Síntomas del mal funcionamiento hígado

By |

Introducción

Es bien sabido que todos los órganos que se encuentran en nuestro cuerpo, son sumamente importantes y que cada uno de ellos cumple un papel fundamental para que el organismo se mantenga saludable en todo momento. Así como el corazón se encarga de bombear sangre y que nuestros ojos se encargan de hacernos observar, nuestro hígado también es importante.

Este órgano, al que quizás no se le presta la debida atención sino hasta que comienza a fallar, es un órgano que cumple no sólo una función en nuestro organismo, sino una serie de ellos, en donde desintoxicar nuestro cuerpo de todas esas sustancias tóxicas que podemos contener en nuestro organismo, es una de las principales.

Sin embargo, no es la única que es de importancia, ya que nuestro hígado también ayuda a que nuestro organismo luche contra una gran cantidad de infecciones, y ayuda a que el mismo mantenga las vitaminas almacenadas para que realicen sus funciones. Por otro lado, ayuda a mantener nuestro nivel de energía estable, y a que la segregación de la bilis funcione de forma correcta. Esta se trata de una sustancia específica que ayuda a que nuestra actividad digestiva ocurre debidamente.

Debido a esto, es necesario que nuestro hígado se mantenga siempre saludable, ya que de él depende que nuestra sangre se limpie de ciertas toxinas capaces de dañar más de uno de nuestros sistemas.

¿El hígado puede enfermarse?

En efecto, como cualquier otra parte de nuestro cuerpo, nuestro hígado está propenso a sufrir fallas si no lo cuidamos, ya que nuestro cuerpo y su salud siempre dependerán de nuestros propios cuidados.

Es importante tener en cuenta esto, ya que nuestro cuerpo es nuestro templo, y todo aquello que hagamos con él acarrea consecuencias que tanto en un largo, o corto periodo de tiempo, podrían ser fatales para nuestra existencia.

Existen ciertas enfermedades y patologías que logran enfermar nuestro hígado, así como también diversas situaciones que dependen de nosotros mismos. La alimentación es una de las principales causas por las cuales el hígado es capaz de enfermarse, además del hecho de ingerir bebidas alcohólicas de forma exagerada y regular.

Además del alcohol, las comidas grasosas son un enemigo común para el hígado, ya que una gran cantidad de personas en todo el mundo las consumen de forma regular, lo que acaba generando problemas a la larga. Es necesario tener en cuenta que aunque existen enfermedades comunes que afectan directamente nuestro hígado, como la hepatitis o la cirrosis, es importante también establecer el hecho de que nuestra alimentación es sumamente importante para que este órgano tan importante esté saludable y pueda seguir funcionando como regularmente lo hace.

Si eres una persona propensa, tienes más posibilidades a enfermar tu hígado, ya que la cantidad de grasa que se encuentra en tu organismo es fatal para este órgano. Pero no sólo esto afecta a nuestro hígado, sino también el consumo regular de ciertos medicamentos.

Es importante destacar el hecho de que se debe visitar a un médico apenas se sientan algunos de los síntomas que nos dicen que nuestro hígado no está funcionando bien, ya que esto podría evitar consecuencias fatales y aún más graves de las que ya podrías estar padeciendo.

Síntomas del mal funcionamiento del hígado

Si bien ya hemos hablado de un mal funcionamiento del hígado debido a patologías, enfermedades y malos hábitos, aún no hemos nombrado otra de las causas que también pueden enfermar nuestro hígado, y es su propia toxicidad. Es importante recordar que al ayudar a controlar las toxinas de nuestra sangre, las mismas son capaces de quedarse en este órgano y ayudar a que no funcione correctamente.

A continuación hablaremos de los principales síntomas del mal funcionamiento del hígado, y más adelante puntualizaremos los signos previos a estos síntomas que nos indican que algo no anda bien:

Trastornos y problemas digestivos

Al tratarse de un hígado especializado en la digestión, ya que ayuda a que la grasa consumida se metabolice y que nuestro organismo se desintoxique, es común que el síntoma principal que ocurra sea a nivel digestivo.

