Saltar al contenido

Miomas Uterino

miomas uterinos

Un mioma es un tumor que se caracteriza por encontrarse ubicado en el aparato reproductor de la mujer, por lo que dice entonces que es una afección que ataca tan sólo a las mujeres. Se le conoce mejor como mioma uterino, y diversos estudios y estadísticas han revelado que una gran cantidad de mujeres alrededor de todo el mundo lo sufren.

¿Qué es un mioma en la matriz?

Además de conocerse como mioma uterino, es también denominado como un mioma en la matriz, y consiste en una serie de masas de tejidos musculares que se hallan en el útero de la mujer y con el tiempo se van formando de forma anormal y generan lo que se conoce como el tumor. Por lo general se consiguen en el miometrio. Esto se trata de una pared específica del útero.

Estos tumores son catalogados como benignos, por lo que no reflejan un cáncer de útero como próximo a producirse. Sin embargo, generan molestias y síntomas incómodos que llevan a la mujer en cuestión a realizarse alguna cirugía con el fin de acabar con el problema.

A pesar de que el mioma no es el único tipo de tumor que aparece en las zonas reproductivas de las mujeres, es el más frecuente y común, atacando a una gran cantidad de mujeres en edades fértiles.

¿Por qué salen los miomas?

miomas uterinos

Si bien todo tiene una razón de ser en este mundo, no siempre la misma se conoce, como es el caso de los miomas uterinos. No se conoce una causa principal que nos indique saber cómo debemos prevenir el tumor.

Sin embargo, tras una gran diversidad de estudios realizados, se ha llegado a la conclusión de que ataca a miles de mujeres gracias a las hormonas sexuales femeninas, específicamente al estrógeno. Esta hormona es común en las mujeres y se mantiene siempre en gran medida en las mismas.

Es importante detallar el hecho de que los miomas van creciendo, siempre que la mujer va menstruando, ya que de forma gradual pero lenta el tumor se va llenando de sangre y se va deformando a medida que va creciendo.

Causas

Los estudios también han revelado que existen otras posibles causas que puedan volver a una mujer más propensa a desarrollar estos tumores, en donde la genética y el factor hereditario son los principales.

Es necesario mencionar que en muy pocas ocasiones se han presentado casos en donde los miomas uterinos ataquen a mujeres menores de treinta años, ya que a partir de esa edad se comienzan a desarrollar.

Otro detalle importante a tener en cuenta, es que los miomas aparecen en gran medida en mujeres de color, duplicando los números en cuanto a las mujeres blancas. Si bien la razón de esto se desconoce, parece tener que ver con un factor genético que aún no se ha estudiado a profundidad.

Estos tumores se presentan en gran medida en las mujeres, por lo que los profesionales siguen debatiendo y estudiándolos con el fin de encontrar una causa y generar una cura.

Tipos de miomas

Los miomas son tumores que jamás serán iguales pero sí consisten en lo mismo, básicamente. Sin embargo, se clasifican en función de su tamaño y del lugar en el cual se mantengan ubicados en el órgano reproductor de la mujer afectada.

Tipos de miomas según su ubicación

Enfocándonos en el útero, hablamos de los siguientes tipos de miomas:

  • Miomas intramurales

Estos son aquellos tumores que se caracterizan por encontrarse en las paredes musculares del órgano, y que van creciendo hacia el interior del mismo.

  • Miomas submucosos

Estos son aquellos tumores que se le localizan justamente debajo del revestimiento del útero. Es decir, en la capa más interna de todas.

  • Miomas subserosos

Los miomas subserosos son aquellos que se caracterizan por ubicarse justo debajo de lo que es la cubierta externa del útero.

  • Miomas pediculados

Y los miomas pediculados son aquellos que se caracterizan por hallarse ubicados en lo que es el tallo. Esto quiere decir que se encuentran casi desprendidos de lo que es el útero en sí.

Tipos según el tamaño

El hecho de poder diferenciar los diámetros de los tumores hace más sencillo todo a la hora de escoger una cirugía específica para extirparlo.

