Síntomas de la menopausia

By |

Introducción

Actualmente es muy común escuchar hablar sobre la menopausia, incluso en circunstancias en donde no encaja el término por falta de información, ya que a pesar de que esta condición es algo común en muchas mujeres, aún se considera como un tema poco interesante. Pese a ello, en este artículo nos enfocaremos en dejar en claro todas las dudas que se puedan tener de este tema.

La menopausia es una condición que aparece exactamente cuando el ciclo menstrual ha finalizado, y suele ser diagnosticada luego de que hayan pasado doce meses consecutivos sin la menstruación. Debido a este hecho, la edad en la que puede ocurrir tiende a ser tan sólo un promedio, ya que cada organismo es diferente y no se puede establecer una edad precisa, por lo que se estima que la edad promedio en la cual aparece la menopausia, es entre los cuarenta y los cincuenta años.

Esto no es una enfermedad, tampoco es un síntoma y mucho menos una condición peligrosa, esto es un proceso biológico natural que le ocurren a las mujeres, así como ovular, menstruar y concebir. Sin embargo, trae consigo otros cambios que deben tomarse en cuenta ya que en muchas ocasiones tiende a afectar diferentes ámbitos de la vida de la mujer en cuestión. Y es que cuando la menopausia está ocurriendo, los niveles de energía se reducen, la salud emocional comienza a variar y el sueño se ve afectado.

Síntomas de la menopausia

Además de los signos antes mencionados, la menopausia trae consigo otros síntomas que pueden hacerse notar de forma brusca, o bien, de forma lenta y progresiva, conforme va pasando el tiempo. Es importante tenerlos en cuenta para evitar confusiones al respecto.

Los principales síntomas de la menopausia, son los siguientes:

Menstruaciones irregulares

A pesar de que hemos dicho que la menopausia tiende a ocurrir tras haber dejado el periodo menstrual, en realidad es una condición que comienza a aparecer desde que esto comienza a desvariar, por lo que uno de sus principales síntomas tienden a ser las menstruaciones irregulares hasta que finalmente ya no vuelven.

Sequedad vaginal

Cuando la menopausia comienza a surgir, la vagina comienza a presentar diferentes cambios, como una resequedad común y frecuente, por lo que la cantidad de flujo vaginal producida es muy poca.

Sofocos

Los sofocos tienden a ser el síntoma más característico para las mujeres de la menopausia, sobretodo porque tiende a surgir de forma tan repentina cada ocasiones, que es imposible no notarlos. Los sofocos suelen surgir de repente, sin aviso y pueden durar algunos minutos, irse y a la hora volver a aparecer.

Escalofríos

Del mismo modo en el que ocurre con los sofocos, los escalofríos también tienden a aparecer de forma repentina, sin previo aviso y suelen durar pocos segundos.

Sudoración nocturna

Este es otro de los síntomas que suelen perturbar en gran medida a las mujeres que padecen de menopausia, sobretodo porque pueden estar sintiendo fríos o estar en una temperatura fresca, y aún así desarrollar cierto grado de sudoración que puede durar algunos minutos.

Problemas para dormir

El insomnio es otro de los síntomas más comunes en las mujeres que están padeciendo de menopausia, sobretodo porque aunque se encuentren cansadas, su mente no deja de estar activa, lo que imposibilita el hecho de dormir.

Cambios de humor

Como habíamos mencionado, los cambios de humor y los cambios emocionales tienden a ser uno de los síntomas principales de este cambio biológico, sobretodo por el hecho de tratarse de cambios hormonales que van sucediendo en el organismo de cada mujer.

Cambios en el metabolismo

Este puede ser, de todos, uno de los síntomas que más se pueden hacer notar a simple vista, y es que el metabolismo de la mujer se vuelve lento y la misma comienza a aumentar de peso de forma repentina.

Piel seca y pérdida de cabello

El cabello puede volverse muy frágil y puede comenzar a caerse, así como la piel deja de mostrarse reluciente y brillante, para verse seca y opaca.

Estos tienden a ser los principales síntomas en aparecer en la mayoría de las mujeres, pero es importante tener presente que cada uno de ellos puede variar en cada mujer, ya que no todos los organismos son iguales. Así como hay mujeres que los padecen todos, hay otras que apenas y tienen uno de ellos. Sin embargo, es importante mencionar que a pesar de sufrir de menopausia y ver periodos irregulares, los embarazos pueden ser posibles, por lo que no se deben confiar en este periodo.

Causas de la menopausia

A pesar de tratarse de una condición común, en muchas ocasiones la menopausia tiende a aparecer tras situaciones específicas y causadas de forma externa, a raíz de circunstancias ajenas a la voluntad de la mujer. Si hemos de explicar la causa principal y natural de este cambio biológico, debemos exponer que se trata del deterioro natural de las hormonas reproductivas. Esto surge cuando los ovarios comienzan a producir menos estrógeno y progesterona, variando entonces los ciclos menstruales de la mujer, y causando su desaparición y el comienzo de la menopausia.

Sin embargo, en ocasiones esta condición surge de forma repentina tras algunos cambios, por lo que hemos establecer algunas otras causas de la menopausia a continuación:

  1. Histerectomía. Esta es una operación por medio de la cual se extirpa el útero y se mantienen los ovarios, y si bien esto no causa de forma directa la menopausia, genera que los ciclos menstruales comiencen a verse modificados conforme va pasando el tiempo. Y si hemos de hablar de una histerectomía total, en donde tanto útero como ovarios se extirpan, la menopausia aparece de forma prematura y brusca.
  2. Quimioterapia y radioterapia. Ambos tratamientos contra el cáncer pueden causar la menopausia y alguno de sus síntomas, bien sea durante el proceso, después o ambos. Esto se debe a que en muchas ocasiones el tratamiento tiende a interrumpir la menstruación.
  3. Insuficiencia ovárica prematura. Por último, estamos hablando de una causa que es capaz de fomentar el desarrollo de la menopausia en mujeres menores de cuarenta años. Esta insuficiencia consiste en la incapacidad que tienen los ovarios de producir niveles normales de hormonas reproductivas.

Estas causas pueden desarrollarse en cualquier mujer, por lo que se estima que engloban el 40% de las causas comunes de la menopausia.

Diagnóstico de la menopausia

Como han podido observar, los síntomas de la menopausia son muy específicos, por lo que en la mayoría de las ocasiones un análisis de los mismos tiende a ser suficiente para fomentar su diagnóstico. Sin embargo, muchas mujeres tienden a pedir algunas pruebas para generar un diagnostico más certero y así comenzar a recibir un tratamiento que le ayude a reducir los síntomas.

No obstante, no hay un examen específico que diagnostique la condición, por lo que el especialista tiende a pedir exámenes de sangre para observar cómo se encuentran algunos niveles hormonales, especialmente FSH, estrógeno y tirotropina (TSH). Estos exámenes tienden a ser suficientes para corroborar la menopausia.

Tratamiento para la menopausia

En sí, la menopausia no cuenta con un tratamiento farmacológico que ayude a eliminar la condición, ya que la misma no tiende a curarse de esta forma. Sin embargo, al contar con síntomas molestos y persistentes, se han creado tratamientos que se enfocan en evitar complicaciones y en aliviar síntomas y molestias, en donde los principales son los siguientes:

  1. Terapia hormonal. Enfocada es evitar o reducir los sofocos de la menopausia, este tipo e terapia con estrógeno se basa en aliviar este síntoma, aunque en cantidades muy pequeñas y en muy poco tiempo, dependiendo de tu historial médico y de tu historial familiar. Si se trata de una menopausia natural y cuentas con útero, se agrega también progesterona a la terapia. Sin embargo, como decíamos, es mejor evitar utilizarlos a largo plazo ya que puede generar complicaciones de otro tipo.
  2. Estrógeno vaginal. Para poder aliviar la sequedad vaginal, se administra estrógeno de forma directa en la vagina, a través de cremas vaginales o un anillo. La cantidad de estrógeno que se libera a través de este tratamiento tiende a ser muy pequeña y los tejidos vaginales lo absorben rápidamente. Esto evita molestias al tener relaciones sexuales.
  3. Antidepresivos en pequeñas dosis. No todos los antidepresivos son buenos para tratar problemas emocionales que parten de la menopausia, y por lo general se aplican en dosis muy pequeñas para aliviar sofocos y cambios de humor.

Todos y cada uno de estos tratamientos debe ser recetado por un médico, visualizando el progreso de los síntomas y estudiando la evolución de la condición.

