daño físico. Cuando una persona vive con narcolepsia, la misma no debería de realizar actividades físicas, como manejar, trabajar con productos delicados u objetos pesados, ya que en medio de cualquier situación específica pueden quedarse dormidos y así poner en riesgo su vida, y la de otros.
  4. Obesidad. La obesidad es una complicación de salud que surge de forma repentina, sobretodo por el sedentarismo de muchas personas con narcolepsia, y es que en muchas ocasiones el hecho de dormir en exceso es capaz de fomentar más apetito.

Siempre que la narcolepsia se mantenga bajo control, las complicaciones se pueden prevenir, por lo que es importante tenerlas siempre en cuenta.

Recomendaciones a tomar en cuenta

Como decíamos, es importante tener en cuenta los síntomas de la narcolepsia con el fin de que cualquier persona pueda notar que algo anda mal en su sistema, de modo que pueda visitar a un especialista y así diagnosticar la enfermedad. Sin embargo, existen algunas recomendaciones que se pueden llevar a cabo con el fin de que dichos síntomas puedan ser controlados y así la calidad de vida del paciente, mejore.

Dentro de las recomendaciones principales, se encuentran las siguientes:

  1. Lleva a cabo una rutina. Trata de tener una rutina diaria preestablecida, de modo que tu cuerpo se adapte a seguirla. Trata de dormir y despertar a la misma hora cada día, incluyendo fines de semana, y de no poder, trata de que los horarios no sean demasiado diferentes.
  2. Duerme siestas. Trata de organizar tu día de modo que puedas llevar a cabo ciertas siestas regulares, periódicas y cortas durante todo el día. Esto te ayudará a controlar la somnolencia.
  3. Evita malos hábitos. Debes tener presente que si sufres de narcolepsia, debes eliminar cualquier tipo de sustancia tóxica de tu sistema, especialmente el cigarro y el alcohol. Esto fomenta el empeoramiento de los síntomas y la progresividad de la enfermedad.
  4. Realiza ejercicio de forma regular. El hecho de realizar ejercicio de forma regular antes de dormir (cuatro horas), genera que te sientas más cansado durante la noche y más despierto por el día, además de que de este modo te creas un hábito sano.

Lleva a cabo estas recomendaciones y combínalas con una buena alimentación, y verás como empezarás a observar los beneficios rápidamente.

Fuente| Wikipedia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.