  • Miomas pequeños

Los miomas pequeños son aquellos que van desde un diámetro, hasta algunos centímetros. Si llegan a los cinco centímetros, dejan de ser considerados tumores de pequeño tamaño.

  • Miomas medianos

Los miomas que se consideran medianos van más allá de los cinco centímetros, pudiendo llegar a los diez centímetros.

  • Miomas gigantes

Una vez que el mioma sobrepase los diez centímetros y alcance los veinte centímetros, estamos hablando de un tumor que se considera gigante.

tipos de miomas

Síntomas

Los tumores que se hallan en la matriz femenina no necesariamente presentan síntomas, ya que algunos de ellos son tan pequeños que pueden incluso pasar desapercibidos en un diagnóstico, sobretodo porque se vuelven asintomáticos. Sin embargo, cuando los dolores comienzan y los síntomas se van haciendo notorios, es momento de preocuparse.

Existen síntomas del mioma uterino bastante específicos, lo que facilita a que la mujer sepa más o menos lo que podría estar ocurriendo en su matriz. Estos son los siguientes:

Sangrado anormal

Un sangrado anormal es el síntoma principal de lo que conviene tener un mioma uterino. Esto puede ocurrir en cualquier momento, no sólo en lo que se cataloga como el ciclo menstrual común. Es un síntoma que causa otros a su vez ya que estamos hablando de una gran cantidad de sangre perdida por un periodo de tiempo indeterminado, lo que acaba en una baja de defensas y en un nivel de hemoglobina peligrosamente bajo.

 

Dolor pélvico

Una vez que el sangrado comience, el dolor no se hace esperar, por lo que se cataloga este síntoma como otro de los principales. Además, no se trata sólo del dolor, sino también de una hinchazón que va creciendo conforme el tumor vaya expandiéndose y observándose en el exterior del útero. Esto va empeorando conforme el periodo menstrual se va acercando. Estos dolores suelen ser controlables con analgésicos, tal como toma una mujer comúnmente en su periodo menstrual, pero en mayor medida.

dolor pelvico

Alteraciones extrañas

En casos más extremos, existen algunas alteraciones poco comunes, como las urinarias, los gases y el estreñimiento, todo esto dependiendo del tamaño del tumor. Lo que da como resultado el siguiente síntoma de la lista.

Pesadez pélvica

Este síntoma es común siempre que existe un mioma cuyo tamaño se considere grande o enorme, ya que mientras más grande su tamaño, más presión ejercerá dentro del útero, haciendo presión en los órganos que se mantienen cerca de él y las alteraciones poco comunes aparezcan. En ocasiones, la pesadez viene acompañada de dolor.

Dolor durante las relaciones sexuales

Siempre que el mioma sea de gran tamaño, y la mujer en edad fértil sea sexualmente activa, no es de extrañar que en ocasiones la misma cuente con dolor durante las relaciones sexuales.

Infertilidad

Siempre que existe una alteración extraña en la zona pélvica femenina, existe un riesgo de que las probabilidades de embarazo disminuyan.

Esto se debe a que mientras más grande sea el mioma, más zona uterina irá afectando a menos de que se trate. Y de no ser así, y la mujer con el mioma sale embarazada, las probabilidad de un aborto aumentan en gran medida.

En sí, esta infertilidad ocurre debido a la dificultad de acceso con la que cuentan los espermatozoides para poder fecundar al óvulo, y aún cuando esto logra ocurrir, el óvulo tampoco tiene demasiadas probabilidades de poder adherirse a la pared del útero para poder desarrollarse, o que da paso a un aborto espontáneo.

infertilidad

Aumento de peso

Es muy común que muchas mujeres, sin importar el tamaño del mioma, comiencen a tener fluctuaciones en su peso, en donde generalmente el mismo aumenta y no disminuye.

aumento de peso

Necesidad de orinar con frecuencia

Las necesidades de orinar con frecuencia son muy comunes, sobretodo cuando el mioma está ubicado en una zona en donde la vejiga de la mujer se vea presionada. Esto da como resultado una constante sensación de tener llena la vejiga, aún cuando no sea así.

