Saltar al contenido

Meningitis en Niños

La meningitis es una enfermedad muy conocida que suele atacar de forma frecuente a los niños, y se cataloga como una infección que inflama la Meninges. Estas son tres membranas que cubren todo lo que es el sistema nervioso central.

Es bien sabido que los niños siempre cuentan con las defensas más bajas que los adultos, por lo que corren el riesgo de contraer infecciones y enfermedades de forma mucho más fácil, en donde una infección común y corriente, como una amigdalitis, es capaz de complicarse y pasar a la sangre, asentándose en la meninges.

¿Cómo comienza la meningitis?

Al tratarse de un órgano que tiene que ver directamente con el sistema nervioso central, esto quiere decir que afecta de forma directa lo que es el cerebro y la médula espinal.

Esto, que comúnmente está lleno de líquido céfalo-raquídeo, debería mantener protegido el cerebro pero ante una inflamación de meninges provocada por algún virus o alguna bacteria, se ve afectado considerablemente y la inflamación comienza a darse lugar.

La meningitis en los niños suele ser común porque en la mayoría de las ocasiones suele ser causada por un virus, siendo este tipo de meningitis la más desarrollada en los pequeños. Esta se caracteriza por presentarse en un medio de epidemia segura en donde múltiples niños se contagian.

Sin embargo, a pesar de que la mayoría de estos niños se contagian por medio de la meningitis viral y se pueden tratar de forma fácil, existe una muy pequeña población que se contagia de la meningitis por bacterias, en donde el neumococo es una de las bacterias principales. Pese a ello, este tipo de meningitis suele ser muy poco frecuente y suele ser más grave.

Tipos de meningitis

Como ya decíamos más arriba, no existe tan sólo un tipo de meningitis, sino dos, y es importante saber diferenciar entre la meningitis viral y la meningitis bacteriana.

Meningitis viral

La meningitis viral es aquella que se caracteriza por ser mucho menos agresiva que las bacterianas, sobretodo porque la misma puede ser tratada fácilmente siempre y cuando se diagnostique a tiempo.

Por lo general, el tratamiento que se incluye en este tipo de meningitis es un tratamiento realizado en casa, sin necesidad de que el niño se encuentre en un hospital. Además, es importante resaltar el hecho de que todas aquellas personas que han tenido contacto con el niño no necesitan ningún tipo de tratamiento, ni siquiera por prevención.

A pesar de que existen médicos que establecen un tratamiento a base de antibióticos, en el caso de la meningitis adquirida por un virus son totalmente innecesarios e inútiles.

Meningitis bacteriana

La meningitis que ocurre a través de una bacteria, es consideraba agresiva y peligrosa, ya que requiere de un tratamiento mucho más invasivo y con observación médica en todo momento, por lo que se debe realizar en un hospital.

Además, es importante y necesario que todas aquellas personas que hayan tenido un contacto directo con el niño, se realicen un tratamiento preventivo, el cual puede realizarse tomando antibióticos, siempre y cuando así lo indique el médico especialista.

¿La meningitis suele ser perjudicial para la vida del niño?

Esta suele ser una de las preguntas más frecuentas por todos, sobretodo por los padres, y lamentablemente la respuesta es afirmativa ya que si no se trata la meningitis, sea cual sea, puede llegar a causar la muerte del niño, o bien dejar ciertas secuelas que perdurarán por el resto de sus vidas.

Por lo general, debido a su grado de peligrosidad y agresividad, es la meningitis bacteriana la que puede llegar a causar la muerte del paciente, ya que el riesgo suele ser mucho menor en la meningitis viral; sin embargo, no suele descartarse.

Pese a esto, el porcentaje de niños que mueren por sufrir de meningitis no suele ser demasiado grande, considerándose un 20% de ellos, por colocar una cifra estimada. Es decir, el 80% de los niños afectados suelen seguir el rumbo de sus vidas de forma normal, sin generar secuelas ni padecer de riesgo de muerte.

¿Qué es peor meningitis virica o bacteriana?

