Síntomas de la metástasis

By |

Introducción

Como todas las enfermedades, el cáncer también tiene un alto índice de riesgo, lo que cataloga la enfermedad como grave, pero no precisamente por el hecho de las células cancerígenas existentes en el cuerpo, sino por su capacidad de extenderse a través de todo el organismo, lo cual ocurre gracias a que todas las células malignas y cancerosas tienen la capacidad de transportarse por el cuerpo del afectado y establecer casa en otra zona, creando así una metástasis.

Estas células, a través de ciertos tejidos, son capaces de transportarse si bien cerca de la región cancerígena principal, también a otras zonas, mucho más alejadas del tumor inicial, lo que genera que un cáncer común o específico pase a ser mejor conocido como cáncer metastásico. Sin embargo, pocas veces se le conoce bajo este nombre, ya que comúnmente cuando ocurre la metástasis se dice que el cáncer está en estadio cuatro (IV).

De forma resumida se dice que la metástasis es aquel proceso por medio el cual las células cancerosas se van extendiendo por el resto del cuerpo, estableciendo conexiones y una etapa grave para el afectado.

Para poder comprender cómo funciona esto del cáncer, hablaremos en base a un ejemplo claro que nos permite establecer una diferencia entre un cáncer en estadio uno, y un cáncer en etapa cuatro. Si estamos hablando de un cáncer de seno que de repente se extendió a los pulmones (estableciendo una conexión local), no se le llama como cáncer de pulmón, sino como cáncer metastásico de seno, ya que las células que se observan en esta zona no son las células comunes a las del cáncer de pulmón común. Y la mejor forma de tratarlo, es con tratamiento específico que ataque cánceres en estadio cuatro, y no en etapa uno.

Existen ocasiones en donde el cáncer ya se encuentra en metástasis cuando se diagnostica y esto impide que el médico establezca en dónde inició el cáncer, denominándolo como cáncer de origen primario desconocido.

El cáncer puede volver a aparecer en todas aquellas personas que ya hayan padecido de cáncer en algún momento de sus vidas, y a pesar de que este cáncer primario puede no ser metastático, cuando vuelve, se le conoce como segundo cáncer primario, y estos se caracterizan por no ser comunes. Una vez que el cáncer entra en el estadio IV, esto significa que ya está avanzado y que se ha ido diseminando por el cuerpo, pudiendo hacerlo de forma peligrosamente silenciosa.

Proceso de la metástasis

Si bien suena sencillo el proceso por el cual las células cancerígenas van recorriendo el organismo y se establecen en un lugar sano hasta crecer y formar tumores nuevos, esto va sucediendo según un proceso lleno de fases específicas que hacen posible la propagación del cáncer.

Lo primero que ocurre es que el tumor principal se rompe para que una gran cantidad de células salgan disparadas a través del corriente sanguínea y de esta forma busca desplazarse. Una vez en la corriente, deben buscar un medio de transporte seguro, en donde un vaso sanguíneo suele ser la mejor opción, por lo que acaban uniéndose a estas paredes.

Las células buscan la forma de ir creciendo y fortaleciéndose para poder llegar a un lugar específico en donde el sistema inmunológico del cuerpo no las destruya, lo que las coloca en un punto ciego en el organismo, debilitando las fuerzas del mismo en su contra.

Si las células que van viajando logran esto y las mismas se establecen en el lugar de su preferencia, se irá formando un tumor nuevo en donde generalmente es distinto que el principal, lo que da como resultado que la enfermedad de torne aún más difícil de tratar.

Una vez que el tumor comience a crecer, es posible que el proceso se repita y que la metástasis siga ocurriendo hasta llenar gran parte del torrente sanguíneo.

¿A dónde se puede diseminar el cáncer?

Como ya hemos dejado claro, las células cancerígenas viajan a través de la sangre, por lo que pueden acabar en cualquier parte del organismo. Sin embargo, existen ciertos tipos de cáncer que suelen diseminarse hacia ciertas áreas específicas, de forma regular.

Existen tres zonas comunes a donde se puede propagar el cáncer de forma segura, siendo estas los huesos, el hígado y los pulmones. Sin embargo, estos lugares no son siempre los únicos que se ven afectados, ya que todo depende del tipo de tumor que se esté tratando y de cómo se comporta el mismo.