Complicaciones de la menopausia

Hemos estado mencionando con anterioridad que si bien la menopausia no se considera peligrosa, la misma puede traer consigo ciertas complicaciones que pueden producir molestias y síntomas. Estas complicaciones son las siguientes:

  1. Enfermedad cardiovascular. Siempre que los niveles de estrógeno se encuentren por debajo de lo normal, las probabilidades de padecer de una enfermedad cardiovascular tienden a aumentar, siendo esta una de las causas principales de muerte prematura en las mujeres.
  2. Osteoporosis. La osteoporosis es una enfermedad que genera que los huesos se debiliten y se vuelvan quebradizos. Esto causa que el riesgo de padecer de fracturas sea lo suficientemente alto. Por lo general, la osteoporosis puede surgir durante los primeros cinco años de menopausia.
  3. Incontinencia urinaria. Al ocurrir la menopausia, los tejidos de la vagina y de la uretra se ven comprometidos, lo que acaba causando una gran necesidad de orinar de forma frecuente, así como también ocurre una incontinencia en la cual el sólo hecho de toser o hacer algún esfuerzo, causa que el orina se expulse de forma involuntaria.
  4. Función sexual. Lamentablemente, el hecho de sufrir de humedad y de pérdida de elasticidad vaginal, generan que durante las relaciones sexuales se produzca mucho malestar y sangrado. Además, por otro lado, suele ocurrir que el libido disminuye en gran medida.
  5. Aumento de peso exagerado. Si bien ya habíamos comentado que este tiende a ser un síntoma común de la menopausia, el mismo puede salirse de control, llegando hasta el sobrepeso y la obesidad.

Estas complicaciones pueden evitarse siempre y cuando se trate la menopausia de la forma correcta, llevando un estilo de vida correcto y haciendo uso de los tratamientos que sean necesarios.

Recomendaciones

Ya llegados hasta este punto, hemos dejado claro que la menopausia es un cambio biológico común que ocurre en las mujeres, y que si bien el mismo no puede evitarse, tampoco dura para siempre, por lo que es importante llevar a cabo algunos consejos para tolerar y llevar esta condición mientras dura.

Las recomendaciones son las siguientes:

  1. Trata los sofocos. Lo ideal es que analices la causa que genera que se desencadenen tus sofocos y la evites siempre que puedas, además de que desplazarte hacia un lugar más fresco, beber agua fría o liberarte de ciertas capas de ropa, puede ayudarte. Durante este momento debes evitar cualquier tipo de bebida caliente.
  2. Trata el malestar vaginal. Al tratarse este de uno de los problemas mayores tras sufrir de menopausia, se habla de buscar una solución para el mismo. Por lo general, se recomiendan cremas humectantes especiales para esta zona, o lubricantes a base de silicona. Debes evitar cualquier tipo de producto que contenga glicerina. Además, el hecho de mantenerse sexualmente activa ayuda a que la lubricación sea mejor.
  3. Duerme la cantidad de horas correctas. Debes evitar por completo cualquier tipo de situación que genere que no logres dormir de forma correcta. Acuéstate temprano, evita la cafeína en horas de la noche, evita el alcohol y busca hacer ejercicios durante el día que te mantengan cansada durante la noche.
  4. Practica técnicas de relajación. Es ideal que ayudes a tu cuerpo y a tu mente a mantenerse concentrados, además de que estas técnicas ayudan a que tu respiración se vuelva más profunda y rítmica. Esto ayuda a evitar cambios de humor repentinos y a controlar tus emociones.
  5. Aliméntate de forma correcta. Debes consumir muchas frutas, verduras, vegetales y cereales integrales. Trata de limitar tu ingesta de grasas saturadas y concéntrate en alimentarte de forma balanceada.
  6. Evita el cigarro. Está de más decir que la nicotina hace daño y causa un sinfín de enfermedades de diferentes tipos. En el caso de la menopausia esta es capaz de aumentar los sofocos.
  7. Haz ejercicio. Es importante que mantengas tu cuerpo en forma en todo momento, de modo que se recomienda realizar actividad física de forma regular. Esto ayuda a controlar síntomas, a evitar enfermedad cardíacas y otras enfermedades, como osteoporosis y diabetes.

Lleva a cabo estas recomendaciones de forma frecuente y podrás controlar la menopausia hasta que la misma se vaya por sí sola.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.