Periodos menstruales más largos

Generalmente, los días del ciclo menstrual pueden variar, pero cuando existe un mioma uterino los mismos se alargan, pudiendo a durar dos veces lo que debería durar de forma común. Además, el sangrado suele ser excesivo en esos días.

¿Cómo se tratan los miomas en el útero?

Para poder tratar un mioma, es necesario que se visite al médico y el mismo logre diagnosticar el tumor, su ubicación y su tamaño.

Siempre que el mioma sea pequeño y no presente ningún síntoma en la mujer, no es necesario establecer un tratamiento para evitar que crezca, ya que así como las causas de su aparición son inciertas, el motivo por el que crecen, también.

Pese a esto, es necesario que se le observe con atención y se lleve un estricto seguimiento al tumor con el fin de observar si el mismo se reproduce o crece.

Ahora bien, si el mioma cuenta con un tamaño moderado y la mujer presenta uno que otro síntoma, esto quiere decir que el médico deberá tratar el tumor con algunas hormonas de cualquier tipo, siempre y cuando sean propios para evitar la cantidad excesiva de sangre que se vaya a perder.

Además, es necesario realizar exámenes de sangre con el fin de saber cómo van las plaquetas de la afectada, ya que si se presenta anemia es necesario tratarla con vitaminas y hierro.

Esto podría suceder siempre que el sangrado sea demasiado abundante. Si se cuenta con dolores abdominales, se receta una serie de analgésicos a ciertas horas del día, con el fin de disminuir el dolor y poder tolerarlo un poco más.

Es importante tener en cuenta que todo lo anterior se receta siempre que el mioma no sea demasiado grande o esté localizado en un lugar peligroso, ya que si por el contrario el tumor es demasiado grande, es importante que el médico haga una serie de preguntas a la paciente y le ofrezca una solución quirúrgica para retirar el tumor.

tratamiento mioma uterino

Intervenciones quirúrgicas para tratar los miomas

Una operación es la única forma de eliminar por completo lo que es el tumor, porque si bien los tratamientos pueden disminuir la afección y controlar los síntomas, siempre que sean leves, realmente la única manera de extirparlo y olvidarse de los tumores uterinos, es partiendo de una intervención quirúrgica.

Existen diferentes maneras de realizarlo, por lo que las opciones médicas son varias. A continuación hablamos de las principales intervenciones quirúrgicas para eliminar los miomas uterinos:

Histerectomía

La histerectomía es la intervención quirúrgica más elegida tanto por médicos como por pacientes, y se caracteriza por tratarse de la extracción completa del útero. Sin embargo, si la mujer aún no ha tenido hijos o está en planes de ello, no suele ser una opción correcta, ya que luego de ello no podrá salir embarazada.

Es por esto que las mujeres en edad de menopausia son las que eligen esta operación, a sabiendas de que ya no tendrán hijos. Y es que esta operación no genera complicaciones y no genera molestias a la larga en el sistema uterino.

Miomectomía abdominal

Ahora bien, si la mujer afectada aún tiene en la mente el hecho de tener hijos, esta operación suele ser aceptada y es magnifica para extirpar miomas de gran tamaño. Consiste en el hecho de acceder al útero a través del abdomen. Es importante que antes de la intervención, se tomen hormonas durante algunos meses.

Miomectomía laparoscópica

Este tipo de intervención es bastante aceptada y elegida por muchos pacientes, ya que no trabaja con suturas ni incisiones, sino con una técnica mucho menos invasiva y con un tiempo de cicatrización magnifico. Consiste en una técnica en la cual se realicen algunas incisiones de muy pequeño tamaño por las cuales se introducen los instrumentos necesarios y se extirpa el tumor sin dañar muchos tejidos.

Embolización de las arterias uterinas

Y por último, está la embolización de las arterias del útero, la cual es una técnica que trabaja de forma directa estas arterias, canalizándolas a través de trombos que se insertarán en el útero. Esto se realiza con el fin de que la sangre ya no llegue a los miomas y los mismos reduzcan su tamaño en los meses posteriores de la operación.