Basándonos en una lista específica de cánceres, hablaremos de las zonas comunes a las cuales se propagan:

  • Cáncer de vejiga: este tipo de cáncer no suele diseminarse hacia lugares lejanos, sino que se caracteriza por mantenerse en el mismo lugar en el cual comenzó, pudiendo desarrollarse en ciertos tejidos cercanos y en la pelvis. Sin embargo, existen ocasiones en donde estas células viajan más allá y se establecen en los pulmones o en los huesos.
  • Cáncer de cerebro: este tipo de cáncer se caracteriza por mantenerse siempre en la misma zona (el cerebro) y no suele extenderse más allá de la espina dorsal, aunque incluso esto suele ser raro.
  • Cáncer en el pecho: este tipo de cáncer es más invasivo que los anteriores ya que suele propagarse hacia los huesos, hígado y cerebro, llegando incluso a dañar diversos órganos en su viaje a su destino.
  • Cáncer de cuello uterino: este tipo de cáncer suele extenderse rápidamente si no se trata, pero no sale de su zona de confort, por lo que se propaga comúnmente a la vagina, al recto o a la vejiga. Sin embargo, en ocasiones en donde el cáncer es más fuerte, suele crecer en los huesos y ciertos nervios de la columna vertebral, generando molestias y síntomas dolorosos.
  • Cáncer de colon y recto: este tipo de cáncer suele expandirse de forma común a lo que es el hígado y los pulmones, aunque puede extenderse aún más hacia el cerebro. Al tratarse de un tipo de cáncer agresivo siempre que no se le trate, los síntomas suelen ser altamente dolorosos.
  • Cáncer de esófago: este tipo de cáncer es considerado uno de los más temibles, porque surge un efectivo negativo muy rápido en el organismo de quien lo padece, además de que el mismo se extiende no demasiado lejos, afectando el pecho y el vientre.
  • Cáncer de riñón: este tipo de cáncer es capaz de invadir una gran diversidad de órganos cercanos y suele ser muy peligroso, ya que al extenderse llega a la vena que lleva hasta el corazón y/o a la glándula suprarrenal. Por otro lado, de forma más habitual se extiende hacia los huesos y hacia los pulmones.
  • Leucemia: la leucemia es un tipo de cáncer que se halla en la sangre, lo que quiere decir que básicamente ya se encuentra diseminado por todo el cuerpo. Suele ser agresivo y peligroso ya que si se extiende más allá de la sangre, puede llegar hasta el líquido del cerebro y a la médula espinal, causando muerte y síntomas dolorosos.
  • Cáncer de hígado: este tipo de cáncer no suele extenderse fuera de su zona de confort, siendo esto el mismo hígado. Sin embargo, en las raras ocasiones en las que puede ocurrir una expansión, ocurre hacia los pulmones o hacia los huesos.
  • Cáncer de pulmón: este tipo de cáncer se caracteriza por poder diseminarse hacia una gran cantidad de zonas del cuerpo, sin preferencia por alguna. Sin embargo, suele ser más común una diseminación hacia el cerebro y hacia el hígado.
  • Linfoma: el linfoma es un tipo de cáncer que ocurre en los ganglios linfáticos o en la médula ósea, y que puede extenderse a ciertas zonas del cuerpo, como los pulmones o el hígado.
  • Melanoma: el melanoma es un tipo de cáncer que no suele ser demasiado común, pero que puede hallarse primordialmente en los ganglios linfáticos y luego expandirse hacia ciertos lugares más complicados, como los huesos, el cerebro y la piel.
  • Cáncer de boca y garganta: estos tipos de cáncer no suelen caracterizarse por expandirse, ya que en la mayoría de las ocasiones se quedan en su zona de confort, sin embargo, pueden expandirse hacia los pulmones.
  • Mieloma múltiple: este tipo de cáncer no tiene preferencia hacia donde puede expandirse, ya que puede hacerlo hacia cualquier parte del cuerpo.
  • Cáncer de ovarios: este tipo de cáncer suele mantenerse en una misma zona, pudiendo expandirse al vientre, al abdomen y a la pelvis, de forma común. Sin embargo, puede llegar al hígado en raras ocasiones.
  • Cáncer en el páncreas: este tipo de cáncer no suele expandirse casi nunca, por lo que se mantiene siempre en el abdomen. Pese a ello, en ocasiones puede tornarse enemigo de los pulmones.
  • Cáncer de próstata: este tipo de cáncer en raras ocasiones se expande, pero cuando lo hace suele elegir lugares como los huesos y el hígado.
  • Cáncer de estómago: este tipo de cáncer suele mantenerse siempre en el abdomen, afectando ciertos tejidos cercanos y en muy raras ocasiones se traslada al cerebro.