Para generalizar y basándonos en información cualitativa y confirmada, las secuelas más comunes que suelen quedar tras sufrir de meningitis, son la sordera y las convulsiones. Pese a ello, esto puede prevenirse siempre y cuando el tratamiento se comience lo más pronto posible, ya que las secuelas tienen más probabilidades de aparecer cuando la infección dura demasiado tiempo en el cuerpo.

Para establecer un estimado de riesgo de muerte, se dice que las probabilidades de que esto ocurra disminuyen una vez que el niño afectado logra sobrevivir al tratamiento luego de veinticuatro a cuarenta y ocho horas tras haberlo iniciado.

Para finalizar con esta pregunta, establecemos que lo más importante es establecer un diagnostico lo más pronto posible para poder establecer un tratamiento eficaz que detenga los síntomas y empiece a reducir la infección, para que de este modo las secuelas no aparezcan y el riesgo de muerte disminuya en casi su totalidad.

¿Cuáles son los síntomas de la meningitis en niños?

¿Cómo se diagnostica la meningitis en niños?

Existen dos métodos eficaces a través de los cuales se puede realizar un diagnostico, pero antes de esto es necesario acudir a un médico especialista que analice los síntomas que están ocurriendo en el niño en cuestión.

Luego de que el médico observe al niño y le realice ciertos exámenes físicos, el mismo deberá establecer la realización de un examen de sangre y una punción lumbar, ya que ambos ayudan a que el diagnostico sea certero y no exista ningún tipo de equivocación en el mismo. El examen de sangre deberá determinarlo el especialista y el mismo debe ser realizado en cualquier laboratorio de confianza, y la punción lumbar es un proceso un poco más complicado.

Líquido cefarollaquídeo

Es bien sabido que en las meninges, en el cerebro y en médula existe un líquido conocido como líquido cefarollaquídeo, y el mismo es el que ayudará a determinar la existencia de meningitis. La punción lumbar confirma este hecho, o bien lo desecha, ya que es el examen más certero de todos y se realiza pinchando la espalda, específicamente un lugar entre las vértebras de la cintura hasta llegar al líquida antes mencionado y de este modo poder analizarlo.

El examen deberá ser realizado en cualquier hospital o clínica especializada y el resultado se entrega al cabo de una o dos horas luego de haber sido realizada la prueba.

Punción lumbar

La punción lumbar, además, ayuda a que se diferencie qué tipo de meningitis es, ya que puede ser tanto viral, como bacteriana. Si se trata de una meningitis bacteriana, entonces se requiere de la realización de un cultivo que ayude a identificar qué tipo de bacteria es y cuáles son los antibióticos que son sensibles y resistentes a la misma.

Si bien es un examen completamente necesario, no podemos olvidar que estamos hablando de niños que probablemente no vayan a entender qué está ocurriendo, por lo que es importante mantener la calma en el proceso pero no por esto desacelerarlo, ya que si estamos hablando de una meningitis, es importantísimo actuar de forma inmediata, lo más rápido que se pueda.

punción lumbar

¿Cuáles son los síntomas de la meningitis en niños?

La meningitis es una enfermedad que surge de forma repentina, por lo que el choque de la enfermedad con el estado de normalidad en los niños, suele causar una serie de síntomas que pueden ser preocupantes, por lo que lo ideal es mantener la vista en los niños en todo momento.

Desde que la enfermedad comienza, los síntomas aparecen y los principales son los siguientes:

Desgano

Los niños se ven envueltos en una especie de somnolencia repentina que no tiene nada que ver con una falta de sueño por la noche. Además, aunado a esto aparece un desgano muy acentuado que suele no ser demasiado común en los más pequeños.

síntomas de la meningitis en niños

Fiebre

Al tratarse de una enfermedad, la fiebre no deja de ser común, en donde en esta ocasión la misma se caracteriza por ser persistente y rondar entre grados tanto altos, como bajos, en donde lo más alto puede pasar los 40º y los más bajo llegar a los 35º.

Dolor de cabeza

Los dolores de cabeza pueden ocasionar fuertes crisis en los niños, ya que el impacto de los dolores puede ser algo que jamás hayan sentido antes. Además, esto puede llegar acompañado de náuseas y vómitos.