Dentro de estos trastornos y problemas, los más comunes son los dolores abdominales que luego acaban produciendo una hinchazón poco común, siempre que se haya comido con anterioridad, sin importar el tipo de alimento ya que el daño ya está hecho y cualquier alimento producirá irritación en el hígado. Otro de los síntomas extraño dentro de este grupo, está el hecho de no poder bajar de peso, aún cuando se lleve una dieta específica y se realicen ejercicios de forma regular.

Fatiga crónica

El hecho de estar cansado todo el tiempo y mantener un estado de fatiga crónica, es otro de los síntomas principales que nos indican que el hígado no está funcionando bien. Esto es muy característico, ya que ocurre cada mañana, por lo que el cuerpo aún cuando ha descansado, despierta sin una gota de energía.

Una vez que surja el cansancio y la falta de energía común en las mañanas, la irritabilidad no se hace esperar, lo que acaba en un periodo de depresión y tristeza habitual. Estos síntomas mejorando siempre que el hígado se restaure.

Trastornos y problemas emocionales

Para enfocarnos mejor en este punto, hablamos de los trastornos y de los problemas emocionales como otro de los principales síntomas de que el hígado no funcione como debe ser.

Siempre que exista un nivel emocional inestable, en donde las tristezas y las emociones fuertes afecten a un individuo sin una causa o razón aparente, es necesario prestar atención a otros síntomas y tomar en cuenta la presencia de toxicidad hepática. Y es que es necesario tener presente este hecho, ya que nuestro hígado influye considerablemente en nuestro estado emocional, generalmente afectándolo en un punto negativo.

Los momentos de letargo, depresión y tristeza absoluta, sin tener ningún tipo de razón obvia para sentirse así, son de los principales síntomas que nos indican que nuestro hígado no está funcionando del todo bien.

Elevación de transaminasas

Las transaminasas son unas enzimas que se hallan en nuestro hígado y que ayudan a que ciertas sustancias sean transformadas en función positiva para nuestro hígado. Este punto es sumamente importante, ya que a través de estas enzimas podemos determinar con seguridad si nuestro hígado está, o no, funcionando como debe ser.

Es necesario realizar un examen de sangre para observar en qué nivel se encuentra la transaminasa en nuestro organismo, de modo que si la misma se halla elevada, este es un síntoma claro de que algo anda mal en nuestro órgano.

¿Cómo actuar ante algunos de los síntomas?

Si bien es necesario acudir a un médico de forma rápida para que el mismo ayude con un tratamiento para mejorar nuestro hígado, existen algunas pautas que puedes seguir para mejorar los síntomas y hasta evitarlos.

Recuerda que es importante prestar atención a los síntomas, y si los mismos no son lo suficientemente graves, puedes realizar una desintoxicación de hígado cada cierto tiempo, de modo que el mismo se mantenga saludable en todo momento.

Por otro lado, es sumamente recomendable depurar el hígado, al menos, una vez al año, con el fin de restaurar del todo la salud de nuestro órgano principal y así permitir que el mismo funcione de forma correcta todo el tiempo. Además de todo esto, si es de requerir algo más seguro, realizar un examen analítico en la sangre que nos asegure si existe un mal funcionamiento en nuestro hígado, es la mejor recomendación de todas.

Es necesario prestar atención a nuestro cuerpo, y una vez que los síntomas comiencen, es importante dejar de consumir alimentos llenos de grasas y detener la ingesta de alcohol y observar cómo actúan los síntomas. Por lo general, cuando los mismos ocurren, empeoran con una mala dieta y con la ingesta de alcohol, por lo que una vez detengas esto, deberás sentir mejoras.

Además de las comidas grasosas y el alcohol, consumir alimentos condimentados y bebidas gaseosas son también cosas que debes detener con el fin de paralizar un poco los efectos de los síntomas. Una vez hayas realizado esto de forma inmediata, visita a tu médico y explícale todos los síntomas, para que el mismo logre evitar empeoramiento o la aparición de enfermedades peores.

Signos que evidencian que el hígado está enfermo

Si bien los síntomas aparecen cuando ya el hígado está funcionando mal, existen algunos signos que surgen antes de dichos síntomas, lo que ayuda a que se ataque de forma inmediata el problema, antes de que el mismo empeore.