Síntomas de la metástasis

En ocasiones, el cáncer suele ser demasiad silencioso y cuando ocurre la metástasis, la misma no genera ningún tipo de síntoma, por lo que suele detectarse solamente a través de pruebas específicas, como los rayos X. Sin embargo, esto depende del tipo de tumor que se encuentre creciendo y del estado de la metástasis actual. Sin embargo, existen ciertos síntomas generales que pueden indicar que está ocurriendo una expansión de células cancerígenas en el organismo.

Antes de hablar de forma general, hablaremos de forma específica en ciertas ocasiones que suelen ser muy comunes.

Síntomas de la metástasis de hueso

En este tipo de cáncer en estadio IV, los síntomas generales pueden ser dolores de hueso frecuentes y roturas óseas de forma brusca y sin un medio razonablemente justificable para ello.

Síntomas de la metástasis de cerebro

En el caso de la metástasis que ocurre en el cerebro los síntomas más comunes son los dolores de cabeza frecuentes y las convulsiones inesperadas, además de un desequilibrio frecuente.

Síntomas de la metástasis de pulmón

En el caso de la metástasis que ocurre en el pulmón, los síntomas más comunes se dan a nivel respiratorio, en donde la dificultad para tomar aire se vuelve cada vez más densa.

Síntomas de la metástasis de hígado

En este caso los síntomas son más visibles a nivel corporal, ya que la piel se torna amarillenta. Además, suelen aparecer dolores e inflamación abdominal de forma seguida.

Síntomas generales de la metástasis

Como bien decíamos, todo depende del tipo de cáncer que ocurra, pero existen ciertos síntomas que surgen de forma general sea cual sea el caso. Dentro de estos síntomas principales se encuentran los dolores de cabeza, los dolores de cuerpo, las convulsiones y los mareos repentinos, además de que en ocasiones surge mucha fatiga.

¿Cómo puede tratarse la metástasis?

Si bien el cáncer cuenta con ciertos medios para detener y matar las células cancerígenas, en ocasiones cuando ocurre la propagación de estas células, el cáncer puede ser muy difícil de detener. Sin embargo, no por esto resulta imposible ya que han surgido casos de personas que se han levantado y han vencido su cáncer en estadio IV.

El tratamiento que se aplica en el cáncer cuando está en metástasis es diferente que el que se aplica cuando el cáncer está comenzando, ya que este suele ser más fuerte y agresivo. Su objetivo es, principalmente, detener el crecimiento de las células cancerígenas en el organismo y así aliviar los síntomas, que por lo general son molestos y dolorosos.

El tipo de tratamiento que se aplica siempre dependerá de las zonas en las cuales ha comenzado el cáncer, hacia dónde se ha dirigido, en cuánto tiempo ha avanzado y según los síntomas, ya que no todos los cáncer metastáticos son iguales ni responden del mismo modo a los tratamientos.

Siempre será mejor prevenir que curar

Es de suma importancia que todos aprendamos a conocer nuestro cuerpo y nuestro organismo, de modo que cualquier tipo de cambio o reacción extraña no la dejemos pasar por alto, sobretodo si se trata de dolores, bultos, calambres o molestias, ya que esto en el peor de los casos puede asociarse con cáncer.

Recordemos que todo nuestro cuerpo está lleno de células y las mismas pueden convertirse en malignas de forma rápida, y nuestro cuerpo siempre nos dará un aviso, así sea mínimo. Mantén presente el comportamiento común de tu cuerpo y si notas que alguna de las molestias se repite y perdura, busca un diagnostico médico.

Prevenir es mucho mejor que curar, sobretodo porque si existe un cáncer en estadio I, el mismo puede ser tratado de forma mucho más fácil y factible. Esperar a que ocurra una metástasis es correr un riesgo muy alto. Ama tu cuerpo y vuélvete amigo/a de tu médico, verás que sabrás sobrellevar las cosas.

¡Dile NO al cáncer!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.