Trastornos neurológicos

Los trastornos neurológicos pueden ocurrir en cualquier momento del día, en donde el más común es la incapacidad de levantarse de la cama o de algún sitio, o de hablar, ya que estas dos actividades tan comunes se encuentran bloqueadas de forma literal. Es decir, la meningitis puede llegar a afectar de forma repentina su parte neurológica, haciendo que sea incapaz de moverse por algún tiempo.

Es importante mencionar que estos síntomas vuelven la enfermedad muy similar a una simple gripe, lo que la hace aún más peligrosa por tratarla de forma incorrecta y perder tiempo. Además, una vez que los síntomas se agravan con el pasar de las horas, esto puede demostrar que se ha estado perdiendo mucho tiempo vital para el niño.

¿Cuáles son las causas de la meningitis?

Si bien más arriba hablamos de los tipos de meningitis y establecimos de forma indirecta ciertas causas, como virus y bacterias, esto debe ser desarrollado un poco más para poder establecer la gravedad del asunto.

Dicho de una forma muy simple y entendible, la meningitis bacteriana básicamente ocurre por una bacteria que se va propagando hacia el cerebro el niño en cuestión, siempre a través de la sangre, por lo que puede estar en cualquier parte del organismo, pero siempre buscando llegar al cerebro.

Sin embargo, existen otras causas por las cuales ocurre la meningitis, en donde una de ellas es haber sufrido de alguna lesión a nivel de la cabeza. Por otro lado, al tratarse de una bacteria, la misma puede contagiarse de una persona a otra de forma sencilla con apenas cierto contacto directo, por lo que se establece que es una enfermedad contagiosa.

En el caso de la meningitis viral, los virus suelen encontrarse en muchos lugares y de forma común, entrando generalmente por nuestra boca y reproduciéndose de forma rápida en nuestro organismo. Por lo general estos virus suelen ser eliminados del cuerpo a través de la evacuación.

Este tipo de meningitis, si bien no se contagia como la anterior, también se considera contagiosa por el hecho de que el virus puede ser trasmitido de un cuerpo a otro a través de las manos, sobretodo aquellas que se encuentran sucias.

Son muchos los virus capaces de hacerte contraer la meningitis, en donde el más común de todos suele ser el meningococo y el neumococo, en donde ambos son muy conocidos a nivel mundial por su profunda frecuencia.

causas de la meningitis

¿Cómo debe tratarse la meningitis?

El tipo de tratamiento a establecerse dependerá en todo momento del tipo de meningitis que se esté padeciendo, ya que en ambos casos no suele responder igual el mismo tratamiento.

En el caso de la meningitis viral el tratamiento consta de un cuidado y un reposo extremo, además de que se deben consumir muchos líquidos. Si se tiene mucho dolor, la ingesta de analgésicos son necesarios para apaciguar este síntoma.

Por otro lado, en el caso de la meningitis bacteriana es distinto, ya que se requiere de un cuidado hospitalario y mucho más delicado, así como la ingesta de antibióticos luego de saber qué bacteria está causando la infección.

tratamiento en niños para la meningitis

¿La meningitis se puede prevenir?

Este tema es un poco más delicado, ya que existe una vacuna especial para poder prevenir la meningitis, sobretodo en los niños porque la vacuna sigue ejerciendo su efecto. Sin embargo, como todo, no es del todo eficaz por lo que aún con la vacuna colocada desde temprana edad, la meningitis puede ocurrir.

Esto ocurre debido a que en el ambiente existen un gran número de gérmenes que son capaces de producir la meningitis y las vacunas en contra de esta infección no actúan en contra de todos ellos, por lo que no generan ningún efecto. Si bien esta es la mejor prevención, no es confiable al 100%.

Sin embargo, es importante mantenerla siempre vigente y una vez haya acabado su ciclo de vida, volver a colocarla para que el efecto siga en el organismo, ya que si bien no es segura en su totalidad, ayuda en gran medida.

Por otro lado, a pesar de que los niños sean vacunados en contra la meningitis, todo dependerá de la cantidad de defensas que el pequeño logra generar para así aumentar la eficacia de la vacuna, ya que si el propio organismo no genera las suficientes, puede que la vacuna no genere un efecto completo.