El hígado puede presentar fallas y atacar cualquier parte de nuestro organismo, tanto de forma externa, como de forma interna, afectando desde nuestra piel, hasta cualquier sistema, en donde nuestro sistema inmunológico suele ser el más afectado. Esto trae consigo fallas y da como resultado la aparición de infecciones de forma común, ya que un hígado enfermo, debilita nuestro sistema inmunológico.

Debido a esto, es importante prestar atención exhaustiva a cualquier signo que pueda presentar nuestro cuerpo, sin llegar a los síntomas principales, por lo que los mismos se pueden evitar siempre que el problema se trate de forma inmediata.

Los signos que nos ayudan a diagnosticar un problema en nuestro hígado, son los siguientes:

  1. Una mala digestión de forma regular, justo después de comer, pero no a menudo. Esto puede variar, lo que acaba por confundir al afectado con una mala digestión común.
  2. Ciertos dolores abdominales que acaban por generar estreñimiento, bien sea antes o después de cualquier comida. No son regulares.
  3. Luego de consumir comidas grasosas, se presentan náuseas en gran medida.
  4. Si se presenta el síndrome de color irritable, esto puede ser un signo claro de que el hígado no está funcionando bien.
  5. El mal aliento y la lengua sucia de manchas blancas, es otro signo claro de que algo no anda bien en nuestra hígado.
  6. Mala memoria. Si las toxinas no están siendo atacadas de forma directa por nuestro hígado, esto quiere decir que algo anda mal en este órgano, lo que afecta de forma directa nuestro cerebro.
  7. La fiebre repentina y la aparición sin razón de ataques de asma, aunque sea difícil de creer, son signos evidentes de que el hígado no está funcionando bien.
  8. Un cuadro de tensión alta regular, que se repita más de dos veces al día y de forma diaria o interdiara, junto a dolores de cabeza, son signos claros de que algo no anda bien en nuestro hígado.

Factores de riesgo

Existen algunos factores de riesgo que pueden ayudarnos a que nuestro hígado no funcione de forma correcta, y son los siguientes:

  1. Consumir medicamentos en gran medida y por periodos muy largos de tiempo, consumiéndolos en sobredosis o demasiadas veces. Esto afecta de forma considerable el hígado, ya que lo va irritando en gran medida.
  2. Consumir bebidas alcohólicas y gaseosas, de forma diaria y en cantidades mayores a cinco bebidas por día.
  3. Tener familiares directos que hayan sufrido, o sufran, de enfermedades hepáticas.
  4. Consumir medicamentos específicos, tanto para el corazón como para la diabetes.

¿Se puede prevenir un mal funcionamiento de hígado?

Como decíamos al comienzo, toda nuestra salud dependerá de cada uno de nosotros, por lo que cualquier enfermedad que pueda aparecer por un mal cuidado de nuestra parte, se puede prevenir. Si bien las enfermedades del hígado pueden aparecer por factores hereditarios o algunos fuera de nuestras manos, la verdad es que el hígado puede funcionar bien siempre que nosotros lo cuidemos.

Lo ideal es mantenernos alertas a todo lo que nuestro cuerpo nos diga, ya que nadie mejor que nosotros mismos para saber si algo anda bien o mal en nuestro interior. El cuerpo siempre alertará de alguna falla, incluso desde que la misma comienza, por lo que debes saber escucharlas.

Siempre que tengas hambre, debes comer, y no tienes apetito, deberás aportar a tu cuerpo algún jugo natural que no tenga demasiado azúcar, y así aportar nutrientes sin consumir alimentos específicos. Si comes sin tener hambre, estarás generando que el hígado trabaje más de lo normal, lo que genera el riesgo de enfermarse.

Es importante que se beban más de ocho vasos de agua al día, pudiendo llegar hasta los doce, con el fin de ayudar a que el hígado se desintoxique y al mismo tiempo que los riñones se vayan limpiando. Evita por completo el consumo excesivo de grasa, ya que si bien el cuerpo requiere de una pequeña porción, esto no debe pasar de la misma, ya que va dañando nuestro hígado de forma segura.

No consumas azúcar en grandes medidas y evita por completo cualquier tipo de endulzante artificial. Consume frutas frescas y dulces para que el cuerpo tenga su porción de azúcar normal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *